Síndrome de alfa-gal

Perspectiva general

El síndrome de alfa-gal es un tipo de alergia a la carne roja, que se ha identificado recientemente. En los Estados Unidos, el trastorno suele comenzar cuando la mordida de la garrapata estrella solitaria transmite en el cuerpo una molécula de azúcar llamada alfa-gal. En algunas personas, esto desencadena una reacción en el sistema inmunitario que posteriormente produce reacciones alérgicas leves a graves cuando consumen carne roja.

La garrapata estrella solitaria se encuentra, predominantemente, en el sureste de los Estados Unidos, y la mayoría de los casos del síndrome de alfa-gal ocurre en esta región. Sin embargo, el trastorno parece expandirse hacia el norte y el oeste, dado que el venado trasporta la garrapata estrella solitaria a nuevas partes de los Estados Unidos. El síndrome de alfa-gal también se ha diagnosticado en Europa, Australia y Asia, donde otros tipos de garrapatas transportan las moléculas alfa-gal.

Los investigadores ahora consideran que aquellas personas que tienen reacciones anafilácticas frecuentes y sin explicación, y que se realizaron pruebas para detectar otras alergias a los alimentos que dieron negativo, pueden verse afectadas por el síndrome de alfa-gal. No existe otro tratamiento más que evitar la carne roja.

Evitar las picaduras de las garrapatas es clave para la prevención. Para protegerte de las picaduras de las garrapatas, viste pantalones largos y camisetas de manga larga, y usa repelentes de insectos cuando te encuentres en áreas boscosas o de pastizales. Realiza una revisión de cuerpo entero en busca de garrapatas luego de pasar tiempo al aire libre.

Síntomas

Los signos y síntomas de una reacción alérgica a alfa-gal suelen ser tardíos en comparación con otras alergias alimentarias. La mayoría de las reacciones a los alérgenos alimentarios comunes (por ejemplo, maní o mariscos) suelen producirse minutos después de la exposición. En el caso del síndrome de alfa-gal, los signos y síntomas no aparecen hasta pasadas tres a seis horas desde el consumo de carnes rojas.

Entre los signos y síntomas del síndrome de alfa-gal se incluyen los siguientes:

  • Ronchas y picazón en la piel, o piel descamada (eccema)
  • Hinchazón en los labios, rostro, lengua y garganta, u otras partes del cuerpo
  • Sibilancia o dificultad para respirar
  • Secreciones nasales líquidas
  • Dolor abdominal, diarrea, náuseas o vómitos
  • Estornudos
  • Dolores de cabeza
  • Anafilaxia, una reacción alérgica grave y potencialmente mortal que impide la respiración

Los médicos creen que el retraso entre el consumo de carnes rojas y el desarrollo de la reacción alérgica es uno de los motivos por los cuales esta enfermedad se ha pasado por alto hasta hace poco: La conexión posible entre comer un bistec para la cena y la aparición de ronchas en medio de la noche no es nada obvia.

Cuándo debes consultar con un médico

Consulta con tu médico de atención primaria o con un médico especializado en el diagnóstico y tratamiento de alergias (alergista) si presentas síntomas de alergia alimentaria después de comer, incluso varias horas después de comer. No descartes la carne roja como una posible causa de tu reacción, especialmente si vives o pasas tiempo al aire libre en el sureste de los Estados Unidos o en otras partes del mundo donde se sabe que existe el síndrome de alfa-gal.

Busca tratamiento médico de emergencia si presentas signos o síntomas de anafilaxia, como los siguientes:

  • Dificultad para respirar
  • Pulso rápido y débil
  • Mareo o aturdimiento
  • Pérdida de saliva o incapacidad de tragar
  • Coloración roja y sensación de calor en todo el cuerpo (enrojecimiento)

Causas

La mayoría de las personas que presenta el síndrome alfa-gal en los Estados Unidos contrae este trastorno cuando la pica una garrapata Lone Star. Las picaduras de otros tipos de garrapatas pueden causar este trastorno en Europa, Australia, y Asia.

Picaduras de garrapata

Se considera que las garrapatas que causan el síndrome alfa-gal son portadoras de moléculas alfa-gal provenientes de los animales que suelen picar, como las vacas o las ovejas. Cuando la garrapata portadora pica a un ser humano, inyecta alfa-gal en el cuerpo de la persona.

Por razones que se desconocen, algunas personas presentan una reacción inmunitaria tan fuerte contra estas moléculas que no pueden comer más carnes rojas sin tener una reacción alérgica de leve a grave. Aquellas personas expuestas a muchas picaduras de garrapata pueden manifestar síntomas más graves.

Medicamento contra el cáncer cetuximab

Las personas con anticuerpos relacionados con el síndrome alfa-gal pueden tener reacciones alérgicas al medicamento para cáncer cetuximab (Erbitux). Los casos de este trastorno inducidos por Cetuximab son más comunes en regiones con una alta población de garrapatas Lone Star, lo que sugiere una posible conexión entre las picaduras de estas garrapatas y un aumento en la vulnerabilidad al síndrome alfa-gal. Se necesita más investigación para entender la conexión entre las garrapatas portadoras de alfa-gal en ciertas regiones y los casos del síndrome alfa-gal que no parecen directamente asociados con picaduras de garrapatas.

