Conmoción

Perspectiva general

La conmoción cerebral es una lesión cerebral traumática que afecta las funciones del cerebro. Por lo general, los efectos son temporales, pero pueden consistir en dolores de cabeza y problemas de concentración, memoria, equilibrio y coordinación.

En general, la conmoción cerebral es causada por un golpe en la cabeza. Sacudir la cabeza y la parte superior del cuerpo de manera violenta también puede causar conmoción cerebral.

Algunas conmociones cerebrales te hacen perder el conocimiento, pero la mayoría no.

Las caídas son la causa más común de conmoción cerebral. Las conmociones cerebrales también son especialmente frecuentes si practicas deportes de contacto, como fútbol americano o fútbol. La mayoría de las personas se recuperan por completo de una conmoción cerebral.

Síntomas

Los signos y síntomas de una conmoción cerebral pueden ser sutiles y no manifestarse inmediatamente. Los síntomas pueden durar días, semanas o incluso más tiempo.

Los síntomas comunes después de una lesión cerebral traumática con conmoción son dolor de cabeza, pérdida de la memoria (amnesia) y confusión. La amnesia normalmente implica olvidar el evento que causó la conmoción cerebral.

Los signos y síntomas de una conmoción cerebral pueden incluir lo siguiente:

  • Dolor de cabeza
  • Zumbido en los oídos
  • Náuseas
  • Vómitos
  • Fatiga o somnolencia
  • Visión borrosa

Otros signos y síntomas de una conmoción cerebral incluyen:

  • Confusión o desorientación
  • Amnesia con relación al suceso traumático
  • Mareos o “ver las estrellas"

Un testigo puede observar estos signos y síntomas en la persona que sufrió la conmoción cerebral:

  • Pérdida de conciencia temporal (aunque esto no siempre ocurre)
  • Hablar arrastrando las palabras
  • Respuesta tardía a las preguntas
  • Apariencia aturdida
  • Olvido, como hacer repetidamente la misma pregunta

Es posible que algunos síntomas de la conmoción cerebral se presenten inmediatamente y otros se mantengan durante días después de la lesión, como por ejemplo:

  • Problemas de concentración y de memoria
  • Irritabilidad y otros cambios de personalidad
  • Sensibilidad a la luz y al ruido
  • Alteraciones del sueño
  • Problemas de adaptación psicológica y depresión
  • Trastornos de los sentidos del gusto y el olfato

Síntomas en niños

El traumatismo craneal es muy común en niños pequeños. Pero las conmociones cerebrales pueden ser difíciles de reconocer en bebés y niños de uno a dos años porque no pueden describir cómo se sienten. Las pistas de una conmoción cerebral pueden incluir:

  • Apariencia aturdida
  • Languidez y cansancio rápido
  • Irritabilidad y mal humor
  • Pérdida del equilibrio y andar inestable
  • Llanto excesivo
  • Cambios en la alimentación y en los horarios de sueño
  • Falta de interés en los juguetes favoritos
  • Vómitos
  • Convulsiones

Cuándo debes consultar a un médico

Consulta con un médico en un plazo de 1 a 2 días si:

  • Tú o tu hijo experimentan una lesión en la cabeza, incluso si no se requiere atención médica de emergencia.

Si tu hijo no tiene signos de una lesión grave en la cabeza, permanece alerta, se mueve con normalidad y te responde, la lesión probablemente sea leve y normalmente no necesita más pruebas.

En este caso, si tu hijo desea dormir una siesta, puedes dejar que lo haga. Si más tarde aparecen signos preocupantes, busca atención médica de emergencia.

Busca atención médica de emergencia para un adulto o un niño que experimenten una lesión en la cabeza y signos y síntomas como los siguientes:

  • Vómitos reiterados o náuseas
  • Una pérdida del conocimiento que dura más de 30 segundos
  • Dolor de cabeza que empeora con el tiempo
  • Líquido o sangre de la nariz o las orejas
  • Alteraciones oculares o de la vista, como pupilas más grandes que lo normal (pupilas dilatadas) o de distinto tamaño
  • Un zumbido en los oídos que no desaparece
  • Debilidad en los brazos o las piernas
  • Aspecto muy pálido durante más de una hora
  • Cambios en el comportamiento
  • Confusión o desorientación, como dificultad para reconocer personas o lugares
  • Balbuceo u otros cambios en el habla
  • Dificultad evidente con la función mental o la coordinación física
  • Cambios en la coordinación física, como tropiezos o movimientos torpes
  • Convulsiones
  • Mareos duraderos o recurrentes
  • Síntomas que empeoran con el tiempo
  • Protuberancias grandes en la cabeza o moretones en áreas que no sean la frente en los niños, especialmente en bebés menores de 12 meses de edad

Atletas

Nunca vuelva a practicar deportes o realizar actividades intensas mientras tenga signos o síntomas de una conmoción cerebral.

