Enfermedad de Osgood-Schlatter

Perspectiva general

La enfermedad de Osgood-Schlatter puede causar una protuberancia ósea dolorosa en la tibia, justo debajo de la rodilla. Suele afectar a niños y adolescentes que atraviesan períodos de crecimiento durante la pubertad.

La enfermedad de Osgood-Schlatter ocurre, con más frecuencia, en niños que practican deportes que involucran correr, saltar y realizar cambios rápidos de dirección, como fútbol, básquetbol, patinaje artístico y ballet.

Si bien la enfermedad de Osgood-Schlatter solía ser más frecuente en los niños, la brecha de sexo se está achicando dado que cada vez más niñas practican estos deportes.

La enfermedad de Osgood-Schlatter, generalmente, ocurre en niños de 12 a 14 años y en niñas de 10 a 13 años. La diferencia en el rango de edad se debe a que las niñas entran en la pubertad antes que los niños. La enfermedad, generalmente, desaparece sola, una vez que los huesos del niño dejan de crecer.

Síntomas

El dolor en la rodilla y la inflamación justo debajo de la rótula son los indicadores principales de la enfermedad de Osgood-Schlatter. El dolor suele empeorar al realizar ciertas actividades, como correr, arrodillarse y saltar, y se alivia con el reposo.

Por lo general, la enfermedad ocurre en una sola rodilla, pero puede afectar las dos. El malestar puede durar entre semanas y meses, y puede volver a aparecer hasta que tu hijo deje de crecer.

Cuándo consultar al médico

Llama al médico de tu hijo si el dolor le impide realizar sus actividades diarias. Busca atención médica si la rodilla está hinchada y enrojecida o si tiene fiebre, bloqueo o inestabilidad de la articulación de la rodilla además de dolor.

Causas

Durante las actividades que comprenden correr, saltar y flexionar, como el fútbol, el básquetbol, el vóleibol y el ballet, los músculos del muslo (cuádriceps) del niño tiran del tendón que conecta la rótula con el cartílago de crecimiento en la parte superior de la tibia.

Esta tensión repetitiva puede ocasionar que el tendón tire del cartílago de crecimiento donde se inserta en la tibia, lo que genera el dolor e inflamación relacionados con la enfermedad de Osgood-Schlatter. En algunos casos, el organismo del niño puede intentar cerrar ese hueco con el crecimiento de hueso nuevo, lo que puede formar un bulto óseo en ese lugar.

Factores de riesgo

Los principales factores de riesgo de la enfermedad de Osgood-Schlatter comprenden:

  • Edad. La enfermedad de Osgood-Schlatter ocurre durante los periodos de crecimiento de la pubertad. Los límites de edad varían según el sexo porque las niñas entran en la pubertad antes que los niños. La enfermedad de Osgood-Schlatter, generalmente, ocurre en niños de 12 a 14 años y en niñas de 10 a 13 años.
  • Sexo. La enfermedad de Osgood-Schlatter es más frecuente en niños; sin embargo, la brecha de género se está achicando dado que cada vez más niñas practican deportes.
  • Deportes. La enfermedad sucede con más frecuencia en las personas que practican deportes que involucran correr, saltar y hacer cambios de dirección rápidos.
  • Flexibilidad. La rigidez de los cuádriceps puede aumentar la tensión que ejerce el tendón de la rótula en el cartílago de crecimiento en la parte superior de la tibia.

Complicaciones

Las complicaciones de la enfermedad de Osgood-Schlatter son poco frecuentes. Si ocurren, podrían ser dolor crónico o inflamación localizada.

Incluso después de solucionar los síntomas, podría quedar un bulto óseo en la tibia justo debajo de la rótula. Este bulto puede permanecer, hasta cierto grado, durante toda la vida de tu hijo, pero no suele afectar el funcionamiento de la rodilla.

Rara vez, la enfermedad de Osgood-Schlatter puede provocar que el cartílago de crecimiento se despegue de la tibia.

Diagnóstico

Durante la exploración física, el médico examinará la rodilla de tu hijo para buscar puntos sensibles, inflamación, dolor y enrojecimiento. Se pueden sacar radiografías para observar los huesos de la rodilla y la pierna y examinar más de cerca la región donde el tendón de la rótula se conecta a la tibia.

Tratamiento

La enfermedad de Osgood-Schlatter casi siempre se resuelve sin tratamiento formal. Los síntomas suelen desaparecer cuando se detiene el crecimiento de los huesos de tu hijo.

