Osteomalacia

Perspectiva general

La «osteomalacia» es un término que hace referencia al reblandecimiento marcado de los huesos; en general, debido a una deficiencia grave de vitamina D. El reblandecimiento de los huesos en los niños y en los adultos jóvenes con osteomalacia puede provocar arqueamientos durante el crecimiento, en particular, en los huesos de las piernas que soportan peso. En los adultos mayores, la osteomalacia puede causar fracturas.

La osteomalacia es distinta de la afección más frecuente de tener un nivel bajo de vitamina D. También es distinta de la osteoporosis que provoca el adelgazamiento de los huesos.

El tratamiento para la osteomalacia comprende proporcionar suficiente vitamina D y calcio, necesarios para endurecer y fortalecer (mineralizar) los huesos, y tratar los trastornos de fondo que podrían ocasionar la afección.

Síntomas

En los primeros estadios de la osteomalacia, es probable que no tengas síntomas, aunque pueden verse en radiografías o en otras pruebas de diagnóstico. A medida que la osteomalacia avance, es probable que presentes dolor en los huesos y debilidad muscular.

El dolor leve y continuo relacionado con la osteomalacia afecta con mayor frecuencia la parte inferior de la espalda, la pelvis, las caderas, las piernas y las costillas. El dolor puede empeorar a la noche o al ejercer presión sobre los huesos y es poco probable que se alivie por completo con reposo.

La disminución del tono muscular y la debilidad en las piernas pueden hacer que tengas una «marcha de pato» y que camines más lentamente y con mayor dificultad.

Causas

La osteomalacia proviene de un defecto en el proceso de maduración de los huesos. El cuerpo utiliza los minerales calcio y fosfato para ayudar a formar huesos fuertes. Puedes padecer osteomalacia si no consumes la cantidad suficiente de estos minerales en tu dieta o si el organismo no los absorbe de manera adecuada. Las causas de estos problemas pueden ser:

  • Deficiencia de vitamina D. La luz solar produce vitamina D en la piel. Las personas que viven en zonas en donde las horas de luz solar son breves o tienen una dieta con bajo contenido de vitamina D pueden padecer osteomalacia. La deficiencia de vitamina D es la causa más frecuente de la osteomalacia en todo el mundo.
  • Determinadas cirugías. Por lo general, el estómago descompone los alimentos para liberar la vitamina D y los otros minerales que se absorben en el intestino. Este proceso se ve alterado si te sometes a una cirugía para extirpar el estómago en forma total o parcial, y puede causar deficiencia de vitamina D y calcio. La cirugía para extirpar el intestino delgado o para hacerle un bypass también puede provocar deficiencia de vitamina D y de calcio.
  • Celiaquía. En este trastorno autoinmunitario, el revestimiento del intestino delgado se puede dañar al consumir alimentos que contienen gluten o una proteína que se encuentra en el trigo, la cebada y el centeno. El revestimiento intestinal dañado no absorbe bien los nutrientes, por lo que puede provocar deficiencia de vitamina D y de calcio.
  • Trastornos renales o hepáticos. Estos órganos participan en la activación de la vitamina D en el cuerpo. Los problemas en los riñones o en el hígado pueden afectar la capacidad del cuerpo de activar la vitamina D.
  • Medicamentos. Algunos medicamentos que se utilizan para tratar las convulsiones, como la fenitoína (Dilantin, Phenytek) y el fenobarbital, pueden provocar una deficiencia grave de vitamina D y osteomalacia.

Factores de riesgo

El riesgo de tener osteomalacia es más alto en personas que tienen una ingesta inadecuada de vitamina D en su dieta y poca exposición a la luz solar, como los adultos mayores y aquellos que están confinados u hospitalizados.

Complicaciones

Si padeces osteomalacia, tienes más probabilidad de sufrir fracturas de huesos, en especial, los de las costillas, la columna vertebral y las piernas.

Prevención

A menudo, es posible prevenir la osteomalacia causada por la exposición inadecuada al sol o por una dieta con bajo contenido de vitamina D si se consume suficiente vitamina D.

