Amnesia

Perspectiva general

La amnesia supone la pérdida de la memoria, por ejemplo, de hechos, información y experiencias. Si bien el hecho de olvidar la identidad es un recurso argumental frecuente en las películas y la televisión, no suele ocurrir con la amnesia en la vida real.

Por el contrario, las personas con amnesia (que también se conoce con el nombre de «síndrome amnésico») suelen saber quiénes son. Sin embargo, pueden tener dificultades para incorporar información nueva y para generar nuevos recuerdos.

La amnesia puede ser la consecuencia de un daño a regiones del cerebro que son esenciales para el procesamiento de los recuerdos. A diferencia de un episodio pasajero de pérdida de la memoria (amnesia global transitoria), la amnesia puede ser permanente.

No existe un tratamiento específico para la amnesia, pero las técnicas para reforzar la memoria y la asistencia psicológica pueden ayudar a las personas con amnesia y a sus familias a enfrentarla.

Síntomas

Las dos principales características de la amnesia son:

  • Dificultad para aprender información nueva tras el comienzo de la amnesia (amnesia anterógrada)
  • Dificultad para recordar acontecimientos pasados e información que solía ser familiar (amnesia retrógrada)

La mayoría de las personas tiene problemas con la memoria a corto plazo y no puede retener información nueva. Es más probable que se pierdan los recuerdos recientes, mientras se preservan los más lejanos o arraigados profundamente. Algunas personas pueden recordar experiencias de su niñez o saber los nombres de presidentes anteriores, pero no pueden decir el nombre del presidente actual, no saben qué mes es y tampoco pueden recordar qué desayunaron.

La pérdida de memoria aislada no afecta la inteligencia, los conocimientos generales, la conciencia, la capacidad de atención, el juicio, la personalidad o la identidad de la persona. Las personas con amnesia normalmente pueden comprender las palabras orales y escritas y pueden aprender habilidades como andar en bicicleta o tocar el piano. Pueden comprender que tienen un trastorno de la memoria.

La amnesia no es lo mismo que la demencia. La demencia suele comprender la pérdida de la memoria, pero también involucra otros problemas cognitivos importantes que conducen a una disminución de la capacidad para desenvolverse en la vida diaria.

La pérdida de memoria también es un síntoma frecuente del deterioro cognitivo moderado, pero los problemas de memoria y cognitivos de este deterioro no son tan graves como los que aparecen con la demencia.

Signos y síntomas adicionales

Según la causa de la amnesia, otros signos y síntomas pueden ser:

  • Recuerdos falsos (confabulación), inventados por completo o a partir de recuerdos genuinos mal ubicados en el tiempo
  • Confusión o desorientación

Cuándo consultar al médico

Una persona que sufre pérdida de memoria, lesiones en la cabeza, confusión o desorientación sin causa aparente, requiere atención médica de inmediato.

Es posible que una persona con amnesia no pueda identificar su ubicación ni tenga la entereza para buscar atención médica. Si alguien que conoces tiene síntomas de amnesia, ayúdalo a buscar atención médica.

Causas

La función normal de la memoria comprende muchas partes del cerebro. Cualquier enfermedad o lesión que afecte el cerebro puede afectar la memoria.

La amnesia puede provocar daño en las estructuras cerebrales que forman el sistema límbico, el cual controla las emociones y los recuerdos. Estas estructuras comprenden el tálamo, que yace en el centro del cerebro, y las formaciones del hipocampo, las cuales se sitúan dentro de los lóbulos temporales del cerebro.

La amnesia ocasionada por lesión o daño cerebral se conoce como «amnesia neurológica». Las posibles causas de la amnesia neurológica son:

  • Accidente cerebrovascular
  • La inflamación del cerebro (encefalitis) como consecuencia de una infección por un virus, por ejemplo, el virus del herpes simple, como una reacción autoinmunitaria al cáncer en alguna otra parte del cuerpo (encefalitis límbica paraneoplásica) o como una reacción autoinmunitaria en ausencia de cáncer
  • La falta de una cantidad adecuada de oxígeno en el cerebro, por ejemplo, debido a un ataque cardíaco, una dificultad respiratoria o una intoxicación con monóxido de carbono
  • Abuso de alcohol a largo plazo que provoca deficiencia de tiamina (vitamina B-1) (síndrome de Wernicke-Kórsakov)
  • Tumores en partes del cerebro que controlan la memoria
  • Enfermedades cerebrales degenerativas, como enfermedad de Alzheimer y otras formas de demencia
  • Convulsiones
  • Determinados medicamentos, como las benzodiacepinas u otros medicamentos, que actúan como sedantes

Las lesiones en la cabeza que provocan una conmoción, ya sea a causa de un accidente automovilístico o de deportes, pueden causar confusión y problemas para recordar información nueva. Esto es frecuente en especial en las primeras fases de la recuperación. En general, las lesiones leves en la cabeza no provocan amnesia prolongada, pero las lesiones más graves pueden producir amnesia permanente.

