El sueño durante el embarazo: sigue estos consejos

El embarazo puede afectar tu cuerpo. Pero por mucho que necesites dormir durante el embarazo, no siempre es fácil. Entiende cómo el embarazo afecta el sueño y lo que puedes hacer para descansar cómodamente.

¿Por qué el embarazo causa fatiga?

Durante el comienzo del embarazo, los niveles de la hormona progesterona aumentan y tu metabolismo se encuentra en un nivel alto. Esto puede causar somnolencia y fatiga durante el día. Si tienes otro hijo o hijos que cuidar, podrías estar aún más cansada.

¿Cómo afecta el embarazo al sueño?

Una serie de síntomas normales durante el embarazo podrían afectar o perturbar tu sueño, incluidos los siguientes:

  • Náuseas y vómitos (náuseas matutinas)
  • Necesidad de orinar a menudo
  • Incomodidad física, como mamas sensibles y dolor de espalda
  • Movimiento fetal
  • Calambres en las piernas
  • Ardor de estómago
  • Ronquidos
  • Contracciones uterinas irregulares
  • Dificultad para respirar
  • Síndrome de las piernas inquietas
  • Ansiedad sobre el trabajo de parto y el parto

Los trastornos del sueño, como los trastornos respiratorios del sueño, también pueden empeorar durante el embarazo.

¿Cuál es la mejor posición para dormir?

Ten en cuenta los siguientes consejos:

  • Elige un lado. Evita dormir boca arriba, ya que el peso del útero puede ejercer presión sobre la columna vertebral y los músculos de la espalda. Pero no te preocupes si te despiertas boca arriba.
  • Usa almohadas. Las almohadas bien colocadas pueden ayudarte a sentirte cómoda. Prueba colocando una almohada entre las rodillas flexionadas o debajo del abdomen.

¿Qué puedo hacer para descansar cómodamente?

Puedes tomar medidas para controlar los trastornos del sueño durante el embarazo. Por ejemplo:

  • Establece el estado de ánimo. Un ambiente oscuro, tranquilo y relajante y una temperatura confortable puede estimular el sueño. Ir a la cama y levantarse a la misma hora todos los días podría mejorar la salud del sueño. Retira los aparatos electrónicos de tu dormitorio.
  • Mantente activa. La actividad física regular durante el embarazo puede ayudarte a conciliar el sueño con mayor facilidad.
  • Evita la acidez estomacal. Come poco y con frecuencia y evita comer tres horas antes de acostarte. Dormir sobre el lado izquierdo con la cabeza elevada también puede aliviar los síntomas de acidez estomacal.
  • Practica técnicas de relajación. Hacerlas antes de acostarte podría ser útil.

Si sigues teniendo problemas para dormir durante el embarazo, habla con tu proveedor de atención médica. Una opción podría ser un programa de terapia de conversación llamado terapia cognitivo-conductual para el insomnio. Este programa te ayuda a identificar y reemplazar los pensamientos y comportamientos que causan o empeoran los problemas del sueño con hábitos que promueven el sueño profundo. Para los problemas graves y persistentes del sueño, los medicamentos recetados de dosis baja podrían ayudar.

Last Updated Apr 25, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use