Cáncer ampular

Perspectiva general

El cáncer ampular es un tipo de cáncer poco frecuente que se forma en una zona del aparato digestivo llamada «ampolla de Vater». La ampolla de Vater está ubicada donde el conducto colédoco y el conducto pancreático se unen y se vuelcan en el intestino delgado.

El cáncer ampular se forma cerca de muchas otras partes del aparato digestivo, como el hígado, el páncreas y el intestino delgado. Cuando el cáncer ampular crece, puede afectar estos otros órganos.

El tratamiento para el cáncer ampular, con frecuencia, consiste en una cirugía extensa para extraer el cáncer y un margen amplio de tejido saludable.

Partes del sistema digestivo, con la ampolla de Vater

La ampolla de Vater se encuentra en el lugar donde el conducto biliar y el conducto pancreático se unen y se vacían en el intestino delgado.

Síntomas

Los signos y síntomas del cáncer ampular pueden incluir lo siguiente:

  • Color amarillento en la piel y en los ojos (ictericia)
  • Heces de color arcilla
  • Dolor abdominal
  • Fiebre
  • Sangrado del recto
  • Náuseas
  • Vómitos
  • Pérdida de peso

Cuándo debes consultar con un médico

Pide una cita con el médico si tienes síntomas o signos persistentes que te preocupen.

Causas

No está claro qué causa el cáncer ampular.

En general, el cáncer comienza cuando se producen cambios (mutaciones) en el ADN de las células. El ADN de una célula contiene las instrucciones que le indican a la célula lo que debe hacer. Los cambios le indican que comience a multiplicarse de manera incontrolable y que continúe viviendo, cuando las células normales morirían. Las células que se acumulan forman un tumor que puede invadir y destruir el tejido corporal normal.

Factores de riesgo

Los factores que pueden aumentar el riesgo de cáncer ampular incluyen:

  • Edad. El cáncer ampular es más común en adultos mayores de 70 años.
  • Ser hombre. Los hombres son ligeramente más propensos a tener cáncer ampular que las mujeres.
  • Síndromes hereditarios que aumentan el riesgo de cáncer. Algunas mutaciones genéticas transmitidas a través de generaciones de tu familia pueden aumentar significativamente tu riesgo de sufrir cáncer ampular. Solo un pequeño porcentaje de los cánceres ampulares están relacionados con genes heredados. Los síndromes hereditarios más comunes que aumentan el riesgo de sufrir cáncer ampular son la poliposis adenomatosa familiar y el síndrome de Lynch, también conocido como cáncer colorrectal no poliposo hereditario.

Diagnóstico

Los exámenes y procedimientos utilizados para diagnosticar el cáncer ampular incluyen los siguientes:

  • Introducir un endoscopio delgado y flexible por la garganta (endoscopia). La endoscopia es un procedimiento para examinar el sistema digestivo con un tubo largo y delgado (endoscopio) equipado con una cámara diminuta. El endoscopio se pasa a través de la garganta, el estómago y el intestino delgado para ver la ampolla de Vater.

    Se pueden introducir herramientas quirúrgicas especiales a través del endoscopio para tomar una muestra de tejido sospechoso.

    La endoscopia también se puede utilizar para crear imágenes. Por ejemplo, el ultrasonido endoscópico puede ayudar a capturar imágenes del cáncer ampular.

    Los médicos también pueden inyectar un tinte en el conducto biliar mediante endoscopia, en un procedimiento llamado colangiopancreatografía retrógrada endoscópica. El tinte aparece en las radiografías y puede mostrar obstrucciones en el conducto biliar o pancreático.

