Tabaquismo en adolescentes: diez formas de evitar que los adolescentes fumen

El tabaquismo adolescente puede comenzar de manera inocente, pero puede convertirse en un problema a largo plazo. De hecho, la mayoría de los fumadores adultos comenzaron a fumar en la adolescencia. Para ayudar a tu adolescente a evitar que el tabaquismo lo atrape, sigue estos consejos.

1. Da un buen ejemplo

Fumar en la adolescencia es más común entre los adolescentes cuyos padres fuman. Si fumas, deja de hacerlo. Consúltale a tu médico formas para dejar de fumar.

Mientras tanto, no fumes frente a tu hijo adolescente y no dejes cosas para fumar en la casa. Explícale a tu hijo adolescente lo infeliz que estás con tu hábito de fumar, lo difícil que es dejarlo y que lo seguirás intentando hasta que dejes de fumar para siempre.

2. Comprender la atracción

Fumar en la adolescencia puede ser una forma de rebeldía o una forma de encajar en un grupo de amigos en particular. Los adolescentes pueden fumar para sentirse "en onda" o independientes.

Pregúntale a tu hijo adolescente qué sabe acerca de fumar y usar cigarrillos electrónicos (vapeo), y si alguno de sus amigos fuma o vapea.

Habla con tu hijo adolescente sobre cómo las compañías tabacaleras tratan de influir en las ideas sobre el tabaquismo, por ejemplo, a través de anuncios o de la colocación de productos en películas que crean la percepción de que fumar es glamoroso, sexi y maduro.

3. Di que no

Podrías sentir como si tu hijo adolescente no oyera una palabra de lo que dices, pero díselo de todos modos. Dile a tu hijo adolescente que no está permitido fumar, ni cigarrillos comunes ni electrónicos. Tu desaprobación tendrá más impacto de lo que crees.

4. Piensa más allá de los cigarrillos

Los adolescentes frecuentemente piensan que los cigarrillos electrónicos (e-cigarrillos), así como el tabaco sin humo, los cigarrillos de clavo de olor (kreteks), los cigarrillos con sabor a dulces (bidis) y las pipas de agua (narguiles) causan menos daño o son menos adictivos que los cigarrillos tradicionales. Pero todos ellos presentan riesgos para la salud.

Los e-cigarrillosson dispositivos a batería que calientan una solución líquida (que generalmente, pero no siempre, contiene nicotina), y la convierten en un vapor que se puede inhalar. La investigación sugiere que los(e-cigarrillos)hacen que quienes los usan inhalen sustancias químicas que son probablemente nocivas.Los e-cigarrillostambién pueden hacer que los adolescentes se vuelvan adictos a la nicotina y que usar productos a base de tabaco parezca normal, lo que podría llevar a fumar cigarrillos.

En meses recientes los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades ha reportado más de 1000 casos de lesiones pulmonares asociadas con el vapeo, y en la mayoría de estos casos están implicados productos que contienen tetrahidrocannabinol (THC). La Administración de Alimentos y Medicamentos recomienda que los jóvenes no usen ningún producto para vapear, sin importar la sustancia.

5. Apelar a la vanidad de tu hijo adolescente

Recuérdale a tu hijo adolescente que fumar le da mal aliento. Hace que la ropa y el cabello huelan mal, y pone los dedos y los dientes amarillos. Fumar también puede dejarte con tos crónica.

6. Haz las cuentas

Fumar es caro. Ayuda a tu adolescente a calcular el costo semanal, mensual o anual de fumar o usar vaporizador todos los días. Tú podrías comparar el costo de fumar con el de los teléfonos inteligentes, ropa u otros artículos esenciales para los adolescentes.

7. La presión de los fumadores es esperable

Bríndale a tu hijo adolescente las herramientas que necesita para rechazar los cigarrillos. Ensaya cómo manejar situaciones sociales difíciles. Podría ser tan simple como decir: "No, gracias. No fumo".

8. La adicción es un asunto serio

La mayoría de los adolescentes creen que fumar ocasionalmente no los hará adictos y que, si se convierten en fumadores habituales, pueden dejar de fumar en cualquier momento que lo deseen. Sin embargo, los adolescentes pueden volverse adictos después de fumar tan solo cinco paquetes de cigarrillos. Recuérdale a tu hijo adolescente que la mayoría de los fumadores adultos comienzan en la adolescencia. Una vez que te atrapó, es difícil dejarlo.

9. Piensa en el futuro

Los adolescentes suelen suponer que las cosas malas les suceden solo a los demás. Menciona a seres queridos, amigos, vecinos o celebridades que hayan tenido enfermedades derivadas del tabaco para dar ejemplos de la vida real que demuestren el daño que puede provocar el tabaquismo.

10. Participa

Adopta una postura activa contra el tabaquismo en los adolescentes. Participa en campañas locales y patrocinadas por escuelas para la prevención del tabaquismo. Apoya los esfuerzos para que no se pueda fumar en los lugares públicos y aumenten los impuestos de los productos con tabaco.

Habla con tu hijo adolescente a una edad temprana y con frecuencia sobre los peligros de fumar tabaco y cigarrillos electrónicos. No fumar es una de las mejores cosas que los adolescentes pueden hacer para gozar de buena salud toda la vida.

Last Updated Oct 11, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use