Rotura de bazo

Perspectiva general

Una ruptura del bazo es una emergencia médica que ocurre como consecuencia de una ruptura en la superficie del bazo. El bazo, situado justo debajo de la caja torácica en el lado izquierdo, ayuda al cuerpo a combatir infecciones y a filtrar las células sanguíneas viejas del torrente sanguíneo.

Un golpe fuerte en el abdomen —durante un accidente deportivo, una pelea a puñetazos o un accidente automovilístico, por ejemplo— es la causa habitual de una ruptura del bazo. Si tienes el bazo agrandado, un traumatismo menos fuerte podría causar una ruptura. Sin tratamiento de emergencia, el sangrado interno causado por una ruptura del bazo puede ser mortal.

Algunas personas con ruptura de bazo necesitan cirugía de emergencia. Otras pueden recibir tratamiento con varios días de atención hospitalaria.

Ruptura del bazo

El bazo está ubicado justo debajo de la caja torácica a la izquierda. Es posible que una ruptura del bazo derrame una gran cantidad de sangre en la cavidad abdominal.

Síntomas

Los signos y síntomas de una ruptura del bazo incluyen los siguientes:

  • Dolor en la parte superior izquierda del abdomen
  • Sensibilidad al tocar la parte superior izquierda del abdomen
  • Dolor en el hombro izquierdo
  • Confusión, aturdimiento o mareos

Cuándo debes consultar con un médico

Una ruptura del bazo es una emergencia médica. Busca atención médica de emergencia después de una lesión si los signos y síntomas indican que podrías tener una ruptura del bazo.

Causas

El bazo puede romperse por los siguientes motivos:

  • Lesión en el lado izquierdo del cuerpo. Por lo general, una ruptura del bazo se produce a raíz de un golpe en la parte superior izquierda del abdomen o en la parte inferior izquierda del pecho, como puede suceder durante accidentes deportivos, peleas a puñetazos y accidentes automovilísticos. Un bazo lesionado puede romperse poco después del traumatismo abdominal o, en algunos casos, días o semanas después de la lesión.
  • Agrandamiento del bazo. El bazo puede agrandarse cuando los glóbulos sanguíneos se acumulan en el bazo. El agrandamiento del bazo puede producirse por diversos problemas de fondo, como mononucleosis y otras infecciones, enfermedad hepática y cánceres de la sangre.

Complicaciones

La ruptura de bazo puede ocasionar un sangrado potencialmente mortal en la cavidad abdominal.

Prevención

Si te diagnosticaron un agrandamiento del bazo, pregúntale al médico si necesitas evitar actividades durante varias semanas que puedan causar su ruptura. Estas pueden incluir deportes de contacto, levantar objetos pesados y otras actividades que aumentan el riesgo de traumatismo abdominal.

Diagnóstico

A continuación, se enumeran algunos de los exámenes y procedimientos usados para diagnosticar una ruptura del bazo:

  • Exploración física. El médico presionará tu abdomen para determinar el tamaño del bazo y si está sensible.
  • Análisis de sangre. Los exámenes de sangre evaluarán factores como el recuento de plaquetas y la coagulación de la sangre.
  • Búsqueda de sangre en la cavidad abdominal. El médico podría usar ecografía o extraer una muestra de líquido de tu abdomen mediante una aguja. Si la muestra revela sangre en el abdomen, es posible que se te remita a un tratamiento de emergencia.
  • Pruebas de diagnóstico por imágenes del abdomen. Si el diagnóstico no es claro, el médico podría recomendar una TC abdominal, posiblemente con colorante de contraste, u otro examen por imágenes para buscar otras causas posibles de tus síntomas.

Tratamiento

El tratamiento de la ruptura del bazo dependerá de la gravedad de la afección. Algunas personas requieren cirugía inmediata. Otras se curan con descanso y tiempo.

Hospitalización mientras el bazo cicatriza

Muchas lesiones pequeñas o moderadas en el bazo pueden sanar sin cirugía. Es probable que te quedes en el hospital mientras los médicos observan tu afección y te brindan atención no quirúrgica, como transfusiones de sangre, si es necesario.

Es posible que te realicen tomografías computarizadas de seguimiento periódicas para verificar si el bazo ha sanado o para determinar si necesitas cirugía.

Cirugía para reparar o extraer el bazo

La cirugía por ruptura del bazo puede incluir lo siguiente:

  • Reparar el bazo. El cirujano puede utilizar puntos de sutura u otras técnicas para reparar la ruptura.
  • Extirpar el bazo (esplenectomía). Si es necesario extirpar el bazo, tendrás un mayor riesgo de contraer infecciones graves, como la sepsis. El riesgo de sepsis es mayor en los niños pequeños, especialmente los dos primeros años después de la extirpación del bazo.

    El médico podría recomendar formas de reducir el riesgo de contraer una infección, como vacunas contra la neumonía y la influenza.

  • Extirpar parte del bazo. Podría ser posible extirpar solo una parte del bazo, en función de la ruptura. La esplenectomía parcial reduce el riesgo de contraer una infección que resulta de la extirpación de todo el bazo.

La cirugía del bazo generalmente es segura, pero cualquier cirugía tiene riesgos, como sangrado, coágulos de sangre, infección y neumonía.

Last Updated Sep 13, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use