Codo de golfista

Perspectiva general

El codo de golfista es una enfermedad que provoca dolor donde los tendones de los músculos del antebrazo se unen a una protuberancia ósea en la parte interna del codo. El dolor se puede extender al antebrazo y a la muñeca.

El codo de golfista es similar al codo de tenista, que se produce en la parte exterior del codo. No se limita a los golfistas. Los jugadores de tenis y otras personas que usan repetidamente sus muñecas o que aprietan los dedos también pueden desarrollar el codo de golfista.

El dolor del codo de golfista no tiene que mantenerte fuera de curso o alejado de tus actividades favoritas. Hacer reposo y realizar el tratamiento adecuado puede hacerte volver a tu rutina.

Síntomas

El codo de golfista se caracteriza por lo siguiente:

  • Dolor y sensibilidad. Por lo general se sienten en la parte interna del codo y el dolor puede extenderse por el sector interno del antebrazo. El dolor suele empeorar al realizar ciertos movimientos.
  • Rigidez. Es posible que el codo se sienta rígido y aparezca dolor al cerrar el puño.
  • Debilidad. Se puede presentar debilidad en las manos y las muñecas.
  • Adormecimiento u hormigueo. Estas sensaciones se pueden irradiar hacia uno o más dedos, por lo general, el anular y el meñique.

El dolor causado por el codo de golfista puede aparecer de repente o de forma gradual. Es posible que el dolor empeore al hacer ciertos movimientos, tales como mover un palo de golf.

Cuándo debes consultar con un médico

Consulta con tu médico si el reposo, el hielo y los analgésicos de venta libre no alivian el dolor y la sensibilidad del codo. Busca atención inmediatamente si sucede lo siguiente:

  • El codo está afiebrado e inflamado, y tienes fiebre
  • No puedes flexionar el codo
  • El codo se ve deforme
  • Crees que te quebraste un hueso
Ilustración de codo de golfista

El dolor producido por el codo de golfista se genera principalmente donde los tendones de los músculos de tu antebrazo se unen a la prominencia ósea en la parte interior del codo (epicóndilo medial). En cambio, el dolor producido por el codo de tenista suele generarse en la prominencia ósea en la parte exterior del codo (epicóndilo lateral).

Causas

El codo de golfista, también conocido como epicondilitis medial, se debe al daño en los músculos y los tendones que controlan la muñeca y los dedos. El daño suele estar relacionado con una tensión excesiva o repetida, especialmente con los movimientos forzados de la muñeca y los dedos. Levantar, lanzar o golpear objetos de forma inadecuada, así como realizar muy poco precalentamiento o escaso acondicionamiento, pueden contribuir al codo de golfista.

Además del golf, hay muchas actividades que pueden provocar el codo de golfista, entre ellas:

  • Deportes de raqueta. Una técnica inadecuada en los golpes de tenis, especialmente el revés, pueden causar lesiones en el tendón. El uso excesivo de efectos y de una raqueta demasiado pequeña o pesada también puede provocar lesiones.
  • Deportes de lanzamiento. Las técnicas de lanzamiento inadecuadas en béisbol o en sóftbol pueden ser otra causa. El fútbol americano, el tiro con arco y el lanzamiento de jabalina también pueden provocar codo de golfista.
  • Entrenamiento con pesas. Levantar peso mediante técnicas inadecuadas, como doblar las muñecas al realizar ejercicios de bíceps, puede sobrecargar los músculos y los tendones del codo.
  • Movimientos laborales repetitivos y forzados. Estos movimientos ocurren en sectores como construcción, plomería y carpintería.

En general, la actividad se tiene que hacer más de una hora al día durante varios días para que cause el codo de golfista.

Factores de riesgo

Puedes tener mayor riesgo de padecer codo de golfista si:

  • Tienes 40 años o más
  • Haces una actividad repetitiva al menos dos horas por día
  • Eres obeso
  • Fumas

Prevención

Puedes tomar medidas para prevenir el codo de golfista:

  • Fortalecer los músculos del antebrazo. Usar pesas ligeras o presionar una pelota de tenis. Incluso los ejercicios simples pueden ayudar a que los músculos absorban la energía del estrés físico repentino.
  • Estirar antes de realizar tu actividad. Caminar o trotar durante unos minutos para calentar los músculos. Luego haz estiramientos suaves antes de comenzar a jugar.
  • Corregir tu postura. Sea cual sea el deporte que practiques, pídele a un instructor que verifique tu postura para evitar la sobrecarga en los músculos.
  • Usar el equipo adecuado. Si estás utilizando palos de golf más antiguos, considera la posibilidad de actualizarlos a palos de grafito más livianos. Si practicas tenis, asegúrate de que la raqueta te quede bien. Una raqueta con un agarre pequeño o una cabeza pesada puede aumentar el riesgo de sufrir problemas en el codo.
  • Levantar adecuadamente. Cuando levantes cualquier cosa, incluidas las pesas libres, mantén tu muñeca rígida y estable para reducir la fuerza del codo.
  • Debes saber cuándo descansar. Intenta no sobrecargar el codo. Ante el primer signo de dolor en el codo, tómate un descanso.

Diagnóstico

El codo de golfista suele diagnosticarse de acuerdo con tu historia clínica y un examen físico. El médico podría aplicar presión en la zona afectada o pedirte que muevas el codo, la muñeca y los dedos de distintas maneras para evaluar el dolor y la rigidez.

La radiografía puede ayudar al médico a descartar otras causas de dolor de codo, como una fractura o artritis. En pocas ocasiones, se realizan estudios de diagnóstico por imágenes completos, como una resonancia magnética.

