Tabaquismo en adolescentes: cómo ayudar a tu hijo adolescente a dejar este hábito

Si encuentras a tu hijo adolescente fumando, tómatelo con seriedad. Detener de inmediato el hábito de fumar en los adolescentes es la mejor forma de fomentar una buena salud de por vida.

Da el ejemplo

Como padres, ustedes tienen una gran influencia en la vida de sus hijos adolescentes. Si ustedes fuman, los adolescentes pueden interpretar esta acción como una recomendación del comportamiento. Pregúntale a tu médico sobre productos para dejar de fumar y recursos para ayudar a dejar. Entretanto, no fumen frente a los adolescentes.

Comienza a hablar

Dile a tu hijo adolescente cuánto deseas que deje de fumar. Pero recuerda que órdenes, amenazas, y ultimátums probablemente no van a funcionar. En lugar de enojarte, pregúntale por qué comenzó a fumar. Quizás tu hijo adolescente esté tratando de pertenecer a un grupo en su escuela, o quiera sentirse adulto. Una vez que entiendas por qué fuma, estarás mejor preparado para enfrentar el problema — y para ayudar a tu hijo adolescente a dejar de fumar.

Alienta a tu hijo adolescente para que comparta sus preocupaciones

En lugar de darles un sermón sobre los peligros de fumar, pregúntales qué consideran que son los aspectos negativos de fumar. Dales tu propia lista, y apela a su vanidad. Explícales que fumar:

  • Da mal aliento.
  • Hace que la ropa y el pelo huelan mal.
  • Mancha los dedos y los dientes de amarillo.
  • Daña la función pulmonar y el desempeño atlético.

Fumar también es caro. Pídeles a tus hijos adolescentes que calculen el costo semanal, mensual, o anual de fumar o vapear todos los días. Compara el costo de fumar con el de los teléfonos inteligentes, la ropa u otras cosas que tus hijos adolescentes consideren importantes.

Desalentar el uso de cigarrillos electrónicos

Quizás hayas oído que usar cigarrillos electrónicos (e-cigarrillos) es una manera de dejar de fumar. Los cigarrillos electrónicos son dispositivos a batería que calientan una solución líquida (que generalmente, pero no siempre, contiene nicotina), y la convierten en un vapor que se puede inhalar. Usar e-cigarrillos también se conoce como vapear.

Los estudios para demostrar si los e-cigarrillos pueden ayudar a dejar el tabaco han dado resultados inconsistentes. En el mejor de los casos, los cigarrillos electrónicos no son más efectivos para ayudar a dejar de fumar que los medicamentos que reemplazan la nicotina. A causa de las preocupaciones sobre seguridad que aún no se han resuelto, y porque la investigación de los e-cigarrillos como ayuda para dejar de fumar no es concluyente, Mayo Clinic no recomienda usar e-cigarrillos para dejar de fumar.

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades recomienda que se dejen de usar productos de e-cigarrillos mientras se investiga la causa de las enfermedades pulmonares graves asociadas con el uso de dispositivos para vapear.

Ayuda a tu hijo adolescente a elaborar un plan

Mientras que muchos adolescentes que fuman piensan que pueden dejar de fumar en cualquier momento, la investigación demuestra que en general esto no es la verdad. Los adolescentes pueden hacerse adictos después de fumar tan solo cinco paquetes de cigarrillos.

Cuando hables con tus hijos adolescentes sobre dejar de fumar, pregúntales si alguno de sus amigos lo ha intentado. Piensa en por qué tuvieron — o no tuvieron — éxito. Pregúntales a tus hijos adolescentes qué estrategias para dejar de fumar ellos piensan que funcionarían mejor. Ofréceles tus sugerencias:

  • Conozcan sus razones. Pregúntales por qué quieren dejar de fumar. Esta lista puede ayudar a que sigan motivados para dejar de fumar aun cuando se tienten.
  • Fija una fecha para dejar. Ayuda a tus hijos a elegir una fecha para dejar de fumar.
  • Evita las tentaciones. Anima a tus hijos a evitar la gente, los lugares y las actividades que asocian con fumar.
  • Prepárate para los antojos. Recuérdales que si pueden aguantar el tiempo suficiente — generalmente solo unos minutos — el antojo por nicotina va a pasar. Sugiere respirar hondo varias veces, o salir a caminar. Ofréceles chicles sin azúcar, caramelos duros, o palitos de apio o de zanahoria para mantener la boca ocupada.
  • Considera productos para dejar de fumar. Aunque los productos para reemplazo de la nicotina — como chicles de nicotina, parches, inhaladores, y atomizadores nasales — no se diseñaron para los adolescentes, pueden ser útiles en algunos casos. Consulta con el médico de tus hijos sobre las opciones.
  • Busca apoyo. Un especialista en dejar el tabaco puede darle a tu hijo adolescente las herramientas y el apoyo que necesita para dejar de fumar. Algunas organizaciones locales ofrecen grupos para adolescentes para dejar de fumar. Los programas basados en internet pueden apoyar a tu hijo adolescente en cualquier momento en que lo necesite.

Si tu hijo adolescente tiene una recaída, sigue apoyándolo. Felicita a tu hijo por el progreso que haga, y anímalo a no abandonar su objetivo. Ayúdalo a identificar qué causó la recaída, y qué hacer de forma diferente la próxima vez.

Sobre todo, celebra su éxito. Quizás puedas ofrecerle una comida favorita si pasó el día sin fumar, una camiseta nueva después de una semana, o una fiesta con sus amigos que no fuman después de un mes. Los premios y el refuerzo positivo pueden ayudarlo a mantener su motivación para dejar de fumar para siempre.

Last Updated Sep 12, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use