Los expertos recomiendan que un atleta que se sospecha que tiene una conmoción cerebral no vuelva a las actividades asociadas con un mayor riesgo de sufrir otra conmoción mientras presente esos síntomas.

Los niños y adolescentes deberían ser evaluados por un profesional de salud capacitado en la evaluación y el tratamiento de conmociones cerebrales en niños.

Los expertos también recomiendan que los atletas adultos, niños y adolescentes con conmociones cerebrales no vuelvan a practicar un deporte el mismo día en que se produce la lesión.

Causas

El cerebro tiene una consistencia similar a la de la gelatina. Está protegido por el líquido cefalorraquídeo, que está dentro del cráneo y amortigua los golpes e impactos cotidianos.

Un golpe violento en la cabeza, el cuello o la parte superior del cuerpo puede hacer que el cerebro se mueva abruptamente hacia adelante o hacia atrás contra las paredes internas del cráneo.

La aceleración o desaceleración repentina de la cabeza, causada por eventos como un accidente de coche o una sacudida violenta, también puede causar lesión cerebral.

Estas lesiones afectan la función cerebral, normalmente por un período breve, y ocasionan síntomas y signos de conmoción cerebral.

Este tipo de lesión cerebral puede provocar sangrado en el cerebro o a su alrededor, lo que puede causar síntomas como somnolencia prolongada y confusión. Estos síntomas pueden desarrollarse inmediatamente o más tarde.

Ese sangrado en el cerebro puede ser mortal. Es por ese motivo que las personas que sufren una lesión cerebral deben ser controladas en las horas posteriores al hecho y recibir atención de emergencia si los síntomas empeoran.

Daño en diferentes áreas del cerebro según el tipo de lesión

Las lesiones comunes que causan conmociones cerebrales incluyen caídas u otros golpes directos en la cabeza, accidentes automovilísticos y lesiones por explosiones. Estas lesiones pueden afectar el cerebro de diferentes maneras y causar diferentes tipos de conmoción.

Factores de riesgo

Entre las actividades y los factores que pueden aumentar el riesgo de sufrir una conmoción cerebral se incluyen los siguientes:

  • Caídas, especialmente en niños pequeños y adultos mayores
  • Participar en un deporte de alto riesgo, como el fútbol, el hockey, el fútbol, el rugby, el boxeo u otro deporte de contacto
  • Participar en deportes de alto riesgo sin el equipo de seguridad y la supervisión adecuados
  • Sufrir un accidente automovilístico
  • Sufrir un accidente como peatón o andando en bicicleta
  • Ser un soldado involucrado en combate
  • Ser víctima de maltrato físico
  • Haber tenido conmociones cerebrales previas

Complicaciones

Algunas de las posibles complicaciones de una conmoción cerebral son:

  • Dolores de cabeza postraumáticos. Algunas personas experimentan los dolores de cabeza relacionados con la conmoción cerebral hasta siete días después de una lesión cerebral.
  • Vértigo postraumático. Algunas personas experimentan una sensación de giro o mareos durante días, semanas o meses después de una lesión cerebral.
  • Síndrome posconmocional. Una pequeña proporción de personas (15 % a 20 %) puede tener síntomas como dolores de cabeza, mareos y dificultades para pensar que persisten durante más de tres semanas. Si estos síntomas persisten durante más de tres meses, esto se considera un síndrome posconmocional.
  • Efectos acumulativos de varias lesiones cerebrales. Actualmente se están llevando a cabo investigaciones activas para estudiar los efectos de las lesiones repetidas en la cabeza que no causan síntomas (lesión subconcusiva). Por el momento, no hay pruebas concluyentes que indiquen que las lesiones cerebrales repetidas contribuyan a los efectos acumulativos.
  • Síndrome del segundo impacto. En raras ocasiones, experimentar una segunda conmoción cerebral antes de que se hayan resuelto los signos y síntomas de una primera conmoción cerebral puede dar lugar a una hinchazón cerebral rápida y, por lo general, mortal.

