Brucelosis

Perspectiva general

La brucelosis es una infección bacteriana que se transmite de los animales a las personas. Lo más común es que las personas se infecten al comer productos lácteos crudos o sin pasteurizar. Algunas veces, las bacterias que causan la brucelosis se propagan por el aire o por el contacto directo con animales infectados.

Los signos y síntomas de la brucelosis pueden incluir fiebre, dolor en las articulaciones y fatiga. Por lo general, esta infección puede tratarse con antibióticos. Sin embargo, el tratamiento dura desde varias semanas hasta meses y la infección puede reaparecer.

La brucelosis afecta a cientos de miles de personas y animales en todo el mundo. Para prevenir la brucelosis, es útil evitar los productos lácteos crudos y tomar precauciones al trabajar con animales o en un laboratorio.

Síntomas

Los síntomas de la brucelosis se pueden presentar pocos días o meses después de haberte infectado. Los signos y síntomas son similares a los de la influenza y pueden ser:

  • Fiebre
  • Escalofríos
  • Pérdida de apetito
  • Sudores
  • Debilidad
  • Fatiga
  • Dolor articular, muscular y de espalda
  • Dolor de cabeza

Los síntomas de la brucelosis pueden desaparecer durante semanas o meses y después volver a aparecer. Algunas personas tienen brucelosis crónica y tienen síntomas durante años, incluso después del tratamiento. Los signos y síntomas a largo plazo pueden incluir fatiga, fiebre recurrente, artritis, inflamación del corazón (endocarditis) y espondilitis, una artritis inflamatoria que afecta la columna vertebral y las articulaciones adyacentes.

Cuándo consultar al médico

La brucelosis puede ser difícil de identificar, especialmente en las primeras etapas, cuando a menudo se asemeja a otras afecciones tales como la gripe. Consulta con tu médico si tienes fiebre que aumenta con rapidez, dolores musculares o debilidad inusual y tienes algún factor de riesgo de la enfermedad, o si presentas fiebre constante.

Causas

La brucelosis afecta a muchos animales salvajes y domésticos, entre ellos:

  • Ganado
  • Cabras
  • Ovejas
  • Cerdos y cerdos salvajes
  • Perros, especialmente los que se utilizan en la caza
  • Venados
  • Uapitíes
  • Bisontes
  • Caribúes
  • Alces
  • Camellos

Una forma de brucelosis también afecta a las focas de puerto, las marsopas y ciertos tipos de ballena.

Las formas más comunes en que las bacterias se propagan de los animales a las personas son las siguientes:

  • Comer productos lácteos crudos. La bacteria Brucella en la leche de animales infectados puede contagiarse a los humanos mediante leche, helado, mantequilla y quesos sin pasteurizar. Las bacterias también pueden transmitirse en la carne cruda o poco cocida de animales infectados.
  • Inhalación de aire contaminado. La bacteria Brucella se propaga con facilidad en el aire. Los agricultores, cazadores, técnicos de laboratorio y trabajadores de mataderos pueden inhalarla.
  • Tocar sangre y fluidos corporales de animales infectados. La bacteria presente en la sangre, el semen o la placenta de un animal infectado puede ingresar al torrente sanguíneo a través de un corte u otra herida. Dado que el contacto normal con los animales (tocarlos, cepillarlos o jugar con ellos) no causa infección, es raro que las personas se contagien con brucelosis de sus mascotas. Aun así, las personas que tienen sistemas inmunitarios debilitados deben evitar estar en contacto con perros que se sabe que tienen la enfermedad.

La brucelosis normalmente no se transmite de persona a persona, pero en algunos casos, las mujeres han transmitido la enfermedad a sus hijos durante el parto o a través de la leche materna. En casos excepcionales, la brucelosis se puede contagiar a través de la actividad sexual o por medio de transfusiones de sangre o médula ósea contaminadas.

Factores de riesgo

Aunque la brucelosis es rara en los Estados Unidos, es más común en otras partes del mundo, especialmente en estos lugares:

  • Sur de Europa, incluidos Portugal, España, Turquía, Italia, Grecia, sur de Francia
  • Europa del Este
  • México, América del Sur y Central
  • Asia
  • África
  • El Caribe
  • Medio Oriente

Las personas que viven en estas zonas, o viajan a ellas, son más propensas a comer queso de cabra sin pasteurizar, a veces denominado "queso de pueblo".

Las ocupaciones de mayor riesgo

Las personas que trabajan con animales o están en contacto con sangre infectada tienen un mayor riesgo de contraer brucelosis. Por ejemplo:

  • Veterinarios
  • Productores lecheros
  • Ganaderos
  • Trabajadores de mataderos
  • Cazadores
  • Microbiólogos

Complicaciones

La brucelosis puede afectar prácticamente a cualquier parte del cuerpo, incluidos el sistema reproductor, el hígado, el corazón y el sistema nervioso central. La brucelosis crónica puede provocar complicaciones en un solo órgano o en todo el cuerpo. Algunas de las posibles complicaciones son las siguientes:

  • Infección del recubrimiento interno del corazón (endocarditis). Esta es una de las complicaciones más graves de la brucelosis. La endocarditis que no se trata puede dañar o destruir las válvulas cardíacas y es una de las principales causas de muerte relacionada con la brucelosis.
  • Artritis. La infección articular se caracteriza por dolor, rigidez e hinchazón de las articulaciones, especialmente de las rodillas, las caderas, los tobillos, las muñecas y la columna vertebral. La espondilitis (inflamación de las articulaciones entre los huesos de la columna vertebral [vértebras] o entre la columna vertebral y la pelvis) puede ser particularmente difícil de tratar y puede provocar daños duraderos.
  • Inflamación e infección de los testículos (orquiepididimitis). La bacteria que provoca la brucelosis puede infectar el epidídimo, el tubo en espiral que conecta el conducto deferente y el testículo. Desde allí, la infección puede propagarse hasta el testículo en sí mismo y provocar hinchazón y dolor, que puede ser muy intenso.
  • Inflamación e infección del bazo y el hígado. La brucelosis también puede afectar el bazo y el hígado, y hace que se agranden mucho más que su tamaño normal.
  • Infecciones del sistema nervioso central. Estas infecciones comprenden las enfermedades potencialmente mortales, como la meningitis, una inflamación de las membranas que rodean el cerebro y la médula espinal, y la encefalitis, que consiste en la inflamación del cerebro en sí mismo.

Prevención

Toma estas precauciones para reducir el riesgo de contraer brucelosis:

  • Evita los alimentos lácteos sin pasteurizar. En los últimos años, en Estados Unidos, fueron escasos los casos de brucelosis relacionados con el consumo de productos lácteos crudos de rebaños domésticos. Aun así, es mejor evitar la leche, el queso y el helado sin pasteurizar, sin importar cuál sea su origen. Si vas a viajar a otros países, evita los alimentos lácteos crudos.
  • Cocina la carne por completo. Cocina la carne hasta que alcance una temperatura interna de 145 a 165 °F (63 a 74 °C). Cuando comas en un restaurante, pide carne de res y de cerdo por lo menos a temperatura media-alta. Es poco probable que la carne nacional de Estados Unidos contenga la bacteria Brucella, pero con la cocción adecuada se destruyen otras bacterias dañinas, como la salmonela y la Escherichia coli. Cuando viajes al extranjero, evita comprar carne de vendedores ambulantes y pide que toda la carne esté bien cocida.
  • Usa guantes. Si eres veterinario, granjero, cazador o trabajas en un matadero, usa guantes de goma al manipular animales enfermos o muertos, tejidos de animales o al asistir a animales a dar a luz.
  • Toma precauciones de seguridad en los entornos de trabajo de alto riesgo. Si trabajas en un laboratorio, manipula todas las muestras en condiciones de bioseguridad apropiadas. Los mataderos también deben seguir medidas de protección, como separar el piso de matanza de otras áreas de procesamiento y el uso de ropa protectora.
  • Vacuna a los animales domésticos. En Estados Unidos, un programa de vacunación agresivo ha eliminado casi por completo la brucelosis en los rebaños de ganado. Como la vacuna contra la brucelosis es una vacuna viva, puede provocar la enfermedad en las personas. Todas las personas que se hayan pinchado accidentalmente con una aguja al vacunar a un animal se tienen que tratar.

Diagnóstico

Los médicos suelen confirmar el diagnóstico de brucelosis al analizar la sangre o médula ósea en busca de la bacteria Brucella o de anticuerpos contra ella. Para ayudar a detectar las complicaciones de la brucelosis, el médico puede ordenar exámenes adicionales, como por ejemplo:

  • Radiografías. Las radiografías pueden revelar cambios en los huesos y las articulaciones.
  • Tomografía computarizada (TC) o resonancia magnética (RM). Las pruebas de diagnóstico por imágenes ayudan a identificar inflamaciones o abscesos en el cerebro u otros tejidos.
  • Cultivo de líquido cefalorraquídeo. Con este procedimiento, se analiza una pequeña muestra del líquido que rodea el cerebro y la médula espinal en busca de infecciones como meningitis y encefalitis.
  • Ecocardiografía. En este examen se utilizan ondas de sonido para crear imágenes del corazón y buscar signos de infección o daños.

Tratamiento

El objetivo del tratamiento para la brucelosis es aliviar los síntomas, prevenir la reaparición de la enfermedad y evitar complicaciones. Tendrás que tomar antibióticos durante, al menos, seis semanas, y es posible que tus síntomas no desaparezcan por completo durante varios meses. La enfermedad también puede regresar y volverse crónica.

Preparación antes de la cita

Si crees que puedes tener brucelosis, es probable que comiences por ver a tu médico de familia o a un médico generalista. Es posible que te remitan a un especialista en enfermedades infecciosas.

El diagnóstico de brucelosis depende de si estuviste expuesto a las bacterias que causan la enfermedad, cómo y cuándo. Puedes colaborar con el médico preparándote con la mayor cantidad de información posible.

Qué puedes hacer

Antes de la consulta, sería conveniente que hagas una lista de respuestas a las siguientes preguntas:

  • ¿Cuándo comenzaste a tener los síntomas?
  • ¿Has comido productos lácteos crudos (no pasteurizados), como leche o queso de cabra?
  • ¿Tu trabajo implica actividades en las que estás en contacto con animales o tejidos de animales?
  • ¿Has viajado a países que no sean los Estados Unidos durante el último año?
  • ¿Trabajas en un laboratorio donde hay organismos infecciosos presentes?
  • ¿Has ido a cazar recientemente?

Qué esperar del médico

Durante el examen físico, el médico podría hacer lo siguiente:

  • Pedirte que muevas las articulaciones, para determinar si hay dolor y rigidez
  • Revisar tus reflejos y la fuerza de tus músculos
  • Presionarte el abdomen para determinar si los órganos están agrandados o sensibles

Last Updated Dec 14, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use