Úlceras pépticas

Perspectiva general

Las úlceras pépticas son llagas abiertas que se forman en el revestimiento del estómago y la parte superior del intestino delgado. El síntoma más frecuente de las úlceras pépticas es el dolor de estómago.

Las úlceras pépticas incluyen:

  • Úlceras gástricas que se forman en el interior del estómago
  • Úlceras duodenales que se forman en el interior del duodeno, que es la parte superior del intestino delgado

Las causas más comunes de las úlceras pépticas son infección con la bacteria Helicobacter pylori (H. pylori) y el uso prolongado de aspirina y otros fármacos antiinflamatorios no esteroides (Advil, Aleve, otros). El estrés y la comida picante no causan las úlceras pépticas. Pero pueden empeorar los síntomas.

Úlceras

Una úlcera péptica es una llaga en el revestimiento del estómago, el intestino delgado o el esófago. Una úlcera péptica en el estómago se denomina úlcera gástrica. Una úlcera duodenal es una úlcera péptica que se manifiesta en la primera parte del intestino delgado (duodeno). La úlcera de esófago se produce en la parte inferior del esófago.

Síntomas

  • Dolor y ardor de estómago
  • Sentirte saciado, hinchado, y eructar
  • Intolerancia a las comidas grasosas
  • Ardor de estómago
  • Náuseas

El síntoma más común de las úlceras pépticas es tener dolor y ardor de estómago. El ácido estomacal empeora el dolor, como también lo hace tener el estómago vacío. El dolor frecuentemente puede aliviarse comiendo ciertos alimentos que protegen del ácido del estómago, o tomando un medicamento que reduzca el ácido, pero puede reaparecer más tarde. Quizás el dolor sea peor entre las comidas y por la noche.

Casi tres cuartos de las personas con úlceras pépticas no tienen ningún síntoma.

Con menos frecuencia, las úlceras pueden causar signos o síntomas graves, como ser:

  • Vomitar, o vomitar sangre — que puede aparecer roja o negra
  • Sangre oscura en las heces, o heces negras o alquitranadas
  • Problemas para respirar
  • Sentir que te vas a desmayar
  • Náuseas o vómitos
  • Pérdida de peso sin causa aparente
  • Cambios en el apetito

Cuándo consultar con el médico

Consulta con tu médico si presentas los signos o síntomas graves enumerados más arriba. También consulta con tu médico si los antiácidos y bloqueadores de ácido te alivian, pero el dolor reaparece.

Causas

Las úlceras pépticas se presentan cuando el ácido en el aparato digestivo corroe la superficie interior del estómago y del intestino delgado. El ácido puede crear una llaga abierta que tal vez supure.

El aparato digestivo está cubierto por una capa mucosa que normalmente lo protege del ácido. Pero si la cantidad de ácido aumenta o se reduce la mucosidad, podrías tener una úlcera. Algunas de las causas más frecuentes son:

  • Una bacteria. La bacteria Helicobacter pylori comúnmente vive en la capa mucosa que cubre y protege los tejidos que recubren el estómago y el intestino delgado. Con frecuencia, esta bacteria no causa problemas, pero puede inflamar el revestimiento interior del estómago, y entonces se produce una úlcera.

    No está claro cómo se disemina la infección con H. pylori. Puede contagiarse de una persona a otra por contacto cercano, por ejemplo, al besarse. La gente también puede contagiarse con H. pylori por la comida y el agua.

  • Uso frecuente de ciertos analgésicos. Tomar aspirina, al igual que determinados analgésicos de venta libre o con receta, llamados antiinflamatorios no esteroides, puede irritar o inflamar el revestimiento del estómago y del intestino delgado. Estos medicamentos incluyen ibuprofeno (Advil, Motrin IB, otros), naproxeno sódico (Aleve, Anaprox, otros), ketoprofeno, y otros. No incluyen el acetaminofén (Tylenol).

    Las úlceras pépticas son más comunes en los adultos mayores que toman estos medicamentos para el dolor con frecuencia, o en las personas que toman estos medicamentos para la osteoartritis.