    Es importante que los deportistas no vuelvan a hacer deporte mientras sigan experimentando signos y síntomas de conmoción cerebral.

Prevención

Aquí te damos algunos consejos que pueden ayudarte a prevenir o minimizar el riesgo de lesiones en la cabeza:

  • Usa equipos de protección al hacer deporte y otras actividades recreativas. Comprueba que los equipos calcen de manera apropiada, estén en buen estado de mantenimiento y se usen correctamente. Sigue las reglas del juego y ten espíritu deportivo.

    Al practicar ciclismo, motociclismo, snowboard o cualquier actividad recreativa que pueda provocar lesiones en la cabeza, usa casco de protección.

  • Usa cinturón de seguridad. El cinturón de seguridad puede prevenir lesiones graves, incluidas las lesiones en la cabeza, durante un accidente de tráfico.
  • Haz que tu hogar sea seguro. Mantén tu casa bien iluminada y los pisos libres de cualquier cosa que pueda hacer que tropieces y te caigas. Las caídas en el hogar son una de las principales causas de lesiones en la cabeza.
  • Protege a tus hijos. Para disminuir el riesgo de lesiones en la cabeza para tus hijos, bloquea las escaleras e instala protección en las ventanas.
  • Haz ejercicio en forma regular. Haz ejercicio regularmente para fortalecer los músculos de las piernas y mejorar el equilibrio.
  • Educa a otros sobre las conmociones cerebrales. Educar a los entrenadores, atletas, padres y otros sobre las conmociones cerebrales puede ayudar a difundir la conciencia. Los entrenadores y padres también pueden ayudar a alentar el espíritu deportivo.

Diagnóstico

El médico evaluará los signos y síntomas, revisará los antecedentes médicos y hará un examen neurológico. Los signos y síntomas de una conmoción cerebral pueden no aparecer hasta varias horas o días después de la lesión.

Las pruebas que tu médico puede realizar o recomendar incluyen un examen neurológico, pruebas cognitivas y pruebas de imagen.

Examen neurológico

Después de hacerte preguntas detalladas sobre la lesión, el médico puede realizar un examen neurológico. Esta evaluación consiste en verificar los siguientes:

  • Visión
  • Audición
  • Fuerza y sensibilidad
  • Equilibrio
  • Coordinación
  • Reflejos

Pruebas cognitivas

El médico puede realizar varias pruebas para evaluar tu capacidad de pensamiento (cognitiva) durante un examen neurológico. Las pruebas pueden evaluar varios factores, incluidos:

  • Memoria
  • Concentración
  • Capacidad de recordar información

Pruebas de diagnóstico por imágenes

Pueden recomendarse pruebas por imágenes del cerebro para algunas personas con signos y síntomas, como dolores de cabeza intensos, convulsiones, vómitos recurrentes o síntomas que empeoran. Las imágenes del cerebro pueden determinar si la lesión es grave y si ha provocado sangrado o hinchazón dentro del cráneo.

La prueba estándar para evaluar el cerebro después de una lesión en adultos es la tomografía computarizada (TC) del cráneo. La tomografía computarizada utiliza una serie de radiografías para obtener imágenes transversales del cráneo y el cerebro.

En el caso de los niños que se sospecha que tienen una conmoción cerebral, las tomografías computarizadas solo se utilizan si se cumplen determinados criterios, como el tipo de lesión o los signos de fractura de cráneo. Esto es para evitar la exposición a la radiación en niños pequeños.

La resonancia magnética (RM) puede utilizarse para identificar cambios en el cerebro o para diagnosticar complicaciones que pueden ocurrir después de una conmoción cerebral.

La resonancia magnética usa poderosos imanes y ondas radioeléctricas para crear imágenes detalladas del cerebro.

Observación

Puede ser necesario que te hospitalicen durante una noche para observación después de una conmoción cerebral.

Si tu médico está de acuerdo en que se te puede observar en casa, alguien debería quedarse contigo y controlarte durante al menos 24 horas para asegurarse de que tus síntomas no estén empeorando.

Es posible que la persona encargada de tu cuidado deba despertarte a intervalos regulares para comprobar que puedes despertar normalmente.

Tratamiento

Hay medidas que puedes tomar para ayudar a que tu cerebro se cure y acelerar la recuperación.

