Bradicardia

Perspectiva general

Una bradicardia es un descenso de la frecuencia cardíaca normal. Normalmente, el corazón de un adulto late entre 60 y 100 veces por minuto en reposo. Si tienes bradicardia, el corazón late menos de 60 veces por minuto.

La bradicardia puede ser un problema grave si el corazón no bombea suficiente sangre rica en oxígeno al cuerpo. En algunas personas, sin embargo, la bradicardia no causa síntomas ni complicaciones.

El implante de un marcapasos puede corregir la bradicardia y ayudar a que el corazón mantenga una frecuencia adecuada.

Síntomas

Si tienes bradicardia, el cerebro y otros órganos podrían no recibir suficiente oxígeno, lo que posiblemente provoque estos síntomas:

  • Desvanecimiento o desmayo (síncope)
  • Mareos o aturdimiento
  • Fatiga
  • Dificultad para respirar
  • Dolores en el pecho
  • Confusión o problemas de memoria
  • Cansancio rápido durante la actividad física

Cuándo es normal una frecuencia cardíaca lenta

Una frecuencia cardíaca en reposo de menos de 60 latidos por minuto es normal en algunas personas, especialmente, en adultos jóvenes sanos y atletas entrenados. En su caso, la bradicardia no se considera un problema de salud.

Cuándo consultar al médico

Varias enfermedades pueden causar signos y síntomas de bradicardia. Es importante obtener un diagnóstico rápido y preciso, y la atención médica adecuada. Consulta con el médico si tú o tu hijo tienen síntomas de bradicardia.

Si te desmayas, tienes dificultades para respirar o sientes dolor en el pecho durante más de unos minutos, obtén atención de urgencia o llama al 911 o al número local de emergencias. Busca atención de urgencia para cualquier persona que presente estos síntomas.

Causas

Las causas de la bradicardia pueden ser:

  • Daño del tejido cardíaco relacionado con el envejecimiento
  • Daño del tejido cardíaco por una enfermedad del corazón o un ataque cardíaco
  • Trastorno cardíaco presente al momento del nacimiento (defecto cardíaco congénito)
  • Infección del tejido cardíaco (miocarditis)
  • Una complicación después de una cirugía cardíaca
  • Glándula tiroides hipoactiva (hipotiroidismo)
  • Desequilibrio de sustancias química en la sangre, como el potasio o el calcio
  • Interrupción repetida en la respiración durante el sueño (apnea obstructiva del sueño)
  • Enfermedad inflamatoria, como fiebre reumática o lupus
  • Medicamentos, como algunos medicamentos para otros trastornos del ritmo cardíaco, presión arterial alta y psicosis

Circuito eléctrico del corazón

El corazón está compuesto por cuatro cavidades, de las cuales dos son superiores (aurículas) y dos son inferiores (ventrículos). Normalmente, un marcapasos natural (el nódulo sinusal), que se encuentra en la aurícula derecha, controla el ritmo cardíaco mediante impulsos eléctricos que inician cada latido del corazón.

Estos impulsos eléctricos atraviesan las aurículas, lo que hace que se contraigan y bombeen sangre a los ventrículos. Luego, estos impulsos eléctricos llegan a un grupo de células llamado «nódulo auriculoventricular».

El nódulo auriculoventricular transmite la señal a un grupo de células llamado «haz de His». Estas células transmiten la señal a una rama izquierda que se encarga del ventrículo izquierdo y a una rama derecha que se encarga del ventrículo derecho, lo que hace que los ventrículos se contraigan y bombeen sangre: el ventrículo derecho envía sangre con poco oxígeno a los pulmones y el ventrículo izquierdo envía sangre rica en oxígeno al cuerpo.

La bradicardia se produce cuando las señales eléctricas se retrasan o se bloquean.