  • Otros medicamentos. Tomar determinados medicamentos, como esteroides, anticoagulantes, aspirina de baja dosis, inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina, alendronato (Fosamax), y risedronato (Actonel) junto con antiinflamatorios no esteroides puede aumentar en gran forma la posibilidad de tener úlceras.

Factores de riesgo

Además de tomar antiinflamatorios no esteroides, puedes tener un riesgo más alto de úlceras pépticas si:

  • Fumas. Fumar puede aumentar el riesgo de las úlceras pépticas en las personas infectadas con H. pylori.
  • Consumes alcohol. El alcohol puede irritar y corroer la mucosa que reviste el estómago, y aumenta la cantidad de ácido estomacal que se produce.
  • Tienes un estrés no tratado.
  • Comes alimentos condimentados.

Estos factores por sí mismos no causan las úlceras, pero pueden hacerlas empeorar y que sea más difícil curarlas.

Complicaciones

Si no se tratan, las úlceras pépticas pueden resultar en:

  • Sangrado interno. El sangrado puede ocurrir en forma de pérdida lenta de sangre que lleva a la anemia, o como una pérdida grave de sangre que quizás requiera internación en el hospital o una transfusión de sangre. La pérdida grave de sangre puede causar vómitos o heces negros o sanguinolentos.
  • Infección. Las úlceras pépticas pueden hacer un agujero (perforación) a través de la pared del estómago o del intestino delgado, lo que pone a riesgo de infección grave en la cavidad abdominal (peritonitis).
  • Obstrucción. Las úlceras pépticas pueden bloquear el pasaje de comida del aparato digestivo, haciendo que te sientas satisfecho fácilmente, que vomites y pierdas peso, ya sea por hinchazón por inflamación, o por cicatrización.

Prevención

Puedes reducir tu riesgo de úlceras pépticas si sigues las mismas estrategias recomendadas como remedios caseros para tratar las úlceras. También quizás sea útil:

  • Protegerte de las infecciones. No está claro cómo se propaga el H. pylori, pero hay ciertos indicios de que se puede transmitir de persona a persona o a través de comida y agua.

    Puedes tomar medidas para protegerte de infecciones, como el H. pylori, lavándote frecuentemente las manos con agua y jabón y comiendo alimentos que estén completamente cocidos.

  • Ten cuidado con los analgésicos. Si tomas con frecuencia los analgésicos que pueden aumentar tu riesgo de úlceras pépticas, toma medidas para reducir tu riesgo de problemas estomacales. Por ejemplo, toma tus medicamentos con las comidas.

    Colabora con el médico para encontrar la dosis más baja posible que aún te brinde alivio para el dolor. Evita tomar alcohol cuando tomes la medicación, ya que los dos pueden combinarse para aumentar tu riesgo de malestar estomacal.

    Si necesitas tomar un antiinflamatorio no esteroide, quizás también tendrás que tomar medicamentos como un antiácido, un inhibidor de la bomba de protones, un bloqueador de ácido, o un agente citoprotector. Una clase de antiinflamatorios no esteroides, llamadas inhibidores de COX-2, quizás cause menos úlceras pépticas, pero existe la posibilidad de que aumente el riesgo de ataques cardíacos.

Diagnóstico

Para detectar una úlcera, el médico primero hará una historia clínica y te hará una exploración física. Tal vez más tarde necesites hacerte pruebas diagnósticas, como:

  • Análisis de laboratorio para el H. pylori. Quizás el doctor recomiende hacer análisis para determinar si la bacteria H. pylori se encuentra en tu cuerpo. Puede buscar la presencia de H. pylori con un análisis de sangre, heces, o aliento. La prueba del aliento es la más precisa. Los análisis de sangre generalmente no son exactos y no se deben usar en forma rutinaria.

    Para una prueba del aliento, comes o bebes algo que contiene carbono radioactivo. La bacteria H. pylori descompone la sustancia en el estómago. Luego, soplas dentro de una bolsa, que se sella. Si estás infectado con H. pylori, tu muestra de aliento contendrá el carbono radioactivo en forma de dióxido de carbono.