Los investigadores creen que la reacción demorada distintiva del síndrome alfa-gal se debe a que las moléculas alfa-gal toman más tiempo que otros alérgenos para digerirse y entrar en el sistema circulatorio.

Factores de riesgo

Los médicos aún no saben por qué algunas personas padecen el síndrome de alfa-gal después de la exposición, y otras no. La enfermedad ocurre principalmente en el sudeste de los Estados Unidos y partes de Nueva York, Nueva Jersey y Nueva Inglaterra. Tienes un mayor riesgo si vives o pasas tiempo en estas regiones y:

  • Pasas mucho tiempo al aire libre
  • Has recibido muchas picaduras de garrapatas estrella solitaria (Amblyomma americanum)
  • Tienes una anomalía de los mastocitos, como mastocitosis sistémica indolente

En los últimos 20 a 30 años, la garrapata estrella solitaria (Amblyomma americanum) se ha encontrado en grandes cantidades hasta el norte de Maine y el oeste de Texas central y Oklahoma, en los Estados Unidos.

El síndrome de alfa-gal también puede ocurrir en otras partes del mundo, como Europa, Australia y partes de Asia, donde las picaduras de ciertos tipos de garrapatas también parecen aumentar el riesgo de padecer la enfermedad.

Complicaciones

El síndrome alfa-gal puede causar anafilaxia inducida por los alimentos, una emergencia médica para la cual se necesita tratamiento con una inyección de epinefrina (adrenalina) como EpiPen, Auvi-Q y otros, y una visita a la sala de emergencias.

Los signos y síntomas de la anafilaxia pueden incluir lo siguiente:

  • Estrechamiento de las vías respiratorias
  • Inflamación de la garganta que dificulta la respiración
  • Un marcado descenso de la presión arterial (shock)
  • Pulso acelerado
  • Mareos, aturdimiento o pérdida del conocimiento

En función de las investigaciones recientes, los médicos creen que algunas personas que tienen anafilaxia de forma frecuente y sin explicación pueden estar viviendo con síndrome alfa-gal no diagnosticado.

Prevención

La mejor manera de prevenir el síndrome de alfa-gal es evitar las áreas donde viven las garrapatas, en especial las áreas boscosas, con muchos arbustos y césped sin cortar. Estas son algunas precauciones que se pueden tomar para disminuir el riesgo de contraer el síndrome de alfa-gal:

  • Cúbrete. Cuando estés en áreas boscosas o con mucho césped, usa zapatos y pantalones largos metidos en las medias, remeras de manga larga, sombrero y guantes. Sigue los senderos y evita caminar a través de arbustos y césped largos. Usa una correa para tu perro.
  • Usa repelente para insectos. Aplícate en la piel repelente para insectos con una concentración de DEET de 20 por ciento o superior. Los padres deben aplicar repelente a los hijos evitando las manos, los ojos y la boca. Ten en cuenta que los repelentes químicos pueden ser tóxicos, por lo que debes seguir las indicaciones con atención. Aplica productos con permetrina a la ropa o compra ropa pretratada.
  • Haz todo lo posible por eliminar las garrapatas de tu jardín. Elimina los arbustos y las hojas donde viven las garrapatas. Mantén las pilas de leña en zonas soleadas.
  • Busca garrapatas en tus hijos, tus mascotas y en ti mismo. Ten especial atención después de estar en áreas boscosas o con mucha vegetación.
  • Es de gran utilidad ducharse tan pronto como se regresa a casa. A menudo, las garrapatas permanecen sobre la piel durante horas antes de agarrarse. Las garrapatas que no están agarradas pueden eliminarse con una ducha en la que usas un paño de baño.
  • Elimina las garrapatas cuanto antes con unas pinzas. Sostén a la garrapata cerca de la cabeza o la boca con suavidad. No aplastes a la garrapata, tira de ella con cuidado y sin interrupciones. Una vez que quitaste la garrapata entera, deséchala y aplica un antiséptico en la zona de la picadura.

Diagnóstico

Los médicos pueden diagnosticar el síndrome de alfa-gal si usan una combinación de tu historia clínica y ciertos análisis médicos.

El médico probablemente comenzará por preguntarte acerca de tu exposición a las garrapatas, tus signos y síntomas y cuánto tiempo transcurrió hasta que aparecieron los síntomas tras haber ingerido carne roja. También puede hacerte un examen físico.

Es probable que, entre los análisis adicionales para diagnosticar el síndrome de alfa-gal, se incluyan los siguientes:

  • Análisis de sangre. Un análisis de sangre puede confirmar y medir la cantidad de anticuerpos contra alfa-gal en el torrente sanguíneo. Este es el análisis principal para el diagnóstico del síndrome de alfa-gal.
  • Prueba cutánea. Los médicos te pinchan la piel y la exponen a pequeñas cantidades de las sustancias que fueron extraídas de carne roja fresca o la de venta comercial. Si tienes alergia, tendrás en la piel un bulto elevado (roncha) en el lugar donde se realizó la prueba. También es posible que el médico o el alergista hagan una prueba en tu piel para detectar una reacción alérgica a tipos individuales de carne roja.

