Síndrome posconmocional

Perspectiva general

El síndrome posconmocional es un trastorno complejo en el que diversos síntomas, como dolores de cabeza y mareos, persisten por semanas y, a veces, meses después de la lesión que causó la conmoción.

La conmoción es una lesión cerebral traumática leve que generalmente se produce después de un golpe en la cabeza. También puede provocarse por sacudones y movimientos violentos de la cabeza y el cuerpo. No es necesario perder el conocimiento para tener una conmoción o padecer el síndrome posconmocional. De hecho, el riesgo de síndrome posconmocional no parece estar asociado con la gravedad de la lesión inicial.

En la mayoría de las personas, los síntomas se manifiestan dentro de los primeros siete a diez días y desaparecen al cabo de tres meses. A veces, pueden durar un año o más.

El objetivo del tratamiento después de la conmoción es controlar los síntomas de manera efectiva.

Síntomas

Los síntomas del síndrome posconmocional comprenden:

  • Dolores de cabeza
  • Mareos
  • Fatiga
  • Irritabilidad
  • Ansiedad
  • Insomnio
  • Pérdida de concentración y memoria
  • Zumbido en los oídos
  • Visión borrosa
  • Sensibilidad al ruido y la luz
  • Rara vez, reducción del gusto y el olfato

Los dolores de cabeza que aparecen después de una conmoción pueden variar y sentirse como dolores de cabeza de tipo tensional o como migrañas. La mayoría de las veces, son dolores de cabeza de tipo tensional. Pueden estar asociados con una lesión en el cuello producida al mismo tiempo que la lesión en la cabeza.

Cuándo consultar al médico

Consulta a un médico si sufres una lesión en la cabeza lo bastante fuerte como para causar confusión o amnesia, incluso si nunca pierdes el conocimiento.

Si tienes una conmoción mientras practicas un deporte, no regreses al juego. Busca atención médica para no correr el riesgo de que tu lesión empeore.

Causas

Algunos expertos creen que los síntomas posconmocionales son causados por lesiones estructurales al cerebro o por la interrupción del sistema de mensajes de los nervios, que se producen como resultado del impacto que ocasionó la conmoción.

Otros creen que los síntomas posconmocionales están relacionados con factores psicológicos, en especial, porque los síntomas más frecuentes —dolores de cabeza, mareos y problemas de sueño— son similares a los que tienen las personas con diagnóstico de depresión, ansiedad o trastorno por estrés postraumático.

En muchos casos, tanto los efectos psicológicos del trauma cerebral como las reacciones emocionales a estos efectos tienen un papel fundamental en el desarrollo de los síntomas.

Los científicos no determinaron por qué algunas personas que tuvieron conmociones presentan síntomas posconmocionales continuos mientras que otras no. No existe una conexión probada entre la gravedad de la lesión y las posibilidades de presentar síntomas posconmocionales persistentes.

Sin embargo, algunas investigaciones demuestran que ciertos factores son más frecuentes en las personas que tienen síndrome posconmocional en comparación con aquellas que no lo presentan. Estos factores comprenden antecedentes de depresión, ansiedad, trastorno de estrés postraumático, factores de estrés importantes en la vida, un sistema de apoyo social deficiente y falta de capacidad de enfrentar desafíos o situaciones.

Aún se necesitan más investigaciones para poder comprender mejor cómo y por qué el síndrome posconmocional se presenta después de algunas lesiones y no de otras.

Factores de riesgo

Algunos de los factores de riesgo de sufrir el síndrome posconmocional son:

  • Edad. Los estudios han determinado que la edad avanzada es un factor de riesgo para el síndrome posconmocional.
  • Sexo. Las mujeres tienen más probabilidades de que les diagnostiquen síndrome posconmocional, pero esto puede ser, en parte, porque, en general, es más posible que las mujeres busquen atención médica.

Prevención

La única manera conocida de prevenir el síndrome posconmocional es evitar las lesiones en la cabeza en primer lugar.

Prevención de lesiones en la cabeza

Aunque no puedes estar preparado para cada situación posible, a continuación, te ofrecemos algunos consejos para evitar las posibles causas frecuentes de lesiones en la cabeza:

  • Abróchate el cinturón de seguridad cada vez que viajes en auto y asegúrate de que los niños viajen en asientos de seguridad adecuados para su edad. Los niños menores de 13 están más seguros si viajan en los asientos traseros, en especial, si el auto tiene airbags.
  • Usa casco cada vez que tú o tus hijos anden en bicicleta, patinen, esquíen, hagan snowboard, jueguen al fútbol americano, bateen o corran por las bases en sóftbol o béisbol, anden en patineta o cabalguen. Usa un casco cuando andes en motocicleta.
  • Toma medidas en tu hogar para evitar caídas, como quitar las alfombras pequeñas, mejorar la iluminación o colocar pasamanos.

Diagnóstico

Ninguna prueba individual que te realices probará que tienes síndrome posconmocional.

El médico puede pedir una exploración del cerebro para verificar otros potenciales problemas que podrían causar los síntomas. Es posible que se realice una exploración por tomografía computarizada o resonancia magnética para detectar anomalías estructurales en el cerebro.

Si tienes muchos mareos, pueden derivarte a un especialista en otorrinolaringología.

