Tabaco para mascar: No es un producto seguro

El tabaco de mascar y otros productos de tabaco sin humo pueden percibirse como más seguros que los cigarrillos u otros productos de tabaco de fumar porque no están relacionados con el cáncer de pulmón. Y los productos de tabaco sin humo a menudo se promocionan como una opción más segura. Sin embargo, estos productos conllevan algunos de los mismos riesgos que los cigarrillos, así como riesgos adicionales para la salud, particularmente asociados con los productos de tabaco sin humo. No hay productos de tabaco inofensivos.

Tabaco de mascar y otras formas de tabaco sin humo

El tabaco de mascar es un tipo común de tabaco sin humo. Los productos de tabaco sin humo consisten en tabaco o en una mezcla de tabaco que se mastica, se chupa o se aspira, en lugar de fumarse. La nicotina se absorbe a través de los tejidos blandos de la boca y, en algunos casos, se ingiere.

Hay muchos tipos de productos de tabaco sin humo en todo el mundo. Entre los tipos principales en Estados Unidos se incluyen los siguientes:

  • El tabaco de mascar se envasa en hojas sueltas, en hojas comprimidas en una forma pequeña parecida a un ladrillo, llamada tapón; o en trenzas de hojas, llamadas tabaco de cuerdas. Se coloca un trozo de tabaco entre la mejilla y la encía. La saliva que se acumula en la boca se escupe o se traga. El tabaco de mascar, que puede tener sabor, también se llama tabaco para escupir.
  • El rapé es tabaco cortado o molido finamente que puede estar saborizado. Está disponible en forma seca o húmeda, y se envasa en latas o bolsas similares a las de té. Se coloca una pizca de rapé a lo largo de la línea de la encía, ya sea detrás del labio, o entre la encía y la mejilla. El uso de rapé también se conoce como dipping. El rapé seco también puede inhalarse por la nariz.
  • El snus es un producto de tabaco sin humo, sin saliva y saborizado que se originó en Suecia. Se vende a granel o en bolsas como las de té. Es similar al rapé, pero se pasteuriza durante el proceso de fabricación para matar las bacterias que pueden producir sustancias químicas cancerígenas. Algunas evidencias sugieren que los usuarios de snus no corren un riesgo tan grande de tener cáncer de boca, enfermedades cardíacas, cáncer de pulmón, accidentes cerebrovasculares, enfisema y bronquitis crónica como quienes consumen cigarrillos.
  • Los productos de tabaco disoluble son piezas de tabaco en polvo comprimido que generalmente están saborizados. Se disuelven en la boca, sin necesidad de escupir los jugos de tabaco. Se venden como orbes o pastillas que se asemejan a un caramelo duro, palitos del tamaño de un fósforo o tiras que son láminas delgadas y planas como las láminas disolubles. Estos productos no son iguales a las pastillas de nicotina utilizadas para ayudar a las personas a dejar de fumar.

Riesgos para la salud del tabaco sin humo

Todos los productos del tabaco contienen nicotina, la sustancia química que hace que los productos sean adictivos. Además, hay hasta 28 sustancias químicas diferentes que están presentes en el tabaco o que se forman durante el proceso de producción, que se han identificado como agentes causantes de cáncer (carcinógenos). Estas sustancias en los productos de tabaco sin humo se han relacionado con un riesgo bien documentado de enfermedad.

Los problemas de salud relacionados con el tabaco sin humo incluyen los siguientes.