Otro tipo inusual de amnesia, denominada «amnesia disociativa» (psicogénica), proviene de un choque emocional o traumatismo, como ser víctima de un crimen violento. En este trastorno, una persona puede olvidar recuerdos personales e información autobiográfica, pero generalmente solo de forma breve.

Factores de riesgo

Las probabilidades de tener amnesia podrían aumentar si tuviste:

  • Cirugía de cerebro, lesiones en la cabeza o traumatismos
  • Accidente cerebrovascular
  • Consumo excesivo de alcohol
  • Convulsiones

Complicaciones

La amnesia varía en gravedad y alcance, pero incluso la amnesia leve puede afectar las actividades cotidianas y la calidad de vida. El síndrome puede causar problemas en el trabajo, la escuela y los entornos sociales.

Es posible que no puedas recuperar los recuerdos perdidos. Algunas personas con problemas graves de memoria necesitan vivir en un lugar supervisado o en un centro de cuidado prolongado.

Prevención

Dado que el daño al cerebro puede ser una causa de la amnesia, es importante tomar medidas para minimizar la posibilidad de sufrir una lesión cerebral. Por ejemplo:

  • Evita el consumo de alcohol en exceso.
  • Usa un casco cuando andes en bicicleta o un cinturón de seguridad cuando manejes.
  • Trata cualquier infección con rapidez para que no tenga posibilidad de propagarse hacia el cerebro.
  • Busca tratamiento médico inmediato si tienes síntomas que sugieran un accidente cerebrovascular o un aneurisma cerebral, como dolor de cabeza intenso, entumecimiento en un costado o parálisis.

Diagnóstico

Para diagnosticar la amnesia, el médico hará una evaluación exhaustiva con el fin de descartar otras posibles causas de la pérdida de memoria, como la enfermedad de Alzheimer, otras formas de demencia, depresión o un tumor cerebral.

Historia clínica

La evaluación comienza con una historia clínica detallada. Dado que, tal vez, la persona que tiene pérdida de memoria no pueda brindar información exhaustiva, por lo general, un familiar, un amigo u otra persona responsable del cuidado también participa en la consulta.

El médico hará muchas preguntas para entender la pérdida de memoria. Algunos de los temas que pueden tratarse son los siguientes:

  • Tipo de pérdida de memoria: reciente o a largo plazo
  • Cuándo empezó la pérdida de memoria y cómo avanzó
  • Factores desencadenantes, como lesiones en la cabeza, accidentes cerebrovasculares o cirugías
  • Antecedentes familiares, en especial, las enfermedades neurológicas
  • Consumo de alcohol y de drogas
  • Otros signos y síntomas, como confusión, problemas con el lenguaje, cambios de personalidad o alteración de la capacidad para cuidar de sí mismo
  • Antecedentes de convulsiones, dolor de cabeza, depresión o cáncer

Exploración física

La exploración física puede comprender un examen neurológico para verificar los reflejos, la función sensorial, el equilibrio y otros aspectos psicológicos del cerebro y del sistema nervioso.

Pruebas cognitivas

El médico verificará el razonamiento y el discernimiento de la persona, así como su memoria a corto y a largo plazo. Controlará el conocimiento de información general de la persona, como el nombre del presidente actual, la información personal y los eventos del pasado. El médico también puede pedirle a la persona que repita una lista de palabras.

La evaluación de la memoria puede ayudar a determinar el grado de pérdida de memoria y aportar ideas sobre qué tipo de ayuda necesita la persona.

Pruebas de diagnóstico

El médico puede solicitar:

  • Pruebas de diagnóstico por imágenes, como exploraciones por resonancia magnética y tomografías computarizadas, para verificar que no haya daños o anomalías en el cerebro
  • Análisis de sangre para detectar infecciones, deficiencias nutricionales u otros problemas
  • Un electroencefalograma para detectar la presencia de actividad convulsiva

Tratamiento

El tratamiento para la amnesia se centra en técnicas y estrategias para ayudar a compensar el problema de memoria, así como en tratar las enfermedades de fondo que la provoquen.

Terapia ocupacional

Una persona con amnesia puede trabajar con un terapeuta ocupacional para aprender nueva información que reemplace la que se perdió, o para usar recuerdos intactos como base para asimilar información nueva.

El entrenamiento de la memoria también puede consistir en distintas estrategias para organizar la información a fin de que sea más fácil recordarla, así como para mejorar la comprensión de una conversación prolongada.

Asistencia tecnológica

Para muchas personas con amnesia es útil usar tecnología inteligente, como teléfonos inteligentes o una tableta portátil. Con algo de entrenamiento y práctica, incluso las personas con amnesia grave pueden usar estos organizadores electrónicos como ayuda para realizar las tareas del día a día. Por ejemplo, los teléfonos inteligentes se pueden programar para recordarles acontecimientos importantes o para que tomen su medicación.

