Los niños y el divorcio: cómo ayudar a los niños después de una ruptura

El divorcio es estresante para toda la familia. Tu hijo puede sentir como si su mundo estuviera patas arriba. Pero tú puedes facilitarle la adaptación a tu hijo si interactúas responsablemente con tu cónyuge. Considera estos consejos prácticos para los hijos y el divorcio.

Cómo dar a conocer la noticia

Siéntate con tu hijo y, junto con tu cónyuge, explíquenle que se están divorciando. Habla honesta y simplemente, pero salta los detalles feos. Admite que la experiencia será triste.

Asegúrate de que tu hijo entienda que el divorcio es solo entre adultos. Recuérdale a tu hijo, varias veces, que él/ella no hizo nada para causar el divorcio y que ambos lo/la aman tanto como siempre.

También informa sobre el divorcio al maestro, consejero escolar y el médico de tu hijo. Ellos pueden observar a tu hijo, mantenerte al tanto de cualquier preocupación y ofrecer orientación.

Espera una mezcla de reacciones

Al comienzo, es posible que tu hijo se interese más en cosas concretas. ¿Dónde viviré? ¿Debo cambiar de escuela? ¿Quién me llevará a clases de natación? Al elaborar las condiciones del divorcio, mantén la rutina de tu hijo tanto como sea posible. Si tu hijo sabe qué puede esperar, se sentirá más seguro.

A medida que se asienta la realidad del divorcio, es posible esperar una variedad de reacciones, que incluyen:

  • Niños menores de 2 años. A esta edad, un niño puede reaccionar poniéndose irritable o pegajoso, o despertándose durante la noche.
  • Niños en edad preescolar. Un niño en edad preescolar puede necesitar más ayuda para comprender que él no causó el divorcio y que nada de lo que él haga puede unirlos a tú y a tu excónyuge.
  • Niños en edad escolar. A esta edad, los niños pueden expresar más ira. Es posible que se preocupen por lo que les sucederá a ti y a tu cónyuge, buscarán culparlos y fantasearán con su reconciliación.
  • Adolescentes. Un niño más grande puede comportarse mal, deprimirse o preocuparse por si él podría divorciarse algún día. Los adolescentes pueden cuestionar sus creencias y considerar conductas de riesgo.

Invita a tu hijo a que comparta sus sentimientos lo más abiertamente posible.

No involucres a tu hijo en la pelea

La manera en que tu hijo se adapta después del divorcio depende de cómo tú y tu excónyuge se comunican y cooperan entre sí como padres. Para mostrar respeto por la relación de tu hijo con tu excónyuge:

  • No hables mal de tu excónyuge delante de tu hijo
  • No obligues a tu hijo a ponerse del lado de alguno
  • No discutas ni trates asuntos de manutención infantil delante de tu hijo
  • No le sonsaques información a tu hijo sobre tu cónyuge
  • No uses a tu hijo como títere para causar daño a tu cónyuge

No cambies las reglas

Puede ser tentador flexibilizar tus reglas de paternidad cuando tu hijo se apena por el divorcio, pero esto podría producir más inseguridad. Los niños progresan con coherencia, estructura y rutina, incluso si insisten en poner a prueba los límites. Si tu hijo pasa tiempo en los dos hogares, intenten mantener reglas similares en ambos hogares.

El asesoramiento puede ayudar

Es posible que te sientas tan herido por tu divorcio que acudas a tu hijo para que te consuele, pero ese no es el rol de tu hijo. Para recibir ayuda y ordenar tus sentimientos, considera unirte a un grupo de apoyo para divorciados o buscar asesoramiento. Si tú o tu cónyuge necesitan ayuda para tomar decisiones sobre su hijo durante o después del divorcio, consideren usar los servicios de un mediador de familia o de divorcios. Tu hijo también podría beneficiarse del asesoramiento, especialmente si muestra signos de sufrimiento emocional.

Tu hijo debe ser lo primero

Durante un divorcio, interactuar con tu cónyuge puede ser la última cosa que desees hacer, pero es algo importante. Tu hijo los necesita a los dos. Resuelve los arreglos de custodia y otros detalles con los mejores intereses de tu hijo en mente. Esto significará poner las necesidades de tu hijo por encima de tus propios deseos.

Además, recuerda que el conflicto con tu cónyuge afectará la salud mental de tu hijo. En lugar de eso, ayúdalo a mantener una relación sólida y amorosa con el otro padre mientras ustedes trabajan para alcanzar sus metas comunes. Para tu hijo, el apoyo de ambos padres puede ser la mejor herramienta para superar los desafíos del divorcio.

Last Updated May 5, 2020


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use