Cinco hábitos fundamentales de las personas que comen sano

Hacer cambios saludables no requiere que reacondiciones por completo tu dieta. Comienza a tu propio ritmo practicando estos hábitos clave de alimentación saludable.

Desayuna

Las investigaciones indican que desayunar todos los días ayuda a perder peso y a mantenerlo al reducir el hambre más tarde en el día. Cuando pones fin al ayuno nocturno con un desayuno saludable, es más fácil resistirse a las decisiones poco saludables durante el día.

Incluye al menos dos grupos de alimentos (como granos integrales, proteína magra, lácteos o frutas y verduras) en el desayuno para encaminarte hacia un día de alimentación saludable.

Bebe agua

El agua es un nutriente esencial que con frecuencia se pasa por alto. El sesenta por ciento de tu peso corporal está compuesto de agua y cada sistema de tu cuerpo la requiere para funcionar correctamente. La necesidad de líquido depende de varios factores: tu salud, tu entorno, tu nivel de actividad y si estás embarazada o amamantando. El Instituto de Medicina recomienda que los hombres beban alrededor de 13 vasos de 8 onzas de agua al día y las mujeres beban 9 vasos de 8 onzas de agua al día.

A veces la sed puede ser malinterpretada como hambre. Verifica con tu cuerpo cuando sientas hambre, especialmente más tarde en el día. Beber un vaso de agua antes de comer puede satisfacer la sed y evitar que ingieras calorías innecesarias.

Saber qué hay en tu comida

Come alimentos que contienen solo ingredientes que puedes identificar fácilmente y alimentos con solo unos pocos ingredientes. Comer más "alimentos reales" te ayudará a reducir los alimentos procesados, como papas fritas, galletas y comidas congeladas.

Naturalmente, elegirás frutas y verduras, granos integrales, fuentes de proteínas magras y grasas saludables. Estos alimentos son ricos en nutrientes, pero es importante mantener el control de las porciones cuando se trata de alimentos en los grupos de proteínas y grasas, ya que tienden a ser altos en calorías.

Sé educadamente selectivo en los restaurantes

La mayoría de los restaurantes sirven porciones grandes, cargadas de sal y grasa. Para evitar comer en exceso, pide una caja para llevar en el momento en que te sirven la comida y guarda la mitad para el día siguiente. De esta manera, no te sentirás tentado a comer más de lo que realmente deseas o necesitas.

Pregúntale a tu camarero cómo están preparados los alimentos y escoge artículos del menú que estén horneados, a la parrilla, asados, dorados, escalfados o al vapor. También asegúrate de pedir salsas o aderezos por separado, y elige verduras o frutas como guarnición en lugar de papas fritas.

Practica comer con consciencia plena

La conciencia plena es una forma de meditación que implica centrarse intensamente en el presente, es decir, lo que sientes en cada momento, incluso mientras comes.

La práctica de comer con conciencia plena te permite disminuir la velocidad y saborear la comida, lo cual puede ayudar a evitar que comas en exceso. ¿Cómo? Lleva hasta 20 minutos para que tu cerebro registre las sustancias químicas que te dejan saber cuando ya no tienes hambre. Cuando disminuyes la velocidad, ayudas a que el cerebro detecte la sensación de saciedad.

Tómate un momento antes de comer y piensa en la comida que estás a punto de comer como combustible para tu cuerpo. Recuérdate que le gustaría sentirte satisfecho, no lleno.

Last Updated Dec 9, 2016


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use