Mononucleosis

Perspectiva general

La mononucleosis infecciosa a veces se conoce como enfermedad del beso. El virus que causa la mononucleosis se transmite por la saliva, por lo que pueden contraerla por un beso, pero también puedes exponerte a ella mediante tos o estornudos, o al compartir un vaso o cubiertos con alguien que la padece. Sin embargo, la mononucleosis no es tan contagiosa como algunas infecciones, tales como el resfrío común.

Tienes más probabilidad de contraer mononucleosis con todos los signos y síntomas si eres un adolescente o un adulto joven. Los niños pequeños por lo general tienen pocos síntomas y la infección pasa sin que se la reconozca.

Si tienes mononucleosis, es importante que tengas cuidado con algunas complicaciones, como el agrandamiento del bazo. El reposo e ingerir líquidos adecuados son clave para la recuperación.

Síntomas

Entre los signos y los síntomas de la mononucleosis se pueden incluir los siguientes:

  • Fatiga
  • Dolor de garganta, quizás mal diagnosticado como faringitis estreptocócica, que no mejora luego del tratamiento con antibióticos
  • Fiebre
  • Inflamación de ganglios linfáticos en el cuello y las axilas
  • Inflamación de las amígdalas
  • Dolor de cabeza
  • Sarpullido
  • Inflamación y ablandamiento del bazo

El virus tiene un periodo de incubación de aproximadamente entre cuatro y seis semanas, aunque en los niños pequeños puede ser más corto. Los signos y síntomas como la fiebre y el dolor de garganta suelen disminuir en el plazo de unas semanas, pero la fatiga, el agrandamiento de los ganglios linfáticos y la inflamación del bazo pueden durar unas semanas más.

Cuándo consultar al médico

Si has manifestado los síntomas anteriores, es posible que tengas mononucleosis.

Si los síntomas no mejoran por sí solos en una o dos semanas, consulta al médico.

Causas

La causa más frecuente de la mononucleosis es el virus Epstein-Barr, pero otros virus también pueden causar síntomas similares.

Aunque los síntomas de la mononucleosis son molestos, la infección desaparece por su cuenta sin provocar efectos a largo plazo. La mayoría de los adultos se ha expuesto al virus Epstein-Barr y ha desarrollado anticuerpos. Por lo tanto, son inmunes y no tendrán mononucleosis.

Complicaciones

Ocasionalmente, las complicaciones de la mononucleosis pueden ser graves.

Aumento del tamaño del bazo

La mononucleosis puede producir el aumento del tamaño del bazo. En los casos extremos, el bazo puede romperse y producir un dolor agudo y repentino en el costado izquierdo de la parte superior del abdomen. Si sientes un dolor así, busca atención médica de inmediato, ya que es posible que necesites cirugía.

Problemas hepáticos

También pueden producirse problemas hepáticos, como los siguientes:

  • Hepatitis. Puedes tener inflamación del hígado leve (hepatitis).
  • Ictericia. En ocasiones, también puede aparecer un color amarillento en la piel y la parte blanca de los ojos (ictericia).

Complicaciones menos frecuentes

La mononucleosis también puede provocar las siguientes complicaciones menos frecuentes:

  • Anemia: un descenso de los glóbulos rojos y la hemoglobina, una proteína rica en hierro en los glóbulos rojos
  • Trombocitopenia: un recuento bajo de plaquetas, que son los glóbulos responsables de la coagulación
  • Problemas cardíacos: una inflamación del músculo cardíaco (miocarditis)
  • Complicaciones que afectan el sistema nervioso: meningitis, encefalitis y síndrome de Guillain-Barré
  • Amígdalas inflamadas: que pueden bloquear la respiración

El virus de Epstein-Barr puede causar una enfermedad mucho más seria en personas que tienen sistemas inmunitarios deteriorados, como las personas con VIH/SIDA o las personas que toman medicamentos para suprimir la inmunidad luego de un trasplante de órganos.

Agrandamiento del bazo

El bazo es un órgano pequeño que por lo normal tiene el tamaño de tu puño. Algunos trastornos, como la enfermedad hepática y algunos cánceres, pueden generar que tu bazo aumente de tamaño.