Problemas del nódulo sinusal

Por lo general, la bradicardia comienza en el nódulo sinusal. La frecuencia cardíaca puede ser lenta porque el nódulo sinusal:

  • Envía impulsos eléctricos más lento de lo normal
  • Se detiene por momentos o no envía impulsos a un ritmo regular
  • Envía un impulso eléctrico que se bloquea antes de causar que las aurículas se contraigan

En algunas personas, los problemas del nódulo sinusal pueden provocar ritmos cardíacos lentos alternados con ritmos cardíacos rápidos (síndrome de bradicardia-taquicardia).

Bloqueo cardíaco (bloqueo auriculoventricular)

La bradicardia también puede ocurrir porque las señales eléctricas que se transmiten a través de las aurículas no llegan a los ventrículos (bloqueo cardíaco o bloqueo auriculoventricular).

Los bloqueos cardíacos se clasifican según el grado en el que las señales de las aurículas alcanzan las cavidades de bombeo principales del corazón (ventrículos).

  • Bloqueo cardíaco de primer grado. En la forma más leve, todas las señales eléctricas de las aurículas llegan a los ventrículos, pero la señal es más lenta. El bloqueo cardíaco de primer grado en raras ocasiones produce síntomas y, por lo general, no necesita tratamiento si no hay otra anomalía en la conducción de señales eléctricas.
  • Bloqueo cardíaco de segundo grado. No todas las señales eléctricas llegan a los ventrículos. Algunos latidos se «interrumpen», lo que provoca un ritmo más lento y, en ocasiones, irregular.
  • Bloqueo cardíaco de tercer grado (completo). Ninguno de los impulsos eléctricos de las aurículas llega a los ventrículos. Cuando esto sucede, un marcapasos natural toma el control, pero se producen impulsos eléctricos lentos y, en ocasiones, poco confiables para controlar el latido de los ventrículos.
Latidos normales

En un ritmo cardíaco normal, un grupo pequeño de células que se encuentran en el nódulo sinusal envía una señal eléctrica. La señal viaja por medio de las aurículas hasta el nódulo atrioventricular (AV) y luego ingresa a los ventrículos, lo que hace que se contraigan y bombeen sangre.

Bradicardia

La bradicardia, que se muestra a la derecha, es una disminución del ritmo cardíaco que puede ocurrir cuando el nódulo sinusal del corazón emite impulsos eléctricos a una velocidad más baja que lo normal. A la izquierda se puede ver un corazón con un ritmo cardíaco normal. La bradicardia también puede ocurrir a causa de otros motivos.

Factores de riesgo

Edad

Un factor de riesgo clave para la bradicardia es la edad. Los problemas cardíacos, que por lo general se asocian con la bradicardia, son más frecuentes en adultos mayores.

Factores de riesgo relacionados con enfermedades cardíacas

Por lo general, la bradicardia se asocia con los daños al tejido cardíaco causados por algún tipo de enfermedad cardíaca.

Por lo tanto, los factores que incrementan el riesgo de padecer enfermedades cardíacas también pueden aumentar el riesgo de tener bradicardia. Los cambios en el estilo de vida o el tratamiento médico podrían disminuir el riesgo de padecer una enfermedad cardíaca asociada con los siguientes factores:

  • Presión arterial alta
  • Tabaquismo
  • Consumo excesivo de alcohol
  • Consumo de drogas recreativas
  • Estrés psicológico o ansiedad

Complicaciones

Si la bradicardia provoca síntomas, las posibles complicaciones pueden ser:

  • Desmayos frecuentes
  • Incapacidad del corazón para bombear suficiente sangre (insuficiencia cardíaca)
  • Paro cardíaco repentino o muerte súbita

Prevención

La forma más eficaz de prevenir la bradicardia es reducir el riesgo de contraer una enfermedad cardíaca. Si ya tienes una enfermedad cardíaca, contrólala y sigue tu plan de tratamiento para reducir el riesgo de bradicardia.

