Erliquiosis

Perspectiva general

La erliquiosis es una enfermedad bacteriana transmitida por las garrapatas, que provoca síntomas similares a los de la influenza. Los signos y síntomas de la erliquiosis van desde dolor generalizado leve hasta fiebre intensa, y generalmente aparecen una o dos semanas después de la picadura de una garrapata. Si se trata rápidamente con los antibióticos adecuados, la erliquiosis suele mejorar en pocos días.

La anaplasmosis, otra de las infecciones transmitidas por garrapatas, está estrechamente relacionada con la erliquiosis. Pero estas dos enfermedades tienen diferencias bien marcadas y las transmiten microorganismos diferentes.

La mejor manera de prevenir estas infecciones es evitar las picaduras de garrapatas. Usar repelentes de garrapatas, controlarse exhaustivamente todo el cuerpo después de estar al aire libre y quitar adecuadamente las garrapatas ofrecen las mejores probabilidades para evitar la erliquiosis.

Síntomas

Si la garrapata que lleva la bacteria que provoca la erliquiosis se ha estado alimentando de ti durante al menos 24 horas, pueden aparecer los siguientes signos y síntomas similares a los de la influenza, generalmente dentro de 7 a 14 días de la picadura:

  • Fiebre leve
  • Dolor de cabeza
  • Escalofríos
  • Dolores musculares
  • Náuseas
  • Vómitos
  • Diarrea
  • Fatiga
  • Pérdida de apetito
  • Dolor articular
  • Confusión
  • Erupción cutánea
  • Tos

Algunas personas infectadas con erliquiosis pueden tener síntomas tan leves que nunca buscan atención médica y el cuerpo lucha contra la enfermedad por sí solo. Pero la erliquiosis sin tratar con síntomas persistentes puede generar una enfermedad lo suficientemente grave como para requerir hospitalización.

Cuándo consultar al médico

Después de la picadura de garrapata, puedes tardar hasta 14 días en comenzar a mostrar signos y síntomas de erliquiosis. Si empiezas a tener síntomas dentro de las dos semanas de la picadura de garrapata, consulta a tu médico.

Si sufres algunos de los síntomas ya mencionados inmediatamente después de haber estado en una zona donde se sabe que hay garrapatas, consulta con tu médico. Asegúrate de contarle al médico que recientemente te picó una garrapata o que visitaste una zona con alta población de garrapatas.

Causas

La causa de la erliquiosis es la bacteria Ehrlichia, que se transmite, principalmente, a través de la garrapata estrella solitaria.

Las garrapatas se alimentan de sangre, se prenden a un anfitrión y se alimentan hasta hincharse y duplicar varias veces su tamaño normal. Cuando se alimentan, las garrapatas que portan las bacterias causantes de la enfermedad pueden transmitirlas a un anfitrión sano. O bien, las garrapatas pueden entrar en contacto con las bacterias si el anfitrión (como un ciervo de cola blanca o un coyote) está infectado.

Por lo general, para contagiarte de erliquiosis debe picarte una garrapata infectada. Las bacterias entran en la piel a través de la picadura y, finalmente, llegan al torrente sanguíneo.

Antes de que pueda transmitir las bacterias, una garrapata debe estar prendida y alimentarse del anfitrión durante al menos 24 horas. Es posible que una garrapata prendida que se vea hinchada ya se haya alimentado durante el tiempo suficiente para transmitir la bacteria. Quitar las garrapatas cuanto antes puede prevenir la infección.

También es posible que la erliquiosis se transmita por una transfusión de sangre, de la madre al feto y por el contacto directo con un animal infectado que se carneó.

Fotografía de la garrapata estrella solitaria

La garrapata estrella solitaria hembra adulta tiene una mancha característica en su espalda, y es posible que crezca hasta 1/3 de pulgada antes de alimentarse.