Prevención

La mononucleosis de contagia por la saliva. Si estás infectado, puedes ayudar a prevenir que el virus se propague a otras personas evitando el contacto por beso y el intercambio de comidas, platos, vasos y utensilios por varios días, e incluso más tiempo si fuese posible, hasta que la fiebre haya desaparecido.

El virus de Epstein-Barr puede permanecer en la saliva por meses después de la infección. No existen vacunas para prevenir la mononucleosis.

Diagnóstico

Examen físico

El médico podría sospechar que padeces mononucleosis según los signos y síntomas, cuánto tiempo han durado y un examen físico. Buscará signos como inflamación de los ganglios linfáticos, amígdalas, hígado o bazo y considerará cómo se relacionan con los síntomas que describes.

Análisis de sangre

  • Análisis de anticuerpos. Si se necesita confirmación, se puede realizar una prueba de anticuerpos heterófilos para comprobar si tienes los anticuerpos contra el virus de Epstein-Barr. Este análisis de detección muestra los resultados el mismo día. Sin embargo, es posible que no se detecte la infección durante la primera semana de la enfermedad. Otras pruebas de anticuerpos tardan más tiempo en mostrar los resultados, aunque pueden detectar la enfermedad en la primera semana de los síntomas.
  • Recuento de glóbulos blancos. Es posible que el médico realice otros análisis de sangre para buscar un número elevado de glóbulos blancos (linfocitos) o linfocitos de aspecto anormal. Estos análisis de sangre no confirman la mononucleosis, pero podrían indicar que existe la posibilidad.

Tratamiento

No existe una terapia específica disponible para tratar la mononucleosis infecciosa. Los antibióticos no funcionan contra las infecciones virales como la mononucleosis. El tratamiento consiste principalmente en cuidarse a uno mismo; por ejemplo, descansar lo suficiente, alimentarse de manera sana y tomar mucho líquido. Puedes tomar analgésicos de venta libre para tratar la fiebre o el dolor de garganta.

Medicamentos

  • Tratamiento de infecciones secundarias. Ocasionalmente, una infección por estreptococo (estreptocócica) acompaña el dolor de garganta de la mononucleosis. También puedes desarrollar una infección de los senos paranasales o una infección de las amígdalas (amigdalitis). De ser así, es posible que necesites un tratamiento con antibióticos para estas infecciones bacterianas que acompañan.
  • Riesgo de erupción con algunos medicamentos. No se recomienda el uso de amoxicilina y otros derivados de la penicilina en personas con mononucleosis. De hecho, algunas personas con mononucleosis que tomen uno de estos medicamentos podrían desarrollar un sarpullido. Sin embargo, el sarpullido no significa necesariamente que sean alérgicas a los antibióticos. En caso de ser necesario, hay otros antibióticos disponibles para tratar infecciones que pueden acompañar la mononucleosis que tienen menos probabilidades de provocar sarpullido.

Estilo de vida y remedios caseros

Además de un buen descanso, los siguientes pasos pueden ayudarte a aliviar los síntomas de la mononucleosis:

  • Bebe mucha agua y jugos de fruta. Los líquidos pueden aliviar la fiebre y el dolor de garganta, y prevenir la deshidratación.
  • Toma un analgésico de venta libre. Toma analgésicos de venta libre, como paracetamol (Tylenol u otros) o ibuprofeno (Advil, Motrin IB u otros), según la necesidad. Estos medicamentos no poseen acción antiviral. Tómalos solo para aliviar el dolor o la fiebre.

    Ten precaución cuando les des aspirina a niños o adolescentes. Si bien el uso de la aspirina está aprobado en niños mayores de 3 años, los niños y adolescentes que se están recuperando de una varicela o de síntomas similares a los de la gripe nunca deben tomar aspirina. Esto se debe a que la aspirina se ha relacionado con el síndrome de Reye, una enfermedad poco común pero potencialmente fatal, en estos niños.

  • Haz gárgaras con agua salada. Haz esto varias veces al día para aliviar el dolor de garganta. Mezcla 1/2 cucharadita de sal de mesa en 8 onzas (237 mililitros) de agua tibia.

