Falla ovárica prematura

Perspectiva general

La falla ovárica prematura, también conocida como insuficiencia ovárica primaria, es una pérdida de la función normal de los ovarios antes de los 40 años. Si tus ovarios fallan, no producen cantidades normales de la hormona estrógeno ni liberan óvulos de manera habitual. La infertilidad es un resultado frecuente.

A veces se hace referencia a la falla ovárica prematura como «menopausia prematura», pero son dos trastornos diferentes. Las mujeres con falla ovárica prematura tienen períodos menstruales irregulares u ocasionales durante años y pueden, incluso, quedar embarazadas. Las mujeres con menopausia prematura dejan de tener el período menstrual y no pueden quedar embarazadas.

Recuperar los niveles de estrógeno en mujeres con falla ovárica prematura ayuda a prevenir algunas complicaciones, como la osteoporosis, que se producen como consecuencia de los niveles bajos de estrógeno.

Síntomas

Los signos y síntomas de falla ovárica prematura son similares a aquellos que se experimentan durante la menopausia y son típicos de la deficiencia de estrógeno. Algunos de ellos son los siguientes:

  • Períodos menstruales irregulares o salteados (amenorrea), que puede presentarse durante años o desarrollarse después de un embarazo o después de dejar de tomar píldoras anticonceptivas
  • Dificultad para concebir
  • Sofocos
  • Sudoraciones nocturnas
  • Sequedad vaginal
  • Irritabilidad o dificultad para concentrarse
  • Disminución del deseo sexual

Cuándo consultar con el médico

Si has experimentado ausencia del período menstrual durante tres meses o más, debes consultar a un médico para que te ayude a determinar la causa. La ausencia del período menstrual puede deberse a diversos motivos, incluidos el embarazo, estrés o un cambio en la alimentación o hábitos de ejercitación, pero es mejor que te examinen cuando haya cambios en tu ciclo menstrual.

Incluso si no te importa no tener el período menstrual, es aconsejable que consultes con tu médico para detectar la causa del cambio. Los bajos niveles de estrógeno pueden provocar pérdida ósea.

Causas

En el caso de mujeres con función ovárica normal, la glándula hipófisis libera determinadas hormonas durante el ciclo menstrual. Esto causa que una pequeña cantidad de folículos que contienen óvulos en los ovarios comiencen a madurar. Por lo general, todos los meses uno o dos folículos, pequeños sacos llenos de líquido, alcanzan la maduración.

Una vez que el folículo madura, se abre y libera un óvulo. El óvulo ingresa a la trompa de Falopio donde un espermatozoide puede fecundarlo, lo que tiene como consecuencia el embarazo.

La falla ovárica prematura tiene como resultado la pérdida de óvulos (ovocitos). Esto puede deberse a lo siguiente:

  • Defectos cromosómicos. Determinados trastornos genéticos se asocian con la falla ovárica prematura. Entre estos trastornos se encuentran el síndrome de Turner mosaico, en el que una mujer solo tiene un cromosoma X normal y un segundo cromosoma X alterado, y el síndrome del cromosoma X frágil, en el que los cromosomas X son frágiles y se rompen.
  • Toxinas. La quimioterapia y la radioterapia son las causas más frecuentes de la falla ovárica causada por toxinas. Estas terapias pueden dañar el material genético de las células. Otras toxinas, como el humo del cigarrillo, los químicos, pesticidas y virus pueden acelerar la falla ovárica.
  • Una respuesta del sistema inmunitario al tejido ovárico (enfermedad autoinmunitaria). En esta forma extraña, tu sistema inmunitario produce anticuerpos contra tu tejido ovárico, lo que daña los folículos que contienen óvulos y a los óvulos. No está claro cuál es el detonante de la respuesta inmunitaria, pero la exposición a un virus es una posibilidad.
  • Factores desconocidos. Es posible desarrollar falla ovárica prematura sin tener defectos cromosómicos conocidos, una enfermedad autoinmunitaria o haber estado expuesta a toxinas. Tu médico puede recomendarte otros análisis para encontrar la causa, pero en la mayoría de los casos la causa sigue siendo desconocida (idiopática).

Factores de riesgo

Entre los factores que aumentan el riesgo de desarrollar falla ovárica prematura se encuentran los siguientes:

  • Edad. El riesgo aumenta entre los 35 y los 40 años, aunque mujeres más jóvenes y adolescentes pueden contraer la enfermedad.
  • Antecedentes familiares. Si hay antecedentes familiares de falla ovárica prematura, aumenta el riesgo de tener este trastorno.
  • Cirugías ováricas múltiples. La endometriosis ovárica u otras enfermedades que requieren varias cirugías de ovarios aumentan el riesgo de falla ovárica prematura.