Tratamiento

El tratamiento comienza con evitar la actividad que provoca dolor. Para ayudar a aliviar el dolor, aplica hielo.

Medicamentos

Puedes tomar un analgésico de venta libre. Prueba con ibuprofeno (Advil, Motrin IB, otros), naproxeno sódico (Aleve) o acetaminofeno (Tylenol, otros).

Las inyecciones de corticosteroides no suelen administrarse porque no han demostrado ser eficaces a largo plazo. Actualmente se está probando un tratamiento más nuevo: el plasma rico en plaquetas. Esto implica extraer una pequeña cantidad de sangre e inyectar una cantidad concentrada de plaquetas y otros factores antiinflamatorios en el área sensible. Se necesitan más estudios para evaluar la efectividad de este tratamiento.

Terapia

Prueba con lo siguiente:

  • Descansa. Suspende los juegos de golf u otras actividades repetitivas hasta que haya desaparecido el dolor. Si regresas a la actividad demasiado pronto, puedes agravar tu trastorno.
  • Coloca hielo en el área afectada. Aplica compresas de hielo en el codo durante 15 a 20 minutos por vez, tres o cuatro veces por día, durante varios días. Para protegerte la piel, envuelve las compresas de hielo en una toalla delgada. Puede resultar útil que masajees el interior del codo con hielo durante cinco minutos por vez, dos o tres veces por día.
  • Usa un dispositivo de inmovilización. El médico puede recomendarte que uses un dispositivo de inmovilización de contrapeso en el brazo afectado, que puede reducir la presión en el tendón y el músculo.
  • Estira y fortalece el área afectada. El médico puede sugerirte ejercicios de estiramiento y fortalecimiento. La carga progresiva del tendón con ejercicios específicos de fortalecimiento muscular ha demostrado ser particularmente efectiva. Otras prácticas de fisioterapia o terapia ocupacional también pueden ser útiles.

Retoma gradualmente tus actividades habituales. Cuando haya desparecido el dolor, practica movimientos de brazo del deporte o la actividad que realizas. Revisa tu golpe de golf o tenis con un instructor para asegurarte de que la técnica sea la correcta y realiza los ajustes necesarios.

Cirugía

La cirugía rara vez es necesaria. Pero si tus signos y síntomas no responden al tratamiento conservador en un periodo de entre 6 a 12 meses, la cirugía podría ser una opción. Un nuevo enfoque, denominado el procedimiento TENEX, implica la extracción mínimamente invasiva, guiada por ultrasonido del tejido cicatrizal en la región del dolor del tendón. Es necesario realizar estudios adicionales.

La mayoría de las personas mejorarán con el descanso, el hielo y los analgésicos. Según la gravedad de la afección, el dolor puede durar meses o años, incluso si lo tomas con calma y sigues las instrucciones para ejercitar el brazo. A veces el dolor regresa o se vuelve crónico.

Preparación antes de la cita

Es probable que primero consultes con el médico de atención primaria. Si no mejoras con descanso, hielo y medicamentos de venta libre, es posible que el médico te derive con un especialista de medicina deportiva o con un médico con capacitación avanzada en trastornos musculoesqueléticos.

A continuación, se presenta información que te ayudará a prepararte para tu consulta.

Lo que puedes hacer

Haz una lista de lo siguiente:

  • Tus síntomas y cuándo comenzaron.
  • Información médica esencial, incluidas otras enfermedades que tengas y todos los medicamentos y suplementos que tomes, incluidas las dosis.
  • Tu actividad cotidiana habitual, e incluye cuán a menudo, por cuánto tiempo y qué tan arduamente practicas deportes o haces otras actividades que representan una exigencia para el codo. Anota si has cambiado recientemente la frecuencia, la intensidad o el método de tus ejercicios.
  • Lesiones recientes que te podrían haber causado daños en el codo.
  • Preguntas para hacerle al médico para ayudarte a aprovechar mejor el tiempo juntos.

Estas son algunas preguntas que puedes hacerle al médico.

  • ¿Cuál es la causa más probable de mi dolor?
  • ¿Existen otras causas posibles?
  • ¿Tengo que hacerme pruebas?
  • ¿Qué enfoque de tratamiento me recomienda?
  • Con tratamiento, ¿podré finalmente retomar el deporte o la actividad que me provocó los problemas en el codo?
  • ¿Por cuánto tiempo tendré que evitar practicar el deporte o realizar la actividad que me provocó los problemas en el codo?
  • ¿Qué tipo de rutina de ejercicios puedo seguir de manera segura mientras me recupero?
  • ¿Necesitaré cirugía?
  • ¿Cada cuánto tiempo controlará mi progreso?

No dudes en hacer otras preguntas.

Qué esperar de tu médico

Es probable que el médico te haga preguntas, como las siguientes:

  • ¿El dolor es constante? ¿Qué tan intenso es?
  • ¿Las tareas en las que usas el codo (levantar, asir, cargar, escribir, dar la mano) desencadenan el dolor?
  • ¿Los síntomas afectan tu capacidad para completar las tareas diarias? ¿Afectan tu descanso?
  • ¿Cuál es tu rutina de ejercicios?
  • En este último tiempo, ¿cambiaste el entrenamiento o el equipo que usas, como nuevas técnicas o una nueva raqueta?
  • ¿Qué actividades realizas en el trabajo?
  • ¿Cuáles son tus actividades recreativas o pasatiempos?
  • ¿Has probado tratamientos caseros? En caso afirmativo, ¿alguno ha sido de ayuda?

Last Updated Jan 15, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use