Estenosis mitral

Perspectiva general

La estenosis de la válvula mitral, o «estenosis mitral», es un estrechamiento de la válvula mitral del corazón. Esta válvula anormal no se abre correctamente, lo que bloquea el flujo de sangre hacia la cavidad principal de bombeo del corazón (ventrículo izquierdo). Entre otros problemas, la estenosis mitral puede provocar cansancio y falta de aliento.

La causa principal de la estenosis mitral es una infección denominada «fiebre reumática», que está relacionada con infecciones por estreptococos. La fiebre reumática —que ahora es muy infrecuente en los Estados Unidos, pero todavía frecuente en los países en desarrollo— puede producir la cicatrización de la válvula mitral. Si no se trata, la estenosis mitral puede provocar complicaciones cardíacas graves.

Estenosis mitral

La estenosis de la válvula mitral, que se muestra en el corazón de la derecha, es una enfermedad por la cual se produce el estrechamiento de esta válvula del corazón. Esta válvula anormal no se abre adecuadamente y bloquea el flujo de sangre que ingresa al ventrículo izquierdo, la principal cavidad de bombeo del corazón. El corazón normal se muestra a la izquierda.

Síntomas

Puedes sentirte bien con la estenosis mitral o tener síntomas menores durante décadas. La estenosis mitral suele avanzar lentamente a lo largo del tiempo. Consulta al médico si tienes:

  • Dificultad para respirar, especialmente cuando te ejercitas o recuestas
  • Fatiga, especialmente durante mayor actividad física
  • Pies o piernas hinchados
  • Palpitaciones: sensación de latidos del corazón rápidos y agitados
  • Mareos o desmayos
  • Tos con sangre
  • Molestia o dolor en el pecho

Los síntomas de la estenosis mitral pueden aparecer o empeorar en cualquier momento en que tu frecuencia cardíaca se acelere, como por ejemplo, durante el ejercicio físico. Un episodio de latidos del corazón rápidos puede estar acompañado por estos síntomas. O puede desencadenarse por el embarazo u otra exigencia corporal, tal como una infección.

En la estenosis mitral, la presión que se acumula en el corazón luego regresa a los pulmones, lo cual da como resultado una acumulación de líquido (congestión) y la dificultad para respirar.

Si bien los síntomas de la estenosis mitral aparecen con mayor frecuencia entre los 15 y los 40 años en los países desarrollados, pueden presentarse a cualquier edad, incluso durante la infancia.

La estenosis mitral también puede presentar signos que el médico encontrará durante el examen. Estos pueden ser:

  • Soplo cardíaco
  • Acumulación de líquido en los pulmones
  • Ritmo cardíaco irregular (arritmias)

Cuándo consultar al médico

Llama al médico para solicitar una consulta inmediata si sientes fatiga o dificultad para respirar durante la actividad física, palpitaciones o dolor de pecho.

Si te diagnosticaron estenosis mitral, pero no has tenido síntomas, habla con el médico sobre las evaluaciones de seguimiento.

Causas

Las causas de la estenosis mitral comprenden:

  • Fiebre reumática. La fiebre reumática, una complicación derivada de una amigdalitis estreptocócica, puede dañar la válvula mitral. La fiebre reumática es la causa más frecuente de la estenosis mitral. Puede dañar la válvula mitral haciendo que las aletas se engrosen o se fusionen. Es probable que los signos y síntomas de la estenosis mitral no se manifiesten durante años.
  • Depósitos de calcio. A medida que envejeces, pueden acumularse depósitos de calcio alrededor del anillo de la válvula mitral, lo cual, a veces, puede causar estenosis mitral.
  • Otras causas. En raras ocasiones, los bebes nacen con una válvula mitral estrecha (defecto congénito) que causa problemas con el paso del tiempo. Otras causas poco frecuentes comprenden radiación al tórax y algunas enfermedades autoinmunitarias, como el lupus.

Cómo funciona el corazón

El corazón, el centro de tu aparato circulatorio, consta de cuatro cavidades. Las dos cavidades superiores (aurículas) reciben la sangre. Las dos cavidades inferiores (ventrículos) bombean la sangre.

Cuatro válvulas cardíacas se abren y cierran para permitir que la sangre fluya en una sola dirección a través del corazón. La válvula mitral, ubicada entre las dos cavidades del lado izquierdo del corazón, consta de dos aletas de tejido denominadas «valvas».

La válvula mitral se abre cuando el flujo sanguíneo sale de la aurícula izquierda hacia el ventrículo izquierdo. Luego las valvas se cierran para evitar que la sangre que acaba de pasar hacia el ventrículo izquierdo fluya en el sentido inverso. Una válvula cardíaca defectuosa no puede abrirse ni cerrarse por completo.