Prevenir enfermedades cardíacas

Hazte tratar o elimina los factores de riesgo que pueden provocarlas. Toma las siguientes medidas:

  • Haz ejercicio y sigue una dieta saludable. Lleva un estilo de vida saludable para el corazón: haz ejercicio de manera regular y sigue una dieta saludable con bajo contenido de grasa, de sal y de azúcar, que sea rica en frutas, vegetales y cereales integrales.
  • Mantener un peso saludable. El sobrepeso aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardíacas.
  • Mantén bajo control la presión arterial y el colesterol. Haz cambios en tu estilo de vida y toma medicamentos según las indicaciones del médico para corregir la presión arterial alta (hipertensión) o el colesterol alto.
  • No fumes. Si fumas y no puedes dejar por tus propios medios, habla con tu médico sobre las estrategias o los programas para ayudarte a abandonar el hábito.
  • Si consumes alcohol, hazlo con moderación. Para los adultos sanos, esto significa hasta una copa por día para las mujeres de todas las edades y para los hombres mayores de 65 años, y hasta dos copas por día para los hombres de 65 años o menores.

    Pregúntale al médico si debes evitar el consumo de alcohol debido a tu afección. Si no puedes controlar el consumo de alcohol, habla con el médico sobre un programa para dejar de beber y controlar otros comportamientos relacionados con el abuso del alcohol.

  • No consumas drogas recreativas. Consulta con el médico sobre un programa adecuado para ti si necesitas ayuda para dejar de consumir drogas recreativas.
  • Controla el estrés. Evita el estrés innecesario y aprende técnicas de control para manejar el estrés normal de una manera saludable.
  • Asiste a los controles programados. Hazte exploraciones físicas regulares e informa al médico sobre los signos o síntomas.

Hazte controlar y tratar las enfermedades cardíacas existentes

Si ya tienes una enfermedad cardíaca, puedes tomar medidas para reducir el riesgo de contraer bradicardia u otro trastorno del ritmo cardíaco:

  • Sigue el plan. Asegúrate de entender el plan de tratamiento y toma todos los medicamentos como se te indique.
  • Informa los cambios de inmediato. Si los síntomas cambian o empeoran, o si tienes nuevos síntomas, informa al médico de inmediato.

Diagnóstico

Para poder diagnosticar la afección, el médico analizará los síntomas, así como tu historia clínica y la de tu familia, y realizará una exploración física.

El médico también solicitará pruebas para medir tu frecuencia cardíaca, establecer una relación entre la frecuencia cardíaca lenta y tus síntomas, y para identificar las afecciones que pueden estar provocando la bradicardia.

Electrocardiograma (ECG)

Un electrocardiograma, también conocido como ECG, es una herramienta primaria para evaluar la bradicardia. Mediante el uso de pequeños sensores (electrodos) que se adhieren al pecho y a los brazos, el electrocardiograma registra las señales eléctricas que atraviesan el corazón.

Debido a que el electrocardiograma no puede registrar la bradicardia a menos que se produzca durante la prueba, es probable que el médico te indique que uses un dispositivo portátil de electrocardiograma en tu casa. Estos dispositivos comprenden:

  • Monitor Holter. Este dispositivo, que se lleva en el bolsillo, en el cinturón o con una correa que se sujeta al hombro, registra la actividad cardíaca durante 24 a 48 horas.

    El médico probablemente te pedirá que lleves un diario durante esas 24 horas. Describirás cualquier síntoma que tengas y anotarás el momento en que se produce.

  • Registrador de eventos. Este dispositivo controla la actividad cardíaca durante algunas semanas. Debes presionar un botón para activarlo cuando sientes síntomas a fin de que el dispositivo registre la actividad cardíaca durante ese momento.

El médico podría usar un monitor de electrocardiograma mientras realiza otras pruebas para entender el impacto de la bradicardia. Estas pruebas son las siguientes:

  • Prueba de la mesa inclinada. Esta prueba ayuda a tu médico a entender mejor cómo la bradicardia contribuye con los desmayos. Te recuestas sobre una mesa especial y luego la mesa se inclina, como si estuvieras de pie, para comprobar si el cambio de posición hace que te desmayes.
  • Prueba de ejercicio. Es probable que el médico supervise la frecuencia cardíaca mientras caminas por una cinta o pedaleas en una bicicleta fija para comprobar si la frecuencia cardíaca aumenta adecuadamente en respuesta a una actividad física.