No retomes los deportes y otras actividades de inmediato

La mayoría de los signos y síntomas de la mononucleosis cesan en el plazo de unas semanas, pero pueden pasar de dos a tres meses hasta que te sientas completamente normal. Mientras más reposo hagas, más rápido te recuperarás. Volver a la rutina habitual demasiado rápido puede aumentar el riesgo de una recaída.

Para evitar el riesgo de romper el bazo, el médico puede sugerir que esperes alrededor de un mes antes de retomar actividades vigorosas, levantamiento de objetos pesado, juegos pesados o deportes de contacto. Una ruptura del bazo genera un sangrado grave y es una emergencia médica.

Pregúntale al médico cuándo es seguro volver al nivel normal de actividad. El médico puede recomendar un programa de ejercicios gradual para ayudarte a recuperar la fuerza a medida que te recuperas.

Estrategias de afrontamiento, y apoyo

La mononucleosis puede durar varias semanas, por lo cual tendrás que quedarte en casa mientras te recuperas. Sé paciente con tu cuerpo a medida que combate la infección.

Las personas jóvenes que padecen mononucleosis no podrán participar de algunas de sus actividades, como clases, prácticas deportivas y fiestas. Sin dudas, tendrás que tomarte las cosas con calma durante un tiempo. Los estudiantes tendrán que avisar a la escuela que se están recuperando de mononucleosis y, posiblemente, necesiten consideraciones especiales para continuar con sus estudios.

Si tienes mononucleosis, no es necesario que estés en cuarentena. Muchas personas ya son inmunes al virus de Epstein-Barr debido a que estuvieron expuestas de niños. No obstante, tendrás que quedarte en casa y no ir al colegio ni hacer otras actividades hasta que te sientas mejor.

Busca la ayuda de tus amigos y familiares mientras te recuperas de la mononucleosis. Los estudiantes universitarios también tienen que comunicarse con el personal del centro de salud de estudiantes del campus para recibir asistencia o tratamiento, si es necesario.

Preparación antes de la cita

Si sospechas que tienes mononucleosis, consulta con tu médico de cabecera. La siguiente información te ayudará a prepararte para la consulta y a saber qué esperar del médico.

Qué puedes hacer

  • Anota los síntomas que experimentes, incluidos aquellos que quizás no parezcan relacionados con el motivo de la consulta.
  • Anota tu información personal clave, y escribe tus mayores preocupaciones, cambios recientes en tu estilo de vida, tu rutina diaria (incluidos los hábitos de sueño) o si has estado expuesto a alguien con mononucleosis.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, las vitaminas y los suplementos que tomes.
  • Anota preguntas para hacerle al médico.

Preparar una lista de preguntas te ayudará a aprovechar al máximo el tiempo con tu médico. Para la mononucleosis, estas son algunas preguntas básicas que puedes hacerle al médico:

  • ¿Cuáles son las posibles causas de mis síntomas o de mi enfermedad?
  • Además de la causa más probable, ¿cuáles son las otras posibles causas de mis síntomas o mi trastorno?
  • ¿Qué análisis necesito?
  • Tengo otros trastornos. ¿Cómo puedo controlarlos de la mejor manera?
  • ¿Existen restricciones que tengo que seguir?
  • ¿Necesito permanecer en mi casa y no concurrir al trabajo o a la escuela? ¿Durante cuánto tiempo debe quedarme en mi casa?
  • ¿Cuando puedo retomar la actividad vigorosa y los deportes de contacto?
  • ¿Existen medicamentos que debo evitar?
  • ¿Tiene folletos u otros materiales impresos que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomienda?

No tengas miedo de hacer otras preguntas que puedas tener.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas, como las siguientes:

  • ¿Cuándo empezaste a tener los síntomas?
  • ¿Has estado expuesto a alguien con mononucleosis?
  • ¿Los síntomas han sido continuos u ocasionales?
  • ¿Cuán intensos son los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, esté mejorando los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, esté empeorando los síntomas?

Last Updated Jan 15, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use