Cavidades y válvulas del corazón

Un corazón normal tiene dos cámaras superiores y dos cámaras inferiores. Las cámaras superiores, la aurícula derecha e izquierda, reciben la sangre. Las cámaras inferiores, los ventrículos derecho e izquierdo más musculares, bombean la sangre del corazón. Las válvulas cardíacas, que mantienen el flujo sanguíneo en la dirección adecuada, son puertas en las aperturas de las cámaras.

Factores de riesgo

Hoy en día, la estenosis mitral es menos frecuente que antes porque la causa más común, la fiebre reumática, es muy infrecuente en los Estados Unidos. Sin embargo, la fiebre reumática aún es un problema en los países en desarrollo.

Los factores de riesgo para la estenosis mitral comprenden:

  • Antecedentes de fiebre reumática
  • Infecciones por estreptococos no tratadas

Complicaciones

Al igual que otros problemas de las válvulas del corazón, la estenosis mitral puede sobrecargar el corazón y disminuir el flujo sanguíneo. Si no se trata, la estenosis mitral puede dar lugar a complicaciones; por ejemplo:

  • Hipertensión pulmonar. Esta es una enfermedad en la que hay un aumento de la presión en las arterias que llevan la sangre desde el corazón hasta los pulmones (arterias pulmonares), lo que hace que el corazón trabaje más.
  • Insuficiencia cardíaca. Cuando la válvula mitral se estrecha, interfiere en el flujo de sangre. Esto puede hacer que aumente la presión en los pulmones y cause acumulación de líquido. La acumulación de líquido sobrecarga el lado derecho del corazón y da lugar a insuficiencia de las cavidades derechas del corazón.

    Cuando sangre y líquido ingresan a los pulmones, pueden causar una enfermedad conocida como «edema pulmonar». Esto puede provocar dificultad para respirar y, en ocasiones, toser esputo teñido de sangre.

  • Aumento de tamaño del corazón. La acumulación de presión de la estenosis mitral produce un aumento del tamaño de la cavidad superior izquierda (aurícula) del corazón.
  • Fibrilación auricular. El estiramiento y aumento del tamaño de la aurícula izquierda del corazón podría producir esta irregularidad en el ritmo cardíaco, en el que las cavidades superiores laten en forma caótica o demasiado rápido.
  • Coágulos sanguíneos. La fibrilación auricular no tratada puede causar que se formen coágulos sanguíneos en la cavidad superior izquierda del corazón. Los coágulos sanguíneos del corazón pueden soltarse e irse a otras partes del cuerpo, lo que causa problemas graves, por ejemplo, un accidente cerebrovascular si un coágulo obstruye un vaso sanguíneo del cerebro.

Prevención

La mejor manera de prevenir la estenosis mitral es prevenir su causa más frecuente: la fiebre reumática. Esto es posible si te aseguras de que tú y tu hijo consulten al médico cuando tienen dolor de garganta. Las infecciones de amigdalitis estreptocócica no tratadas pueden transformarse en fiebre reumática. Afortunadamente, la amigdalitis estreptocócica, por lo general, se trata fácilmente con antibióticos.

Diagnóstico

El médico te preguntará tu historia clínica y te realizará una exploración física que comprenda escuchar tu corazón con un estetoscopio. La estenosis mitral causa un sonido cardíaco anormal, denominado «soplo cardíaco».

El médico también escuchará tus pulmones para verificar si tienen congestión —una acumulación de líquido en los pulmones—, que puede manifestarse con la estenosis mitral.

Luego, el médico decidirá qué pruebas son necesarias para hacer el diagnóstico. Es posible que te deriven a un cardiólogo para hacerte los análisis.

Pruebas de diagnóstico

Las pruebas frecuentes para diagnosticar estenosis mitral comprenden:

  • Ecocardiograma transtorácico. Se dirigen ondas sonoras al corazón desde un dispositivo con forma de varilla (transductor) que se apoya en el pecho para proporcionar imágenes de video del movimiento del corazón. Esta prueba se utiliza para confirmar el diagnóstico de estenosis mitral.
  • Ecocardiograma transesofágico. Un pequeño transductor adherido al extremo de un tubo insertado en el esófago permite ver la válvula mitral más de cerca que si lo hicieran con un ecocardiograma común.
  • Electrocardiograma. Unos cables (electrodos) unidos a unas compresas adheridas a la piel miden los impulsos eléctricos que emite el corazón y proporcionan información sobre el ritmo cardíaco. Es posible que durante el electrocardiograma camines en una cinta o pedalees en una bicicleta fija para ver cómo el corazón responde al esfuerzo.
  • Radiografía de tórax. Esta permite que el médico determine si alguna cavidad del corazón está agrandada y cómo se encuentran los pulmones.
  • Cateterismo cardíaco. Esta prueba no se utiliza con frecuencia para diagnosticar la estenosis mitral, pero podría utilizarse cuando se necesita más información para evaluar la enfermedad. Supone insertar una sonda fina (catéter) a través de un vaso sanguíneo del brazo o de la ingle hacia una arteria del corazón e inyectar un tinte (contraste) a través del catéter para que la arteria sea visible en una radiografía. Esto proporciona una imagen detallada del corazón.