También pueden derivarte a un psicólogo o a un consejero habilitado si tus síntomas comprenden ansiedad o depresión, o si tienes problemas de memoria o de resolución de problemas.

Tratamiento

No hay ningún tratamiento específico para el síndrome posconmocional. El médico tratará los síntomas individuales que presentes. Los tipos de síntomas y su frecuencia difieren de una persona a otra.

Dolores de cabeza

Los medicamentos de uso frecuente para las migrañas o los dolores de cabeza de tipo tensional, como algunos antidepresivos, agentes antihipertensivos y agentes antiepilépticos, parecen ser eficaces cuando estos tipos de dolor de cabeza están asociados con el síndrome posconmocional. Como los medicamentos suelen ser específicos para cada persona, analizarás junto al médico cuál es el más adecuado para ti.

Ten en cuenta que el uso excesivo de analgésicos recetados y de venta libre puede contribuir a dolores de cabeza persistentes después de la conmoción.

Problemas de memoria y razonamiento

En la actualidad no se recomienda específicamente ningún medicamento para el tratamiento de problemas cognitivos después de una lesión cerebral traumática leve. Si tienes problemas cognitivos, el tiempo puede ser la mejor terapia para el síndrome posconmocional, ya que la mayoría de ellos desaparecen solos en las semanas o en los meses posteriores a la lesión.

Pueden ser útiles ciertas formas de terapia cognitiva, como la rehabilitación enfocada, que proporciona capacitación en las áreas específicas que necesitas fortalecer. Algunas personas pueden necesitar terapia ocupacional o del habla. El estrés puede aumentar la intensidad de los síntomas que afectan el sistema cognitivo, por lo que aprender estrategias de control de estrés puede ser útil para reducir esos síntomas. La terapia de relajación también puede ayudar.

Depresión y ansiedad

Con frecuencia, los síntomas del síndrome posconmocional mejoran una vez que la persona afectada se entera de que hay una causa para sus síntomas y de que estos probablemente mejorarán con el tiempo. La educación sobre el trastorno puede aliviar los temores de la persona y ayudar a darle tranquilidad.

Si después de una conmoción sientes depresión o ansiedad por primera vez o cada vez mayor, algunas opciones de tratamiento comprenden las siguientes:

  • Psicoterapia. Puede resultarte útil analizar tus inquietudes con un psicólogo o psiquiatra que tenga experiencia en el tratamiento de personas que tienen una lesión cerebral.
  • Medicamentos. Para combatir la ansiedad o la depresión, pueden recetarte antidepresivos o medicamentos contra la ansiedad.

Preparación antes de la cita

Generalmente, un médico de la sala de urgencias realiza el diagnóstico inicial de una conmoción cerebral. Una vez que se te dio el alta, puedes hacerte tratar por tu médico de cabecera o por un médico clínico.

Es posible que te derive a un médico especialista en el cerebro y en trastornos del sistema nervioso (neurólogo) o a un médico especialista en rehabilitación cerebral (fisiatra).

Si te derivan a un especialista, es una buena idea estar bien preparado para la consulta. La siguiente información te ayudará a prepararte para la consulta y a saber qué esperar del médico.

Qué puedes hacer

  • Anota cualquier síntoma que tengas, incluso los que parezcan no tener relación con el motivo por el cual programaste la consulta.
  • Anota tu información personal más importante, incluso lo que te genere mayor estrés o cualquier cambio reciente en tu vida.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, las vitaminas y los suplementos que estés tomando.
  • Pídele a un familiar o a un amigo que vaya contigo, si es posible. En ocasiones, puede ser difícil recordar toda la información que se te proporciona durante una consulta. La persona que te acompañe puede recordar algún detalle que hayas pasado por alto u olvidado.
  • Escribe preguntas para hacerle al médico.

Preparar una lista de preguntas puede ayudarte a aprovechar al máximo la consulta. Ordena las preguntas de la más importante a la menos importante, por si se acaba el tiempo.

En el caso del síndrome postconmocional, algunas de las preguntas básicas para hacerle al médico son:

  • ¿Por qué siguen apareciendo estos síntomas?
  • ¿Durante cuánto tiempo continuarán?
  • ¿Necesito realizarme alguna otra prueba? ¿Estas pruebas requieren alguna preparación especial?
  • ¿Hay algún tratamiento disponible? ¿Cuál recomiendas?
  • ¿Debo restringir alguna actividad?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomiendas visitar?
  • ¿Cuándo puedo regresar al trabajo?
  • ¿Cuándo puedo volver a conducir?
  • ¿Beber alcohol presenta algún riesgo?
  • ¿Puedo tomar los medicamentos que me recetaron antes de la lesión?

Además de las preguntas que hayas preparado, no dudes en hacerle al médico más preguntas durante la consulta.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas. Estar preparado para responderlas puede ahorrarte tiempo para consultar sobre cualquier tema al que quieras dedicarle más tiempo. El médico puede preguntarte:

  • ¿Cómo ocurrió la lesión inicial?
  • ¿Los síntomas han sido continuos o son ocasionales?
  • ¿Qué síntomas tienes por el momento?
  • ¿Con qué frecuencia se manifiestan los síntomas?
  • ¿Hay algo que parezca mejorar los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, empeore los síntomas?
  • ¿Los síntomas empeoran, permanecen iguales o mejoran?

Last Updated Jul 28, 2017


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use