    Asegúrate de decirle al médico si estás tomando un antiácido antes de la prueba para detectar H. pylori. Dependiendo de qué prueba se use, necesitarás dejar de tomar el medicamento durante un período porque los antiácidos pueden llevar a resultados negativos falsos.

  • Endoscopia. Es posible que el médico use un endoscopio para examinar el aparato digestivo superior (endoscopia). Durante la endoscopia, tu médico introduce un tubo hueco equipado con una lente (endoscopio) por la garganta y hacia el esófago, el estómago y el intestino delgado. Mediante el endoscopio, el médico busca úlceras.

    Si el doctor detecta una úlcera, quizás extraiga pequeñas muestras de tejido (biopsia) para analizar en un laboratorio. Una biopsia también puede identificar la presencia de H. pylori en el revestimiento del estómago.

    Es más probable que el doctor recomiende una endoscopia si eres mayor, tienes signos de sangrado, has perdido peso recientemente o tienes dificultad para comer y tragar. Si la endoscopia muestra una úlcera en el estómago, después del tratamiento se debería hacer una endoscopia de seguimiento para mostrar que ha sanado.

  • Serie gastrointestinal superior. A veces se llama trago de bario a esta prueba, que es una serie de radiografías del aparato digestivo superior que crea imágenes del esófago, el estómago y el intestino delgado. Durante la radiografía tomas un líquido blanco (que contiene bario) que recubre tu aparato digestivo y hace que la úlcera se pueda ver mejor.
Endoscopia

En una endoscopia, se inserta un largo tubo flexible (endoscopio) a través de la garganta hasta el esófago. Una cámara diminuta colocada en el extremo del endoscopio le permite al médico examinar el esófago, el estómago y el comienzo del intestino delgado (duodeno).

Tratamiento

El tratamiento de las úlceras pépticas depende de la causa. Generalmente el tratamiento implica eliminar la bacteria Helicobacter pylori si está presente, abandonar o reducir el uso de los medicamentos antiinflamatorios no esteroides si es posible, y ayudar a que tu úlcera se cure con medicación.

Los medicamentos pueden incluir:

  • Antibióticos para eliminar el Helicobacter pylori. Si se encuentra el H. pylori en el tracto digestivo, el doctor quizás recomiende una combinación de antibióticos para eliminarlo. Los antibióticos pueden incluir amoxicilina (Amoxil), claritromicina (Biaxin), metronidazol (Flagyl), tinidazol (Tindamax), tetraciclina (Tetracycline HCL) y levofloxacina (Levaquin).

    Los antibióticos que se usen estarán determinados por dónde vives y los índices actuales de resistencia a antibióticos. Probablemente tendrás que tomar los antibióticos por dos semanas, así como otros medicamentos para reducir el ácido en el estómago, incluyendo un inhibidor de la bomba de protones y tal vez subsalicilato de bismuto (Pepto-Bismol).

  • Medicamentos que bloquean la producción de ácido y promueven la curación. Los inhibidores de la bomba de protones reducen el ácido en el estómago al bloquear el funcionamiento de las partes de las células que producen ácido. Estos medicamentos incluyen los de venta libre y con receta omeprazol (Prilosec), lansoprazol (Prevacid), rabeprazol (Aciphex), esomeprazol (Nexium), y pantoprazol (Protonix).

    El uso prolongado de los inhibidores de la bomba de protones, especialmente en altas dosis, puede aumentar el riesgo de fracturas de cadera, muñecas, y columna vertebral. Pregúntale a tu médico si un suplemento de calcio podría reducir ese riesgo.

  • Medicamentos para disminuir la producción de ácido. Algunos de los bloqueadores de ácido, también conocidos como bloqueadores de la histamina H-2, reducen la cantidad de ácido estomacal que se libera al aparato digestivo, lo que alivia el dolor de las úlceras y promueve la curación.

    Algunos de los bloqueadores de ácido de venta libre y con receta incluyen famotidina (Pepcid), cimetidina (Tagamet HB) y nizatidina (Axid AR).

