Ictiosis vulgar

Perspectiva general

La ictiosis vulgar es un trastorno hereditario en el que las células de la piel se acumulan en escamas gruesas y secas en la superficie de la piel.

Las escamas de la ictiosis vulgar, también llamada «enfermedad de escamas de pescado» o «enfermedad de piel de pescado», pueden estar presentes al nacer, pero usualmente aparecen por primera vez en la niñez temprana. A veces, los casos leves de ictiosis vulgar pasan sin ser diagnosticados, porque se los confunde con piel extremadamente seca.

La mayoría de los casos de ictiosis vulgar son leves, pero algunos son graves. En ocasiones, otras enfermedades de la piel, como el eccema alérgico de la piel, están asociadas a la ictiosis vulgar. No se ha encontrado una cura para la ictiosis vulgar y los tratamientos se enfocan en controlar la enfermedad.

Imagen de la ictiosis vulgar

La ictiosis vulgar se desarrolla cuando las células de la piel no se desprenden normalmente y se acumulan formando costras gruesas y secas. En personas con piel más oscura, las costras suelen ser más oscuras, como se muestra aquí.

Síntomas

La ictiosis vulgar reduce la velocidad del proceso de desprendimiento natural de la piel. Esto produce una acumulación excesiva y crónica de la proteína en la capa superior de la piel (keratina). Los síntomas son los siguientes:

  • Piel seca y escamosa
  • Escamas pequeñas en forma de tejas
  • Escamas de color blanco, gris sucio o marrón, con escamas de color más oscuro, generalmente, en la piel más oscura
  • Cuero cabelludo escamoso
  • Grietas profundas y dolorosas en la piel

Por lo general, las escamas aparecen en los codos y en la parte inferior de las piernas y pueden ser especialmente gruesas y oscuras en las canillas. La mayoría de los casos de ictiosis vulgar es leve, pero algunos pueden ser graves. La gravedad de los síntomas puede variar ampliamente entre familiares que padecen la enfermedad.

Normalmente, los síntomas empeoran o son más pronunciados en ambientes fríos y secos, y tienden a mejorar o incluso a desaparecer en ambientes cálidos y húmedos.

Cuándo consultar al médico

Si sospechas que tú o tu hijo tienen ictiosis vulgar, habla con tu médico de familia o con un dermatólogo. El médico puede diagnosticar esta enfermedad a través del examen de las escamas características.

Además, si los síntomas empeoran o no mejoran con las medidas de cuidado personal, asegúrate de solicitar asesoramiento médico. Es posible que necesites un medicamento más fuerte para controlar la enfermedad.

Imagen de la ictiosis vulgar

La ictiosis vulgar se caracteriza por piel seca con pequeñas escamas en una variedad de colores desde blanco hasta gris sucio o marrón.

Causas

Por lo general, la ictiosis vulgar aparece por una mutación genética heredada de uno o ambos padres. Los niños que heredan un gen defectuoso de uno solo de los padres tienen un tipo más leve de la enfermedad. Los que heredan dos genes defectuosos tienen un tipo más grave de la ictiosis vulgar. Los niños con el tipo heredado del trastorno por lo general tienen la piel normal al nacer, pero manifiestan descamación y aspereza durante los primeros años de vida.

Si las anormalidades genéticas no son la causa de la ictiosis, la enfermedad se denomina «ictiosis adquirida». Normalmente se relaciona con otras enfermedades, como el cáncer, la enfermedad tiroidea o VIH/sida.

Complicaciones

Algunas personas con ictiosis pueden tener lo siguiente:

  • Calor excesivo. En casos raros, el grosor de la piel y las escamas de la ictiosis pueden interferir en la sudoración. Esto podría inhibir el enfriamiento. En algunas personas, puede presentarse un exceso de sudoración (hiperhidrosis).
  • Infección secundaria. Las hendiduras en la piel y el agrietamiento pueden provocar infecciones.

Diagnóstico

Un médico generalmente puede hacer un diagnóstico examinando la piel afectada y las escamas características. También puede realizar otros análisis, como una biopsia cutánea. Puede ser necesaria para descartar otras causas de la piel seca escamosa.