Complicaciones

Entre las complicaciones de la falla ovárica prematura se incluyen las siguientes:

  • Esterilidad. La imposibilidad de quedar embarazada puede ser la complicación más problemática de la falla ovárica prematura, aunque en casos poco frecuentes, el embarazo es posible hasta que los óvulos se hayan agotado.
  • Osteoporosis. La hormona estrógeno ayuda a mantener los huesos fuertes. Las mujeres con bajos niveles de estrógeno tienen un riesgo más elevado de desarrollar huesos débiles y quebradizos (osteoporosis), que tienen mayor probabilidad de romperse que los huesos sanos.
  • Depresión o ansiedad. El riesgo de infertilidad y otras complicaciones que surgen de los niveles bajos de estrógeno hacen que algunas mujeres se sientan deprimidas o sufran ansiedad.
  • Enfermedad cardíaca. La pérdida temprana de estrógeno podría aumentar el riesgo de contraer esta enfermedad.
  • Demencia. La falta de estrógeno puede contribuir a que algunas personas tengan demencia.

Diagnóstico

La mayoría de las mujeres tienen algunos signos de falla ovárica prematura. El diagnóstico implica, por lo general, una exploración física que incluye un examen pélvico. Tu médico puede hacerte preguntas sobre tu ciclo menstrual, la exposición a toxinas (como la quimioterapia o la radioterapia) y sobre cirugías ováricas previas.

El médico podría recomendarte una o más de las siguientes pruebas:

  • Prueba de embarazo. Esta prueba es para detectar si una mujer en edad fértil que no ha tenido su período menstrual tiene un embarazo no esperado.
  • Prueba de la hormona estimulante del folículo (FSH). La hormona estimulante del folículo (FSH) es una hormona que libera la glándula hipófisis y que estimula el crecimiento de los folículos en los ovarios. Las mujeres con falla ovárica prematura, por lo general, tienen altos niveles anormales de FSH en sangre.
  • Prueba de estradiol. El nivel de estradiol en sangre, un tipo de estrógeno que proviene de los ovarios, es comúnmente bajo en las mujeres con falla ovárica prematura.
  • Prueba de prolactina. Los altos niveles de prolactina (la hormona que estimula la producción de leche materna) en sangre pueden provocar problemas de ovulación, incluidas la irregularidad o ausencia de los períodos menstruales.
  • Cariotipo. Esta prueba examina los 46 cromosomas en busca de anormalidades. Es posible que tengas un solo cromosoma X en lugar de dos u otros defectos cromosómicos.
  • Análisis del gen FMR1. El gen FMR1 es el gen asociado al síndrome de cromosoma X frágil, un trastorno hereditario que puede causar problemas intelectuales. La prueba de FMR1 examina los dos cromosomas X para asegurarse de que sean normales.

Tratamiento

El tratamiento para la falla ovárica prematura se centra, por lo general, en los problemas que surgen de la deficiencia de estrógeno. El médico puede recomendarte lo siguiente:

  • Terapia con estrógeno. La terapia con estrógeno puede ayudar a prevenir la osteoporosis y a aliviar los sofocos y otros síntomas de la deficiencia de estrógeno. El médico te receta generalmente estrógeno con la hormona progesterona, en especial, si todavía tienes útero. Al agregar la progesterona, se protege el recubrimiento del útero (endometrio) de los cambios precancerosos causados por la ingesta de estrógeno solo.

    La combinación de hormonas puede causar nuevamente el sangrado vaginal, pero no recuperará la función ovárica. Según tu estado de salud y preferencia, podrías someterte a una terapia hormonal hasta alrededor de los 50 o 51 años, la edad promedio de la menopausia natural.

    En mujeres mayores, la terapia con estrógeno y progestina a largo plazo se ha vinculado con un aumento del riesgo de enfermedad cardíaca y de los vasos sanguíneos (cardiovascular), y de cáncer de mama. Sin embargo, en el caso de mujeres jóvenes con falla ovárica prematura los beneficios de la terapia hormonal superan los posibles riesgos.

  • Suplementos de calcio y vitamina D. Ambos son importantes para prevenir la osteoporosis, y es posible que no estés ingiriendo lo suficiente en tu dieta o a través de la exposición a la luz solar. El médico podría sugerirte un análisis de densidad ósea antes de comenzar a tomar los suplementos para tener un parámetro de medición de la densidad ósea.

    En el caso de mujeres de entre 19 y 50 años, el Instituto de Medicina recomienda 1000 miligramos (mg) de calcio por día a través de la alimentación o suplementos, y aumenta a 1200 mg por día en el caso de mujeres mayores de 51 años.

    Los científicos desconocen aún la dosis diaria óptima de vitamina D. Un buen punto de partida para los adultos es de 600 a 800 unidades internacionales por día, a través de la alimentación o suplementos. Si tus niveles de vitamina D en sangre son bajos, el médico podría sugerirte una dosis más alta.

Cómo enfrentar la infertilidad

No hay tratamiento comprobado para recuperarse de esta complicación frecuente de falla ovárica prematura. Es importante que comprendas y asumas esta pérdida de la función ovárica, y que busques apoyo psicológico si lo necesitas.

Algunas mujeres y sus parejas intentan un embarazo a través de la fertilización in vitro con óvulos de un donante. El procedimiento incluye extraer óvulos de una donante y fecundarlos con el esperma de tu pareja en un laboratorio. El óvulo fecundado (embrión) se coloca luego en tu útero.