  • Antiácidos que neutralizan el ácido estomacal. Es posible que tu médico también agregue un antiácido a tu régimen de medicamentos. Los antiácidos neutralizan el ácido estomacal existente y pueden brindar un rápido alivio del dolor. Según los ingredientes principales, algunos de los efectos secundarios pueden ser estreñimiento o diarrea.

    Los antiácidos pueden proporcionar el alivio de los síntomas, pero generalmente no se usan para curar las úlceras.

  • Medicamentos que protegen el revestimiento del estómago y del intestino delgado. En algunos casos el doctor puede recetar medicamentos llamados agentes citoprotectores, que ayudan a proteger los tejidos que cubren el estómago y el intestino delgado.

    Las opciones incluyen los medicamentos sucralfato (Carafate) y misoprostol (Cytotec), que se venden bajo receta.

Seguimiento después del tratamiento

El tratamiento para las úlceras pépticas con frecuencia tiene éxito y resulta en la curación de las úlceras. Pero si tus síntomas son graves o si continúan a pesar del tratamiento, tu médico quizás recomiende una endoscopia para descartar otras causas posibles de tus síntomas.

Si se detecta una úlcera durante la endoscopia, quizás tu doctor recomiende otra endoscopia luego de tu tratamiento para asegurarte de que tu úlcera haya sanado. Pregúntale a tu médico si debes hacer pruebas como seguimiento después del tratamiento.

Úlceras que no se curan

Las úlceras pépticas que no se curan con tratamiento se conocen como úlceras refractarias. Hay muchas razones por las cuales una úlcera puede no curarse, incluyendo

  • No tomar los medicamentos de acuerdo a las instrucciones
  • Algunos tipos de H. pylori son resistentes a los antibióticos
  • Uso regular de tabaco
  • Uso regular de analgésicos — antiinflamatorios no esteroides y aspirina — que aumentan el riesgo de úlceras

Con menos frecuencia, las úlceras refractarias pueden ser resultado de:

  • Producción excesiva de ácido estomacal, como ocurre con el síndrome de Zollinger-Ellison
  • Una infección no causada por H. pylori
  • Cáncer de estómago
  • Otras enfermedades que pueden causar llagas similares a las úlceras en el estómago e intestino delgado, como la enfermedad de Crohn

El tratamiento para las úlceras refractarias generalmente implica eliminar los factores que pueden interferir con la curación y usar diferentes antibióticos

Si tienes una complicación grave de una úlcera, como sangrado agudo o una perforación, quizás necesites una cirugía. Pero la cirugía se necesita con mucho menos frecuencia que antes porque ahora hay muchos más medicamentos que son eficaces.

Estilo de vida y remedios caseros

Quizás se te alivie el dolor de una úlcera de estómago si:

  • Optas por una dieta saludable. Eliges una dieta saludable de frutas, especialmente con vitaminas A y C, verduras, y cereales integrales. Si no comes alimentos con vitaminas, puede ser difícil que tu cuerpo cure la úlcera.
  • Considera consumir alimentos que contienen probióticos. Estos incluyen yogur, quesos maduros, miso, y chucrut.
  • Considera eliminar la leche de tu dieta. A veces tomar leche mejora el dolor de la úlcera, pero más tarde causa un exceso de ácido, lo que aumenta el dolor. Habla con el médico sobre tomar leche.
  • Considera cambiar de analgésicos. Si tomas analgésicos regularmente, pregúntale a tu médico si el paracetamol (Tylenol, otros) puede ser una opción para ti.
  • Controla el estrés. El estrés puede empeorar los signos y síntomas de una úlcera péptica. Considera cuáles son las causas de tu estrés, y qué puedes hacer para enfrentarlas. Algo de estrés es inevitable, pero puedes aprender a afrontar el estrés con ejercicio, pasando tiempo con amigos, o escribiendo en un diario.
  • No fumes. Fumar puede interferir con el revestimiento protector del estómago, haciendo que el estómago sea más vulnerable a que se forme una úlcera. Fumar también aumenta el ácido estomacal.
  • Limita o evita el alcohol. El consumo excesivo de alcohol puede irritar y erosionar la mucosa que reviste el estómago y los intestinos, causando inflamación y sangrado.
  • Trata de dormir lo suficiente. El sueño puede ayudar a tu sistema inmunitario y por lo tanto contrarrestar el estrés. Evita comer antes de irte a dormir.

