Educación sexual: cómo hablar sobre sexo con tu hijo en edad escolar

La educación sexual suele comenzar por una simple clase de anatomía durante los primeros años de la infancia. Sin embargo, durante la edad escolar, tu hijo puede empezar a hacer preguntas específicas sobre sexo. ¿No sabes bien qué decir? Analiza esta guía para hablar de sexo con tu hijo en edad escolar.

Prepárate para las preguntas específicas

Los niños pequeños y los que están en edad preescolar suelen conformarse con respuestas vagas a las preguntas sobre cómo nacen los bebés. Pero los niños en edad escolar tienden a formular preguntas más específicas sobre la relación entre la sexualidad y el origen de los bebés.

A medida que las preguntas de tu hijo sobre sexo sean más complejas (y probablemente más incómodas) es posible que recurra a sus amigos o a otras fuentes de información.

Cuando tu hijo en edad escolar te pregunte sobre sexo, averigua qué es lo que ya sabe. Corrige cualquier idea errónea y brinda suficientes detalles para responder las preguntas específicas. No te rías de las preguntas de tu hijo ni uses sobrenombres para designar la anatomía sexual de tu hijo, lo que puede darle a entender que no se debe hablar de estas partes del cuerpo.

Considera los siguientes ejemplos:

  • ¿Qué es una erección? Podrías contestar: "el pene, en general, está blando. Pero a veces se pone duro y se levanta. Esto se llama una erección". Cuéntale que la erección puede ocurrir durante el sueño o cuando alguien toca el pene. Este puede ser un buen momento para explicarle lo que son los sueños eróticos.
  • ¿Qué es la menstruación? Explica que la menstruación es una parte importante del ciclo reproductivo y una parte normal durante la pubertad. Describe el sangrado menstrual y los productos de higiene femenina. Puedes decir: "La menstruación significa que el cuerpo ya está preparado para un embarazo".
  • ¿Cómo tienen sexo las personas? Si tu hijo te hace preguntas sobre el mecanismo del sexo, responde con honestidad. Puedes decir: "cuando un hombre y una mujer tienen sexo, el pene se introduce en la vagina. Con este tipo de sexo se hacen los bebés." Analiza la opción de usar un libro con ilustraciones o diagramas como ayuda para que tu hijo entienda.
  • ¿Dos mujeres pueden tener sexo? ¿Y dos varones? Tal vez sea suficiente decir: "sí. Dos hombres o dos mujeres pueden tener sexo y pueden amarse. Nunca es demasiado pronto para enseñarle a tu hijo el respeto por los demás, y para expresar que amas a tu hijo incondicionalmente.
  • ¿Qué es la masturbación? Puedes decir: "La masturbación es cuando te frotas tus genitales". Recuérdale a tu hijo que la masturbación es una actividad normal, pero privada.

Incluso si te sientes incómodo, sigue adelante. Recuerda, estás preparando el terreno para mantener conversaciones honestas y sinceras en los próximos años. Piensa quién es mejor para educar a tu hijo: ¿tu o la televisión, internet o los amigos de tu hijo?

Angustia preadolescente

Entre los 8 y los 12 años, los niños a menudo se preocupan de si son "normales", especialmente en lo que respecta al tamaño del pene y del pecho. Explícale qué sucede durante la pubertad tanto para los varones como para las mujeres.

Ofrece tranquilidad diciendo que los niños de la misma edad maduran a ritmos diferentes. Para algunos niños, la pubertad puede comenzar años antes (o años después) pero eventualmente le llega a todo el mundo.

Es recomendable que compartas experiencias de tu propio desarrollo, especialmente si alguna vez te preocupó lo mismo que a tu hijo.

Responsabilidades y consecuencias

Habla con tu hijo acerca de las consecuencias físicas y emocionales de ser sexualmente activo, como el embarazo, las infecciones de transmisión sexual y la gran variedad de sentimientos. Analiza estos temas ahora para poder ayudarlo a evitar sentirse presionado para ser sexualmente activo antes de estar preparado.

Cuando hables con tu hijo sobre los peligros del sexo, no tengas miedo de decir que también es placentero. Cuéntale que el sexo puede ser hermoso cuando sucede en una relación con amor y compromiso.

Los momentos cotidianos son clave

Aprovecha las oportunidades cotidianas para hablar de sexo. Siempre es un buen momento para enseñar. Si hay un embarazo en la familia, habla acerca de cómo se desarrolla un bebé dentro del cuerpo de una mujer. Si ves un anuncio comercial de un producto de higiene femenina, úsalo como disparador para hablar sobre la menstruación. Si se forma una pareja en un programa de televisión, habla acerca de las relaciones y el enamoramiento.

Asume con seriedad tu rol como educador en sexualidad. Alienta a tu hijo a que cuide de su cuerpo, a que desarrolle un sentido saludable del respeto por sí mismo y a que busque información de fuentes confiables. Tu enfoque racional hacia la educación sexual puede ayudar a tu hijo a desarrollar una sexualidad saludable para toda la vida.

Last Updated Oct 13, 2020


Content from Mayo Clinic ©1998-2021 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use