Factores de riesgo

La erliquiosis se contagia cuando una garrapata infectada, principalmente la garrapata estrella solitaria, te pica y se alimenta de ti durante 24 horas o más. Los siguientes factores pueden aumentar el riesgo de tener infecciones transmitidas por garrapatas:

  • Estar al aire libre en temporadas de clima cálido. La mayoría de los casos de erliquiosis ocurre en los meses de primavera y verano, cuando las poblaciones de garrapatas estrella solitaria están en su punto máximo, y las personas pasan tiempo afuera más seguido.
  • Vivir en una zona con alta población de garrapatas o visitarla. Corres un riesgo mayor si te encuentras en una zona con alta población de garrapatas estrella solitaria. En Estados Unidos, es más frecuente encontrar garrapatas estrella solitaria en los estados del sudeste, del este y en los centrales del sur.
  • Ser hombre. Las infecciones de erliquiosis son más frecuentes en los hombres, posiblemente, debido a que pasan más tiempo al aire libre por trabajo o recreación.

Complicaciones

Sin tratamiento inmediato, la erliquiosis puede tener efectos graves en adultos o en niños sanos.

Las personas con sistemas inmunitarios debilitados corren mayor riesgo de sufrir consecuencias más graves y potencialmente mortales. Algunas complicaciones graves de las infecciones sin tratar son las siguientes:

  • Insuficiencia renal
  • Insuficiencia respiratoria
  • Insuficiencia cardíaca
  • Convulsiones
  • Coma

Prevención

La mejor manera de prevenir la erliquiosis es evitar las picaduras de garrapatas.

La mayoría de las garrapatas se prenden en la parte inferior de las piernas y en los pies cuando trabajas o caminas por zonas boscosas, cubiertas de hierbas o con pastos demasiado crecidos. Después de que la garrapata se prende al cuerpo, generalmente, trepa hasta encontrar un lugar donde pueda excavar en la piel. Puedes encontrar una garrapata en la parte trasera de tus rodillas, en la ingle, las axilas, las orejas, la parte trasera del cuello y en cualquier otro lugar del cuerpo.

Si quitas la garrapata durante las primeras 24 horas después de que se prendió, reduces el riesgo de sufrir una infección. Si bien es posible que no puedas evitar recorrer zonas donde hay garrapatas, estas sugerencias pueden ayudarte a encontrar y a quitar las garrapatas antes de que se prendan a tu piel:

  • Usa ropa de colores claros. Las garrapatas son de color oscuro. La ropa clara ayuda a detectar las garrapatas antes de que puedan prenderse a la piel.
  • Evita los zapatos con punta abierta o las sandalias. Las garrapatas suelen vivir en zonas boscosas o en campos y pueden prenderse a los pies y a las piernas cuando las personas atraviesan estas regiones. Usar zapatos con punta abierta o sandalias aumenta el riesgo de que una garrapata se prenda a tu piel desnuda y se abra camino por debajo de la ropa, sin que puedas detectarla.
  • Usa repelente. Los productos que contienen DEET (Off! Deep Woods, Repel) o permetrina (Repel Permanone) suelen servir como repelentes de garrapatas. La permetrina solo debe usarse sobre la ropa. Puedes usar DEET sobre la piel o sobre la ropa, pero debes seguir las instrucciones detalladas en la etiqueta.

    Para los niños, puedes usar un repelente con una concentración de DEET menor al 30 por ciento y siempre debes usar el producto con precaución. No uses DEET en las manos ni en el rostro, y tampoco en las manos y en el rostro de tu hijo.

  • Usa pantalones largos y camisas de mangas largas. Cuanta menos piel quede al desnudo, menor será la zona donde podrá picarte la garrapata. Para lograr una mayor protección, usa camisas, pantalones y calcetines con permetrina impregnada en la tela.
  • Métete la camisa dentro de los pantalones y los pantalones dentro de los calcetines. Si haces esto, a las garrapatas les resultará más difícil trepar hasta la piel expuesta. Sin embargo, ten en cuenta que si caen garrapatas sobre tu ropa, treparán hasta llegar a la piel expuesta. Revísate periódicamente la ropa cuando estés al aire libre.
  • Camina por senderos despejados siempre que sea posible. Las garrapatas prefieren las zonas boscosas y pueden ser menos frecuentes en los caminos bien rastrillados.
  • Inspecciona tu cuerpo. Realiza una completa inspección visual de tu cuerpo. Asegúrate de revisar la cabeza y el cuello porque las garrapatas continuarán trepando hasta que encuentren un lugar adecuado para escarbar. Al regresar de pasar un tiempo al aire libre o de realizar actividades de jardinería, usa las manos para revisar el cabello y las zonas que no puedes ver.