Medicamentos

Los analgésicos de venta libre, como paracetamol (Tylenol u otros), ibuprofeno (Advil, Motrin IB, Children's Motrin u otros) o naproxeno sódico (Aleve) pueden ser de ayuda.

Terapia

Un fisioterapeuta puede enseñarle a tu hijo ejercicios para estirar los cuádriceps, lo que puede ayudar a reducir la tensión en el lugar en donde el tendón de la rótula se une a la tibia. Una correa para tendón rotuliano también puede ayudar a aliviar la tensión. Los ejercicios de fortalecimiento de los cuádriceps y las piernas en general pueden ayudar a estabilizar la articulación de la rodilla.

Cirugía

En muy pocos casos, si el dolor es debilitante y no disminuye después del período de crecimiento, se podría recomendar cirugía para extirpar la excrecencia ósea.

Estilo de vida y remedios caseros

Lo siguiente podría ayudar a tu hijo:

  • Descansar la articulación. Limitar el tiempo de actividades que agraven la afección, como arrodillarse, saltar y correr.
  • Colocar hielo en la zona afectada. Esto puede ayudar con el dolor y la hinchazón.
  • Estirar los músculos de las piernas. Es especialmente importante estirar los músculos de la parte delantera del muslo (cuádriceps).
  • Proteger la rodilla. Cuando tu hijo esté practicando un deporte, haz que use protección sobre la rodilla afectada en el punto donde podría irritarse.
  • Probar con una correa. Una correa para tendón rotuliano se ajusta alrededor de la pierna justo debajo de la rótula. Puede ayudar a «sujetar» el tendón de la rótula durante las actividades y distribuir un poco de la fuerza fuera de la tibia.
  • Hacer entrenamientos cruzados. Sugiérele a tu hijo que cambie a actividades que no involucren saltar ni correr, como ciclismo o natación, hasta que los síntomas desaparezcan.

Preparación antes de la cita

En primer lugar, puedes hablar con el médico de cabecera o con el pediatra de tu hijo acerca del problema. Puede ser que ellos te deriven a un especialista en lesiones de la rodilla o medicina del deporte.

Qué puedes hacer

Trae a la consulta una lista escrita que contenga lo siguiente:

  • Descripciones detalladas de los síntomas que tu hijo experimenta
  • Información sobre problemas de salud que tu hijo haya tenido en el pasado
  • Información sobre problemas de salud frecuentes en tu familia
  • Todos los medicamentos y suplementos dietéticos que tu hijo toma
  • Las preguntas que quieras hacerle al médico

A continuación encontrarás algunas preguntas básicas para hacerle al médico de tu hijo sobre la enfermedad de Osgood-Schlatter. Si tienes preguntas adicionales durante la visita, no dudes en hacerlas.

  • ¿Crees que mi hijo podrá continuar practicando su actividad deportiva actual?
  • ¿Es necesario que mi hijo cambie sus actividades, por ejemplo, que juegue en una posición diferente o entrene con ejercicios diferentes? Si es así, ¿por cuánto tiempo?
  • ¿Qué signos o síntomas pueden indicar que mi hijo necesita tomar un descanso de las actividades deportivas?
  • ¿Qué otras medidas de cuidado personal pueden ayudar a mi hijo?

Qué esperar del médico

Es probable que el médico de tu hijo te haga una serie de preguntas, entre ellas:

  • ¿Qué tan intenso es el dolor?
  • ¿El dolor se produce antes, durante o después de los entrenamientos, o es permanente?
  • ¿Has notado inflamación en la zona de la rótula?
  • ¿Has tenido problemas de movilidad o estabilidad?
  • ¿Cuál es tu rutina de ejercicios o entrenamiento?
  • ¿Has modificado recientemente tu rutina de entrenamiento? Por ejemplo, ¿has entrenado más tiempo, con más intensidad o con técnicas nuevas?
  • ¿Puedes tolerar el dolor al practicar deporte con intensidad normal?
  • ¿Tus síntomas afectan tu habilidad para realizar tareas diarias y habituales, como subir escaleras?
  • ¿Qué tratamientos caseros has probado? ¿Alguno ha sido de ayuda?
  • ¿Has sufrido una lesión recientemente que te pueda haber dañado las rodillas?

Last Updated Nov 17, 2017


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use