Hipermetropía

Perspectiva general

La hipermetropía es un trastorno común de la vista en la que puedes ver claramente objetos distantes, pero los objetos cercanos pueden resultar borrosos.

El grado de tu hipermetropía afecta tu capacidad de enfoque. Las personas con hipermetropía grave pueden ver claramente solo objetos a una gran distancia, mientras que las que tienen una hipermetropía leve pueden ver claramente los objetos que están más cerca.

La hipermetropía generalmente se manifiesta al nacer y suele ser hereditaria. Puedes corregir fácilmente este trastorno con anteojos o lentes de contacto. Otra opción de tratamiento es la cirugía.

Síntomas

Cuando tienes hipermetropía, puede ocurrir lo siguiente:

  • Los objetos cercanos se ven borrosos
  • Debes entrecerrar los ojos para ver con claridad
  • Tienes vista cansada, que incluye ardor en los ojos y dolor en los ojos o alrededor de estos
  • Sientes malestar ocular general o dolor de cabeza luego de un período prolongado de tareas realizadas a corta distancia, como leer, escribir, trabajar en la computadora o dibujar

Cuándo debes consultar con un médico

Si el grado de hipermetropía es tan pronunciado que no puedes realizar una tarea de la forma en que lo deseas, o si la calidad de la vista te impide disfrutar de tus actividades, consulta con un oculista. Este podrá determinar el grado de hipermetropía y asesorarte sobre las opciones que tienes para corregir la vista.

Debido a que quizás no siempre sea evidente que tienes problemas de vista, American Academy of Ophthalmology (Academia Estadounidense de Oftalmología) recomienda los siguientes intervalos entre los exámenes periódicos de la vista:

Adultos

Si corres un riesgo alto de tener enfermedades oculares, como glaucoma, hazte un primer examen ocular con dilatación de pupila cada uno o dos años desde los 40 años de edad.

Si no usas anteojos ni lentes de contacto, no tienes síntomas de problemas en los ojos y corres un riesgo bajo de padecer enfermedades oculares, hazte un examen en los siguientes intervalos:

  • Un examen inicial a los 40 años
  • Cada dos a cuatro años entre los 40 y 54 años
  • Cada uno a tres años entre los 55 y 64 años
  • Cada uno o dos años a partir de los 65 años

Si usas anteojos o lentes de contacto, o tienes una enfermedad que afecta la vista, como la diabetes, probablemente tengas que hacerte un examen ocular periódicamente. Pregúntale al oculista con qué frecuencia debes programar las consultas. Sin embargo, si notas algún problema en la vista, programa una consulta con tu oculista lo más pronto posible, aunque te hayas hecho un examen ocular recientemente. La visión borrosa, por ejemplo, puede ser una señal de que necesitas un cambio en tu graduación, o podría indicar la existencia de otro problema.

Niños y adolescentes

Los niños deben hacerse un examen ocular y pruebas de la vista realizadas por un pediatra, un oculista, un optometrista u otro profesional capacitado para detectar enfermedades en los ojos en las siguientes edades e intervalos.

  • A los 6 meses
  • A los 3 años
  • Durante los años escolares, antes del primer grado o cada dos años en los controles del niño sano o durante la edad escolar, o en los exámenes públicos o en la escuela para la detección de enfermedades

Causas

El ojo tiene dos partes encargadas de enfocar las imágenes:

  • La córnea es la superficie transparente con forma de domo que está en el ojo.
  • La lente es una estructura transparente del tamaño y la forma aproximadas de un dulce M&M.

En un ojo normal, cada uno de estos elementos de enfoque tiene una curvatura perfectamente suave, como aquella de una canica. Una córnea y una lente con esta curvatura dobla (refracta) toda la luz entrante para formar una imagen bien enfocada en la retina, ubicada en la parte trasera del ojo.

