COVID-19: ¿Cuánta protección ofrecen las mascarillas?

Las mascarillas, ¿pueden prevenir el contagio con la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19)? Sí, las mascarillas, combinadas con otras medidas preventivas como lavarse las manos con frecuencia y el distanciamiento social, ayudan a hacer más lenta la propagación de la enfermedad.

Entonces, ¿por qué no se recomendó usar mascarillas al comienzo de la pandemia? En ese momento, los expertos todavía no sabían hasta qué punto se podía contagiar el virus de COVID-19 antes de que aparecieran los síntomas. Tampoco se sabía que algunas personas tienen COVID-19, pero no presentan ningún síntoma. Los dos grupos, sin saberlo, pueden contagiar a otros con el virus.

Estos descubrimientos llevaron a que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) cambiaran de opinión en cuanto a usar mascarillas. Los CDCCOVID-19 por las personas que tienen el virus pero no lo saben.

Algunos grupos de salud pública sostienen que las mascarillas deberían reservarse para los proveedores de atención médica, y señalan la escasez extrema de mascarillas quirúrgicas y mascarillas N95. Los CDC reconocieron esta inquietud cuando recomendaron que el público llevara mascarillas de tela y no las quirúrgicas y N95 que necesitan los proveedores de atención médica.

¿Cómo funcionan los diferentes tipos de máscaras?

Mascarillas quirúrgicas

También conocidas como mascarillas clínicas, las mascarillas quirúrgicas son descartables, no quedan ajustadas, y protegen la nariz y la boca del que la lleva del contacto con gotitas, salpicaduras y aspersiones que puedan contener microbios. Las mascarillas quirúrgicas también filtran las partículas grandes en el aire. Pueden proteger a otros al reducir la exposición a la saliva y las secreciones respiratorias de la persona que la lleva puesta.

En este momento, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos no ha aprobado ningún tipo de mascarilla quirúrgica específicamente para protección contra el virus de COVID-19 pero estas pueden proveer algo de protección si no hay mascarillas N95.

Mascarillas N95

En realidad son un tipo de respirador, y ofrecen más protección que una mascarilla quirúrgica porque pueden filtrar tanto las partículas grandes como las pequeñas. El nombre indica que la mascarilla está diseñada para bloquear el 95 % de partículas muy pequeñas. Como las máscaras quirúrgicas, las N95 son descartables. Pero los investigadores están haciendo pruebas para encontrar maneras de desinfectar las mascarillas N95 y que se puedan volver a usar.

Mascarillas de tela

Mientras que las mascarillas quirúrgicas y N95 ahora son escasas, las de tela son más accesibles y se pueden volver a usar. Aunque las mascarillas de tela y las N95 tienen propósitos diferentes, ambas tienen como objeto hacer más lento el contagio con COVID-19. Las mascarillas de tela se usan para ayudar a proteger a los otros en caso de que la persona que la lleva tenga el virus. Las mascarillas N95 ayudan a proteger a la persona que las lleva de contagiarse con el virus de otras personas.

Los países que exigieron usar mascarillas, hicieron pruebas de detección, aislamiento, y distanciamiento social tempranos durante la pandemia parecen haber tenido algo de éxito en hacer más lento el contagio con la enfermedad. El sentido común también sugiere que algo de protección es mejor que nada. Pero ponerse una mascarilla de tela no valdrá de mucho si no se combina con lavarse las manos con frecuencia y distanciamiento social.

Las mascarillas de tela son baratas y simples de hacer. Es fácil encontrar instrucciones en Internet. Pueden hacerse de materiales comunes, como sábanas de algodón con hilado apretado. El sitio web de los CDC hasta incluye instrucciones para hacer mascarillas con pañuelos de cuello y camisetas, que no es necesario coser. Las mascarillas deben tener varias capas de tela.

Cómo ponerse las mascarillas de tela

Las mascarillas de tela deben usarse en lugares públicos donde las medidas para distanciamiento social son difíciles de practicar, como en tiendas y supermercados, especialmente en las áreas donde hay un contagio significativo en la comunidad.

Siguen unos consejos para ponerse y quitarse una mascarilla de tela:

  • Cubrir la boca y la nariz con la mascarilla.
  • Atarla detrás de la cabeza o detrás de las orejas, y asegurarse de que quede ajustada.
  • No tocar la mascarilla cuando esté puesta.
  • Si se toca accidentalmente, lavarse las manos o usar desinfectante.
  • Quitar la mascarilla desatándola o levantando la parte que va alrededor de la oreja sin tocar la parte delantera de la máscara o la cara.
  • Lavar las manos inmediatamente después de quitarse la mascarilla.
  • Lavar la mascarilla regularmente con agua y jabón en la lavadora. Se puede lavar junto con otra ropa.

Finalmente, aquí hay algunas precauciones sobre la mascarilla a tener en cuenta:

  • No ponerle mascarillas a ninguna persona que tenga dificultad para respirar, esté inconsciente, o tenga cualquier otro problema para quitarse la mascarilla sin ayuda.
  • No ponerles mascarillas a niños menores de 2 años.
  • No usar la mascarilla como sustituto para distanciamiento social.

Last Updated May 6, 2020


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use