Síndrome de Sweet

Perspectiva general

El síndrome de Sweet es una enfermedad rara de la piel. Sus principales signos incluyen fiebre y lesiones dolorosas en la piel que aparecen mayormente en los brazos, en el cuello, en la cabeza y en el tronco.

No se conoce la causa exacta del síndrome de Sweet. En algunas personas, el desencadenante es una infección, una enfermedad o ciertos medicamentos. El síndrome de Sweet también puede aparecer con algunos tipos de cáncer.

El tratamiento más frecuente para el síndrome de Sweet son las píldoras de corticoesteroides, como la prednisona. Los signos y síntomas a menudo desaparecen unos pocos días después de empezar el tratamiento, pero vuelven a aparecer con frecuencia.

Síndrome de Sweet

El síndrome de Sweet es un trastorno cutáneo poco común caracterizado por una erupción distintiva de pequeños bultos que se agrandan y suelen ser sensibles al tacto, por lo general aparecen en la espalda, cuello o cara.

Síntomas

El principal signo del síndrome de Sweet son pequeñas protuberancias rojas en los brazos, el cuello, la cabeza o el tronco. A menudo, aparecen de forma abrupta después de una fiebre o infección respiratoria de las vías superiores. Las protuberancias crecen rápidamente y se propagan en racimos dolorosos de hasta una pulgada (2,5 centímetros) aproximadamente de diámetro.

Cuándo consultar con el médico

Si desarrollas un sarpullido doloroso y rojo que crece rápidamente, consulta con el médico para determinar el tratamiento adecuado.

Causas

En la mayoría de los casos, no se conoce la causa del síndrome de Sweet. El síndrome de Sweet a veces se asocia con el cáncer, con mayor frecuencia la leucemia.

En ocasiones, este trastorno puede estar relacionado con un tumor sólido, como el cáncer de mama o de colon. El síndrome de Sweet también puede presentarse como una reacción a un medicamento, en la mayoría de los casos a un tipo de medicamento que estimula la producción de glóbulos blancos.

Factores de riesgo

El síndrome de Sweet es poco frecuente, pero ciertos factores aumentan el riesgo, incluidos los siguientes:

  • Sexo. En general, las mujeres son más propensas que los hombres a padecer síndrome de Sweet.
  • Edad. Aunque los adultos mayores e incluso los bebés pueden desarrollar el síndrome de Sweet, la enfermedad afecta principalmente a las personas de entre 30 y 60 años.
  • Cáncer. A veces, el síndrome de Sweet se asocia con el cáncer y la mayoría de las veces, con la leucemia. En ocasiones, el síndrome de Sweet puede asociarse con un tumor sólido, como cáncer de mama o de colon.
  • Otros problemas de salud. El síndrome de Sweet puede seguir a una infección respiratoria de las vías superiores y muchas personas informan que tienen síntomas similares a los de la gripe antes de que aparezca el sarpullido. El síndrome de Sweet también puede asociarse con la enfermedad intestinal inflamatoria.
  • Embarazo. Algunas mujeres desarrollan el síndrome de Sweet durante el embarazo.
  • Sensibilidad a los medicamentos. El síndrome de Sweet puede ser el resultado de una sensibilidad a los medicamentos. Los medicamentos que se relacionan con el síndrome de Sweet incluyen la azatioprina (Azasan, Imuran), el factor estimulante de colonias de granulocitos, ciertos antibióticos y algunos medicamentos antiinflamatorios no esteroideos.

Complicaciones

Existe un riesgo de infección de las lesiones de la piel. Sigue las recomendaciones de tu médico para cuidar la piel afectada.

En los casos en los que el síndrome de Sweet está asociado al cáncer, las erupciones o lesiones pueden ser el primer signo de aparición o recaída del cáncer.

