Grandes expectativas: cómo evitar que creen infelicidad

Expectativas. Todos las tenemos. Quizás sea la expectativa de llegar a casa al final del día y que esté limpia. O la expectativa de probar una gran comida cuando finalmente vas a ese nuevo restaurante del que has leído.

A veces, la vida cumple estas expectativas. Otras veces, no tanto.

Las expectativas te ayudan a planear lo que está por venir y pueden hacer que te sientas entusiasmado por el futuro.

Pero, cuando no se cumplen y pierdes tus esperanzas, también pueden causar decepción y frustración. Y, cuando implican a otra persona, las expectativas que no corresponden con la realidad pueden afectar la calidad de las relaciones.

Utiliza estas estrategias de Stacy Peterson, la experta en resiliencia de Mayo Clinic, para verificar tus expectativas y evitar que se creen sentimientos de infelicidad.

La comunicación es clave.

Muchas veces, surgen sentimientos de frustración entre las personas que no tienen las mismas expectativas. Puede empezar de a poco. "Mi marido es increíble. Pero él no presta atención a las mismas cosas que yo considero, como poner los platos en el lavaplatos", dice Peterson.

Si es algo que te molesta constantemente, es una señal para preguntarte: "¿Cuáles son mis expectativas? ¿Las he manifestado?" Peterson continúa, "No puedes cambiar el comportamiento de otra persona, pero puedes hacer peticiones".

No obstante, hay una manera correcta de pedir las cosas.

  • Inicia la conversación en un lugar y momento en el que te sientas emocionalmente neutral. No lo hagas cuando llegas a casa después de un día estresante en el trabajo y la cocina es un desastre.
  • Considera traerlo a colación con una taza de café o algo placentero.
  • Usa frases en primera persona. Por ejemplo, "Me siento con más ánimo cuando la cocina está limpia. Necesito ayuda para mantenerla así". Al principio puede parecer incómodo. Pero le quita la carga emocional (y la culpa).
  • Invita a la colaboración. "Si trabajáramos juntos para mantener la cocina más limpia, ¿cómo podrías ayudarme?" Hacerlo de esta manera probablemente se sienta menos como un ataque y ayudará a alinear las expectativas.

Saber cuándo soltar (y qué significa eso)

Si te sientes resentido o frustrado constantemente, analiza tus expectativas. "Pienso en esta ecuación: la decepción es igual a las expectativas menos la realidad", dice Peterson. No puedes cambiar la realidad, pero puedes ajustar tus expectativas.

Las emociones negativas son parte de la vida. Pero si suceden una y otra vez, piensa en cómo podrías cambiar tus expectativas para alinearlas con lo que es posible en este momento.

Es posible que te sientas herido porque tu hijo adulto no te llame o te visite tanto como desees. Pero esa frustración no va a promover el movimiento hacia adelante, dice Peterson. Es posible que no puedas hacer que tu hijo te visite con la frecuencia que deseas.

Lo que puedes hacer es ajustar tus expectativas. Puede que no te guste, pero alinear tus expectativas con la realidad puede ayudar a disminuir la decepción que sientes. A veces tienes que dar un paso atrás y reconocer los límites de lo que puedes controlar.

Dejar ir ciertas expectativas puede ser difícil. Pero no significa bajarlas. Hay una diferencia. No estás diciendo que nunca será como quieres; estás diciendo que así están las cosas ahora mismo.

Concéntrate en lo que puedes controlar, no en lo que no puedes controlar

¿No te dieron el ascenso que creías que te merecías? ¿La fecha del aniversario fue un poco decepcionante? Ser capaz de sobrellevar las decepciones en la vida es una parte importante de la resiliencia.

Siéntete decepcionado. Pero luego encuentra la forma de seguir adelante de manera productiva. Pide reunirte con tu jefe para hablar sobre las habilidades que deberías mejorar para prepararte para la próxima oportunidad de ascenso. Planea otra cita con tu pareja (sin poner tanta presión para que la noche sea "perfecta").

Lo que pasa con las expectativas es que siempre habrá una nueva a la vuelta de la esquina.

Last Updated Dec 14, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use