Defecto refractivo

Si la córnea o el cristalino no tiene una curvatura suave y uniforme, los rayos de la luz no se refractan de forma adecuada, y tienes un trastorno de refracción.

La hipermetropía sucede cuando el globo ocular es más corto de lo normal o la córnea no está lo suficientemente curvada. El efecto es lo contrario a la miopía. En adultos con hipermetropía, tanto los objetos cercanos como distantes pueden verse borrosos.

Otros errores refractivos

Además de la hipermetropía, otros errores refractivos son los siguientes:

  • Miopía. Por lo general, la miopía se manifiesta cuando el globo ocular es más largo de lo normal o la curva de la córnea es demasiado pronunciada. La luz se enfoca delante de la retina, y no precisamente en ella, lo que produce imágenes borrosas de objetos alejados.
  • Astigmatismo. Esta enfermedad se produce cuando la curvatura de la córnea es más pronunciada en una dirección que en la otra. El astigmatismo no corregido provoca una visión borrosa.
Anatomía del ojo

Tu ojo es una estructura compleja y compacta que mide alrededor de 1 pulgada (2,5 centímetros) de diámetro. Recibe millones de datos acerca del mundo exterior, los cuales tu cerebro procesa con rapidez.

Hipermetropía

Cuando la visión es normal, se produce una imagen nítida en la superficie de la retina. Pero cuando se tiene hipermetropía, la córnea no refracta la luz de manera adecuada, por lo tanto, el punto de enfoque queda detrás de la retina. Esto provoca que los objetos que se encuentran a poca distancia se vean borrosos.

Complicaciones

La hipermetropía se puede asociar con varios problemas, como los siguientes:

  • Ojos cruzados. Algunos niños con hipermetropía pueden tener ojos cruzados. Los anteojos diseñados especialmente que corrigen una parte o la totalidad de la hipermetropía pueden ser efectivos para tratar este problema.
  • Calidad de vida reducida. La hipermetropía no corregida puede afectar la calidad de vida. Tal vez no puedas realizar una tarea tan bien como te gustaría. Además, la visión limitada puede restarle valor al disfrute de las actividades diarias.
  • Vista cansada. La hipermetropía no corregida puede causar estrabismo o tensión en los ojos para mantener el enfoque. Esto puede generar vista cansada y dolores de cabeza.
  • Seguridad deficiente. Es posible que tu propia seguridad y la de otros se vea amenazada si tienes un problema de visión no corregido. Esto puede ser realmente serio si conduces un automóvil u operas maquinarias pesadas.
  • Carga financiera. El costo de las lentes correctivas, los exámenes de la vista y los tratamientos médicos puede subir, en especial con una enfermedad crónica como la hipermetropía.

Diagnóstico

La hipermetropía se diagnostica mediante un examen ocular básico, que incluye una evaluación de refracción y un examen de ojos.

Una evaluación de la refracción permite determinar si tienes problemas de visión, como miopía o hipermetropía, astigmatismo o presbicia. El médico puede usar varios instrumentos y pedirte que mires a través de varios lentes para evaluar tu visión de cerca y de lejos.

El oftalmólogo probablemente te pondrá gotas en los ojos para dilatar tus pupilas para el examen de salud ocular. Esto puede hacer que tus ojos sean más sensibles a la luz durante algunas horas después del examen. La dilatación le permite al médico obtener visiones más amplias del interior de los ojos.

Tratamiento

El objetivo de tratar la hipermetropía es ayudar a centrar la luz en la retina a través del uso de lentes correctivos o cirugía refractiva.

Lentes con receta

En personas jóvenes, no siempre es necesario el tratamiento porque las lentes del cristalino dentro de los ojos son lo suficientemente flexibles para compensar la enfermedad. Según el grado de hipermetropía, es posible que necesites usar lentes recetadas para mejorar la visión de cerca. Esto es probable en especial cuando envejeces y las lentes dentro de los ojos se vuelven menos flexibles.

