Pruebas de diagnóstico para COVID-19

Perspectiva general

Las pruebas de diagnóstico para COVID-19 se hacen para saber si actualmente estás infectado con SARS-CoV-2, el virus que causa la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19).

La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) aprobó dos tipos de pruebas para diagnosticar la COVID-19 — la prueba molecular y de antígeno:

  • Prueba molecular. También conocida como la prueba RCP, esta prueba de diagnóstico detecta el material genético del virus que causa la COVID-19 usando una técnica de laboratorio llamada reacción en cadena de la polimerasa (RCP). Un trabajador de la salud recolecta fluido nasal o de la garganta con un hisopo, o, con menos frecuencia, una muestra de saliva. Los resultados pueden estar listos en minutos si se analiza en el mismo lugar, o unos pocos días si se envía a un laboratorio externo. Las pruebas moleculares se consideran muy exactas cuando se realizan de manera adecuada por un profesional de atención médica, pero la prueba rápida parece no detectar algunas infecciones.
  • Prueba de antígeno. Esta prueba de diagnóstico detecta rápidamente ciertas proteínas que son parte del virus que causa la COVID-19. Se usa un hisopo para la nariz o la garganta para recolectar una muestra de líquido, y las pruebas de antígeno pueden dar resultados en minutos. Como estas pruebas son más rápidas y menos costosas que las pruebas moleculares, algunos expertos consideran que son más prácticas de usar para grupos grandes de personas. Un resultado positivo para la prueba de antígeno se considera muy preciso, pero hay una probabilidad aumentada de un resultado falso negativo. Así que la prueba de antígeno no es tan sensible como la prueba molecular. Dependiendo de la situación, el médico quizás recomiende una prueba molecular para confirmar un resultado negativo de la prueba de antígeno.

La disponibilidad de las pruebas de diagnóstico para la COVID-19 y de lugares donde hacerla pueden variar dependiendo de dónde vives y las recomendaciones de tus funcionarios locales de salud pública.

Por qué se debe hacer

En Estados Unidos, el médico podría recomendarte que te hagas una prueba diagnóstica para la COVID-19si:

  • tienes síntomas de la COVID-19, como fiebre, tos, cansancio, o falta de aire al respirar
  • has estado en contacto con alguien que tuvo resultados positivos para el virus que causa la COVID-19 o se sospecha que tiene el virus
  • estás a alto riesgo de complicaciones si te infectas

Algunos grupos se consideran de alta prioridad para hacerles la prueba de diagnóstico. Estos grupos incluyen las personas con signos y síntomas para la COVID-19 que:

  • trabajan en un centro de atención médica o como personal para emergencias
  • trabajan o viven en centros de cuidados a largo plazo, como casas de salud u otros lugares donde hay personas que viven muy cerca una de otra, por ejemplo, cárceles o refugios
  • están internadas en un hospital

Se dará prioridad a otras personas para hacerles la prueba según las normas del departamento de salud local en cuanto a vigilancia para la COVID-19 en las comunidades individuales.

Algunas persona que están infectadas con el virus que causa la COVID-19 quizás sean asintomáticas, o sea que no presentan signos ni síntomas. Pero todavía pueden contagiar a otros con el virus. Al haber disponibilidad de más pruebas para la COVID-19, en algunas áreas del país se están expandiendo las pruebas de detección para incluir a las personas asintomáticas. Si las personas que no presentan síntomas tienen un resultado positivo en la prueba, deben seguir las normas de aislamiento para ayudar a reducir la trasmisión del virus.

Riesgos

Hay una probabilidad de que tu prueba de diagnóstico para la COVID-19 dé un resultado falso negativo. Esto significa que la prueba no detectó el virus que causa la COVID-19 incluso si en realidad estás infectado. Corres el riesgo de trasmitir el virus a otros sin saberlo si no tomas las precauciones necesarias, como seguir las normas para distanciamiento físico y llevar una mascarilla cuando sea apropiado.

El riesgo de un resultado falso negativo para la detección de la COVID-19 depende del tipo y la sensibilidad de la prueba de diagnóstico, el cuidado con que se recolectó la muestra, y la exactitud del análisis de laboratorio. Ten cuidado con las ofertas para pruebas para hacer en casa para la COVID-19 que la FDA no ha aprobado o que prometen resultados inmediatos en casa — quizás te den un resultado falso.

Cómo prepararte

Si crees que tienes la COVID-19, llama al consultorio de tu médico para hablar sobre tus síntomas, si los tienes, y para preguntarle sobre la prueba. Así tu médico y otro personal pueden prepararse para tu visita, usar equipo personal de protección, y darte instrucciones sobre adónde ir y cómo se realizará la prueba. Ponte una mascarilla para ir al centro de pruebas de detección y para volver, y pídele a cualquier persona que te acompañe que también se ponga una.

