Quiste de Baker

Perspectiva general

Un quiste de Baker es un quiste lleno de líquido que causa una protuberancia y una sensación de tirantez detrás de la rodilla. El dolor puede empeorar cuando flexionas totalmente o extiendes la rodilla, o cuando estás activo.

Por lo general, el quiste de Baker, también llamado «poplíteo», es el resultado de un problema en la articulación de la rodilla, como artritis o la ruptura de un cartílago. Ambos trastornos pueden hacer que la rodilla produzca demasiado líquido, lo que ocasiona un quiste de Baker.

A pesar de que el quiste de Baker puede causar hinchazón e incomodidad, tratar el problema oculto, por lo general, brinda alivio.

Ilustración de un quiste de Baker

La hinchazón en la parte posterior de una rodilla puede significar la aparición de un quiste de Baker. Un quiste de Baker puede formarse cuando el fluido lubricante de la articulación se filtra en una bolsa amortiguadora (bursa) en la parte posterior de la rodilla.

Síntomas

En algunos casos, el quiste de Baker no causa dolor y puede que no lo notes. Si tienes signos y síntomas, estos pueden ser:

  • Hinchazón detrás de la rodilla y a veces en la pierna
  • Dolor de rodilla
  • Rigidez e incapacidad de flexionar completamente la rodilla

Los síntomas pueden ser peores después de haber estado activo o si has estado de pie por mucho tiempo.

Cuándo consultar al médico

Si tienes dolor e hinchazón detrás de la rodilla, consulta con el médico. Aunque es improbable, una protuberancia detrás de la rodilla puede ser un signo de un trastorno más grave que un quiste lleno de líquido.

Causas

Un fluido lubricante llamado «líquido sinovial» ayuda a la pierna a girar sin dificultad, y reduce la fricción entre las partes móviles de la rodilla.

Pero a veces la rodilla produce demasiado líquido sinovial y el líquido se acumula en una zona detrás de la rodilla (bursa poplítea), causando un quiste de Baker. Esto puede suceder por lo siguiente:

  • Inflamación de la articulación de la rodilla, tal como sucede con varios tipos de artritis
  • Una lesión en la rodilla, como por ejemplo una rotura en el cartílago

Complicaciones

En raras ocasiones, los quistes de Baker se rompen, y el líquido sinovial se propaga hacia la pantorrilla, lo que provoca lo siguiente:

  • Dolor intenso en la rodilla
  • Hinchazón en la pantorrilla
  • A veces, enrojecimiento de la pantorrilla o una sensación de agua que corre por esta

Estos signos y síntomas se parecen mucho a los de un coágulo sanguíneo en una vena de la pierna. Si tienes hinchazón y enrojecimiento de la pantorrilla, necesitarás una evaluación médica rápido para descartar una causa más grave de los síntomas.

Diagnóstico

Un quiste de Baker frecuentemente se puede diagnosticar mediante una exploración física. Sin embargo, como algunos de los signos y síntomas del quiste de Baker se asemejan a los de otros trastornos más graves, tales como un coágulo, un aneurisma o un tumor, el médico podrá solicitar pruebas de diagnóstico por imágenes no invasivas, por ejemplo:

  • Ecografía
  • Radiografía
  • Resonancia magnética (RM)

Tratamiento

En ocasiones, el quiste de Baker desaparece por sí solo.  Sin embargo, si el quiste es grande y produce dolor, probablemente, el médico te recomiende los siguientes tratamientos:

  • Medicamentos. Es probable que tu médico te inyecte un corticoesteroide, como la cortisona, en la rodilla para reducir la inflamación. Esto podría aliviar el dolor, pero no siempre evita la reaparición del quiste.
  • Drenaje de líquido. El médico probablemente drene el líquido de la articulación de la rodilla con una aguja. Esto se denomina «aspiración con aguja» y a menudo se lleva a cabo bajo supervisión ecográfica.
  • Fisioterapia. Colocarte hielo, una venda elástica y el uso de muletas podrían ayudarte a reducir el dolor y la inflamación. Para reducir los síntomas y conservar la función de la rodilla, también suele ser útil realizar ejercicios suaves de amplitud de movimiento y de fortalecimiento de los músculos que rodean la rodilla.

De ser posible, los médicos tratan la causa de fondo del quiste. Si el médico determina que la ruptura de un cartílago está causando la producción excesiva de líquido sinovial, es probable que te recomiende operarte para extraer o para reparar el cartílago desgarrado.

Los quistes de Baker asociados a la artrosis suelen mejorar con el tratamiento de la artritis. Rara vez se necesita operar.

Estilo de vida y remedios caseros

Si el médico determina que la artritis es la causa del quiste, puede darte todos o algunos de los siguientes consejos:

  • Sigue los principios RICE. En inglés, estas siglas significan reposo (rest), hielo (ice), compresión (compression) y elevación (elevation). Deja reposar la pierna. Aplica hielo sobre la rodilla. Comprime la rodilla con una envoltura, venda o dispositivo de inmovilización. Y eleva la pierna cuando sea posible, especialmente por la noche.
  • Prueba analgésicos de venta libre. Los medicamentos como el ibuprofeno (Advil, Motrin IB y otros), el naproxeno sódico (Aleve y otros), el paracetamol (Tylenol y otros) y la aspirina pueden ayudarte a aliviar el dolor. Respeta la dosis indicada en las instrucciones del envase. No tomes más de la dosis recomendada.
  • Reduce la actividad física. De esta manera, ayudarás a reducir la irritación en la articulación de la rodilla. El médico puede darte una idea acerca de por cuánto tiempo necesitas reducir los niveles de actividad y podrá sugerirte ejercicios alternativos que podrás hacer mientras tanto.

Preparación antes de la cita

La siguiente información te ayudará a prepararte para la consulta.

Qué puedes hacer

  • Anota los síntomas que tienes, incluso los que parezcan no tener relación con el motivo de tu consulta.
  • Anota tu información personal más importante, incluso cualquier cambio reciente en tu vida.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, las vitaminas y los suplementos que tomes.
  • Escribe preguntas para hacerle al médico.

El tiempo con el médico es limitado; por eso, preparar una lista de preguntas puede ayudarte a aprovecharlo al máximo. En el caso del quiste de Baker, algunas preguntas básicas para hacerle a tu médico son las siguientes:

  • ¿Por qué padezco este quiste?
  • ¿Qué pruebas necesito hacerme? ¿Estas pruebas requieren alguna preparación especial?
  • ¿El quiste de Baker es temporal o de larga duración?
  • ¿Qué tratamientos hay disponibles y cuál me recomiendas?
  • ¿Qué efectos secundarios puedo esperar del tratamiento?
  • ¿Qué medidas puedo tomar por mi cuenta que puedan ser de ayuda?
  • ¿Es necesario que limite mi actividad? Si es así, ¿cuánto y durante cuánto tiempo?
  • Tengo otros problemas de salud. ¿Cuál es la mejor manera de controlarlos en forma conjunta?

No dudes en hacer otras preguntas.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas, como las siguientes:

  • ¿Cuándo comenzaron los síntomas?
  • ¿Sientes dolor o rigidez todo el tiempo o el dolor viene y va con la actividad?
  • ¿Se te hincha la rodilla, se siente inestable o se traba?
  • ¿Cuán intensos son los síntomas?
  • ¿Hay algo que parezca mejorar los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, esté empeorando los síntomas?

Last Updated Apr 24, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use