Infección por norovirus

Perspectiva general

La infección por norovirus puede causar la aparición repentina de cuadros graves de vómitos y diarrea. El virus es altamente contagioso y se propaga comúnmente a través de alimentos o agua que se contaminan durante la preparación o a través de superficies contaminadas. También puedes contagiarte por el contacto cercano con una persona infectada.

La diarrea, el dolor abdominal y los vómitos suelen comenzar entre 12 y 48 horas después de la exposición. Por lo general, los síntomas de la infección por norovirus duran de uno a tres días, y la mayoría de las personas se recupera por completo sin tratamiento. Sin embargo, en algunas personas —en especial, los bebés y los adultos mayores con alguna enfermedad subyacente—, los vómitos y la diarrea pueden causar una deshidratación grave y requerir atención médica.

La infección por norovirus se produce con mayor frecuencia en entornos cerrados y abarrotados como hospitales, asilos de ancianos, guarderías, escuelas y cruceros.

Síntomas

Entre los signos y síntomas de la infección por norovirus, se incluyen los siguientes:

  • Náuseas
  • Vómitos
  • Dolor o cólicos estomacales
  • Diarrea líquida o blanda
  • Sensación de malestar general
  • Fiebre baja
  • Dolor muscular

Los signos y síntomas suelen comenzar entre 12 y 48 horas después de la exposición al norovirus y duran de uno a tres días. Puedes seguir excretando el virus en las heces hasta dos semanas después de la recuperación. Esta expulsión puede durar de semanas a meses si tienes una afección de salud subyacente.

Algunas personas con infección por norovirus no muestran signos ni síntomas. Sin embargo, siguen siendo contagiosas y pueden propagar el virus a otros.

Cuándo debes consultar a un médico

Busca atención médica si la diarrea no se detiene en el plazo de varios días. También debes llamar a tu médico si presentas vómitos intensos, heces con sangre, dolor abdominal o deshidratación.

Causas

El norovirus es altamente contagioso y se libera en las heces de seres humanos y animales infectados. Puedes adquirir el norovirus por:

  • Consumir alimentos contaminados
  • Beber agua contaminada
  • Tocarte la boca con las manos después de que estas estuvieran en contacto con una superficie o un objeto contaminado
  • Estar en contacto cercano con una persona que tiene la infección por norovirus

Los norovirus son difíciles de eliminar porque pueden soportar temperaturas altas y bajas, y la mayoría de los desinfectantes.

Factores de riesgo

Estos son los factores de riesgo de infectarse con un norovirus:

  • Comer en un lugar donde los alimentos se manipulan de forma inadecuada
  • Asistir a un preescolar o a un centro de cuidado infantil
  • Vivir en espacios cerrados, como asilo de ancianos y convalecientes
  • Quedarse en hoteles, centros turísticos, cruceros u otros destinos con muchas personas en espacios cerrados
  • Tener contacto con alguien que tiene la infección del norovirus

Complicaciones

En la mayoría de las personas, la infección por norovirus suele desaparecer en pocos días y no es mortal. Pero en algunas personas, especialmente en niños, adultos mayores y personas con el sistema inmunitario deprimido, la infección por norovirus puede causar deshidratación. La infección por norovirus puede provocar deshidratación grave, malnutrición e incluso la muerte, especialmente en personas mayores o inmunodeprimidas, o en mujeres embarazadas.

Las señales de alerta de deshidratación son:

  • Fatiga
  • Sequedad en la boca y la garganta
  • Languidez
  • Mareos
  • Menor producción de orina

Es posible que los niños que están deshidratados lloren con pocas lágrimas o sin ellas. Podrían estar inusualmente somnolientos o molestos.

Prevención

La infección por norovirus es altamente contagiosa, y cualquiera puede infectarse más de una vez. Para ayudar a prevenir tu propagación:

  • Lávate bien las manos con agua y jabón, sobre todo después de ir al baño o de cambiar un pañal.
  • Evita los alimentos y el agua contaminados, incluidos los alimentos que podrían haber sido preparados por alguien que estuviera enfermo.
  • Lava las frutas y los vegetales antes de comerlos.
  • Cocina bien los mariscos.
  • Desecha el vómito y la materia fecal con cuidado, para evitar la propagación aérea del norovirus. Absorbe el material con toallas desechables, molestándolo lo menos posible, y colócalas en bolsas de plástico desechables.
  • Desinfecta las superficies que puedan haber sido contaminadas. Usa una solución de cloro y usa guantes.
  • Permanece en tu casa sin ir a trabajar, especialmente si tu trabajo implica la manipulación de alimentos. Puede ser contagioso hasta tres días después de que los síntomas terminen. Los niños deben quedarse en casa y no ir a la escuela o a la guardería.
  • Evita viajar hasta que tus signos y síntomas desaparezcan.

Diagnóstico

El diagnóstico suele basarse en los síntomas, pero el norovirus puede identificarse a partir de una muestra de heces. Si estás inmunocomprometido o tienes otros problemas de salud, tu médico podría recomendarte un análisis de heces para confirmar la presencia del norovirus.

Tratamiento

No existe un tratamiento específico para la infección por norovirus y la recuperación generalmente depende de la salud del sistema inmunitario. En la mayoría de las personas, la enfermedad generalmente se resuelve en unos días.

Es importante reemplazar los líquidos perdidos. Se pueden utilizar soluciones de rehidratación oral. Si no puedes beber suficientes líquidos para evitar la deshidratación, es posible que necesites recibir líquidos por vía intravenosa.

Tu médico también podría recomendarte medicamentos antidiarreicos de venta libre.

Estilo de vida y remedios caseros

Si en tu familia hay niños pequeños, es una buena idea tener a mano soluciones de rehidratación oral preparadas comercialmente. Los adultos pueden beber bebidas deportivas, consomés o soluciones de rehidratación oral. Beber líquidos que contienen mucho azúcar, como refrescos y jugos de fruta, puede empeorar la diarrea.

Comidas más pequeñas y una dieta blanda podrían ayudar a limitar los vómitos. Estos son algunos alimentos para considerar:

  • Sopa
  • Almidones y cereales, como papas, fideos, arroz o galletas saladas
  • Plátanos
  • Yogur
  • Vegetales a la parrilla

Preparación antes de la cita

A continuación, se presenta información que te ayudará a prepararte para la cita.

Qué puedes hacer

  • Toma nota de tus síntomas, incluso cuándo comenzó el malestar y la frecuencia de los vómitos y la diarrea.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, las vitaminas o los suplementos que tomes.
  • Anota tu información médica clave, incluidas otras afecciones.
  • Anota información personal importante, incluidos cualquier cambio o situación estresante reciente en tu vida.
  • Escribe preguntas para hacerle al médico.

Preguntas para hacerle al médico

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?
  • ¿Qué tratamientos pueden ayudar?
  • ¿Cómo puedo evitar transmitir esta enfermedad a otras personas?

No dudes en hacer otras preguntas.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga varias preguntas, incluidas las siguientes:

  • ¿Cuánto tiempo hace que tú o tu hijo tienen síntomas?
  • ¿Con qué frecuencia tienes los vómitos y la diarrea?
  • ¿El vómito o la diarrea contienen moco, sangre o un líquido verde oscuro?
  • ¿Tú o tu hijo tienen fiebre?

Last Updated Feb 5, 2020


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use