Medicina alternativa

Los medicamentos de venta libre que contienen carbonato de calcio (Tums, Rolaids) quizás ayuden a tratar las úlceras pépticas, pero no deberían usarse como tratamiento primario. Hay algo de evidencia que el zinc puede ayudar a curar las úlceras.

Entre las hierbas que se recomiendan para tratar las úlceras pépticas están la cúrcuma, el lentisco, el repollo, el regaliz desglicirrizado, y el extracto de árbol de neem.

Mientras que los medicamentos de venta libre y alternativos pueden ser útiles, no hay evidencia de su eficacia. Por lo tanto, no se recomiendan como tratamiento primario para tratar las úlceras.

Preparación antes de la cita

Pide una consulta con el médico de atención primaria si tienes signos o síntomas que te preocupen. El doctor puede remitirte a un médico especializado en trastornos del aparato digestivo (gastroenterólogo).

Es una buena idea estar bien preparado para la consulta. La siguiente información te ayudará a prepararte y a saber qué esperar del médico.

Qué puedes hacer

  • Ten en cuenta cualquier restricción previa a la consulta. Cuando programes la consulta, pregunta si hay algo que debas hacer con anticipación, como por ejemplo restringir tu dieta. Ciertos medicamentos pueden afectar las pruebas para detectar úlceras pépticas, así que tu doctor quizás te pida que dejes de tomarlos. Quizás el médico pueda sugerir fármacos alternativos a estos.
  • Anota cualquier síntoma que tengas, y todo lo que comes. Las personas que tienen úlceras pépticas con frecuencia tienen más síntomas cuando tienen el estómago vacío.
  • Anota tu información personal más importante, incluso cualquier problema de salud, lo que te genere mayor estrés o cualquier cambio reciente en tu vida.
  • Haz una lista de todos los medicamentos que tomas, incluso los de venta libre, las vitaminas o los suplementos. Es especialmente importante que anotes cualquier analgésico que tomes y la dosis.
  • Escribe preguntas para hacerle al médico.

Algunas preguntas que podrías hacerle a tu médico sobre las úlceras pépticas son las siguientes:

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?
  • ¿Qué tipo de pruebas necesito hacerme, y cómo debo prepararme para estos estudios?
  • ¿Esta enfermedad suele ser temporal o crónica?
  • ¿Estoy a riesgo de sufrir complicaciones relacionadas con este trastorno?
  • ¿Qué tratamiento recomienda?
  • Si el tratamiento inicial no funciona, ¿qué me recomendará después?
  • ¿Debo respetar alguna restricción en la dieta?
  • Tengo otros problemas de salud. ¿Cómo puedo controlarlos de manera conjunta con las úlceras?

Además de las preguntas que hayas preparado para hacerle al médico, no dudes en hacerle otras durante la consulta.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas. Estar listo para responderlas puede dejar tiempo para repasar los puntos que deseas abordar en mayor profundidad. El médico podría hacerte estas preguntas:

  • ¿Cuándo comenzaste a tener los síntomas?
  • ¿Los síntomas han sido continuos o intermitentes?
  • ¿Cuán intensos son los síntomas?
  • ¿Los síntomas empeoran cuando tienes hambre?
  • ¿Has tomado algo para aliviar los síntomas? ¿Qué tomaste?
  • ¿Hay algo que parezca mejorar los síntomas?
  • ¿Existe algo que parezca empeorarlos?
  • ¿Tomas analgésicos o aspirina? Si la respuesta es sí, ¿con qué frecuencia?
  • ¿Tienes náuseas o vómitos?
  • ¿Alguna vez vomitaste sangre o una materia de color negro?
  • ¿Notaste sangre en las heces, o heces de color negro?

Qué puedes hacer mientras tanto

Mientras esperas para ver a tu médico, evitar el tabaco, el alcohol, las comidas picantes y el estrés puede ayudar a reducir tu malestar.

Last Updated Apr 14, 2020


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use