Uso de opioides durante el embarazo

El uso de opioides plantea inquietudes especiales para las mujeres que están embarazadas. Comprende los posibles riesgos del uso de opioides durante el embarazo y de qué manera el uso de opioides podría afectar tu cuidado prenatal.

¿Qué preocupa sobre el uso de opioides?

Los medicamentos opioides, comúnmente llamados narcóticos, derivan de la amapola. Algunos están disponibles como medicamentos recetados.

Si bien estos medicamentos son una opción importante para controlar el dolor, el uso repetitivo puede generar dependencia, resistencia física, antojos, incapacidad de controlar el uso y el uso continuo a pesar de las consecuencias perjudiciales (trastorno por uso de opioides). La adicción y la sobredosis son riesgos graves.

Antes de usar opioides recetados para el dolor, habla con el médico sobre los riesgos y beneficios, como también sobre las metas de tratamiento. Además, avísale si estás embarazada y conversa sobre tus objetivos de planificación familiar.

¿Qué riesgos plantea el uso de opioides durante el embarazo?

Los opioides utilizados durante el embarazo podrían atravesar la placenta y entrar en el sistema nervioso central fetal. Si bien el uso ocasional de opioides durante el embarazo no suele plantear problemas para el bebé, su uso cerca del parto puede provocar en el bebé una respiración lenta e ineficaz (depresión respiratoria) después del nacimiento.

En contraste, muchas complicaciones han sido asociadas con la dependencia de opioides durante el embarazo, incluidas las siguientes:

  • Problemas de la placenta, incluidos su desprendimiento y la insuficiencia placentaria
  • Rotura prematura de bolsa
  • Parto y nacimiento prematuros
  • Restricción del crecimiento fetal
  • Preeclampsia
  • Aborto espontáneo o muerte fetal
  • Sangrado intenso posparto
  • Inflamación de las membranas fetales (infección intraamniótica)

Sin embargo, es difícil determinar el grado en que estas complicaciones se deben a los opioides o a la abstinencia. El uso de otros medicamentos o tus propias afecciones de salud, nutricionales o psicológicas pueden jugar un papel importante.

Si te vuelves dependiente de los opioides durante el embarazo, tu bebé podría experimentar el síndrome de abstinencia de drogas, conocido como síndrome de abstinencia neonatal. Entre los signos y síntomas, que a menudo comienzan poco después del nacimiento y pueden durar de días a semanas, se incluyen los siguientes:

  • Temblores
  • Nerviosismo
  • Diarrea
  • Reflejos de succión descoordinados que conducen a una mala alimentación
  • Irritabilidad
  • Llanto agudo
  • Dormir mal

Tu bebé podría necesitar ser internado durante semanas.

¿Está bien usar opioides durante el embarazo?

El American College of Obstetricians and Gynecologists (Colegio Estadounidense de Obstetricia y Ginecología) afirma que el embarazo no debería ser una razón para evitar el tratamiento del dolor agudo debido a que existe una preocupación por el empleo erróneo de opioides o el síndrome de abstinencia neonatal.

Si estás embarazada y tienes dolor crónico, el médico tratará de evitar o minimizar el uso de opioides. Es probable que destaque las terapias alternativas, como el ejercicio, la terapia física y de conducta, y los medicamentos no opioides. Si te recetan opioides durante el embarazo, es probable que te digan que los consumas durante el menor tiempo posible.

Si estás embarazada y tienes un trastorno por uso de opioides, el médico te recomendará un medicamento para sustituirlos. Esto implica el uso de metadona, que es un opioide, combinado con asesoramiento y terapia conductual. Se ha demostrado que esta terapia previene los síntomas del síndrome de abstinencia de opioides, reduce el riesgo de recidiva y mejora el compromiso con el cuidado prenatal y los programas de tratamiento de adicciones.

¿Cómo afecta el trastorno por el uso de opiáceos a los cuidados prenatales?

Si usas opiáceos durante el embarazo o tienes un trastorno por el uso de opiáceos durante el embarazo, según tu situación individual, tu médico podría:

  • Hacerte pruebas para detectar infecciones de transmisión sexual y otras enfermedades infecciosas con mayor frecuencia
  • Examinarte para detectar depresión y otras afecciones de salud mental
  • Recomendar un ultrasonido del primer trimestre para fechar con precisión tu embarazo
  • Consultar con varios especialistas para satisfacer tus necesidades de atención médica y las de tu bebé
  • Examinar y hablar del uso de otras sustancias, como el tabaco
  • Analizar un plan de control del dolor durante el trabajo de parto basado en tus necesidades y deseos individuales
  • Fomentar la lactancia materna siempre y cuando estés estable con tu medicamento opiáceo sustitutivo, no consumir drogas ilícitas y no tener otras contraindicaciones
  • Recomendar que continúes con tu medicación de sustitución de opiáceos después del parto para evitar una recaída
  • Hablar contigo sobre opciones anticonceptivas después del parto

Si tienes dolor agudo durante el embarazo, habla con tu proveedor de atención médica sobre las opciones de tratamiento más seguras. Si estás embarazada y piensas que podrías haber desarrollado un problema con el uso de opiáceos, habla con tu proveedor de atención de la salud de inmediato. Él o ella pueden ayudarte a obtener el tratamiento necesario para proteger tu salud y la de tu bebé.

Last Updated Mar 3, 2020


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use