  • Come alimentos con alto contenido de vitamina D. Los alimentos que son naturalmente ricos en vitamina D comprenden el pescado graso (salmón, caballa, sardinas) y las yemas de huevo. Además, busca alimentos fortificados con vitamina D, como cereales, pan, leche y yogur.
  • Toma suplementos, de ser necesario. Si no obtienes suficientes vitaminas y minerales en tu dieta o si tienes una enfermedad que afecta la capacidad del aparato digestivo de absorber los nutrientes adecuadamente, pregúntale al médico acerca de la posibilidad de tomar suplementos de vitamina D y de calcio.

La exposición al sol sin protección puede incrementar el riesgo de padecer cáncer de piel. No hay consenso entre los expertos sobre qué cantidad de exposición solar es segura y suficiente para prevenir o tratar la osteomalacia.

Diagnóstico

La osteomalacia puede ser difícil de diagnosticar. Para identificar la causa de la osteomalacia y descartar otros trastornos óseos, como la osteoporosis, es posible que te realicen una o más de las siguientes pruebas:

  • Análisis de sangre y de orina. Ayudan a detectar niveles bajos de vitamina D, así como problemas con el calcio y el fósforo.
  • Radiografías. Las grietas leves en los huesos que se ven en las radiografías son una característica de la osteomalacia.
  • Biopsia ósea. Con el uso de anestesia general, el médico introduce una aguja delgada a través de la piel dentro del hueso pélvico de la cadera para extraer una pequeña muestra de hueso. Si bien la biopsia ósea es precisa para detectar la osteomalacia, no suele ser necesaria para hacer el diagnóstico.

Tratamiento

Por suerte, obtener suficiente vitamina D a través de los suplementos orales durante varias semanas o meses puede curar la osteomalacia. Por lo general, para mantener niveles normales de vitamina D en sangre, debes seguir tomando los suplementos.

El proveedor de atención médica también podría recomendarte que aumentes el consumo de calcio o fósforo, ya sea a través de suplementos o mediante la alimentación. Tratar cualquier enfermedad que afecte al metabolismo de la vitamina D, como las enfermedades renales o hepáticas, o los niveles bajos de fosfato, suele ayudar a mejorar los signos y síntomas de la osteomalacia.

Preparación antes de la cita

Es probable que comiences por consultar con el profesional de atención médica primaria, quien podría derivarte a un médico que se especialice en enfermedades de las articulaciones y de los músculos (reumatólogo) o a uno que se especialice en trastornos óseos metabólicos (endocrinólogo).

Prepara una lista de lo siguiente:

  • Tus síntomas, incluso los que parezcan no estar relacionados con el motivo de la consulta, y cuándo comenzaron
  • Tu información personal más importante, incluso otras enfermedades que tengas y la historia clínica de tu familia
  • Todos los medicamentos, las vitaminas y otros suplementos que tomes, incluidas sus dosis
  • Preguntas para hacerle al médico

En el caso de la osteomalacia, algunas preguntas básicas para hacerle a tu médico son las siguientes:

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?
  • ¿Qué pruebas necesito hacerme?
  • ¿Qué tratamiento me recomiendas?
  • ¿Debo cambiar mi dieta o mi estilo de vida?
  • ¿Hay riesgos de que esta enfermedad tenga complicaciones a largo plazo?
  • ¿Hay folletos u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomiendas?

No dudes en hacer otras preguntas.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te pregunte lo siguiente:

  • ¿Dónde sientes dolor?
  • ¿Cuándo comenzó el dolor? ¿Ha empeorado?
  • ¿Hay alguna zona que te duela al tacto?
  • ¿El dolor es constante o intermitente?
  • ¿Hay algo que mejore o que empeore los síntomas?
  • ¿Alguna vez te realizaron una cirugía de bypass gástrico o una cirugía intestinal?
  • ¿Qué tratamientos has probado hasta ahora, si es que intentaste alguno? ¿Alguno ha sido de ayuda?

Last Updated Apr 29, 2017


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use