Cómo desacreditar los mitos sobre COVID-19 (coronavirus)

Es muy probable que hayas oído hablar de un alimento, medicamento, u otro método que declara prevenir, tratar, o curar la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19). Pero mientras que quizás sea tentador usar un producto o método cuestionable para mantenerte sano durante la pandemia, es muy poco probable que este funcione, y tal vez cause daños graves.

Mitos sobre tratamiento y prevención de COVID-19

Mientras que los investigadores están estudiando muchas vacunas y varios tratamientos para la COVID-19, todavía ninguna vacuna ni ningún tratamiento ha pasado por todas las pruebas que aseguren su seguridad o eficacia. Cualquier declaración que un medicamento, un suplemento de hierbas, u otra sustancia puede prevenir la infección con el virus que causa la COVID-19 o curar la COVID-19 es falsa. De la misma manera, continúa circulando información errónea sobre maneras de tratar la COVID-19.

Estas son algunas de las sustancias y los productos que se han promocionado como maneras de prevenir la infección con el virus que causa la COVID-19 o para tratar la COVID-19 — y lo que dice la ciencia:

  • Vacunas contra la influenza (gripe) y la neumonía. En el momento no hay ninguna vacuna para prevenir el virus que causa la COVID-19. Las vacunas contra la neumonía, como la vacuna neumocócica, no ofrecen protección contra el virus que causa la COVID-19. La vacuna contra la influenza (gripe) tampoco te protegerá del virus que causa la COVID-19.
  • Enjuague nasal salino. No hay ninguna evidencia que enjuagar la nariz con un enjuague salino proteja contra la infección con el virus que causa la COVID-19.
  • Altas temperaturas. La exposición al sol o a temperaturas más altas de 77 grados F (25 grados C) no previene el virus que causa la COVID-19 ni cura la COVID-19. Puedes contagiarte y tener la COVID-19 cuando el tiempo está soleado, caluroso, y húmedo. Tomar un baño caliente tampoco te ayudará a prevenir la infección con el virus que causa la COVID-19. Tu temperatura corporal normal no cambia, sin importar cuál sea la temperatura del agua de tu baño o ducha.
  • Temperaturas bajas. El frío y la nieve tampoco pueden matar al virus que causa la COVID-19.
  • Antibióticos. Los antibióticos matan las bacterias, no los virus. Pero quizás se den antibióticos a las personas internadas en el hospital a causa de la COVID-19 porque también presentan una infección bacteriana.
  • Atomizadores con alcohol y cloro. Rociarte el cuerpo con alcohol o cloro no mata los virus que han entrado a tu organismo. Estas sustancias también pueden dañarte los ojos, la boca, y la ropa.
  • Beber alcohol. Beber alcohol no te protege del virus que causa la COVID-19.
  • Ajo. No hay ninguna evidencia de que comer ajo dé protección contra la infección con el virus que causa la COVID-19.
  • Lámpara ultravioleta para desinfección. La luz ultravioleta puede usarse como desinfectante en superficies. Pero no uses una lámpara ultravioleta para esterilizarte las manos u otras áreas del cuerpo. La radiación UV puede causar irritación en la piel.
  • Redes 5G para dispositivos móviles. Evitar la exposición a o el uso de redes 5G no previene la infección con el virus que causa la COVID-19. Los virus no pueden trasladarse en las ondas de radio ni las redes para dispositivos móviles. El virus que causa la COVID-19 se está propagando en muchos países donde no hay redes 5G para dispositivos móviles.
  • Desinfectantes. Cuando se aplican a las superficies, los desinfectantes pueden ayudar a matar microbios tales como el virus que causa la COVID-19. Pero no uses desinfectantes en tu cuerpo, ni te los inyectes, ni los bebas. Los desinfectantes pueden irritar la piel, y son tóxicos si se tragan o se inyectan.
  • Suplementos. Muchas personas toman vitamina C, vitamina D, zinc, té verde o equinácea para estimular el sistema inmunitario. Mientras que estos suplementos quizás afecten tu función inmunitaria, la investigación no ha demostrado que puedan prevenir que te enfermes. El suplemento plata coloidal, que se ha puesto en el mercado como un tratamiento para COVID-19, no se considera ni seguro ni eficaz para el tratamiento de ninguna enfermedad.

Concéntrate en los datos verdaderos

En los Estados Unidos, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) ha estado trabajando para quitar los productos engañosos de los estantes en las tiendas y de los sitios de ventas por internet. Entretanto, recuerda que los testimonios de otras personas no son sustituto para la evidencia científica. Son pocas las enfermedades que pueden tratarse con rapidez, así que cuidado con las soluciones rápidas. Una cura milagrosa que declara tener un ingrediente secreto probablemente sea un fraude.

Si tienes preguntas sobre un método para tratar o prevenir la COVID-19 o cómo prevenir la infección con el virus que causa la COVID-19, habla con tu médico. Para hacer preguntas sobre un medicamento para la COVID-19, puedes llamar a tu farmacia o a la División de Información sobre Fármacos de la FDA.

Consejos efectivos para la prevención de COVID-19

Hay medidas que se pueden tomar para reducir el riesgo de infección. La Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC) recomiendan tomar estas precauciones para evitar COVID-19:

  • Evita eventos con mucha gente, y reuniones multitudinarias.
  • Evita contacto cercano (menos de 6 pies o 2 metros) con cualquier persona que esté enferma o que presente síntomas.
  • Quédate en casa cuanto sea posible y mantén distancia entre tú y otros (6 pies o 2 metros) si COVID-19 se está propagando en tu comunidad, especialmente si corres un riesgo más alto de una enfermedad grave. Ten en cuenta que algunas personas pueden tener COVID-19 y contagiar a otros, aunque no tengan síntomas o no sepan que tienen COVID-19.
  • Lávate las manos con frecuencia con agua y jabón por lo menos por 20 segundos, o usa un desinfectante para manos con base de alcohol que contenga al menos 60% de alcohol.
  • Cúbrete la cara con una mascarilla de tela cuando estés en lugares públicos, como la tienda o el supermercado, donde es difícil evitar el contacto cercano con otros, especialmente si estás en un área donde continúa el contagio a nivel de la comunidad. Usa solo mascarillas de tela que no son para uso médico — las mascarillas quirúrgicas y los respiradores N95 deben reservarse para los proveedores de atención médica.
  • Cúbrete la boca y la nariz con el codo o un pañuelo descartable al toser o estornudar. Desecha el pañuelo descartable usado y lávate las manos o usa desinfectante para manos.
  • Evita tocarte los ojos, la nariz, y la boca.
  • Evita compartir platos, vasos, ropa de cama y otros objetos de la casa si estás enfermo.
  • Limpia y desinfecta diariamente las superficies que se tocan con frecuencia.
  • Quédate en casa y no vayas al trabajo, a la escuela, ni a lugares públicos si estás enfermo, a no ser para recibir atención médica. Evita el transporte público si estás enfermo.
  • Antes de viajar, mira los sitios web de CDC y OMS para ver si se han publicado advertencias sobre salud.

Last Updated Jun 10, 2020


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use