Tratamiento

Debido a que no se conoce ninguna cura para la ictiosis vulgar, el objetivo principal del tratamiento es controlar la afección.

Medicamentos

Algunos de los tratamientos son los siguientes:

  • Ungüentos y cremas exfoliantes. Los ungüentos y las cremas con receta médica que contienen alfahidroxiácidos, como el ácido láctico y el ácido glicólico, ayudan a controlar la descamación y aumentan la humedad de la piel.
  • Medicamentos orales. Es posible que el médico te recete medicamentos derivados de la vitamina A, denominados «retinoides», para reducir la producción de células cutáneas. Algunos de los efectos secundarios de los medicamentos pueden ser la inflamación en los ojos y los labios, los osteofitos y la caída del cabello.

    Los retinoides pueden provocar defectos congénitos. Las mujeres que están analizando someterse a una terapia con retinoides deben asegurarse de que no están embarazadas antes de comenzar a tomar los medicamentos, así como de utilizar un método anticonceptivo eficaz mientras toman los retinoides.

Estilo de vida y remedios caseros

Algunas medidas de cuidado personal podrían mejorar la apariencia y la sensación de la piel dañada. Ten en cuenta estas sugerencias:

  • Toma baños de inmersión prolongados para ablandar la piel. Usa jabones suaves. Frota la piel húmeda ligeramente con una esponja áspera (vegetal) o una piedra pómez para eliminar las escamas.
  • Después de ducharte o de bañarte, con una toalla, da golpecitos suaves en la piel o sécala de modo que quede un poco húmeda.
  • Aplica crema humectante o lubricante con la piel aún húmeda después de bañarte. Elige un humectante con urea o propilenglicol, sustancias químicas que ayudan a mantener la piel hidratada. La vaselina también es una buena opción.
  • Aplica un producto de venta libre con urea, ácido láctico o una baja concentración de ácido salicílico dos veces por día. Los compuestos ácidos suaves ayudan a perder las células muertas de la piel. La urea ayuda a humectar la piel.
  • Usa un humidificador de aire portátil o conectado a la caldera para agregar humedad al aire dentro de tu casa.

Preparación antes de la cita

Si la consulta es para tu hijo, es probable que comiences por consultar al pediatra. Si la consulta es para ti, es probable que primero veas a tu médico de atención primaria. Tal vez te deriven a un especialista en trastornos de la piel (dermatólogo).

A continuación, te proporcionamos información para que te prepares para la consulta.

Qué puedes hacer

Antes de la consulta, haz una lista con lo siguiente:

  • Cualquier síntoma que tengan tú o tu hijo, incluso los que parezcan no tener relación con el motivo por el cual programaste la consulta.
  • Tu información personal más importante, incluso lo que te genere mayor estrés o cualquier cambio reciente en tu vida.
  • Todos los medicamentos, vitaminas y suplementos que tú o tu hijo toman.
  • Preguntas para hacerle al médico.

Para la ictiosis vulgar, las preguntas básicas para hacerle a tu médico incluyen las siguientes:

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?
  • ¿Existen otras causas posibles?
  • ¿Qué tipo de pruebas tendremos que hacernos mi hijo o yo?
  • ¿Esta enfermedad suele ser temporal o de larga duración?
  • ¿Qué tratamientos hay disponibles y cuáles me recomiendas?
  • ¿Tienes folletos u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomiendas?

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas, como las siguientes:

  • ¿Cuándo aparecieron los síntomas?
  • ¿Los síntomas son constantes u ocasionales?
  • ¿Hay algo que te ayuda a mejorar los síntomas?
  • ¿Existe algo que empeore los síntomas?
  • ¿Hay alguien en tu familia que sufra cambios similares en la piel?

Qué puedes hacer mientras tanto

Para ayudar a aliviar la piel afectada:

  • Lávate solamente con jabones suaves, con grasas o aceites agregados. Evita los jabones antibacterianos y con esencias fuertes, ya que pueden ser muy ásperos para la piel seca.
  • Aplica crema hidratante o lubricante con la piel aún húmeda después de bañarte. Elije una crema humectante como la jalea de petróleo o una que contenga urea o propilenglicol, que son sustancias químicas que ayudan a mantener la piel hidratada.

Last Updated Sep 13, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use