Diabetes y menopausia: un problema doble

La menopausia - y los años anteriores a ella - puede proporcionar algunos desafíos para las mujeres que tienen diabetes. Si tienes diabetes y estás atravesando la menopausia, o lo harás pronto, infórmate sobre qué debes esperar. Luego, considera qué hacer al respecto.

Diabetes y menopausia: Lo que puedes esperar

La menopausia es la fase de la vida en la que se detiene la menstruación y los niveles de estrógeno disminuyen. La menopausia también puede ocurrir como resultado de una cirugía, cuando se extirpan los ovarios por otras razones médicas.

La diabetes y la menopausia pueden desencadenarse simultáneamente y generan efectos variados en el cuerpo, incluidos los siguientes:

  • Cambios en el nivel de glucosa sanguínea. Las hormonas estrógeno y progesterona afectan la respuesta de las células a la insulina. Después de la menopausia, los cambios en los niveles hormonales pueden desencadenar fluctuaciones en el nivel de glucosa sanguínea. Puede que notes que tu nivel de glucosa sanguínea cambia más que antes, y sube y baja. Si tu glucosa sanguínea se descontrola, esto significa que tienes un riesgo más alto de presentar complicaciones de la diabetes.
  • Aumento de peso. Es posible que aumentes de peso durante la transición menopáusica y después de la menopausia. El aumento de peso puede requerir un ajuste en el medicamento para la diabetes.
  • Infecciones. Incluso antes de la menopausia, los niveles elevados de glucosa sanguínea pueden causar infecciones de las vías urinarias e infecciones vaginales. Después de la menopausia, cuando la disminución de estrógeno facilita que las bacterias y los hongos prosperen en el tracto urinario y la vagina, el riesgo es aún mayor.
  • Problemas de sueño. Después de la menopausia, es posible que los sofocos y sudores nocturnos te impidan conciliar el sueño. A su vez, la privación de sueño puede dificultar el control de los niveles de glucosa sanguínea.
  • Problemas sexuales. La diabetes puede dañar los nervios de las células que recubren la vagina. Esto puede interferir en la excitación y el orgasmo. La sequedad vaginal, un síntoma común de la menopausia, puede empeorar el problema al causar dolor durante el sexo.

Diabetes y menopausia: ¿Qué hacer al respecto?

La menopausia puede causar estragos en el control de la diabetes. Aún así, puedes hacer muchas cosas para manejar mejor la diabetes y la menopausia.

  • Elige un estilo de vida saludable. La elección de un estilo de vida saludable es un aspecto importante de tu plan de tratamiento de la diabetes. Come una variedad de frutas y verduras, cereales integrales, carne magra de aves de corral y lácteos bajos en grasas. Apunta a unos 30 minutos de actividad física, como una caminata rápida, por día. Los alimentos saludables y la actividad física regular también pueden ayudarte a que te sientas mejor después de la menopausia. Además, deja de fumar si fumas.
  • Mide tu presión arterial con frecuencia. Asegúrate de que tus niveles de presión arterial estén dentro de un rango saludable. Consulta a tu médico si tienes preguntas o inquietudes sobre tu presión arterial. Si tomas medicamentos para la hipertensión, asegúrate de tomarlos según lo recetado.
  • Mide tu nivel de glucosa sanguínea con frecuencia. Es posible que debas medir tu nivel de glucosa sanguínea con más frecuencia de lo habitual durante el día, y ocasionalmente durante la noche. Mantén un registro de tus lecturas de glucosa sanguínea y tus síntomas. Tu médico podrá utilizar esta información para ajustar tu plan de tratamiento de la diabetes según sea necesario.
  • Consulta con el médico sobre el ajuste de tus medicamentos para la diabetes. Si aumenta tu nivel promedio de glucosa sanguínea, es posible que necesites aumentar la dosis de tus medicamentos para la diabetes o comenzar a tomar un nuevo medicamento, especialmente si aumentas de peso o reduces tu nivel de actividad física. Asimismo, si disminuye tu nivel promedio de glucosa sanguínea, es posible que debas reducir la dosis de tus medicamentos para la diabetes.
  • Pregúntale al médico sobre los medicamentos para reducir el colesterol. Si tienes diabetes, tienes un mayor riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares. El riesgo aumenta aún más cuando llegas a la menopausia. Para reducir el riesgo, consume alimentos saludables y haz ejercicio con regularidad. Tu médico puede recomendarle medicamentos para reducir el colesterol si no los está tomando ya.
  • Busca ayuda para los síntomas de la menopausia. Si tienes sofocos, sequedad vaginal, disminución de la respuesta sexual u otros síntomas de la menopausia, recuerda que hay un tratamiento disponible.

    Por ejemplo, tu médico puede recomendar un lubricante vaginal para restaurar la humedad vaginal o una terapia de estrógeno vaginal para corregir el adelgazamiento y la inflamación de las paredes vaginales. Tu médico también puede recomendar la terapia de reposición hormonal para aliviar los síntomas si no tienes afecciones que puedan causar un mayor riesgo de complicaciones.

    Si el aumento de peso es un problema, un dietista registrado puede ayudarte a revisar tus planes de alimentación. La terapia de reposición hormonal también puede ser una buena opción.

Tener diabetes mientras atraviesas la menopausia puede ser un doble desafío. Trabaja en estrecha colaboración con tu médico para facilitar la transición.

Last Updated May 5, 2020


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use