  • Adicción. Debido a que el tabaco sin humo contiene nicotina, puedes volverte adicto, al igual que con los cigarrillos. Los niveles de nicotina que circulan en el torrente sanguíneo son aproximadamente los mismos para las personas que fuman cigarrillos y para las que usan tabaco de mascar. Sin embargo, a diferencia del tabaco con humo que se usa periódicamente durante el día, el tabaco sin humo a menudo se usa constantemente, lo que expone a los consumidores a altos niveles de nicotina durante el día y genera altos niveles de dependencia. Al igual que con el tabaquismo, la abstinencia del tabaco sin humo causa síntomas, tales como antojos intensos, aumento del apetito, irritabilidad y estado de ánimo deprimido.
  • Cáncer. El uso de tabaco de mascar y otros productos de tabaco sin humo aumenta el riesgo de cánceres orales, como cáncer de boca, garganta, mejillas, encías, labios o lengua. También hay un mayor riesgo de cánceres de páncreas y esófago, el tubo largo que va desde la garganta hasta el estómago.
  • Lesiones bucales precancerosas. El tabaco sin humo aumenta el riesgo de desarrollar pequeñas manchas blancas llamadas leucoplasia dentro de la boca. Estas lesiones bucales son precancerosas, lo que significa que un día podrían volverse cancerosas.
  • Enfermedad cardíaca. Algunas formas de tabaco sin humo aumentan la frecuencia cardíaca y la presión arterial. La evidencia sugiere que el uso a largo plazo del tabaco sin humo aumenta el riesgo de morir de enfermedad cardíaca y apoplejía.
  • Enfermedad dental. El azúcar y los irritantes en los productos de tabaco sin humo pueden causar caries, abrasión de los dientes, manchas en los dientes, mal aliento, enfermedad de las encías, retracción de las encías, pérdida de hueso alrededor de las raíces y pérdida de dientes.
  • Riesgo en el embarazo. Los estudios han demostrado que el uso de tabaco sin humo, incluido el snus sueco, puede aumentar el riesgo de mortinatos, bajo peso al nacer y variabilidad de la frecuencia cardíaca en los bebés.
  • Riesgo de envenenamiento para los niños. La apariencia o los sabores parecidos a las golosinas de los productos de tabaco sin humo los hacen atractivos para los niños. La ingestión de estos productos puede causar intoxicación por nicotina. Los efectos de la intoxicación por nicotina en los niños pueden incluir náuseas, vómitos, debilidad, convulsiones, falta de respuesta, dificultad para respirar y muerte.

Dejar de consumir tabaco sin humo

Si usas tabaco para mascar u otras formas de tabaco sin humo, considera las opciones que te pueden ayudar a dejarlo. Debido a los riesgos para la salud que supone mascar tabaco, los productos a base de tabaco sin humo no son una buena alternativa para dejar de fumar cigarrillos.

La investigación sobre los métodos para dejar de consumir productos a base de tabaco sin humo es relativamente limitada, y la eficacia de las estrategias para dejar de usar estos productos no se comprende tan bien como las estrategias para dejar de fumar. Sin embargo, las pautas y los recursos para dejar de fumar pueden ser beneficiosos.

Las intervenciones que han resultado más eficaces en las investigaciones relativas a dejar de mascar tabaco y de usar otros productos sin humo incluyen las siguientes.

  • La terapia de reemplazo de nicotina con pastillas o goma de mascar con nicotina, un sustituto de la nicotina que también se absorbe a través del revestimiento de la boca, puede ayudar a reducir el deseo intenso de consumir productos a base de tabaco, al igual que la terapia con parches de nicotina.
  • La vareniclina (Chantix), un medicamento recetado sin nicotina, puede aliviar los síntomas de abstinencia de nicotina, ya que imitan la acción de la nicotina en el cuerpo.
  • Las intervenciones conductuales, como los servicios y los materiales de autoayuda, la terapia o el asesoramiento profesional, pueden proporcionarte el apoyo y la ayuda necesarios para que generes la capacidad de afrontar una situación difícil.

El médico puede orientarte para que crees un plan para dejar de fumar y elijas medicamentos o productos de reemplazo de la nicotina que ayuden a garantizar el éxito. El médico también puede derivarte a recursos locales o grupos de apoyo. Para comunicarte con la línea telefónica para dejar de fumar del Instituto Nacional del Cáncer, llama al 877-44U-QUIT (877-448-7848). Para averiguar el número de la línea para dejar de fumar en tu estado, llama al 800-QUIT-NOW (800-784-8669).

Last Updated Oct 29, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use