Dermatitis de contacto

Perspectiva general

La dermatitis de contacto es una erupción cutánea rojiza que produce picazón y aparece por contacto directo con una sustancia o por una reacción alérgica a esta. La erupción no es contagiosa ni pone en peligro la vida, pero puede ser muy molesta.

Muchas sustancias pueden causar dichas reacciones, como jabones, cosméticos, fragancias, alhajas y plantas.

Para tratar satisfactoriamente la dermatitis de contacto, es necesario identificar y evitar la causa de la reacción. Si puedes evitar la sustancia irritante, la erupción generalmente desaparece en un período de dos a cuatro semanas. Puedes intentar aliviar la piel con compresas húmedas y frías, cremas contra la picazón y otras medidas de cuidado personal.

Imagen de una dermatitis por contacto en la muñeca

La dermatitis por contacto puede aparecer como un sarpullido rojo que produce picazón. En esta fotografía, es posible que la irritación se deba a las mallas del reloj o a residuos de jabón atrapados debajo de la malla.

Síntomas

Por lo general, la dermatitis de contacto ocurre en zonas del cuerpo que estuvieron expuestas directamente a la sustancia que causa la reacción, por ejemplo, una pantorrilla que rozó hiedra venenosa o la piel bajo una correa de reloj. La erupción cutánea suele aparecer en minutos u horas tras la exposición y puede durar de dos a cuatro semanas.

Los signos y síntomas de la dermatitis de contacto comprenden:

  • Una erupción cutánea de color rojo
  • Picazón, que puede ser intensa
  • Piel seca, agrietada, escamosa
  • Bultos y ampollas, algunas veces, con supuración y costras
  • Hinchazón, ardor o dolor ligero

Cuándo consultar al médico

Consulta con el médico en los siguientes casos:

  • La erupción cutánea es tan molesta que tienes problemas para dormir o te distraes de tus actividades diarias
  • La erupción cutánea es repentina, dolorosa, intensa o generalizada
  • Te avergüenza el aspecto de tu piel
  • La erupción no mejora en tres semanas
  • La erupción cutánea te afecta el rostro o los genitales

Busca atención médica inmediata en las siguientes situaciones:

  • Crees que tienes la piel infectada. Algunos indicios pueden ser fiebre y pus que supura de las ampollas.
  • Tienes dolor e inflamación en los pulmones, los ojos o las fosas nasales, tal vez por haber inhalado un alérgeno.
  • Piensas que la erupción cutánea ha dañado la membrana mucosa de la boca y el tubo digestivo.
Imagen de dermatitis por contacto en la cara

La dermatitis por contacto suele afectar las áreas de la piel que se exponen de manera directa a una sustancia nociva. Aquí, es probable que el salpullido rojo seco sea causado por algún cosmético o jabón.

Imagen de un sarpullido por hiedra venenosa (dermatitis por contacto alérgica)

Las ampollas como estas son comunes en una reacción de la piel al urushiol, la sustancia aceitosa altamente alergénica de la hiedra venenosa.

Causas

La dermatitis de contacto es ocasionada por una sustancia a la que te expones que irrita la piel o desencadena una reacción alérgica. La sustancia puede ser una de miles de alérgenos e irritantes conocidos. Algunas de estas sustancias pueden ocasionar dermatitis irritativa de contacto y dermatitis alérgica de contacto.

La dermatitis irritativa de contacto es el tipo más frecuente. Esta reacción cutánea no alérgica ocurre cuando una sustancia daña la capa protectora externa de la piel.

Algunas personas reaccionan a irritantes fuertes después de una única exposición. Otras personas pueden manifestar signos y síntomas después de exposiciones reiteradas incluso a irritantes leves. Y algunas personas adquiren tolerancia a la sustancia con el tiempo.

Los irritantes frecuentes son los siguientes:

  • Solventes
  • Alcohol rectificado
  • Blanqueadores y detergentes
  • Champús, soluciones para permanentes de cabello
  • Sustancias aéreas, como aserrín o polvo de lana
  • Plantas
  • Fertilizantes y pesticidas

La dermatitis alérgica de contacto ocurre cuando una sustancia a la que eres sensible (alérgeno) desencadena una reacción inmunitaria en la piel. Por lo general, esta solo afecta el área que entró en contacto con el alérgeno. Pero alguna sustancia que ingresa al cuerpo a través de alimentos, condimentos, medicamentos o procedimientos médicos o dentales (dermitis sistémica de contacto) puede ser el desencadenante.

Es posible que te hayas vuelto más sensible a un alérgeno fuerte, como la hiedra venenosa, después de una única exposición. Los alérgenos más débiles requieren varias exposiciones con el paso de los años para desencadenar una alergia. Una vez que tienes alergia a una sustancia, incluso una pequeña cantidad de esta puede provocar una reacción.

