Cuidado del alzhéimer y demencia: 8 consejos para las visitas al médico

Para las personas que tienen enfermedad de Alzheimer o un trastorno relacionado que causa demencia, las citas con el médico pueden ser estresantes. La forma en que experimentan estas visitas cambiará durante el curso de la enfermedad. Los cuidadores, que tienen un papel importante en estas visitas, probablemente tienen muchas preguntas y un tiempo limitado. Para aprovechar al máximo las citas médicas, los cuidadores pueden tener en cuenta estos consejos.

1. Completa el papeleo necesario

Al principio del curso de la enfermedad, es importante completar el papeleo que ayuda con la toma de decisiones y la atención en el futuro. Asegúrate de que el consultorio del médico tenga copias. Revisa estos documentos periódicamente durante las visitas al médico para asegurarte de que tus decisiones de atención médica y tus objetivos por escrito sean consistentes. Los documentos incluyen:

  • Un formulario de autorización de privacidad en el consultorio del médico que indique quién puede analizar los diagnósticos, tratamientos y otras inquietudes médicas
  • Un poder notarial duradero para la atención de la salud, que designa a las personas que pueden tomar decisiones sobre la atención médica cuando la persona con demencia ya no puede hacerlo
  • Una directiva avanzada que le permite a una persona tomar decisiones sobre su cuidado futuro

2. Minimiza el estrés

Para algunas personas con demencia, hablar de una cita con anticipación puede ser útil. Para otros, puede ser estresante. Utiliza las experiencias pasadas como guía. Para minimizar el estrés:

  • Programa las citas, cuando sea posible, durante la mejor hora del día para la persona con demencia.
  • Reserva suficiente tiempo para viajar.
  • Trae a un amigo para que sirva como compañero en el asiento trasero de la persona con demencia.
  • Pregunta en el consultorio del médico con anticipación si hay un lugar tranquilo para esperar al médico.
  • Lleva un libro, revista o actividad favorita para el tiempo de espera.
  • Concéntrate en algo que te guste hacer después de la cita, como salir a comer algo especial.

3. Mantén un registro de los medicamentos

Mantén una lista de todos los medicamentos, incluidos los de venta libre y los suplementos alimenticios. Puedes traer una bolsa con todos los medicamentos con y sin receta para que el médico los revise. Un registro completo debe incluir esto:

  • Nombre del medicamento
  • Dosis diaria
  • Propósito
  • Nombre e información de contacto del médico que lo recetó
  • Medicamentos anteriores que han sido probados y suspendidos

Mantén un registro del uso diario de medicamentos. Registra los posibles efectos secundarios, los cambios de conducta o problemas que puedan estar relacionados con el uso del medicamento. Anota las dosis que hayas omitido.

Prepara una lista de preguntas sobre cualquier medicamento o efecto secundario. Si la persona con demencia vive en un centro de atención, pregunta al personal con anticipación acerca de cualquier inquietud relacionada con los medicamentos.

4. Estate preparado para hacer y responder preguntas

Mantén un registro entre las citas para ayudarle a la persona con demencia o a ti a responder las preguntas del médico. Registra los cambios en la memoria, la conducta o el estado de ánimo. Anota las horas del día o los tipos de experiencias que son desafiantes y que son positivas.

Antes de la cita, anota cualquier pregunta que tengas con respecto a los síntomas y las conductas.

5. Toma notas

Toma notas durante la cita. También puedes invitar a un amigo para que tome notas o grabe la conversación. Si no entiendes algo de lo que el médico dice, pide una aclaración.

Si el médico receta un medicamento nuevo o ajusta una dosis, anota lo siguiente:

  • El nombre del medicamento
  • Las instrucciones para tomar el medicamento
  • El motivo para tomar el medicamento o para ajustar la dosis
  • Los posibles efectos secundarios
  • Las instrucciones sobre cuándo llamar al médico o dejar de tomar el medicamento

6. Hablar sobre el cuidado futuro

En el transcurso de la enfermedad, los objetivos del tratamiento irán cambiando. Habla con el médico sobre las necesidades de atención previstas a corto y a largo plazo. Las charlas pueden incluir planes para las siguientes situaciones:

  • Decisiones sobre la conducción de vehículos
  • Necesidad de supervisión o servicios diurnos para adultos
  • Centros de cuidado de la memoria
  • Cuidado en asilos de ancianos y convalecientes
  • Atención paliativa
  • Servicios de atención paliativa

Conversa sobre cómo estas decisiones cumplen con los objetivos generales del tratamiento y son acordes a las instrucciones anticipadas.

7. Pide recomendaciones.

Si necesitas ayuda, pídela. El médico puede remitirte a diversos recursos de la comunidad, como la Agencia para la Tercera Edad, los servicios de comidas, los centros para personas mayores, el cuidado temporal del paciente para proporcionar descanso a la familia y los grupos de apoyo del área local. Algunas clínicas u hospitales pueden contar con personal de Trabajo Social que puede ayudar a identificar y organizar los servicios de apoyo.

8. Vete con un plan

Anota cualquier instrucción o tarea de la que necesites ocuparte entre ahora y la próxima cita, incluidas las siguientes:

  • Citas o exámenes que necesitan ser programados
  • Detalles sobre los cambios en el tratamiento o la atención
  • Preocupaciones o instrucciones para compartir con otros cuidadores
  • Comportamientos o cambios en los signos o síntomas a los que hay que estar atento

Lista de control de citas médicas (archivo PDF que requiere Adobe Reader)

Last Updated Mar 3, 2020


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use