Tumores neuroendocrinos pancreáticos

Perspectiva general

Los tumores neuroendocrinos pancreáticos (pNET, por sus siglas en inglés) son un grupo de cánceres que pueden ocurrir en las células productoras de hormonas del páncreas. Los tumores neuroendocrinos pancreáticos, también conocidos como cánceres de células de los islotes, son muy raros.

Se originan en pequeñas células productoras de hormonas (células de los islotes) que normalmente se encuentran en el páncreas.

Las células de algunos tumores neuroendocrinos pancreáticos continúan secretando hormonas (tumores funcionales), lo que genera una cantidad excesiva de una determinada hormona en el cuerpo. Ejemplos de estos tipos incluyen el gastrinoma y el glucagonoma.

Muchas veces estos tumores no secretan una cantidad excesiva de estas hormonas (tumores no funcionales).

Síntomas

Los tumores neuroendocrinos pancreáticos algunas veces no causan síntomas. Cuando lo hacen, los signos y síntomas pueden incluir lo siguiente:

  • Úlceras de estómago
  • Acidez estomacal
  • Diabetes
  • Debilidad
  • Fatiga
  • Calambres musculares
  • Indigestión
  • Diarrea
  • Pérdida de peso
  • Erupción cutánea
  • Estreñimiento
  • Dolor en el abdomen o la espalda
  • Coloración amarillenta de la piel o de los ojos
  • Nivel bajo de glucosa sanguínea

Causas

No está claro qué causa la mayoría de los tumores neuroendocrinos pancreáticos.

Los tumores neuroendocrinos pancreáticos ocurren cuando las células productoras de hormonas en el páncreas (células de los islotes) sufren cambios (mutaciones) en su ADN, el material que proporciona instrucciones para cada proceso químico en tu cuerpo. Las mutaciones del ADN causan cambios en estas instrucciones. Un resultado es que las células pueden comenzar a crecer fuera de control y con el tiempo pueden formar un tumor, es decir, una masa de células cancerosas. Algunas veces, las células cancerosas pueden desprenderse y propagarse a otros órganos, como el hígado.

Algunos síndromes hereditarios aumentan el riesgo de este tipo de cáncer, incluido lo siguiente:

  • Neoplasia endocrina múltiple, síndrome de tipo 1 (NEM 1)
  • Enfermedad de Von Hippel-Lindau
  • Enfermedad de Von Recklinghausen (neurofibromatosis 1)
  • Esclerosis tuberosa

Factores de riesgo

Los factores que se asocian con un mayor riesgo de tener tumores neuroendocrinos pancreáticos incluyen:

  • Ser hombre. Los hombres son mucho más propensos que las mujeres a desarrollar estos tumores.
  • Antecedentes familiares de tumores neuroendocrinos pancreáticos. Si un miembro de la familia fue diagnosticado con un tumor neuroendocrino pancreático, tu riesgo aumenta. Tú puedes tener neoplasia endocrina múltiple, síndrome tipo 1 (NEM 1), lo cual incrementa el riesgo de este tipo de tumor.

Diagnóstico

Los exámenes y procedimientos utilizados para diagnosticar los tumores neuroendocrinos pancreáticos incluyen lo siguiente:

  • Análisis de sangre. Los análisis de sangre pueden revelar un exceso de hormonas u otros signos de un tumor neuroendocrino pancreático.
  • Análisis de orina. El análisis de orina puede revelar productos de descomposición que resultan cuando el cuerpo procesa hormonas.
  • Pruebas de imagen. Las pruebas de imagen ayudan al médico a buscar anomalías en el páncreas. Las pruebas pueden incluir ecografía, tomografía computarizada y resonancia magnética.

    Las imágenes también se pueden tomar mediante pruebas de medicina nuclear, que implican inyectar un marcador radioactivo en el cuerpo. El marcador se adhiere a los tumores neuroendocrinos pancreáticos para que se muestren con claridad en las imágenes, que pueden ser creadas con tomografía por emisión de positrones (PET, por sus siglas en inglés) que se combina con tomografía computarizada o resonancia magnética.