Estilo de vida y remedios caseros

Saber que tienes falla ovárica prematura puede ser difícil emocionalmente. Pero con el tratamiento adecuado y cuidado personal, puedes tener una vida saludable.

  • Conoce las alternativas para tener hijos. Si deseas agrandar la familia, habla con tu médico para que te explique las opciones, como la fertilización in vitro con óvulos de donante o la adopción.
  • Habla con tu médico acerca de las mejores opciones anticonceptivas. Un pequeño porcentaje de mujeres con falla ovárica prematura pueden concebir de manera espontánea. Si no deseas quedar embarazada, considera la opción de usar un método anticonceptivo.
  • Mantén tus huesos fuertes. Ten una alimentación rica en calcio, haz entrenamiento de fuerza, como caminatas y ejercicios de musculación para el tren superior, y no fumes. Pregunta a tu médico si necesitas suplementos de calcio y vitamina D.
  • Lleva un registro de tu ciclo menstrual. Si tienes ausencia del período menstrual durante la terapia hormonal que hace que tengas un ciclo mensual, hazte una prueba de embarazo.

Estrategias de afrontamiento, y apoyo

Si deseas futuros embarazos, un diagnóstico de falla ovárica prematura puede provocarte sentimientos de pérdida avasallantes, incluso si ya has tenido hijos. Sufrir por ello es normal.

  • Comunícate con tu pareja. Habla con tu pareja y escúchala, ya que ambos comparten los sentimientos acerca de este cambio inesperado en los planes de ampliar la familia.
  • Analiza tus opciones. Si no tienes hijos y deseas tenerlos, o si deseas tener más hijos, busca alternativas para agrandar tu familia, como la fertilización in vitro con una donante de óvulos o la adopción.
  • Busca apoyo. Hablar con otras personas que están pasando por lo mismo puede brindarte información valiosa y comprensión durante un momento de confusión e incertidumbre. El apoyo psicológico puede ayudarte a adaptarte a las circunstancias y las implicancias en tu futuro. Pregúntale a tu médico sobre los grupos de apoyo nacionales o locales, o bien busca una comunidad virtual como una forma de desahogar tus sentimientos y una fuente de información.
  • Date tiempo. Asumir tu diagnóstico es un proceso gradual. Mientras tanto, cuídate. Para ello, come bien, haz ejercicio y descansa lo suficiente.

Preparación antes de la cita

Tu primera consulta será, probablemente, con tu médico de cabecera o un ginecólogo. Si lo que estás buscando es un tratamiento para la infertilidad, es posible que te deriven a un médico que se especialice en hormonas reproductivas y optimización de la fertilidad (endocrinólogo especialista en reproducción).

Qué puedes hacer

Cuando programes la consulta, pregunta si hay algo que debes hacer con anticipación, como guardar ayuno antes de una prueba específica. Haz una lista de lo siguiente:

  • Tus síntomas, incluidos los períodos menstruales que no has tenido y por cuánto tiempo no has tenido el período menstrual.
  • Información personal clave, como estrés importante, cambios recientes en tu vida y la historia clínica de tu familia.
  • Tus antecedentes de salud, en especial, tus antecedentes reproductivos, cualquier cirugía anterior de ovarios y la posible exposición a químicos o radiación.
  • Todos los medicamentos, vitaminas u otros suplementos que tomes, incluida la dosis.
  • Preguntas para hacerle a tu médico.

Si es posible, lleva a un familiar o amigo para que te ayude a recordar toda la información que te den.

En el caso de falla ovárica prematura, las preguntas para hacerle a tu médico pueden ser las siguientes:

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis períodos menstruales irregulares?
  • ¿Cuáles son otras causas posibles?
  • ¿Qué pruebas necesito hacerme?
  • ¿Qué tratamientos hay disponibles? ¿Qué efectos secundarios puedo esperar?
  • ¿Cómo afectarán estos tratamientos mi sexualidad?
  • ¿Cuáles considera que serían las mejores medidas para tomar en mi caso?
  • Tengo otros problemas de salud. ¿Cuál es la mejor manera de controlarlas de manera conjunta?
  • ¿Debería consultar con un especialista?
  • ¿Tiene algún material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomienda?

No dudes en hacer otras preguntas que se te ocurran durante la consulta.

Qué esperar del médico

Es posible que tu médico te haga preguntas como estas:

  • ¿Cuándo empezaste a dejar de tener tu período menstrual?
  • ¿Tienes sofocos, sequedad vaginal u otros síntomas de la menopausia? ¿Por cuánto tiempo?
  • ¿Te has sometido a una cirugía ovárica?
  • ¿Has recibido tratamiento para el cáncer?
  • ¿Algún familiar tuyo o tú padecen enfermedades autoinmunitarias o sistémicas, como hipotiroidismo o lupus?
  • ¿Se ha diagnosticado falla ovárica prematura a algún miembro de tu familia?
  • ¿Qué tan angustiada te hacen sentir los síntomas?
  • ¿Te sientes deprimida?
  • ¿Has tenido dificultades con embarazos anteriores?

Last Updated Apr 3, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use