Diagnóstico

Tu dermatólogo podría diagnosticar el síndrome de Sweet simplemente al mirar las lesiones. Sin embargo, es probable que tengas que realizarte algunas pruebas para descartar enfermedades que tienen síntomas parecidos y para buscar la causa oculta. Estas pruebas incluyen las siguientes:

  • Análisis de sangre. Es posible que se envíe una muestra de sangre a un laboratorio; allí verificarán si tiene una cantidad inusualmente grande de glóbulos blancos y si existen ciertos trastornos sanguíneos.
  • Biopsia de piel El médico puede extraer una pequeña muestra del tejido afectado para examinarla con un microscopio. Se analiza el tejido a fin de determinar si presenta las anomalías características del síndrome de Sweet.

Tratamiento

El síndrome de Sweet puede desaparecer sin tratamiento. Pero los medicamentos pueden acelerar significativamente el proceso.

Los medicamentos que se utilizan con más frecuencia para el tratamiento del síndrome de Sweet son los corticoesteroides, que vienen en diferentes presentaciones, tales como las siguientes:

  • Comprimidos. Los corticoesteroides orales, tales como prednisona, funcionan muy bien pero afectan todo el cuerpo. A menos que tengas solo unas pocas lesiones, probablemente debas tomar corticoesteroides orales. El uso a largo plazo puede causar efectos secundarios, tales como aumento de peso, insomnio y debilitamiento de los huesos.
  • Cremas o ungüentos. Estos preparados generalmente afectan solo la parte de la piel donde se aplican, pero pueden causar adelgazamiento de la piel.
  • Inyecciones. Otra opción es inyectar una pequeña cantidad de corticoesteroides directamente en cada lesión. Esto puede ser menos factible para las personas que tienen una gran cantidad de lesiones.

A veces se recetan otros medicamentos para tratar el síndrome de Sweet, en especial a las personas que no toleran bien el uso de corticoesteroides a largo plazo. Algunos de los medicamentos que se recetan con más frecuencia como alternativa a los corticoesteroides son los siguientes:

  • Dapsona
  • Yoduro de potasio
  • Conquicina (Colcrys, Mitigare)

Preparación antes de la cita

Tu médico de atención primaria probablemente te derive a un dermatólogo para el diagnóstico y tratamiento del síndrome de Sweet. La siguiente es información que te ayudará a prepararte para tu primera consulta.

Qué puedes hacer

Antes de la consulta, haz una lista que incluya lo siguiente:

  • Los síntomas que tienes y cuánto tiempo hace que los tienes, incluidos los que parecen no guardar relación con la erupción cutánea
  • Todos los medicamentos, vitaminas y suplementos que tomas, incluidas las dosis
  • Preguntas para hacerle a tu médico

Si tienes síntomas del síndrome de Sweet, tal vez desees hacer preguntas como las siguientes:

  • ¿Cuál es la causa posible de la erupción cutánea?
  • ¿Qué pruebas necesito hacerme para confirmar el diagnóstico?
  • ¿Esta afección es temporal o duradera?
  • ¿Qué opciones de tratamiento hay disponibles y cuál me recomienda?
  • ¿Qué efectos secundarios puedo esperar del tratamiento?
  • ¿Existe alguna alternativa genérica al medicamento que me recetó?
  • ¿Qué ocurre si solo espero a que los signos y síntomas desaparezcan por sí solos?

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas, tales como:

  • ¿Cuándo comenzaron los síntomas en la piel?
  • ¿Aparecieron de forma repentina o gradual?
  • ¿Qué aspecto tenía la erupción cutánea cuando apareció por primera vez?
  • ¿Es dolorosa la erupción cutánea?
  • ¿Hay algo que mejore los síntomas?
  • ¿Hay algo que empeore los síntomas?
  • ¿Tenías alguna enfermedad antes de que la erupción cutánea apareciera?
  • ¿Qué problemas médicos has tenido?
  • ¿Tienes otros síntomas que hayan comenzado aproximadamente en el mismo momento?
  • ¿Qué medicamentos tomas?
  • ¿Las lesiones en la piel comenzaron en los días o las semanas después de haber comenzado un medicamento nuevo?

Last Updated Nov 21, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use