  • Creación de imágenes del páncreas desde el interior del cuerpo. Durante una ecografía endoscópica, se pasa un tubo delgado con una cámara en la punta por la garganta hasta el estómago y el intestino delgado. Se utiliza una herramienta especial de ultrasonido para crear imágenes del páncreas. Se pueden pasar herramientas especiales a través del tubo para tomar una muestra de tejido (biopsia).
  • Cirugía para recolectar una muestra de células para su análisis. En algunos casos, el médico puede recomendar una cirugía de invasión mínima para obtener una muestra de tejido para su análisis (biopsia). Durante la laparoscopia, el cirujano hace varias incisiones pequeñas en el abdomen, a través de las cuales se insertan herramientas especiales y una cámara diminuta. Luego, el cirujano busca signos de cáncer y puede tomar una muestra de tejido.
  • Recolección de células de otras áreas para su análisis. Si el cáncer se ha diseminado al hígado, los ganglios linfáticos u otros lugares, se puede utilizar una aguja para recolectar células para su análisis.
Dispositivo ecográfico que se pasa a través de un endoscopio hacia el abdomen

Durante una ecografía endoscópica del páncreas, el médico introduce un largo tubo delgado (endoscopio) por la garganta hasta el abdomen. Un dispositivo ecográfico ubicado en el extremo del tubo emite ondas sonoras que generan imágenes del páncreas y los tejidos cercanos.

Tratamiento

El tratamiento para un tumor neuroendocrino pancreático varía según los tipos de células implicadas en el cáncer, la extensión y características del cáncer, tus preferencias y tu salud en general.

Las opciones comprenden:

  • Cirugía. Si el tumor neuroendocrino pancreático está confinado al páncreas, el tratamiento suele incluir cirugía. Para los cánceres que se presentan en la cola del páncreas, la cirugía puede consistir en extirpar la cola del páncreas (pancreatectomía distal), y dejar intacta la porción de la cabeza.

    Los cánceres que afectan la cabeza del páncreas pueden requerir un procedimiento de Whipple (pancreatoduodenectomía), que consiste en extirpar el cáncer y parte o la mayor parte del páncreas.

  • Terapia de radionúclidos con receptores peptídicos (PRRT). La terapia de radionúclidos con receptores peptídicos (PRRT, por sus siglas en inglés) combina un medicamento que se dirige a las células cancerosas con una pequeña cantidad de una sustancia radioactiva que se inyecta en una vena. El medicamento se adhiere a las células del tumor neuroendocrino pancreático que se esconden en el cuerpo. Durante días o semanas, el medicamento envía radiación directamente a las células cancerosas, y causa la muerte de estas.

    Una terapia de radionúclidos con receptores peptídicos, lutetium Lu 177 dotatate (Lutathera), se usa para tratar cánceres avanzados.

  • Terapia con diana específica. La terapia con diana específica utiliza medicamentos que atacan las vulnerabilidades de las células cancerosas. La terapia con diana específica se utiliza para tratar ciertos tumores neuroendocrinos pancreáticos avanzados o recurrentes.
  • Ablación por radiofrecuencia. La ablación por radiofrecuencia consiste en aplicar ondas de energía a las células cancerosas, lo que hace que se calienten y mueran.
  • Tratamiento para el cáncer que se disemina al hígado. Los tumores neuroendocrinos pancreáticos a menudo se diseminan hacia el hígado y existen varios tratamientos para ello. Las opciones incluyen tratamiento para bloquear el flujo sanguíneo a los tumores hepáticos (oclusión de la arteria hepática), tratamiento para administrar quimioterapia directamente al hígado (quimioembolización), tratamiento para administrar radiación directamente al hígado (radioembolización) y trasplante de hígado.
  • Quimioterapia. En ciertas situaciones, tu médico puede recomendar quimioterapia. Este tratamiento farmacológico utiliza productos químicos para destruir las células cancerosas.