Los alérgenos frecuentes son:

  • Níquel, el cual se utiliza en joyas, hebillas y otros elementos
  • Medicamentos, como cremas antibióticas y antihistamínicos orales
  • Bálsamo del Perú, el cual se utiliza en muchos productos, como perfumes, cosméticos, enjuagues bucales y condimentos
  • Formaldehído, el cual se encuentra en conservantes, desinfectantes y en la ropa
  • Productos de cuidado personal, como desodorantes, geles para ducha, tintes para el cabello, cosméticos y esmalte de uñas
  • Plantas, como la hiedra venenosa y el mango, que contienen una sustancia altamente alergénica denominada «urushiol»
  • Sustancias que se encuentran en el aire, como polen de las ambrosías e insecticidas en aerosol
  • Productos que provocan una reacción cuando estás expuesto al sol (dermatitis fotoalérgica de contacto), como algunos protectores solares y medicamentos orales

Los niños padecen la enfermedad a causa de los responsables frecuentes y también a causa de la exposición a pañales, toallitas húmedas, filtros solares, prendas con broches o tintes, etc.

Factores de riesgo

Algunos trabajos y pasatiempos te exponen más a tener dermatitis de contacto. Por ejemplo:

  • Empleados de odontología y cuidado de la salud
  • Trabajadores del metal
  • Trabajadores de la construcción
  • Peluqueros y cosmetólogos
  • Mecánicos automotores
  • Buzos o nadadores, debido a la goma en las máscaras faciales y gafas
  • Limpiadores
  • Jardineros y agricultores
  • Cocineros y otras personas que trabajan con alimentos

Complicaciones

La dermatitis de contacto puede provocar una infección si te rascas constantemente la zona afectada, lo que provoca que se humedezca y supure. Esto genera un entorno propicio para que las bacterias o los hongos crezcan y puedan causar una infección.

Prevención

Las medidas de prevención general son las siguientes:

  • Evita los irritantes y alérgenos. Intenta identificar y evitar las sustancias que te irritan la piel o te provocan una reacción alérgica.
  • Lávate la piel. Puedes eliminar la mayor parte de la sustancia que provoca la erupción si te lavas la piel inmediatamente después de entrar en contacto con ella. Usa un jabón suave sin fragancia y agua tibia. Enjuaga por completo. Lava también la ropa u otros elementos que puedan haber estado en contacto con un alérgeno vegetal, como la hiedra venenosa.
  • Usa ropa o guantes de protección. Las máscaras faciales, las gafas, los guantes y otros elementos de protección pueden protegerte de las sustancias irritantes, entre ellas, los productos de limpieza del hogar.
  • Aplica un parche termoadherente para cubrir los cierres metálicos que están cerca de la piel. Esto puede ayudar a evitar una reacción a los botones a presión de los jeans, por ejemplo.
  • Aplica una crema o gel de barrera. Estos productos pueden actuar como capa protectora para la piel. Por ejemplo, una crema para la piel de venta libre que contenga bentoquatam (IvyBlock) puede prevenir o disminuir la reacción de la piel a la hiedra venenosa.
  • Usa crema humectante. La aplicación habitual de crema humectante puede ayudar a restaurar la capa más externa de la piel y a mantener la piel tersa.
  • Ten cuidado con las mascotas. Los alérgenos vegetales, como la hiedra venenosa, pueden adherirse a las mascotas y después transmitirse a las personas.

Diagnóstico

Es posible que el médico pueda diagnosticar la dermatitis de contacto e identificar la causa hablando contigo sobre tus signos y síntomas, haciéndote preguntas para descubrir pistas sobre la sustancia desencadenante, así como examinando la piel para observar el patrón y la intensidad de la erupción.

El médico puede recomendar una prueba con parches para saber si eres alérgico a algo. Esta prueba puede ser útil si la causa de la erupción no está clara o si la erupción reaparece a menudo.

Durante la prueba con parches, se aplican a los parches pequeñas cantidades de posibles alérgenos, los cuales luego se colocan sobre la piel. Esos parches se dejan sobre la piel de dos a tres días y, durante ese tiempo, tienes que mantener seca la espalda.

Luego, el médico observa la piel en busca de reacciones de la piel debajo de los parches y determina si se necesitan más análisis.

Imagen de la prueba del parche en la espalda

La prueba del parche puede ser útil para determinar si eres alérgico a una sustancia específica. Se colocan sobre la piel pequeñas cantidades de distintas sustancias bajo una capa adhesiva. Tu médico luego controla si se produjo una reacción de la piel bajo los parches.