Descanso físico y mental

En los primeros días después de una conmoción cerebral, el descanso relativo es la forma más adecuada para permitir que el cerebro se recupere. El médico te recomendará que descanses física y mentalmente para recuperarte de la conmoción cerebral.

Se recomienda el descanso relativo, que incluye la limitación de las actividades que requieren pensar y concentrarse mentalmente, durante los dos primeros días después de una conmoción cerebral. Sin embargo, el descanso completo, como acostarse en una habitación oscura y evitar todo tipo de estímulos, no ayuda a la recuperación y no se recomienda. En las primeras 48 horas, debes limitar todas las actividades que requieran una alta concentración mental, como jugar videojuegos, mirar televisión, hacer tareas escolares, leer, enviar mensajes de texto o usar la computadora, si estas actividades hacen que los síntomas empeoren.

También debes evitar las actividades físicas que aumenten cualquiera de tus síntomas, como el esfuerzo físico general, los deportes o cualquier movimiento vigoroso, hasta que estas actividades dejen de provocar los síntomas.

Después de un período de descanso relativo, se recomienda que aumentes progresivamente las actividades diarias, como el tiempo de pantalla, si puedes tolerarlas sin desencadenar síntomas. Puedes comenzar las actividades físicas y mentales a niveles que no causen un empeoramiento importante de los síntomas. Se ha demostrado que el ejercicio ligero y la actividad física, tal como se tolera, que comienza unos días después de la lesión acelera la recuperación; sin embargo, debe evitar cualquier actividad que tenga un alto riesgo de exposición a otro impacto en la cabeza hasta que se recupere totalmente.

El médico puede recomendarte que acortes la jornada escolar o laboral, que tomes descansos durante el día o que modifiques o reduzcas la carga de tareas escolares o laborales mientras te recuperas de la conmoción cerebral. Es posible que el médico también recomiende diferentes terapias, como la rehabilitación de la visión, la rehabilitación de los problemas de equilibrio o la rehabilitación cognitiva para los problemas de pensamiento y memoria.

Volver a la actividad rutinaria

A medida que los síntomas mejoren, puedes ir incorporando progresivamente más actividades que impliquen pensar, como hacer más tareas escolares o laborales, o aumentar el tiempo que pasas en la escuela o el trabajo.

El médico te dirá cuándo es seguro que reanudes la actividad física ligera. Por lo general, después de los primeros días después de la lesión, se te permite realizar una actividad física ligera, como montar en bicicleta fija o hacer jogging ligero, antes de que los síntomas desaparezcan por completo, siempre y cuando no empeore significativamente los síntomas.

Eventualmente, una vez que todos los signos y síntomas de la conmoción cerebral se hayan resuelto, tú y el médico pueden analizar los pasos que necesitarás tomar para volver a practicar deportes de manera segura. Reanudar los deportes demasiado pronto aumenta el riesgo de otra lesión cerebral.

Alivio del dolor

Pueden aparecer dolores de cabeza en los días o semanas posteriores a una conmoción cerebral. Para controlar el dolor, pregunta a tu médico si es seguro tomar un analgésico como el paracetamol (Tylenol, otros). Evita otros analgésicos como el ibuprofeno (Advil, Motrin IB, otros) y la aspirina, ya que estos medicamentos pueden aumentar el riesgo de sangrado.

Preparación antes de la cita

Es importante que las personas que hayan tenido una lesión en la cabeza sean evaluadas por un médico, incluso si no es necesaria la atención de emergencia.

Si tu hijo tuvo una lesión en la cabeza que te preocupa, llama al médico de inmediato. De acuerdo con los signos y síntomas, el médico podría sugerirte que busques atención médica inmediata.

A continuación encontrarás información que te ayudará a prepararte y aprovechar al máximo el tiempo de la cita.

Qué puedes hacer

  • Ten en cuenta las restricciones o instrucciones previas a la cita. Lo más importante que debes hacer mientras esperas la cita es evitar las actividades que causan o empeoran los síntomas. Evita practicar deportes o actividades físicas intensas y reduce al mínimo las tareas mentales difíciles, estresantes o prolongadas. Cuando pidas la cita, pregunta qué medidas tienen que tomar tú o tu hijo para estimular la recuperación o prevenir nuevas lesiones. Los expertos recomiendan que los atletas no retomen la actividad física hasta que los haya evaluado un médico.
  • Haz una lista de los síntomas que tú o tu hijo han tenido y hace cuánto tiempo que los tienen.
  • Anota información médica más importante, incluso otros problemas médicos para los que tú o tu hijo estén recibiendo tratamiento y todos los antecedentes de lesiones previas en la cabeza. Además, anota los nombres de medicamentos, vitaminas, suplementos u otros remedios naturales que tú o tu hijo estén tomando.
  • Pídele a un familiar o a un amigo que vaya contigo. A veces puede ser difícil recordar toda la información que se te proporciona durante una cita médica. Quizás la persona que te acompaña recuerda información que tú pasaste por alto u olvidaste.
  • Escribe preguntas para hacerle al médico.