Tratamiento

Al igual que con cualquier alergia alimentaria, el tratamiento del síndrome de alfa-gal consiste en evitar los alimentos que causan su reacción. Siempre revisa las etiquetas de ingredientes en los alimentos comprados en la tienda para asegurarte de que no contengan carne roja ni ingredientes a base de carne. Revisa los cubitos de caldo, los paquetes de salsa y los ingredientes de sabor en los productos preenvasados. Pídele a tu médico o alergista una lista de los alimentos que debes evitar, incluidos los extractos de carne utilizados para saborizar. Los nombres de algunos ingredientes hacen que sea difícil reconocerlos como ingredientes a base de carne.

Debes tener sumo cuidado cuando comas en restaurantes y reuniones sociales. Muchas personas no entienden la gravedad de una reacción alérgica a los alimentos, e incluso pocas saben que existen alergias a la carne y mucho menos comprenden que una pequeña cantidad de carne roja puede causar una reacción grave.

Si te preocupa que un alimento pueda contener algo a lo que eres alérgico, no lo pruebes. Ve preparado a los eventos sociales para evitar el riesgo de exposición. Por ejemplo, si asistes a una fiesta donde los invitados preparen la comida en una superficie de cocción compartida, lleva tu propia comida precocida.

Para una reacción alérgica grave, es posible que necesites una inyección de epinefrina de emergencia y una visita a la sala de emergencias. Muchas personas con alergias llevan un autoinyector de epinefrina (EpiPen, Auvi-Q, otros). Este dispositivo consiste en una jeringa y una aguja oculta que inyecta una dosis única de medicamento cuando se presiona contra el muslo. Una vez que te hayan diagnosticado el síndrome de alfa-gal, es probable que tu médico o alergista te receten un autoinyector de epinefrina.

Los síntomas del síndrome de alfa-gal pueden disminuir o incluso desaparecer con el tiempo si no recibes más picaduras de garrapatas portadoras de alfa-gal. Algunas personas con esta enfermedad han podido comer carne roja nuevamente después de uno o dos años sin picaduras adicionales.

Preparación antes de la cita

Para sacar el máximo provecho de la consulta, lo mejor es ir bien preparado. A continuación, presentamos información para ayudarte a prepararte para la consulta, y para que sepas qué puedes esperar del médico.

  • Descripción de tus síntomas. Prepárate para explicarle al médico qué ocurrió luego de comer carne roja, incluso cuánto tiempo hasta que apareció la reacción. Descríbele qué tipo de carne roja comiste y el tamaño de la porción.
  • Antecedentes de picaduras de garrapatas o posible exposición a picaduras. El médico necesitará saber dónde pasaste tiempo al aire libre y con qué frecuencia, así como cuántas picaduras de garrapatas sabes que has tenido.
  • Haz una lista de todos los medicamentos que tomes. Incluye las vitaminas o los suplementos.
  • Si es posible, pídele a un familiar o un amigo que te acompañen. A veces puede ser difícil recordar toda la información que te proporcionan durante una consulta. Quizás la persona que te acompaña recuerda información que tú pasaste por alto u olvidaste.
  • Escribe las preguntas que tengas.

Estas son algunas preguntas básicas que puedes hacerle al médico:

  • ¿Es posible que mis síntomas sean causados por la alergia a la carne roja?
  • ¿Qué otro factor podría estar causando los síntomas?
  • ¿Qué análisis necesito?
  • ¿Cuál es el mejor tratamiento?
  • ¿Debería ver a un especialista?
  • ¿Existe alguna alternativa genérica al medicamento que me receta?
  • ¿Tiene folletos u otros materiales impresos que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomienda?
  • ¿Necesito llevar un autoinyector de epinefrina?

Qué esperar de tu médico

Es probable que tu médico te haga varias preguntas, incluidas las siguientes:

  • ¿Cuándo comenzaste a notar los síntomas?
  • ¿Qué tipo de carne y qué cantidad comiste antes de que aparecieran los síntomas?
  • Después de comer carne roja, ¿cuánto tardaron en aparecer los síntomas?
  • ¿Actualmente pasas tiempo o has pasado tiempo anteriormente al aire libre en áreas infestadas de garrapatas?
  • ¿Te ha picado una garrapata anteriormente? ¿Cuántas veces? ¿Qué aspecto tenían estas garrapatas?
  • ¿Tomaste algún medicamento para la alergia de venta libre, como los antihistamínicos, y de ser así, fueron de ayuda?
  • ¿Parece que tu reacción se desencadena solo por la carne roja o también lo hace por otros alimentos?
  • ¿Qué tan graves son tus síntomas?
  • ¿Hay algo que parezca mejorar tus síntomas?
  • ¿Hay algo que parezca empeorar tus síntomas?

Qué puedes hacer mientras tanto

Si sospechas que tienes el síndrome de alfa-gal, evita comer carne roja hasta la consulta con el médico. Si tienes una reacción grave, busca ayuda de emergencia.

Last Updated Jul 13, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use