  • Pruebas de diagnóstico por imágenes. Los exámenes imagenológicos pueden ayudar a que tu médico entienda más acerca de tu cáncer y determine si se ha diseminado más allá de la ampolla de Vater. Los exámenes imagenológicos pueden incluir ecografía endoscópica, colangiopancreatografía retrógrada endoscópica, colangiopancreatografía por resonancia magnética y tomografía computarizada.
  • Pruebas de células cancerosas en el laboratorio. Una muestra de células cancerosas extraídas durante una endoscopia o cirugía puede ser analizada en el laboratorio, para buscar características que puedan guiar el tratamiento y el pronóstico.
Procedimiento de colangiopancreatografía retrógrada endoscópica

En la colangiopancreatografía retrógrada endoscópica, se usa un tinte para resaltar los ductos biliares en imágenes de rayos X. Un delgado tubo flexible (endoscopio) con una cámara en el extremo se baja por la garganta, hasta llegar al intestino delgado. El tinte ingresa a los ductos a través de un pequeño tubo hueco (catéter) que se pasa por el endoscopio.

Tratamiento

Las opciones de tratamiento contra el cáncer ampular pueden incluir:

  • Cirugía para extirpar el páncreas y el intestino delgado. El procedimiento de Whipple (pancreaticoduodenectomía) consiste en extirpar la cabeza del páncreas, así como una porción del intestino delgado (duodeno), la vesícula biliar y parte del conducto biliar.

    El procedimiento de Whipple se puede realizar mediante una gran incisión en el abdomen o como una cirugía mínimamente invasiva, que utiliza varias incisiones pequeñas.

  • Cirugía mínimamente invasiva. En el caso de cánceres ampulares muy pequeños y tumores precancerosos, puede ser posible extirpar el cáncer con herramientas que se pasan a través de un endoscopio (cirugía endoscópica). Esto puede ser una opción en ciertas situaciones.
  • Quimioterapia y radiación combinadas. La quimioterapia utiliza medicamentos para destruir las células cancerosas. La radioterapia utiliza haces de energía, como rayos X y protones, para destruir las células cancerosas. Usados en conjunto, estos tratamientos pueden ser más eficaces contra los cánceres ampulares.

    La quimioterapia y la radiación combinadas se pueden usar antes de la cirugía, para hacer más probable que un cáncer se pueda extirpar completamente durante una operación. El tratamiento combinado también se puede usar después de la cirugía para matar cualquier célula cancerosa que pudiera haber quedado.

  • Quimioterapia sola. La quimioterapia a veces se utiliza después de la cirugía para destruir las células cancerosas que pudieran haber quedado. En las personas con cáncer ampular avanzado, la quimioterapia se puede usar sola para disminuir la evolución del cáncer.
  • Tratamiento para reducir el dolor y las molestias. Si otros tratamientos no son posibles o no son de ayuda, tu médico puede recomendar tratamientos que se enfoquen en hacer que te sientas más cómodo. Esto puede incluir cirugía para colocar un pequeño tubo de malla de alambre (estent) en los conductos biliares para drenar el líquido que causa que la piel y los ojos se pongan amarillos.
Procedimiento de Whipple

El procedimiento de Whipple (pancreatoduodenectomía) es una operación para extirpar la cabeza del páncreas, la primera parte del intestino delgado (duodeno), la vesícula y las vías biliares. Los órganos restantes se vuelven a unir para que puedas digerir alimentos de forma normal después de la cirugía.

Estrategias de afrontamiento, y apoyo

Un diagnóstico de cáncer puede cambiar permanentemente tu vida. Cada persona encuentra su propia manera de lidiar con los cambios emocionales y físicos que trae el cáncer. Pero cuando se te diagnostica cáncer por primera vez, a veces es difícil saber qué hacer a continuación.

