Rotura del tendón de Aquiles

Perspectiva general

La rotura del tendón de Aquiles es una lesión que afecta la parte trasera de la pantorrilla. Ocurre principalmente en las personas que practican deportes recreativos, pero puede sucederle a cualquiera.

El tendón de Aquiles es un fuerte cordón fibroso que conecta los músculos de la parte trasera de la pantorrilla con el hueso del talón. Si estiras excesivamente el tendón de Aquiles, puede desgarrarse (romperse) total o parcialmente.

Si el tendón de Aquiles se desgarra, es posible que oigas un chasquido, seguido inmediatamente de un dolor agudo en la parte trasera del tobillo y la pantorrilla, que probablemente afecte tu capacidad de caminar correctamente. Con frecuencia, se realiza cirugía para reparar la rotura. Sin embargo, para la mayoría de las personas, el tratamiento no quirúrgico también funciona.

Ruptura del tendón de Aquiles

El tendón de Aquiles es un cordón fuerte y fibroso que conecta los músculos de la parte posterior de tu pantorrilla con el hueso del talón. Si estiras demasiado el tendón de Aquiles, puede desgarrarse (ruptura).

Síntomas

Si bien es posible no presentar signos o síntomas con la rotura del tendón de Aquiles, la mayoría de las personas tiene lo siguiente:

  • Sensación de haber recibido un golpe en la pantorrilla
  • Dolor, posiblemente intenso, e hinchazón cerca del talón
  • Imposibilidad de doblar el pie hacia adentro o de «empujar» la pierna lesionada hacia adelante al caminar
  • Imposibilidad de pararse en puntas de pie sobre la pierna lastimada
  • Un sonido de rotura o quiebre cuando ocurre la lesión

Cuándo consultar al médico

Busca atención médica de inmediato si oyes un chasquido en el talón, sobre todo, si te cuesta caminar posteriormente.

Causas

El tendón de Aquiles te ayuda a apuntar el pie hacia abajo, a levantar los dedos del pie y a empujar el pie hacia adelante al caminar. Lo usas prácticamente cada vez que caminas y mueves el pie.

Por lo general, la rotura ocurre en la parte del tendón ubicada a 2 1/2 pulgadas (alrededor de 6 cm) del punto en el que se une al hueso del talón. Esta parte puede tender a romperse si recibe poco flujo de sangre, lo que también puede afectar su capacidad de sanar.

Generalmente, las roturas se producen por un aumento repentino de la presión ejercida sobre el tendón de Aquiles. Los ejemplos más frecuentes son:

  • Incrementar la intensidad de la actividad deportiva, sobre todo, en deportes que implican saltar
  • Caer de lo alto
  • Pisar un hoyo

Factores de riesgo

Los factores que pueden aumentar el riesgo de rotura del tendón de Aquiles son:

  • Edad. La edad pico para la rotura del tendón de Aquiles es de 30 a 40 años.
  • Sexo. Es cinco veces más probable que la rotura del tendón de Aquiles ocurra en hombres que en mujeres.
  • Deportes recreativos. Las lesiones del tendón de Aquiles ocurren con más frecuencia en deportes que implican correr, saltar e inicios y paradas repentinos, tales como el fútbol, el básquetbol y el tenis.
  • Inyecciones de esteroides. A veces los médicos inyectan esteroides en la articulación del tobillo para reducir el dolor y la inflamación. Si embargo, estos medicamentos pueden debilitar los tendones cercanos, y se los ha asociado a roturas del tendón de Aquiles.
  • Determinados antibióticos. Antibióticos de fluoroquinolona, como la ciprofloxacina (Cipro) o la levofloxacina (Levaquin), aumentan el riesgo de rotura del tendón de Aquiles.
  • Obesidad. El sobrepeso puede ejercer más presión en el tendón.

Prevención

Para reducir el riesgo de padecer problemas en el tendón de Aquiles, sigue estas sugerencias:

  • Estira y fortalece los músculos de la pantorrilla. Estira la pantorrilla hasta que sientas un tirón evidente, pero no doloroso. No rebotes mientras estiras. Los ejercicios para estirar las pantorrillas también pueden ayudar al músculo y al tendón a absorber más fuerza y prevenir la lesión.
  • Varía tus ejercicios. Alterna deportes de alto impacto, como correr, con deportes de bajo impacto, como caminar, nadar o andar en bicicleta. Evita actividades que provoquen tensión excesiva en los tendones de Aquiles, como la carrera de montaña y las actividades de salto.
  • Elige con cuidado las superficies para correr. Evita o limita correr sobre superficies duras o resbaladizas. Vístete adecuadamente para entrenar en climas fríos y usa calzado deportivo que se ajuste adecuadamente, con una amortiguación correcta en los talones.
  • Aumenta gradualmente la intensidad del entrenamiento. Es frecuente que las lesiones del tendón de Aquiles ocurran después de aumentar abruptamente la intensidad del entrenamiento. Aumenta la distancia, la duración y la frecuencia de tu entrenamiento, como máximo, un 10 por ciento por semana.
Ilustración del ejercicio de estiramiento de pantorrilla

El tendón de Aquiles conecta los músculos de la parte posterior de tu pierna con el hueso del talón. El ejercicio de estiramiento de la pantorrilla puede ayudar a prevenir la ruptura del tendón de Aquiles. Para hacer el ejercicio, sigue los siguientes pasos: 1. colócate a una distancia correspondiente al largo de los brazos respecto de la pared o de algún otro equipo de ejercicios. Coloca las palmas de las manos en la pared o aférrate al equipo de ejercicios. 2. Coloca una pierna hacia atrás con la rodilla extendida y el talón apoyado en el piso. 3. Lentamente dobla los codos y la rodilla de adelante y mueve la cadera hacia adelante hasta que sientas que la pantorrilla se estira. 4. Mantén esta posición entre 30 y 60 segundos. 5. Cambia la posición de las piernas y repite con la otra pierna.

