Insuficiencia de convergencia

Perspectiva general

La insuficiencia de convergencia es una enfermedad por la que los ojos no pueden funcionar juntos al mirar objetos cercanos. Este trastorno provoca que un ojo se mueva hacia afuera en lugar de hacia adentro junto con el otro ojo, lo que crea visión borrosa o doble.

En general, la insuficiencia de convergencia se diagnostica a adolescentes y niños en edad escolar. Puede provocar dificultad para leer, por lo cual los padres o maestros podrían sospechar que el niño tiene dificultades de aprendizaje y no un trastorno ocular.

Los tratamientos para la insuficiencia de convergencia suelen resultar efectivos.

Síntomas

No todas las personas con insuficiencia de convergencia manifiestan signos y síntomas. Los signos y síntomas se presentan durante la lectura o al realizar otro trabajo fino y pueden comprender los siguientes:

  • Cansancio, dolor o molestia en los ojos (fatiga ocular)
  • Dolores de cabeza
  • Dificultad para leer (las palabras parecen flotar en la página, te pierdes o lees lentamente), lo que puede hacer que evites la lectura o no completes las tareas escolares
  • Visión doble (diplopia)
  • Dificultad para concentrarse
  • Entrecerrar, frotarte o cerrar un ojo

Cuándo consultar al médico

Si tú o tu hijo tienen los síntomas de la insuficiencia de convergencia o problemas para leer, consulta con un profesional del cuidado de la salud ocular, como un oftalmólogo o un optometrista.

Causas

Se desconoce la causa de la insuficiencia de convergencia, pero esta supone una desalineación de los ojos cuando enfocan objetos cercanos. La desalineación involucra los músculos que mueven el ojo. En general, un ojo se aleja hacia afuera cuando enfoca una palabra u objeto cercanos.

Complicaciones

Las dificultades para leer o concentrarse pueden afectar el aprendizaje de un niño. La insuficiencia de convergencia no causa dificultades de aprendizaje, pero hace que sea difícil y cansador usar los ojos.

La insuficiencia de convergencia normalmente no se detecta en los exámenes oculares de rutina ni en los análisis para la detección de problemas de la vista realizados en las escuelas. Debido a las dificultades de lectura de los niños que sufren esta enfermedad, es posible que realicen una evaluación para determinar si tienen dificultades de aprendizaje, pero es importante descartar este trastorno ocular.

Diagnóstico

Sin embargo, las personas con insuficiencia de convergencia podrían tener una visión normal, por lo que es importante que le informes al oftalmólogo que tienes problemas para leer o de aprendizaje. Para diagnosticar la insuficiencia de convergencia, el oftalmólogo puede hacer lo siguiente:

  • Armar la historia clínica. Esto puede comprender preguntas sobre los problemas que tienes de enfoque, visión borrosa o doble, dolores de cabeza y otros síntomas.
  • Medir el punto próximo de convergencia. Esta prueba mide la distancia que hay entre tus ojos y el lugar donde ambos ojos pueden enfocar sin visión doble. La persona que realiza el examen sostiene frente a ti un pequeño objetivo, como una tarjeta impresa o una minilinterna, y lo acerca lentamente hasta que tienes visión doble o hasta que la persona que hace el examen detecta que un ojo se aleja hacia afuera.
  • Evaluar la vergencia fusional positiva. Durante esta prueba, te pedirán que leas las letras de una tabla optométrica mientras miras a través de un prisma. La persona que realiza el examen se dará cuenta cuando comiences a tener visión doble.
  • Hacer un examen de la vista de rutina. Si tienes otros problemas de visión, como miopía, el oftalmólogo podría hacer pruebas para evaluar el grado del problema.

Tratamiento

Si la insuficiencia de convergencia no causa síntomas, es muy probable que no necesites tratamiento. En las personas que presentan síntomas, el tratamiento con ejercicios para enfocar puede aumentar la capacidad de convergencia de los ojos.

El tratamiento, que puede llevarse a cabo en el consultorio de un terapeuta capacitado o en tu casa, podría comprender lo siguiente:

  • Ejercicios con un lápiz. En este ejercicio, te enfocas en una pequeña letra que está escrita en uno de los lados del lápiz mientras lo acercas al puente de la nariz y suspendes el movimiento cuando veas doble. Este ejercicio suele hacerse durante 15 minutos por día, 5 o más días por semana.
  • Terapia visual por computadora. Los ejercicios para enfocar se realizan en una computadora, con un programa especialmente diseñado para mejorar la convergencia. Puedes imprimir los resultados para mostrárselos al oculista.
  • Anteojos de lectura. En general, los anteojos con prismas incorporados no han demostrado ser eficaces. Si tienes otro problema de enfoque o visual, como no ver bien de cerca (hipermetropía), podrían ser de ayuda los anteojos para leer.

Estudios recientes indican que el tratamiento realizado en el consultorio junto con ejercicios de refuerzo en el hogar es el más efectivo para la insuficiencia de convergencia. El tratamiento en el hogar con los ejercicios del lápiz o los programas de computadora no han demostrado ser tan eficaces. Sin embargo, el tratamiento en casa cuesta menos, y es más cómodo y accesible.

El tratamiento para la insuficiencia de convergencia podría durar tres meses o más. El tratamiento puede resolver la insuficiencia de convergencia, pero los síntomas podrían volver a aparecer después de una enfermedad, con la falta de sueño o al leer mucho o realizar una actividad que implique ver de cerca. Analiza las opciones de tratamiento con el profesional de salud ocular.

Last Updated Jul 15, 2017


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use