Aquí hay algunas ideas para ayudarte a sobrellevar la situación:

  • Obtén información suficiente para tomar decisiones sobre tus cuidados. Pregúntale a tu médico acerca de tu cáncer, incluidas tus opciones de tratamiento y, si lo deseas, tu pronóstico. Cuanto más sepas sobre el cáncer, más confianza tendrás para tomar decisiones sobre el tratamiento.
  • Mantén la compañía de tus familiares y amigos. Mantenerte cerca de las personas con las que tienes una relación estrecha te ayudará a lidiar con el cáncer. Los familiares y amigos pueden brindar el apoyo práctico que necesitas, como ayudarte a cuidar tu hogar si te encuentras en el hospital. Y pueden proporcionarte apoyo emocional cuando te sientas abrumado por el cáncer.
  • Busca a alguien con quien hablar. Encuentra un buen oyente que esté dispuesto a escucharte hablar sobre tus esperanzas y temores. Puede ser un familiar o un amigo. También podrían resultar útiles el interés y comprensión de un terapeuta, asistente social médico, miembro de la iglesia o grupo de apoyo para personas con cáncer.

    Pídele al médico que te brinde información acerca de los grupos de apoyo de tu zona. Otras fuentes de información son el Instituto Nacional del Cáncer y la Sociedad Americana contra el Cáncer.

Preparación antes de la cita

Comienza por solicitar una consulta con tu médico de familia si tienes algún signo o síntoma que te preocupe. Si tu médico sospecha que podrías tener cáncer ampular, podrías ser remitido a un médico que se especialice en el tratamiento de enfermedades y afecciones del sistema digestivo (gastroenterólogo) o a un médico que se especialice en el tratamiento del cáncer (oncólogo).

Debido a que las consultas pueden ser breves y a que siempre hay mucha información para abarcar, es aconsejable ir bien preparado. La siguiente información te ayudará a prepararte y a saber qué esperar del médico.

Qué puedes hacer

  • Ten en cuenta cualquier restricción previa a la cita. Cuando programes la consulta, asegúrate de preguntar si hay algo que debas hacer con anticipación, como restringir tu dieta.
  • Anota los síntomas que tengas, incluidos aquellos que quizás no parezcan relacionados con el motivo de la consulta.
  • Anota información personal clave, como episodios de estrés importantes o cambios recientes en tu vida.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, las vitaminas o los suplementos que tomes.
  • Considera pedirle a un familiar o a un amigo de confianza que te acompañe. En ocasiones, puede ser difícil asimilar toda la información que surge en una consulta. La persona que te acompañe puede recordar algún detalle que hayas pasado por alto u olvidado.
  • Escribe preguntas para hacerle al médico.

El tiempo con tu médico es limitado, por lo que preparar una lista de preguntas puede ayudarte a aprovechar el tiempo al máximo. Prepara una lista de las preguntas más importantes a las menos importantes en caso de que se acabe el tiempo. Estas son algunas preguntas básicas que puedes hacerle al médico en relación con el cáncer ampular:

  • ¿Puede explicarme qué significan los resultados de mis pruebas?
  • ¿Recomienda otras pruebas o procedimientos?
  • ¿Cuál es la etapa de mi cáncer ampular?
  • ¿Cuáles son mis opciones de tratamiento?
  • ¿Qué efectos secundarios puede haber con cada tratamiento?
  • ¿Cómo afectará el tratamiento mi vida diaria?
  • ¿Qué opciones de tratamiento cree que son las mejores para mí?
  • ¿Qué probabilidades hay de que llegue a la remisión con los tratamientos que me recomienda?
  • ¿Con qué rapidez debo tomar una decisión sobre mi tratamiento?
  • ¿Debo buscar una segunda opinión de un especialista? ¿Cuánto costará? ¿Lo cubrirá mi seguro?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomienda?

Además de las preguntas que preparaste para hacerle al médico, no dudes en hacer cualquier otra pregunta que se te ocurra.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga varias preguntas. Prepararte para responderlas puede darte tiempo luego para tratar otros puntos que quieras abordar. El médico podría hacerte estas preguntas:

  • ¿Cuándo comenzaste a tener los síntomas?
  • ¿Los síntomas han sido continuos u ocasionales?
  • ¿Cuán intensos son los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, mejore los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, empeore los síntomas?

Last Updated Mar 3, 2020


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use