Las pruebas cardiológicas como estas ayudan a que el médico distinga la estenosis mitral de otras enfermedades, entre ellas otros trastornos de la válvula mitral. Estas pruebas también ayudan a revelar la causa de la estenosis mitral y si la válvula puede repararse.

Tratamiento

Si tienes estenosis mitral leve a moderada sin síntomas, puede que no necesites tratamiento inmediato. En cambio, el médico supervisará la válvula para ver si la enfermedad empeora.

Medicamentos

No existen medicamentos que puedan corregir un defecto de la válvula mitral. Sin embargo, algunos medicamentos pueden reducir los síntomas al alivianarle la carga de esfuerzo al corazón y regular su ritmo.

El médico podría recetarte uno o más de los siguientes medicamentos:

  • Diuréticos para reducir la acumulación de líquido en los pulmones u otro lugar.
  • Anticoagulantes para prevenir coágulos. Pueden comprender una aspirina diaria.
  • Betabloqueantes o bloqueantes de los canales de calcio para disminuir la frecuencia cardíaca y permitirle al corazón llenarse mejor.
  • Antiarrítmicos para tratar la fibrilación auricular u otros trastornos de ritmo asociados con la estenosis mitral.
  • Antibióticos para prevenir la recurrencia de la fiebre reumática si es esta la causante de la estenosis mitral.

Procedimientos

Es posible que, para tratar la estenosis mitral, necesites una reparación o reemplazo de la válvula, que podría implicar una cirugía o una opción no quirúrgica.

Valvuloplastia mitral percutánea con balón

En este procedimiento, también denominado «valvulotomía con balón», el médico inserta un tubo blando y delgado (catéter) con un balón en la punta dentro de una arteria del brazo o la ingle, y lo conduce hasta la válvula estrecha. Una vez en posición, el balón se infla para ensanchar la válvula, y así mejora el flujo sanguíneo. Luego, el balón se desinfla y el catéter con el balón se retiran.

Para algunas personas, la valvuloplastia con balón puede aliviar los signos y síntomas de la estenosis mitral. No obstante, puede que necesites procedimientos adicionales para tratar las válvulas estrechas con el tiempo.

No todos los que tienen estenosis mitral pueden hacerse una valvuloplastia con balón. Habla con el médico para decidir si es una opción para ti.

Cirugía de válvula mitral

Las opciones quirúrgicas son las siguientes:

  • Comisurotomía. Si una valvuloplastia con balón no es una opción, un cardiocirujano puede realizar una cirugía a corazón abierto para retirar los depósitos de calcio y otros tejidos cicatriciales a fin de despejar el paso de la válvula. La comisurotomía abierta requiere que te conecten a un sistema de circulación extracorporal durante la cirugía. Es posible que se deba repetir el procedimiento si la estenosis mitral se vuelve a presentar.
  • Reemplazo de la válvula mitral. Si la válvula mitral no puede repararse, los cirujanos pueden reemplazarla. En un reemplazo de la válvula mitral, el cirujano extrae la válvula dañada y la reemplaza con una válvula mecánica o de tejido de corazón humano, de vaca o de cerdo (válvula de tejido biológico).

    Las válvulas de tejido biológico se deterioran con el tiempo y muchas veces, a la larga, deben reemplazarse. Las personas con válvulas mecánicas necesitarán tomar medicamentos anticoagulantes de por vida para prevenir la formación de coágulos sanguíneos. El médico hablará contigo acerca de los beneficios y los riesgos de cada tipo de válvula y analizará qué válvula puede ser adecuada para ti.

Estilo de vida y remedios caseros

Para mejorar tu calidad de vida si tienes estenosis mitral, el médico puede recomendarte que hagas lo siguiente:

  • Limita el consumo de sal. La sal en los alimentos y en las bebidas puede aumentar la presión en el corazón. No le agregues sal a los alimentos y evita aquellos con alto contenido de sodio. Lee las etiquetas de los alimentos y pide platos con bajo contenido de sal cuando comas afuera.
  • Mantén un peso saludable. Mantén tu peso dentro de los límites recomendados por el médico.
  • Reduce el consumo de cafeína. La cafeína puede empeorar los latidos irregulares del corazón (arritmias). Pregúntale al médico acerca de tomar bebidas con cafeína, tales como café y bebidas gaseosas.
  • Busca atención médica de inmediato. Si notas palpitaciones frecuentes o sientes que el corazón se acelera, busca atención médica. Los ritmos cardíacos acelerados que no se tratan pueden llevar a un rápido deterioro en las personas con estenosis mitral.
  • Reduce el consumo de alcohol. El consumo excesivo de alcohol puede causar arritmias y empeorar los síntomas. Pregúntale al médico acerca de los efectos del alcohol en el corazón.
  • Haz ejercicio. Por cuánto tiempo y con qué intensidad puedes ejercitarte dependerá de la gravedad de tu enfermedad y del tipo de ejercicio. Todos deben hacer, al menos, ejercicios de baja intensidad regularmente para estar en buen estado cardiovascular. Pídele orientación al médico antes de empezar a hacer ejercicio, especialmente si estás considerando algún deporte competitivo.
  • Consulta con tu médico regularmente. Establece un cronograma de consultas médicas regulares con el cardiólogo o el profesional de atención médica primaria.

Las mujeres con estenosis mitral deben discutir la planificación familiar con el médico antes de embarazarse. El embarazo hace que el corazón trabaje más. La forma en que un corazón con estenosis mitral tolera el esfuerzo adicional depende del grado de estenosis y de cómo bombea el corazón. El cardiólogo y el obstetra deberán controlarte durante todo el embarazo y después del parto.

Preparación antes de la cita

El médico de cabecera probablemente sea el primero en sospechar que tienes estenosis mitral. Después de la consulta inicial, es posible que el médico te derive a un especialista en enfermedades del corazón (cardiólogo).

La siguiente información te ayudará a prepararte para la consulta.

Qué puedes hacer

  • Anota tus síntomas y cuándo comenzaron.
  • Prepara una lista de tu información médica importante, como otros problemas de salud, y los suplementos o los medicamentos de venta libre o recetados que estés tomando.
  • Si es posible, lleva a la consulta a algún familiar o amigo. La persona que te acompañe puede ayudarte a recordar la información que te den.
  • Anota las preguntas para hacerle al médico.

Algunas preguntas que le puedes hacer al médico en la consulta inicial son:

  • ¿Qué puede estar provocando estos síntomas?
  • ¿Existen otras causas posibles de estos síntomas?
  • ¿Qué pruebas necesito hacerme?
  • ¿Debería consultar a un especialista?
  • ¿Tengo que limitarme en algo antes de mi consulta con el cardiólogo?

Las siguientes son algunas preguntas que le puedes hacer al cardiólogo en caso de que te deriven:

  • ¿Cuál es mi diagnóstico?
  • ¿Qué tratamiento me recomiendas?
  • ¿Cuáles son los posibles efectos secundarios de los medicamentos que me estás recomendando?
  • ¿Cómo será la recuperación del procedimiento que me estás recomendando?
  • ¿Cómo supervisarás mi salud con el paso del tiempo?
  • ¿Qué riesgo tengo de sufrir complicaciones a largo plazo a causa de esta enfermedad?
  • ¿Qué restricciones tengo que respetar?
  • Hacer actividad física, incluso tener relaciones sexuales, ¿aumentará el riesgo de que presente complicaciones?
  • ¿Qué dieta y cambios de estilo de vida debería hacer?
  • Tengo estos otros problemas de salud. ¿Cuál es la mejor manera de controlarlos de manera conjunta?

Es importante que entiendas tu enfermedad. No dudes en hacer otras preguntas.

Qué esperar del médico

El médico o el cardiólogo que te esté atendiendo por una posible estenosis mitral podría preguntarte lo siguiente:

  • ¿Qué síntomas tienes?
  • ¿Cuándo comenzaron los síntomas?
  • ¿Han empeorado los síntomas?
  • ¿Tienes latidos del corazón rápidos y agitados o palpitaciones?
  • ¿Has expulsado sangre al toser?
  • La práctica de ejercicios o la actividad física, ¿empeoran los síntomas?
  • ¿Sabes si tienes antecedentes familiares de problemas cardíacos?
  • ¿Has tenido fiebre reumática?
  • ¿Estás siendo tratado o te trataron recientemente por alguna otra afección?
  • ¿Fumas o fumaste alguna vez? ¿Cuánto? ¿Cuándo dejaste de fumar?
  • ¿Tomas alcohol o cafeína? ¿Cuánto?
  • ¿Planeas quedar embarazada en el futuro?

Qué puedes hacer mientras tanto

Antes de ir a la consulta, pregunta a tus familiares si algún pariente cercano tiene enfermedad cardíaca. Los síntomas de la estenosis mitral son similares a otras enfermedades cardíacas, entre ellas algunas que suelen ser hereditarias. Estar informado sobre los antecedentes de salud de tu familia ayudará a que el médico determine el diagnóstico y el tratamiento.

Si el ejercicio empeora los síntomas, evita exigirte físicamente hasta que te vea el médico.

Last Updated Aug 29, 2017


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use