Lo que puedes esperar

Para una prueba diagnóstica de la COVID-19 necesitarás dar una muestra de mucosidad de la nariz o la garganta, o una muestra de saliva. La muestra necesaria para la prueba diagnóstica puede recolectarse en el consultorio de tu médico, en un centro para atención médica, o en un centro para pruebas diagnósticas en que te atienden en tu automóvil.

  • Hisopo con muestra nasal o de garganta. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos recomiendan usar un hisopo en la nariz, pero una muestra de la garganta es aceptable. Tu médico u otro proveedor de atención médica te introduce un palito flexible con punta de algodón en la nariz, o pasa el hisopo por la parte de atrás de tu garganta para recolectar una muestra de mucosidad. Esto puede resultar algo incómodo. Para la muestra nasal, quizás haya que introducir el hisopo en ambos orificios nasales para recolectar suficiente mucosidad para la prueba. El hisopo permanece por un momento en el lugar donde se colocó antes de rotarlo suavemente al extraerlo. La muestra se sella dentro de un tubo, y se envía a un laboratorio para que la analicen.
  • Muestra de saliva. Aunque no se considere la mejor manera de obtener una buena muestra, quizás se realice una prueba de saliva si la incomodidad es un problema al usar el hisopo para una muestra nasal o de garganta. Vas a salivar varias veces dentro de un tubo para proporcionar una muestra de saliva para hacer la prueba. El tubo se sella antes de enviarlo a un laboratorio para analizar.

Si tienes una tos con flema, quizás tu médico recolecte una muestra de esputo, que contiene secreciones de los pulmones, una parte del sistema respiratorio inferior. El virus está más concentrado en la nariz y la garganta al comienzo del curso de la infección. Pero más allá de cinco días después de presentar síntomas, el virus tiende a concentrarse en el sistema respiratorio inferior.

Además de la prueba diagnóstica para la COVID-19, tu doctor quizás también haga pruebas para otras afecciones respiratorias, como la influenza, que tienen síntomas similares y podrían ser una explicación para tus síntomas.

Ciertos kits para pruebas de detección, autorizados por la FDA para la detección de la COVID-19 te permiten obtener la muestra en casa y luego enviarla a un laboratorio para que la analicen, aunque una muestra recolectada por un profesional entrenado y enviada a un laboratorio certificado se considera más confiable.

Resultados

Algunos centros tienen pruebas rápidas para hacer el diagnóstico de la COVID-19. En ese caso, quizás puedas tener los resultados en menos de una hora o el mismo día en que te hicieron la prueba. Otros lugares quizás tengan que enviar la muestra tomada durante la prueba a un laboratorio externo para que la analicen. Si es necesario enviar la muestra a otro lugar, tal vez tus resultados no estén disponibles hasta después de unos días.

El resultado de tu prueba diagnóstica para la COVID-19 puede ser positivo o negativo.

  • Resultado positivo. Significa que actualmente tienes una infección activa con el virus que causa la COVID-19. Toma medidas apropiadas para cuidarte y evitar trasmitir el virus a otros. Aíslate hasta que cumplas con estas tres condiciones: Tus síntomas mejoraron, has pasado tres días sin fiebre, y han pasado al menos 10 días desde que aparecieron tus síntomas. Algunas personas, como las que tienen afecciones de salud que reducen su capacidad para combatir enfermedades (inmunidad), quizás necesiten aislarse por más tiempo, así que sigue los consejos de tu médico.
  • Resultado negativo. Esto significa que probablemente no te hayas infectado con el virus de la COVID-19. Pero un resultado falso negativo de la prueba puede ocurrir dependiendo del momento en que se hizo la prueba y de la calidad de la muestra utilizada. Aunque tus resultados sean negativos puedes infectarte en el futuro, así que es importante seguir las normas para distanciamiento físico, uso de mascarilla, y lavado de manos para evitar cualquier posible trasmisión. Quizás tu doctor recomiende repetir la prueba si continúas presentando síntomas.

Rastreo de contactos

Si tu resultado es positivo para el virus que causa la COVID-19 — o si tu doctor sospecha que tienes el virus pero todavía no tienes los resultados de la prueba — quizás te pidan que participes en rastreo de contactos. El rastreo de contactos tiene un papel principal en limitar la trasmisión de enfermedades infecciosas. Cuanto antes comience el rastreo de contractos, más efectivo es en limitar que se propague un virus.

Para comenzar, proporcionas una lista de personas con las que has tenido contacto cercano durante los días en que quizás hayas podido contagiar. Los trabajadores de salud pública se comunican con estos contactos para informarles sobre la posible exposición y su posibilidad de estar infectados. Tu identidad se protege durante este intercambio de información.

El equipo de rastreo de contacto proporciona infomación sobre lo que pueden hacer los contactos cercanos para minimizar el riesgo de propagar el virus. Las medidas quizás incluyan hacerse una prueba de detección para la COVID-19, quedarse en casa en cuarentena por 14 días después de la exposición, informarse sobre signos y síntomas, y tomar otras precauciones.

Last Updated Jul 1, 2020


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use