    Las garrapatas pueden ser tan pequeñas como una semilla de fresa y, generalmente, se prenden en zonas ocultas de la piel. Asegúrate de revisar todas las posibilidades. Es muy poco frecuente que solo con una ducha se desprendan las garrapatas prendidas a la cabeza y al cuerpo.

  • Inspecciona la ropa y los equipos. Al llegar a tu casa, revisa la ropa, la mochila y los demás equipos para encontrar las garrapatas que pudieron haberse prendido en el camino. Centrifugar las prendas en la secadora durante aproximadamente una hora eliminará todas las garrapatas que no hayas encontrado.
  • No te olvides de las mascotas. Realiza una inspección diaria para buscar garrapatas en todas las mascotas que pasen tiempo al aire libre.

Diagnóstico

Las infecciones transmitidas por garrapatas son difíciles de diagnosticar basándose únicamente en los signos y síntomas, porque dichos signos y síntomas (como la fiebre y el dolor muscular) son similares a los de otras afecciones comunes.

Si varios análisis de sangre dan resultados anormales y además tienes antecedentes de una posible exposición, el médico puede sospechar que padeces una enfermedad transmitida por garrapatas. Si tienes erliquiosis, es probable que los análisis de sangre muestren lo siguiente:

  • Recuento bajo de glóbulos blancos: estas células son las encargadas de luchar contra las enfermedades de nuestro cuerpo
  • Recuento bajo de plaquetas: las plaquetas son esenciales para la coagulación de la sangre
  • Funcionamiento anormal del hígado

Los análisis de sangre más específicos para detectar la erliquiosis son los siguientes:

  • Prueba de reacción en cadena de la polimerasa. Esta prueba ayuda a identificar los genes específicos exclusivos de la erliquiosis. Sin embargo, si ya iniciaste el tratamiento, es posible que esto afecte los resultados.
  • Prueba indirecta de anticuerpos fluorescentes. Esta prueba (que no se usa tanto como la prueba de reacción en cadena de la polimerasa) mide la cantidad de anticuerpos que tienes en la sangre frente a las bacterias que causan la erliquiosis.

Si vives en una zona donde las garrapatas son comunes, es posible que el médico te recete antibióticos antes de que estén listos los resultados de los análisis de sangre, pues con el tratamiento temprano se logran mejores resultados para algunas enfermedades transmitidas por garrapatas.

Tratamiento

Si el médico sospecha que tienes erliquiosis u otra enfermedad transmitida por garrapatas, es probable que te recete doxiciclina antibiótica (Doryx, Vibramycin u otros). Por lo general, tomarás el antibiótico durante 10 días como máximo. El médico puede pedirte que tomes los antibióticos durante un período mayor si estás gravemente enfermo.

Si estás embarazada, el médico puede recetarte rifampicina antibiótica (Rifadin, Rimactane), porque la doxiciclina no está recomendada durante el embarazo.

Estilo de vida y remedios caseros

Si te pica una garrapata, no te asustes. Si quitas la garrapata dentro de las 24 horas posteriores a la picadura, es poco probable que padezcas erliquiosis u otras enfermedades transmitidas por garrapatas. Sigue estos pasos para quitar las garrapatas de forma segura:

  • Si es posible, usa una pequeña pinza. Para quitar una garrapata, usa una pinza con puntas planas o cúbrete la mano con un pañuelo de papel o un guante. La saliva y los líquidos corporales de la garrapata pueden contener la misma bacteria que se encuentra en su boca, y la bacteria puede entrar en tu cuerpo a través de cortes en la piel o de tus membranas mucosas.
  • Quita la garrapata lentamente. Toma la garrapata de la boca, donde esté prendida a la piel. Tírala hacia arriba para quitarla de la piel lenta y firmemente, sin sacudirla ni girarla.