Diagnóstico

Durante la exploración física, el médico te inspeccionará la parte inferior de la pierna para ver si tienes sensibilidad e hinchazón. Es posible que el médico sienta un espacio en el tendón si está completamente roto.

El médico podría pedirte que te arrodilles en una silla o que te recuestes boca abajo con los pies colgando de la camilla de exploración. A continuación, podría apretar el músculo de la pantorrilla para ver si el pie se flexiona automáticamente. Si no es así, probablemente tengas roto el tendón de Aquiles.

Si hay alguna duda acerca de la extensión de la lesión en el tendón de Aquiles (si está parcial o totalmente roto), es posible que el médico te pida una ecografía o una exploración por resonancia magnética. Estos procedimientos no provocan dolor y crean imágenes de los tejidos de tu cuerpo.

Tratamiento

El tratamiento para la rotura del tendón de Aquiles depende de la edad, el nivel de actividad y la gravedad de la lesión. En general, las personas más jóvenes y activas, especialmente los deportistas, suelen elegir la cirugía para reparar el tendón de Aquiles cuando está totalmente roto, mientras que es más probable que las personas mayores elijan el tratamiento no quirúrgico.

Sin embargo, estudios recientes han demostrado que ambos tratamientos son igualmente efectivos.

Tratamiento no quirúrgico

Este enfoque generalmente supone:

  • Mantener el tendón en reposo usando muletas
  • Colocar hielo en la zona
  • Tomar analgésicos de venta libre
  • Mantener el tobillo en reposo durante las primeras semanas, en general, con una bota para caminar con tacones de cuña o un yeso, o con el pie flexionado hacia abajo

Con este tratamiento no quirúrgico, evitas el riesgo asociado con la cirugía, como una infección.

No obstante, un enfoque no quirúrgico podría aumentar las probabilidades de que se vuelva a romper, por lo que la recuperación puede tardar más; aunque algunos estudios recientes muestran resultados favorables en personas que usaron tratamientos no quirúrgicos y comenzaron la rehabilitación con peso en forma temprana.

Cirugía

Por lo general, el procedimiento implica realizar una incisión en la parte inferior de la pierna y volver a unir el tendón desgarrado por medio de puntadas. Según el estado del tejido desgarrado, la reparación se podría reforzar con otros tendones.

Las complicaciones pueden comprender infecciones y lesión a los nervios. Los procedimientos mínimamente invasivos reducen las tasas de infección en comparación con las de los procedimientos abiertos.

Rehabilitación

Después de cualquier tratamiento, realizarás ejercicios de fisioterapia para fortalecer los músculos de la pierna y el tendón de Aquiles. La mayoría de las personas recupera su nivel de actividad normal en un período de cuatro a seis meses. Es importante continuar con el entrenamiento de fuerza y estabilidad posteriormente, dado que algunos problemas pueden persistir hasta por un año.

Un tipo de rehabilitación que se conoce como «rehabilitación funcional» también se centra en la coordinación de las partes del cuerpo y el movimiento. El objetivo es que recuperes tu mayor nivel de desempeño, como deportista o en la vida diaria.

En un estudio de revisión se concluyó que, si tienes acceso a la rehabilitación funcional, puedes obtener resultados igualmente buenos con el tratamiento no quirúrgico que con la cirugía. Se necesitan más estudios.

La rehabilitación después del tratamiento, quirúrgico o no quirúrgico, también tiende a lograr que se recupere el movimiento más pronto y se progrese más rápido. También se están llevando a cabo estudios en este campo.

Preparación antes de la cita

Las personas con rotura del tendón de Aquiles, por lo general, solicitan tratamiento inmediato en la sala de urgencias de un hospital. Es posible que también necesites consultar con médicos especializados en medicina del deporte o cirugía ortopédica.

Qué puedes hacer

Escribe una lista que incluya lo siguiente:

  • Descripciones detalladas de los síntomas y de cómo y cuándo se produjo la lesión
  • Información sobre problemas de salud anteriores
  • Todos los medicamentos y suplementos dietéticos que tomes, incluso las dosis
  • Preguntas para hacerle al médico

Qué esperar del médico

Tu médico puede hacerte algunas de las siguientes preguntas:

  • ¿Cómo ocurrió esta lesión?
  • ¿Oíste un chasquido o un crujido cuando ocurrió?
  • ¿Puedes pararte en puntas de pie con ese pie?

Last Updated Aug 2, 2017


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use