Tratamiento

Si las medidas de cuidado en el hogar no alivian los signos y síntomas, el médico puede recetarte medicamentos. Por ejemplo:

  • Cremas o ungüentos con esteroides. Estas cremas o ungüentos se aplican de manera tópica y ayudan a aliviar la erupción de la dermatitis de contacto. Se puede aplicar un esteroide tópico una o dos veces al día durante dos a cuatro semanas.
  • Medicamentos orales. En casos graves, el médico puede recetarte corticoesteroides orales para reducir la inflamación, antihistamínicos para aliviar la picazón o antibióticos para combatir una infección bacteriana.

Estilo de vida y remedios caseros

Para ayudar a reducir la picazón y aliviar la inflamación de la piel, prueba los siguientes enfoques de cuidado personal:

  • Evita el factor irritante o alérgeno. La clave está en identificar qué provoca la erupción cutánea y mantenerte alejado. El médico puede darte una lista de productos que comúnmente contienen la sustancia que te afecta. Además, pide una lista de productos que no tengan la sustancia que te afecta.

    Si tienes alergia al metal de una joya, es posible que puedas usarla si pones una barrera entre la piel y el metal. Por ejemplo, puedes cubrir la parte interior de un brazalete con un pedazo de cinta transparente o pintarla con esmalte transparente para uñas.

  • Aplica una crema o una loción contra la picazón sobre la zona afectada. El uso de una crema sin receta que contenga por lo menos 1 por ciento de hidrocortisona puede aliviar temporalmente la picazón. Se puede aplicar un ungüento con esteroides una o dos veces al día durante dos a cuatro semanas. También puedes probar la loción de calamina.
  • Toma un medicamento contra la picazón por vía oral. Un antihistamínico o corticoesteroide oral sin receta, como la difenhidramina (Benadryl), puede ser útil si la picazón es intensa.
  • Aplica compresas húmedas y frías. Humedece un paño suave y sostenlo sobre el lugar de la picazón de 15 a 30 minutos para aliviar la piel. Repite esto varias veces al día.
  • Evita rascarte. Córtate las uñas. Si no puedes dejar de rascarte, tapa la zona que te pica con vendaje.
  • Toma un baño fresco y cómodo. Espolvorea el agua con bicarbonato de sodio o un producto de baño a base de avena.
  • Protégete las manos. Enjuágate y sécate bien las manos bien con suavidad después de lavarlas. Usa cremas humectantes durante el día. Además, elige guantes de acuerdo con la sustancia de la que estás protegiendo las manos. Por ejemplo, los guantes de plástico forrados con algodón son una buena opción si las manos se te humedecen a menudo.

Preparación antes de la cita

Es probable que primero veas al médico de atención primaria. Él te puede derivar a un médico que se especialice en trastornos de la piel (dermatólogo).

Como las consultas pueden ser breves, es aconsejable ir bien preparado.

Qué puedes hacer

  • Anota los signos y síntomas, incluso cuándo comenzaron y cuánto duraron.
  • Evita sustancias que creas que pueden haber provocado la erupción.
  • Toma nota de los productos nuevos que comenzaste a usar y de cualquier sustancia que esté en contacto de manera frecuente con las zonas de piel afectadas.
  • Haz una lista de todos los medicamentos y suplementos que tomes. Aún mejor, lleva los envases originales y una lista de las dosis e indicaciones. Comprende todas las cremas o lociones que estés usando.
  • Anota las preguntas que desees hacerle al médico.

Algunas preguntas básicas para hacerle a tu médico sobre la dermatitis de contacto son la siguientes:

  • ¿Qué puede estar provocando mis signos y síntomas?
  • ¿Se necesitan pruebas para confirmar el diagnóstico?
  • ¿Qué tratamientos hay disponibles y cuáles me recomiendas?
  • ¿Esta enfermedad es temporal o crónica?
  • ¿Puedo esperar a ver si la enfermedad desaparece por sí sola?
  • ¿Rascarse puede expandir la erupción?
  • ¿Reventarse las ampollas puede expandir la erupción?
  • ¿Qué rutina para el cuidado de la piel me recomiendas para mejorar mi enfermedad?
  • ¿Cómo puedo evitar que esto ocurra en el futuro?

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga preguntas como las siguientes:

  • ¿Cuándo comenzaste a notar los síntomas?
  • ¿Con qué frecuencia se presentan los síntomas?
  • ¿Los síntomas han sido continuos u ocasionales? ¿Mejoran los fines de semana o durante las vacaciones?
  • ¿Hay algo que parezca mejorar o empeorar tus síntomas?
  • ¿Comenzaste a utilizar jabones, lociones, cosméticos o productos domésticos nuevos?
  • ¿Tu trabajo o tu pasatiempo implican el uso de productos que entran en contacto con la piel con frecuencia?

Last Updated Oct 4, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use