    Si tiras demasiado rápido o si tomas la garrapata de su cuerpo, es probable que se quiebre y que la boca quede prendida a tu piel. Si el aparato bucal de la garrapata se rompe y queda prendido a la piel, quítalo con una pequeña pinza.

    La vaselina y los fósforos calientes no son tratamientos eficaces para quitar garrapatas ni partes de garrapatas prendidas a la piel. Estos métodos empeoran la situación, pues hacen que la garrapata libere más líquidos corporales y esto puede generar más infección.

  • Mata a la garrapata. Una vez que hayas logrado quitar la garrapata, mátala colocándola en un recipiente con alcohol isopropílico. No aplastes la garrapata con las manos ni con las uñas, porque los líquidos que libera pueden contener bacterias infectadas.

    Si quieres conservar la garrapata para su análisis en caso de que te enfermes, ponla en un frasco o una bolsa de plástico, indica la fecha en el recipiente y colócalo en el congelador.

  • Limpia el lugar de la picadura. Lava bien el lugar de la picadura con una solución antiséptica para manos o con agua y jabón. Y lávate bien las manos.
  • Controla el lugar de la picadura. Los días y las semanas posteriores, observa el lugar de la picadura para ver si aparece una erupción cutánea y presta especial atención a cualquier signo o síntoma que se presente, como fiebre, dolores musculares o dolor en las articulaciones.

    Si adviertes algo fuera de lo normal, consulta con el médico. Si es posible, lleva la garrapata a la consulta.

Preparación antes de la cita

Es probable que primero consultes con tu médico de atención primaria o con el médico de una sala de urgencias, según la gravedad de los signos y síntomas. Sin embargo, pueden derivarte a un médico que se especialice en enfermedades infecciosas.

Si tienes tiempo para prepararte antes de la consulta, es útil tener cierta información disponible. A continuación, encontrarás información que te ayudará a prepararte para la consulta, junto con lo que puedes esperar del médico.

Qué puedes hacer

  • Anota cualquier síntoma que tengas, incluso los que parezcan no tener relación con el motivo por el cual programaste la consulta.
  • Anota tu información personal más importante, incluso cualquier viaje reciente a zonas donde las garrapatas sean comunes.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, las vitaminas y los suplementos que tomes y agrega la información de las dosis.
  • Escribe preguntas para hacerle al médico.

Preparar una lista de preguntas puede ayudarte a aprovechar al máximo el tiempo con el médico. En el caso de la erliquiosis, estas son algunas preguntas básicas que puedes hacerle al médico:

  • ¿La picadura de una garrapata me provocó estos síntomas?
  • ¿Existen otras causas posibles de mis síntomas?
  • ¿Qué pruebas necesito hacerme?
  • ¿Esta infección tiene efectos duraderos?
  • ¿Qué tratamientos hay disponibles y cuál me recomiendas?
  • ¿Qué tipos de efectos secundarios suele ocasionar el tratamiento?
  • Tengo otro problema de salud. ¿Cuál es la mejor manera de controlarlos en forma conjunta?
  • ¿Existen alternativas al enfoque principal que sugieres?
  • ¿Existe alguna alternativa genérica al medicamento que me recetas?
  • ¿Qué puedo hacer para evitar este tipo de infección en el futuro?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomiendas?

No dudes en hacerle al médico cualquier otra pregunta relevante.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas, como las siguientes:

  • ¿Cuándo comenzaste a tener los síntomas?
  • ¿Los síntomas han sido continuos u ocasionales?
  • ¿Cuán intensos son los síntomas?
  • ¿Viajaste últimamente?
  • ¿Has practicado senderismo, golf u otras actividades al aire libre últimamente?
  • ¿Encontraste alguna garrapata en tu cuerpo? Si es así, ¿cuándo?
  • ¿Tuviste algún problema con antibióticos en el pasado?

Last Updated Jul 13, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use