En caso de una conmoción cerebral, estas son algunas preguntas básicas para hacerle al médico:

  • ¿Tengo una conmoción cerebral?
  • ¿Qué tipo de pruebas se necesitan?
  • ¿Qué enfoque de tratamiento me recomienda?
  • ¿Cuándo empezarán a mejorar los síntomas?
  • ¿Cuál es el riesgo de sufrir conmociones cerebrales en el futuro?
  • ¿Cuál es el riesgo de sufrir complicaciones a largo plazo?
  • ¿Cuándo será seguro volver a practicar deportes competitivos?
  • ¿Cuándo será seguro retomar el ejercicio intenso?
  • ¿Es seguro volver a la escuela o al trabajo?
  • ¿Es seguro manejar un automóvil u operar equipos eléctricos?
  • Tengo otros problemas de salud. ¿Cómo se pueden controlar juntos?
  • ¿Debería consultar con un especialista? ¿Cuánto costará eso? ¿Mi seguro cubrirá la consulta con un especialista? Es posible que tengas que llamar a tu proveedor de seguro para obtener algunas de estas respuestas.
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomienda?

Además de las preguntas que hayas preparado para hacerle a tu médico, no dudes en hacer otras que se te ocurran durante la cita.

Qué esperar del médico

Estar preparado para responder las preguntas del médico te permitirá reservar tiempo para repasar cualquier punto sobre el que quieras hablar en profundidad.

Tanto tú como tu hijo deberían estar preparados para responder las siguientes preguntas sobre la lesión y los signos y síntomas relacionados:

  • ¿Practicas deportes de contacto?
  • ¿Cómo te hiciste esta lesión?
  • ¿Qué síntomas tuviste inmediatamente después de la lesión?
  • ¿Recuerdas lo que ocurrió justo antes y después de la lesión?
  • ¿Perdiste el conocimiento después de la lesión?
  • ¿Tuviste convulsiones?
  • ¿Has tenido náuseas o vómitos desde que ocurrió la lesión?
  • ¿Has tenido dolor de cabeza? ¿En cuánto tiempo después de la lesión comenzaron los dolores de cabeza?
  • ¿Has notado alguna dificultad con la coordinación física desde que ocurrió la lesión?
  • ¿Has tenido problemas de memoria o concentración desde que ocurrió la lesión?
  • ¿Has notado sensibilidad o problemas con la vista o la audición?
  • ¿Has tenido cambios en el estado de ánimo, incluso irritabilidad, ansiedad o depresión?
  • ¿Te has sentido aletargado o te cansas con más facilidad desde que ocurrió la lesión?
  • ¿Tienes problemas para dormir o para despertarte?
  • ¿Has notado cambios en el sentido del olfato o del gusto?
  • ¿Tienes mareos o vértigo?
  • ¿Qué otros signos o síntomas te preocupan?
  • ¿Has tenido alguna lesión en la cabeza con anterioridad?

Qué puedes hacer mientras tanto

Lo más importante que debes hacer antes de tu cita es evitar las actividades que aumentan significativamente tus síntomas y las que tengan un mayor riesgo de otra repercusión en la cabeza. Esto incluye evitar los deportes u otras actividades físicas que aumenten la frecuencia cardíaca, como correr, o que requieran contracciones musculares vigorosas, como el levantamiento de pesas.

Reanuda progresivamente tus actividades diarias normales, incluido el tiempo de pantalla, a medida que puedas tolerarlas sin que los síntomas empeoren significativamente.

Si tienes dolor de cabeza, el paracetamol (Tylenol, etc.) puede aliviar el dolor. Evita tomar otros analgésicos, como aspirina o ibuprofeno (Advil, Motrin IB, etc.), si sospechas que has tenido una conmoción cerebral. Esto puede aumentar el riesgo de sangrado.

Last Updated May 5, 2020


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use