Análisis de laboratorio y otras pruebas

Tu médico solicitará análisis de sangre para verificar las afecciones que pueden estar contribuyendo a la bradicardia, como una infección, hipotiroidismo o un desequilibrio de electrolitos.

Si se cree que la apnea del sueño está contribuyendo a la bradicardia, puedes someterte a pruebas para controlar tu descanso.

Tratamiento

El tratamiento para la bradicardia depende del tipo de problema de conducción eléctrica, la gravedad de los síntomas y la causa de la frecuencia cardíaca lenta. Si no tienes síntomas, es posible que no se requiera tratamiento.

Tratamiento de trastornos ocultos

Si un trastorno, como el hipotiroidismo o la apnea obstructiva del sueño, está causando la bradicardia, el tratamiento del trastorno podría corregir la bradicardia.

Cambios en los medicamentos

Una cantidad de medicamentos, incluso algunos para tratar otros trastornos del corazón, pueden causar bradicardia.

El médico revisará qué medicamentos estás tomando y puede que te recomiende alternativas. Cambiar la medicación o reducir las dosis podría corregir los problemas de una frecuencia cardíaca lenta.

Cuando no es posible recurrir a otros tratamientos y los síntomas requieren tratamiento, se necesita un marcapasos.

Marcapasos

Este dispositivo que funciona con batería y es del tamaño aproximado de un celular se implanta debajo de la clavícula. Los cables del dispositivo se introducen dentro del corazón a través de las venas. Los electrodos al final de los cables están conectados a los tejidos cardíacos. El marcapasos controla la frecuencia cardíaca y genera impulsos eléctricos según sea necesario para mantener una frecuencia adecuada.

La Administración de Alimentos y Medicamentos aprobó un marcapasos inalámbrico. El sistema sin cables resulta prometedor para las personas que necesitan electroestimulación solo en uno de los ventrículos, pero se necesitan más estudios.

Preparación antes de la cita

Ya sea que primero consultes con el profesional de atención médica primaria o recibas atención médica de urgencia, es probable que te deriven a un médico especializado en enfermedades del corazón (cardiólogo) para que realice una evaluación de diagnóstico.

Qué puedes hacer

Prepara una lista de lo siguiente:

  • Tus síntomas, incluso aquellos que parezcan no estar relacionados con el corazón, y cuándo comenzaron
  • La información personal más importante, incluso lo que te genera mayor estrés o cualquier cambio reciente en tu vida, y tu historia clínica y la de tu familia
  • Los medicamentos, incluso vitaminas y otros suplementos que tomes, y sus dosis
  • Preguntas para hacerle al médico

Si es posible, pídele a un familiar o a un amigo que te acompañe para ayudarte a anotar la información que recibes.

Estas son algunas preguntas básicas para hacerle al médico acerca de la bradicardia:

  • ¿Qué puede provocar la frecuencia cardíaca lenta?
  • ¿Qué pruebas necesito hacerme?
  • ¿Cuál es el tratamiento más adecuado?
  • ¿Qué riesgos representa mi enfermedad cardíaca?
  • ¿Cómo controlaremos el corazón?
  • ¿Con qué frecuencia es necesario hacer consultas de seguimiento?
  • ¿De qué manera mis otras enfermedades o los medicamentos que tomo pueden afectar mi problema cardíaco?
  • ¿Tengo que restringir mis actividades?
  • ¿Hay folletos u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomiendas?

No dudes en hacer otras preguntas.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga preguntas, como las siguientes:

  • ¿Has padecido de desmayos?
  • ¿Hay algo, como hacer ejercicio, que empeore tus síntomas?
  • ¿Fumas?
  • ¿Estás en tratamiento por una enfermedad cardíaca, presión arterial alta, colesterol alto u otros trastornos que pueden afectar el corazón?

Last Updated Aug 23, 2017


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use