Estrategias de afrontamiento, y apoyo

Con el tiempo, encontrarás la manera de hacer frente a la incertidumbre y la angustia de un diagnóstico de cáncer. Hasta ese momento, puede ayudarte lo siguiente:

  • Obtén información suficiente para tomar decisiones sobre tu atención médica. Pregúntale al médico sobre el cáncer que tienes, incluso sobre los resultados de tus pruebas, las opciones de tratamiento y, si lo deseas, tu pronóstico. A medida que sepas más sobre el cáncer, más confianza tendrás para tomar decisiones acerca del tratamiento.
  • Mantén la compañía de tus familiares y amigos. Mantenerte cerca de las personas con las que tienes una relación estrecha te ayudará a lidiar con el cáncer. Los familiares y amigos pueden brindar el apoyo práctico que necesitas, como ayudarte a cuidar tu hogar si te encuentras en el hospital. Pueden ser un apoyo emocional cuando te sientas abrumado por el cáncer.
  • Busca a alguien con quien hablar. Encuentra un buen oyente que esté dispuesto a escucharte hablar sobre tus esperanzas y temores. Puede ser un familiar o un amigo. También podrían resultar útiles el interés y comprensión de un terapeuta, asistente social médico, miembro de la iglesia o grupo de apoyo para personas con cáncer.

    Pídele al médico que te brinde información acerca de los grupos de apoyo de tu zona. Otras fuentes de información son el Instituto Nacional del Cáncer y la Sociedad Estadounidense Contra el Cáncer.

Preparación antes de la cita

Haz una cita con el médico si tienes signos o síntomas que te preocupan. Si el médico sospecha que podrías tener cáncer, puede remitirte a un especialista.

A continuación, se presenta información que te ayudará a prepararte para la consulta.

Qué puedes hacer

Cuando programes la consulta, pregunta si hay algo que debas hacer con anticipación, como ayunar antes de una prueba determinada.

Reúne los expedientes médicos relacionados con tu afección y llévalos a tu cita. Si estás viendo a un nuevo médico, pídele a tu médico anterior que le envíe archivos y otra información a tu nuevo médico, como portaobjetos de vidrio que contengan muestras de tejido.

Prepara una lista con lo siguiente:

  • Los síntomas, incluidos aquellos que quizás no parezcan relacionados con el motivo de la consulta
  • Información personal esencial, incluidas las situaciones de estrés importantes, cambios recientes en tu vida y antecedentes médicos familiares
  • Todos los medicamentos, vitaminas u otros suplementos que tomes, incluidas las dosis
  • Las preguntas para hacerle al médico

Piensa en llevar a un familiar o amigo para que te ayude a recordar la información que te han dado.

Para el tumor neuroendocrino pancreático, algunas preguntas básicas para hacerle a tu médico incluyen:

  • ¿Qué puede estar provocando mis síntomas?
  • Además de la causa más probable, ¿cuáles serían otras causas posibles de mis síntomas?
  • ¿Qué pruebas necesito hacerme?
  • ¿Cuál es el mejor plan de acción?
  • ¿Cuáles son las alternativas al enfoque primario que me indica?
  • ¿Qué pasará si no tengo cirugía u otros tratamientos médicos para mi afección?
  • Tengo otras afecciones médicas. ¿Cómo puedo controlarlos de la mejor manera?
  • ¿Hay alguna restricción que deba seguir?
  • ¿Debería consultar con un especialista?
  • ¿Hay folletos u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomienda?

No dudes en hacer otras preguntas.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga varias preguntas, como las siguientes:

  • ¿Cuándo comenzaron los síntomas?
  • ¿Los síntomas han sido continuos u ocasionales?
  • ¿Cuán intensos son los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, mejore los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, empeore los síntomas?
  • ¿Qué más debo saber sobre ti que me ayude a hacer las recomendaciones correctas sobre tu cuidado médico?

Last Updated Mar 3, 2020


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use