Las lentes recetadas tratan la hipermetropía al contrarrestar la curvatura disminuida de la córnea o el tamaño menor (longitud) del ojo. Entre los tipos de lentes recetadas se incluyen las siguientes:

  • Anteojos. Esta es una manera simple y segura de mejorar la visión causada por la hipermetropía. La variedad de lentes de anteojos es amplia e incluye para visión única, bifocales, trifocales y multifocales progresivos.
  • Lentes de contacto. Estas lentes se usan en contacto directo con los ojos. Están disponibles en una variedad de materiales y diseños, incluidas blandas y rígidas, gas permeables en combinación con diseños esféricos, tóricos, multifocales y monovisión. Pregúntale a tu oftalmólogo acerca de las ventajas y desventajas de las lentes de contacto y qué podría ser mejor para ti.

Cirugía refractaria

Aunque la mayoría de los procedimientos quirúrgicos refractarios se emplean para tratar la miopía, también se pueden usar para el tratamiento de la hipermetropía leve a moderada. Estos tratamientos quirúrgicos corrigen la hipermetropía al dar nueva forma a la curvatura de la córnea. Los métodos de cirugía refractaria incluyen lo siguiente:

  • Queratomileusis in situ asistida con láser (LASIK). Mediante este procedimiento, el cirujano ocular crea un colgajo delgado en la córnea. Luego, usa el láser para ajustar las curvas de la córnea, lo cual corrige la hipermetropía. La recuperación posterior a una cirugía LASIK suele ser más rápida y ocasiona menos malestar que las otras cirugías de córnea.
  • Queratectomía subepitelial asistida con láser (LASEK). El cirujano crea un colgajo ultradelgado en la cubierta protectora externa de la córnea (epitelio). Luego, usa un láser para dar nueva forma a las capas externas de la córnea, cambiar su curvatura y luego recolocar el epitelio.
  • Queratectomía fotorrefractiva (PRK). Este procedimiento es similar al LASEK pero el cirujano elimina por completo el epitelio y luego usa el láser para dar nueva forma a la córnea. No se vuelve a colocar el epitelio sino que crece de nuevo de forma natural, de acuerdo con la nueva forma de la córnea.

Consulta con el médico sobre los posibles efectos secundarios ya que este procedimiento no es reversible. No se recomienda someterse a cirugía refractaria hasta que se estabilice la prescripción de miopía.

Estilo de vida y remedios caseros

En este momento, no puedes prevenir la hipermetropía. Sin embargo, puedes ayudar a protegerte los ojos y la vista con los siguientes consejos:

  • Haz que te examinen los ojos. Hazlo de manera periódica aunque veas bien.
  • Controla los trastornos de salud crónicos. Algunas enfermedades, como la diabetes y la presión arterial alta, pueden afectar la vista si no se tratan de forma adecuada.
  • Protégete los ojos del sol. Usa anteojos de sol que bloqueen la radiación ultravioleta (UV).
  • Evita las lesiones oculares. Usa equipo protector ocular cuando realices ciertas actividades, como hacer deporte, cortar el césped, pintar o usar productos que despidan vapores tóxicos.
  • Come alimentos saludables. Trata de consumir muchos vegetales de hoja verde, otras verduras y frutas. Además, hay estudios que indican que los ojos se benefician si también incluyes en la dieta pescados ricos en ácidos grasos omega-3, como el atún y el salmón.
  • No fumes. Como sucede con el resto del cuerpo, el tabaquismo puede afectar negativamente la salud ocular.
  • Usa las lentes correctivas adecuadas. Las lentes correctas optimizarán tu vista. Si te haces exámenes periódicos, te asegurarás de tener una prescripción correcta.
  • Usa una buena iluminación. Prende o aumenta la intensidad de las luces para ver mejor.
  • Reduce el esfuerzo ocular. Quita la vista de la computadora o de los objetos cercanos (por ejemplo, al leer) cada 20 minutos (durante 20 segundos) y mira objetos que estén a unos 20 pies de distancia (unos 6 metros).
  • Consulta con el médico de inmediato si tienes alguno de los siguientes síntomas: Pérdida repentina de la vista en un ojo con o sin dolor; vista nublada o borrosa repentina; visión doble o si ves destellos de luz, puntos oscuros o halos alrededor de las luces. Esto puede ser un trastorno médico u ocular grave.

