La salud de la mujer: previene las principales amenazas

Muchos de los peligros más importantes que amenazan la salud de la mujer se pueden prevenir, si sabes cómo hacerlo. Las principales causas de muerte entre las mujeres adultas en los Estados Unidos incluyen enfermedades cardíacas, cáncer, enfermedades respiratorias inferiores crónicas, accidentes cerebrovasculares, enfermedad de Alzheimer y lesiones involuntarias, según las estadísticas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

Toma el control hablando con el médico sobre tus factores de riesgo para estas condiciones. Luego, comprométete a reducir el riesgo.

Controla las afecciones crónicas y realízate los exámenes de detección recomendados

Si tienes problemas de salud, como colesterol alto, hipertensión o diabetes, que aumenten el riesgo de sufrir una enfermedad cardíaca o un accidente cerebrovascular, sigue las indicaciones de tu médico. Además, consulta a tu médico sobre cuándo debes hacerte mamografías y otros exámenes de detección de cáncer.

Adopta un estilo de vida más saludable

Si bien no se pueden eliminar los factores de riesgo como los antecedentes familiares, se pueden controlar otros factores de riesgo de enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares y cáncer. Por ejemplo:

  • No fumes. Si fumas o usas otros productos de tabaco, pídele al médico que te ayude a dejar el hábito. Evita la exposición al humo de otros fumadores.
  • Sigue una dieta saludable. Opta por verduras, frutas, cereales integrales, comidas con mucha fibra y fuentes de proteína sin grasas, como el pescado. Limita los alimentos con alto contenido de grasas saturadas y trans, y los que contienen azúcar y sodio añadidos.
  • Mantén un peso saludable. Al perder el exceso de peso, y no volver a ganarlo, reduces el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas y varios tipos de cáncer.
  • Muévete. El ejercicio puede ayudarte a controlar el peso y a reducir el riesgo de que se presenten enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares. También puede reducir el riesgo de padecer ciertos tipos de cáncer. Haz actividades que disfrutes, como salir a caminar rápido o tomar clases de danza. Todos los tipos de ejercicio reducirán este riesgo.
  • Limita el consumo de alcohol. Si decides beber alcohol, hazlo con moderación. Para las mujeres, esto implica no más de un vaso por día. Una bebida equivale a 1,5 onzas líquidas (44 mililitros) de licor estándar de 80 grados, a 12 onzas líquidas (355 mililitros) de cerveza o a 5 onzas líquidas (148 mililitros) de vino. El riesgo de que se presenten varios tipos de cáncer, incluidos el mamario y de hígado, parece aumentar con la cantidad de alcohol que se bebe y el tiempo que se han consumido bebidas alcohólicas regularmente. El exceso de alcohol también puede elevar la presión arterial y el riesgo de sufrir un ataque cardíaco y un accidente cerebrovascular.
  • Controla el estrés. Si te sientes constantemente al límite o bajo presión, tu estilo de vida puede sufrir, al igual que el sistema inmunitario. Toma las medidas necesarias para reducir el estrés o aprende a lidiar con él de forma saludable.

Un estilo de vida saludable también podría intervenir en la prevención de la enfermedad de Alzheimer.

Otras medidas preventivas

Las mujeres son más vulnerables que los hombres a los daños pulmonares causados por la inhalación de humo y contaminantes. Esto pone a las mujeres en un mayor riesgo de enfermedad e incluso de muerte por enfermedad pulmonar obstructiva crónica, que incluye bronquitis y enfisema.

Puedes proteger tu salud respiratoria no fumando y evitando la exposición al humo de segunda mano, los productos químicos y otros contaminantes del aire. Además, para prevenir las infecciones respiratorias, lávate las manos con frecuencia y vacúnate contra la gripe cada año. Pregúntale a tu médico si también necesitas una vacuna para prevenir la neumonía.

Otra causa común de muerte entre las mujeres son los accidentes automovilísticos. Para mantenerte segura en el camino, usa el cinturón de seguridad. Respeta el límite de velocidad. Nunca conduzcas bajo la influencia del alcohol o cualquier otra sustancia, y no conduzcas distraída o con sueño.

No te sientas abrumada por los riesgos de salud de la mujer. En lugar de esto, haz lo que puedas para llevar un estilo de vida saludable. Algunas medidas preventivas simples pueden ayudar mucho a reducir los riesgos.

Last Updated Jan 22, 2020


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use