Los recursos de baja tecnología que ayudan a la memoria comprenden cuadernos, calendarios de pared, organizadores de pastillas y fotografías de personas y lugares.

Medicamentos o suplementos

No hay medicamentos actualmente disponibles para tratar la mayoría de las amnesias.

La amnesia causada por el síndrome Wernicke-Kórsakov implica falta de tiamina. El tratamiento consiste en reemplazar esta vitamina y brindar alimentación adecuada. Aunque el tratamiento (que también comprende abstinencia de alcohol) ayuda a prevenir mayor daño, la mayoría de las personas no recuperan por completo la memoria perdida.

Algún día, gracias a la investigación, se podrán descubrir nuevos tratamientos para los trastornos de la memoria. Pero es poco probable que un solo medicamento pueda resolver problemas de memoria debido a la complejidad de los procesos cerebrales involucrados.

Estrategias de afrontamiento, y apoyo

Vivir con amnesia puede ser frustrante para aquellos que padecen pérdidas de memoria, y también para su familia y amigos. Es posible que las personas con formas más graves de amnesia requieran asistencia directa de la familia, amigos o una persona responsable del cuidado.

Puede ser útil conversar con otras personas que entiendan lo que tú estás pasando, y que puedan darte consejos o sugerencias sobre cómo vivir con amnesia. Pregúntale al médico si conoce grupos de apoyo en tu zona para personas con amnesia y sus seres queridos.

Si se identifica la causa oculta para la amnesia, existen organizaciones nacionales que pueden brindar información adicional o apoyo para la persona afectada y sus familiares. Por ejemplo:

  • Alzheimer's Association (Asociación de Alzheimer) (800-272-3900)
  • Brain Injury Association of America (Asociación Estadounidense para las Lesiones Cerebrales) (800-444-6443)

Preparación antes de la cita

Es probable que comiences por consultar al médico de cabecera o a un médico general. Sin embargo, es probable que te deriven a un médico que se especializa en trastornos del cerebro y del sistema nervioso (neurólogo).

Es bueno llegar a la consulta bien preparado. La siguiente información te ayudará a prepararte para la consulta y a saber qué esperar del médico.

Qué puedes hacer

  • Anota cualquier síntoma inusual que tengas, incluso los que parezcan no tener relación con el motivo por el cual programaste la consulta.
  • Anota tu información personal más importante, incluso lo que te genere mayor estrés o cualquier cambio reciente en tu vida. Pídeles a tus familiares o a tus amigos que te ayuden para asegurarte de que la lista esté completa.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, las vitaminas o los suplementos que tomes.
  • Pídele a un familiar o a un amigo que te acompañe. Incluso en las mejores circunstancias, puede ser difícil recordar toda la información que se te proporciona durante una consulta. La persona que te acompañe puede ayudarte a recordar todo lo que se dijo.
  • Lleva un cuaderno y una lapicera o un lápiz para anotar los puntos que quieras asegurarte de recordar.
  • Escribe preguntas para hacerle al médico.

Preparar una lista de preguntas puede ayudarte a aprovechar al máximo tu tiempo con el médico, así como a asegurarte de que se traten todos los temas sobre los que quieras consultar. Para la amnesia, algunas preguntas básicas para hacerle a tu médico son:

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?
  • ¿Existen otras causas posibles de mis síntomas?
  • ¿Qué tipo de pruebas necesito hacerme? ¿Estas pruebas requieren alguna preparación especial?
  • ¿Recuperaré la memoria en algún momento?
  • ¿Qué tratamientos hay disponibles y cuál me recomiendas?
  • Tengo otros problemas de salud. ¿Cuál es la mejor manera de controlarlos de manera conjunta?
  • ¿Es necesario que limite alguna actividad?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme a casa? ¿Qué sitios web me recomiendas?

Además de las preguntas que preparaste para hacerle al médico, no dudes en hacer preguntas cada vez que no entiendas algo durante la consulta.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas, como las siguientes:

  • ¿Cuándo notaste por primera vez la pérdida de memoria?
  • ¿Tenías otros síntomas en ese momento?
  • ¿Sufriste algún traumatismo? Por ejemplo, un accidente automovilístico, una colisión violenta al hacer deporte o una agresión.
  • Al parecer, ¿una enfermedad u otro suceso desencadenaron la pérdida de memoria?
  • ¿Hay algo que te ayude a mejorar la memoria?
  • ¿Existe algo que, al parecer, empeore la pérdida de memoria?
  • ¿Los problemas de memoria son intermitentes o constantes?
  • ¿La pérdida de memoria se mantuvo igual o empeora?
  • ¿La pérdida de memoria apareció de manera repentina o gradual?

Last Updated Aug 25, 2017


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use