Preparación antes de la cita

Es posible que encuentres tres tipos de especialistas cuando busques ayuda para tratar trastornos oculares:

  • Oftalmólogo. Un oftalmólogo es un especialista de la vista con título de médico (M.D.) u osteópata (D.O.) seguido de una residencia. Los oftalmólogos están capacitados para proporcionar evaluaciones completas de la vista, recetar lentes correctivas, diagnosticar y tratar trastornos visuales comunes y complejos, y realizar cirugía ocular.
  • Optometrista. Un optometrista tiene un título de doctor en optometría (O.D.). Los optometristas están capacitados para llevar a cabo evaluaciones oculares completas, recetar lentes correctivas, y diagnosticar y tratar trastornos visuales comunes.
  • Óptico. Un óptico es un especialista que ayuda a las personas a encontrar los anteojos o lentes de contacto adecuadas según las prescripciones de los oftalmólogos y optometristas. En algunos estados, los ópticos deben tener una licencia. Los ópticos no están capacitados para diagnosticar o tratar enfermedades oculares.

Sin importar el tipo de especialista de la visión que elijas, esta información puede ayudarte a estar listo para la consulta.

Lo que puedes hacer

  • Si ya usas anteojos, tráelos a la consulta. El médico cuenta con un dispositivo que le informa el tipo de prescripción que tienes en la actualidad. Si usas lentes de contacto, lleva una caja vacía de cada tipo de lentes de contacto que usas.
  • Haz una lista de los síntomas que presentas, como dificultad para leer de cerca o dificultad para conducir de noche.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, las vitaminas y los suplementos que tomes.
  • Prepara una lista de preguntas para hacerle al médico.

El tiempo con el médico puede ser limitado, por lo que preparar una lista de preguntas puede ayudarte a aprovechar el tiempo al máximo. Para la hipermetropía, estas son algunas preguntas básicas que puedes hacerle al médico:

  • ¿Cuándo debo comenzar a usar lentes correctivas?
  • ¿Cuáles son las ventajas y desventajas de usar anteojos?
  • ¿Cuáles son las ventajas y desventajas de usar lentes de contacto?
  • ¿Con qué frecuencia recomienda que deba examinarme los ojos?
  • ¿Existen tratamientos más permanentes, como cirugía ocular, que sean una opción para mí?
  • ¿Qué tipo de efectos secundarios son posibles con una cirugía ocular?
  • ¿Mi compañía de seguro pagará el costo de la cirugía ocular?
  • ¿Tiene algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme a casa?
  • ¿Qué sitios web me recomienda?

Qué esperar de tu médico

Es probable que tu médico te haga varias preguntas. Estar preparado para responderlas te permitirá reservar tiempo para repasar los puntos en los que quieras detenerte. El médico puede preguntarte lo siguiente:

  • ¿Cuándo comenzaste a experimentar los síntomas?
  • ¿Qué tan graves son tus síntomas?
  • ¿Tu visión mejora si entrecierras los ojos o mueves los objetos más cerca (o más lejos)?
  • ¿Hay otras personas en tu familia que usen lentes correctivos? ¿Sabes qué edad tenían estas personas cuando comenzaron a tener problemas en la vista?
  • ¿Cuándo comenzaste a usar anteojos o lentes de contacto?
  • ¿Tienes algún problema médico grave, como diabetes?
  • ¿Has comenzado a tomar nuevos medicamentos, suplementos o preparaciones a base de hierbas?

Last Updated Nov 20, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use