5 maneras de estimular tu confianza para perder peso

No hay duda: cambiar los hábitos es difícil. Así que si has tenido desilusiones con pérdida de peso en el pasado, se entiende que tu confianza en hacer cambios que duren puede ser baja. Pero si crees que podrás lograr un objetivo o cambiar un comportamiento tendrás mejores posibilidades de éxito. Los expertos en comportamiento lo llaman "autoeficacia". Y puede hacer que resulten o que fallen tus esfuerzos en perder peso.

Piensa en cómo te ves a ti mismo. ¿Estás luchando para creer en tu capacidad para bajar de peso? Es normal estar inquieto al comienzo. Pero con la práctica podrás mejorar tu sentido de autoeficacia y estimular tu confianza. Prueba estas estrategias:

  1. Establece expectativas realistas. ¿Esperas resultados inmediatos? Es común fijar metas que no son realistas. Por ejemplo, quizás no tengas éxito si vas de no hacer nada de ejercicio a intentar entrenarte por una hora todos los días. En lugar de eso, enfócate en cambios pequeños y que puedan lograrse, como caminar por lo menos por 10 minutos por día, así puedes experimentar éxito cada semana. Al lograr las pequeñas metas, tu autoconfianza mejorará y podrás continuar con cambios más grandes.
  2. Reconoce el éxito que tuviste. Toma tiempo para celebrar tus logros, sin importar cuán pequeños. ¿Un día subiste por las escaleras en lugar de usar el ascensor? ¿Comiste un desayuno saludable tres días seguidos? Date una palmadita en el hombro. Quizás generalmente no reconozcas las cosas pequeñas, pero hacerlo te ayudará a continuar siendo positivo y a tener confianza.
  3. Mantén una actitud que te lleve a aprender. Acepta que encontrarás obstáculos. Cómo enfrentes los obstáculos tendrá un impacto en tu confianza y tu voluntad de seguir adelante. Enfrenta los desafíos con una mente abierta. No te juzgues, y reflexiona sobre la experiencia, usándola como una oportunidad para crecer. Pregúntate: "¿Qué puedo aprender de esta experiencia?"
  4. Practicar el diálogo interno positivo. El diálogo interno es cómo hablas contigo mismo en un momento determinado. Con la práctica, puedes comenzar a cambiar los pensamientos negativos a positivos. Por ejemplo, en lugar de decir: "Nunca alcanzaré mi meta en cuanto a peso", intenta decir: "Lograr mi meta en peso lleva tiempo, pero puedo hacerlo si lo sigo intentando".
  5. Encuentra un apoyo sano. La gente que está más cerca de ti quizás se sienta intimidada por tu deseo de hacer cambios saludables. Diles cuán importante es su apoyo, y qué pueden hacer para animarte. Asegúrate de conectarte con otros que tengan metas similares. Si ves a otros que alcanzan metas similares, es más probable que creas que también puedes lograr tus objetivos.

Experimentos

  1. Ponte en contacto con un amigo o familiar que también esté trabajando en cambios saludables. Discutan posibles maneras de apoyarse el uno al otro. Por ejemplo, comuníquense regularmente por teléfono o planeen ciertas fechas para hacer caminatas semanales.
  2. Detecta los pensamientos negativos que te aparezcan en la mente a lo largo del día y conviértelos en refuerzos positivos. En lugar de decir "No puedo seguir un programa de ejercicios", intenta pensar "Hoy puedo alcanzar una meta realista".
  3. Haz una lista de los logros diarios, sin importar cuán pequeños sean. Agrega cosas a esta lista todos los días. Esto te permite concentrarte en lo que va bien en tu vida, en lugar de en las cosas negativas.

Last Updated Jun 20, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use