¿Quieres tener un cerebro fuerte? Haz ejercicio.

Los beneficios de tu programa de ejercicios podrían estar solo en tu cabeza. Resulta que todo el trabajo que hagas para tener mejores bíceps también ayuda a tu cerebro.

Aunque las investigaciones no son completamente concluyentes, cada vez más estudios están demostrando lo esencial que es el ejercicio para mantener el cerebro en forma. ¿Y las mejores noticias? En realidad, se puede tener un cerebro más fuerte a través del ejercicio.

Estos son solo algunos de los resultados más evidentes que podrían motivarte a volver a comprometerte con tu régimen de ejercicio o a comenzar hoy mismo.

  • Sentirte mejor. Se ha demostrado que caminar y otros ejercicios aeróbicos moderados ayudan a estabilizar el estado de ánimo y ayudan con los síntomas depresivos. Los estudios también han demostrado que el ejercicio regular ayuda a las personas a controlar mejor el estrés y a regular las emociones.
  • Mejorar el aprendizaje. Aunque los científicos no entienden completamente cómo contribuye la actividad física al aprendizaje, están descubriendo que funciona. En un estudio, cuando los profesores añadieron rutinas de ejercicios a las lecciones de matemáticas (llamadas aprendizaje enriquecido con el movimiento) las notas mejoraron más rápido en los niños que hacían ejercicio en relación con los niños que no los hacían durante las clases. Otros estudios han demostrado que el ejercicio también ayuda a mejorar la comprensión de lectura.
  • Agudizar la memoria. Aunque el tamaño del cerebro disminuye a medida que uno envejece, las investigaciones han demostrado que el ejercicio puede ayudar a revertir esta situación, a cualquier edad. Un estudio determinó que la actividad física ayudó a los participantes a generar un aumento mensurable en el hipocampo, la parte del cerebro que permite crear y almacenar recuerdos.

    Otro estudio demostró que las personas con mejor estado cardiovascular cuando eran adultos jóvenes tenían mejor memoria, habilidades motrices y función ejecutiva 25 años después, cuando eran adultos de mediana edad.

  • Mejorar la visión. Cuando haces ejercicio, estás estimulando las neuronas de la parte del cerebro que te ayuda a ordenar y entender lo que estás viendo. Las investigaciones han encontrado evidencias de que el sistema visual se vuelve más sensible durante el ejercicio y puede mejorar el aprendizaje visual.

¿Listo para empezar a desarrollar un cerebro fuerte? No necesitas convertirte en un fanático de la gimnasia para obtener beneficios. En muchos estudios, tan solo caminar enérgicamente de 30 a 60 minutos, de tres a cinco veces a la semana, contribuyó a producir mejoras cerebrales mensurables.

La evidencia sugiere que el entrenamiento de resistencia y el ejercicio aeróbico (caminar, correr, andar en bicicleta, nadar) pueden ayudar al cerebro más que los ejercicios de estiramiento. En un estudio, los adultos mayores con un deterioro cognitivo leve que levantaban pesas dos o tres veces a la semana mejoraron el tono muscular y la función cognitiva.

Tu cerebro es increíble. Miles de millones de células nerviosas trabajan juntas en armonía para coordinar cada segundo de tu vida: movimientos, comportamiento, pensamientos, recuerdos y emociones. Así que lleva tu cerebro al gimnasio para maximizar la salud de todo tu cuerpo.

Last Updated Jan 24, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use