Infección por norovirus

Perspectiva general

La infección por norovirus puede causar la aparición repentina de cuadros graves de vómitos y diarrea. El virus es altamente contagioso y, con frecuencia, se transmite a través de alimentos o del agua que se contaminan durante la preparación o en superficies contaminadas. También puedes contagiarte por el contacto cercano con una persona infectada.

La diarrea, el dolor abdominal y los vómitos suelen comenzar entre 12 y 48 horas después de la exposición. Por lo general, los síntomas de la infección por norovirus duran de uno a tres días, y la mayoría de las personas se recupera por completo sin tratamiento. Sin embargo, en algunas personas —en especial, los bebés y los adultos mayores con alguna enfermedad de fondo— los vómitos y la diarrea pueden causar una deshidratación grave y requerir atención médica.

La infección por norovirus ocurre, con mayor frecuencia, en ambientes cerrados y con mucha gente, como los hospitales, las casas de reposo, los centros de cuidado infantil, las escuelas y los cruceros.

Síntomas

Los signos y síntomas de la infección por norovirus comprenden los siguientes:

  • Náuseas
  • Vómitos
  • Dolor abdominal o cólicos
  • Diarrea líquida o blanda
  • Malestar general
  • Poca fiebre
  • Dolor muscular

Los signos y síntomas suelen aparecer entre 12 y 48 horas después de la exposición inicial al virus y duran de uno a tres días. Puedes continuar liberando el virus en las heces hasta dos semanas después de haberte recuperado. La liberación del virus puede durar varias semanas o varios meses si tienes una enfermedad no diagnosticada.

Algunas personas que padecen infección por norovirus pueden no manifestar signos ni síntomas. Sin embargo, aun así pueden contagiar el virus a otras personas.

Cuándo consultar al médico

Busca atención médica si la diarrea no se detiene en el plazo de varios días. También debes llamar a tu médico si presentas vómitos intensos, heces con sangre, dolor abdominal o deshidratación.

Causas

El norovirus es altamente contagioso y se libera en las heces de seres humanos y animales infectados. Los modos de transmisión comprenden:

  • Consumir alimentos contaminados
  • Beber agua contaminada
  • Tocarse la boca con las manos después de que estas estuvieran en contacto con una superficie o un objeto contaminado
  • Estar en contacto cercano con una persona que tiene la infección por norovirus

El norovirus es difícil de eliminar porque resiste temperaturas calurosas y frías y la mayoría de los desinfectantes.

Factores de riesgo

Los factores de riesgos para infectarse con un norovirus son:

  • Comer en un lugar donde la comida se maneja con procedimientos insalubres
  • Asistir al preescolar o a un centro de cuidado infantil
  • Vivir en espacios cerrados, como casas de reposo
  • Quedarse en hoteles, centros turísticos, cruceros u otros destinos con muchas personas en espacios cerrados
  • Tener contacto con alguien que tiene la infección por norovirus

Complicaciones

En la mayoría de los casos, la infección por norovirus desaparece en pocos días y no es potencialmente mortal. No obstante, en el caso de algunas personas, en especial, los niños y los adultos mayores con un sistema inmunitario deprimido que se encuentran en hospitales o casas de reposo, la infección por norovirus puede causar una deshidratación grave, desnutrición e incluso la muerte.

Las señales de alerta de la deshidratación son:

  • Fatiga
  • Sequedad de boca y garganta
  • Falta de energía
  • Mareos
  • Menor producción de orina

Los niños que están deshidratados pueden llorar con pocas lágrimas o sin ellas. También es posible que estén inusualmente somnolientos o irritables.

Prevención

La infección por norovirus es sumamente contagiosa, y cualquier persona puede contraerla más de una vez. Para ayudar a prevenir su propagación:

  • Lávate bien las manos, especialmente después de ir al baño o cambiar pañales.
  • Evita los alimentos y el agua contaminados, entre ellos, los alimentos que preparó alguien que está enfermo.
  • Lava las frutas y los vegetales antes de comerlos.
  • Cocina bien los mariscos.
  • Desecha el vómito y la materia fecal con cuidado, para evitar la propagación aérea del norovirus. Absorbe el material con toallas desechables, con agitación mínima, y colócalas en bolsas desechables de plástico.
  • Desinfecta las zonas contaminadas con el virus con lejía. Usa guantes.
  • Permanece en tu casa sin ir a trabajar, especialmente si tu trabajo involucra la manipulación de alimentos. Puede que sigas contagiando hasta tres días después de la desaparición de los síntomas. Los niños deben permanecer en la casa y no ir a la escuela o a la guardería.
  • Evita viajar hasta que los signos y síntomas hayan desaparecido.

Diagnóstico

En general, el diagnóstico se realiza sobre la base de tus síntomas. Sin embargo, el norovirus puede identificarse mediante el análisis de una muestra de heces. Si eres un paciente inmunodeprimido o tienes otros problemas de salud, tu médico puede recomendarte un análisis de heces para confirmar la presencia del norovirus.

Tratamiento

No existe un tratamiento específico para la infección por norovirus y la recuperación generalmente depende de la salud del sistema inmunitario. En la mayoría de las personas, la enfermedad generalmente se resuelve en unos días.

Es importante reemplazar los líquidos perdidos. Si no puedes ingerir los líquidos suficientes para evitar la deshidratación, es posible que tengas que recibir líquidos por vía intravenosa.

El médico también puede recomendarte medicamentos antidiarreicos de venta libre si tienes menos de 65 años.

Estilo de vida y remedios caseros

Si hay niños en tu familia, es conveniente tener a mano una solución de hidratación oral comercialmente preparada, como Pedialyte. Los adultos pueden tomar bebidas deportivas y caldos. Beber líquidos con un alto contenido de azúcar, como gaseosas y jugos de frutas, puede empeorar la diarrea.

Las raciones reducidas y una dieta suave pueden ayudar a limitar los vómitos. Los siguientes son algunos alimentos para considerar:

  • Sopa
  • Almidones y cereales, como papas, fideos, arroz o galletas
  • Banana
  • Yogur
  • Vegetales asados

Preparación antes de la cita

La siguiente información te ayudará a prepararte para la consulta y a saber qué esperar del médico.

Qué puedes hacer

  • Toma nota de tus síntomas, incluso cuándo comenzó el malestar y la frecuencia de los vómitos y la diarrea.
  • Haz una lista de todos tus medicamentos, vitaminas y suplementos.
  • Anota tu información médica más importante, incluso otras enfermedades.
  • Anota tu información personal más importante, incluso lo que te genere mayor estrés o cualquier cambio reciente en tu vida.
  • Anota las preguntas que desees hacerle al médico.

Preguntas para hacerle al médico

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?
  • ¿Qué tratamientos pueden ayudar?
  • ¿Cómo puedo evitar transmitir esta enfermedad a otras personas?

Además de las preguntas que hayas preparado, no dudes en hacerle más preguntas al médico durante la consulta.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas. Estar listo para responderlas puede darte tiempo para repasar los puntos a los que quieras dedicarles más tiempo. Te puede preguntar lo siguiente:

  • ¿Cuándo comenzaron tú o tu hijo a tener los síntomas?
  • ¿Con qué frecuencia tienes los vómitos y la diarrea?
  • ¿Los vómitos o la diarrea contienen mucosidad, sangre o un líquido verde oscuro (bilis)?
  • ¿Tú o tu hijo tienen fiebre?

Last Updated Nov 17, 2017


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use