Tenosinovitis de De Quervain

Perspectiva general

La tenosinovitis de De Quervain es una afección dolorosa que afecta los tendones de la muñeca del lado del pulgar. Si tienes tenosinovitis de De Quervain, probablemente sientas dolor al girar la muñeca, agarrar cualquier cosa o cerrar el puño.

Aunque no se conoce la causa exacta de la tenosinovitis de De Quervain, cualquier actividad que dependa de movimientos repetitivos de la mano o la muñeca, como trabajar en el jardín, jugar al golf, practicar deportes con raqueta o levantar a tu bebé, puede empeorarla.

Síntomas

Los síntomas de la tenosinovitis de De Quervain comprenden los siguientes:

  • Dolor cerca de la base del pulgar
  • Inflamación cerca de la base del pulgar
  • Dificultad para mover el pulgar y la muñeca al hacer algo que implica asir o pellizcar
  • Sensación de «agujas y alfileres» o de que el pulgar «se traba» al moverlo

Si la afección continúa demasiado tiempo sin recibir tratamiento, el dolor puede extenderse aun más en el pulgar, volver al antebrazo o ambas cosas. Pellizcar, asir y otros movimientos con el pulgar y la muñeca agravan el dolor.

Cuándo consultar al médico

Consulta con el médico si continúas teniendo problemas con el dolor o con el funcionamiento y si ya has intentado lo siguiente:

  • No usar el pulgar afectado
  • Aplicar frío a la zona afectada
  • Usar medicamentos antiinflamatorios no esteroides, como ibuprofeno (Advil, Motrin IB u otros) y naproxeno (Aleve)

Causas

La sobrecarga crónica de la muñeca comúnmente se asocia con la tenosinovitis de De Quervain.

Los tendones son estructuras similares a cuerdas que unen los músculos a los huesos. Cuando agarras, sujetas, aprietas, pellizcas o retuerces algo con las manos, los dos tendones de la muñeca y la parte inferior del pulgar normalmente se deslizan de forma fluida a través del pequeño túnel que los conecta a la base del pulgar. Repetir un movimiento en particular día a día puede irritar la vaina que recubre los dos tendones y provocar engrosamiento e hinchazón que restringen su movimiento.

Otras causas de la tenosinovitis de De Quervain pueden ser las siguientes:

  • Lesiones directas en la muñeca o el tendón; el tejido cicatricial puede restringir el movimiento de los tendones
  • Artritis inflamatorias, como la artritis reumatoide
Tendones irritados en la muñeca

Cuando agarras, sujetas, aprietas, pellizcas o retuerces algo con las manos, los dos tendones de la muñeca y la parte inferior del pulgar normalmente se deslizan de forma fluida a través del pequeño túnel que los conecta a la base del pulgar. Repetir un movimiento en particular día a día puede irritar la vaina que recubre los dos tendones y provocar engrosamiento e hinchazón que restringen su movimiento.

Factores de riesgo

Los factores de riesgo de la tenosinovitis de De Quervain son los siguientes:

  • Edad. Si tienes entre 30 y 50 años, presentas mayor riesgo de padecer tenosinovitis de Quervain que otros grupos etarios, entre ellos, los niños.
  • Sexo. La afección es más frecuente en las mujeres.
  • Estar embarazada. La afección puede estar asociada con el embarazo.
  • Cuidado del bebé. Levantar a tu hijo reiteradamente implica usar los pulgares como apalancamiento y también puede estar asociado a la afección.
  • Empleos o pasatiempos que supongan movimientos repetitivos de la mano y de la muñeca. Estos pueden contribuir a la aparición de la tenosinovitis de De Quervain.

Complicaciones

Si se deja sin tratar la tenosinovitis de De Quervain, esto podría dificultar el uso adecuado de las manos y de las muñecas, así como también podría limitar la amplitud de movimiento de las muñecas.

Diagnóstico

Para diagnosticar la tenosinovitis de De Quervain, el médico te examinará la mano para determinar si sientes dolor al aplicársete presión en la muñeca, del lado del pulgar.

El médico también hará una prueba de Finkelstein, en la que flexionas el pulgar sobre la palma de la mano y luego envuelves el pulgar con los dedos. Luego flexionas la muñeca hacia el meñique. Si esto causa dolor en la muñeca del lado del pulgar, probablemente tengas tenosinovitis de De Quervain.

Las pruebas de diagnóstico por imágenes, como las radiografías, no suelen ser necesarias para diagnosticar la tenosinovitis de De Quervain.

Tratamiento

El tratamiento para la tenosinovitis de De Quervain está previsto para reducir la inflamación, conservar el movimiento del pulgar y prevenir la reaparición de la enfermedad.

Si se empieza el tratamiento al principio, los síntomas deberían aliviarse en cuestión de cuatro a seis semanas. Si la tenosinovitis de De Quervain comienza durante el embarazo, es posible que los síntomas dejen de presentarse hacia el final del embarazo o de la lactancia.

Medicamentos

Para reducir el dolor y la hinchazón, es posible que el médico recomiende analgésicos de venta libre, como ibuprofeno (Advil, Motrin IB u otros) y naproxeno (Aleve).

El médico también puede recomendar la aplicación de corticoesteroides inyectables en la vaina tendinosa para reducir la hinchazón. Si el tratamiento comienza durante los primeros seis meses de los síntomas, la mayoría de las personas se recupera por completo después de haber recibido corticoesteroides inyectables, incluso, con frecuencia, después de la primera inyección.

Terapia

El tratamiento inicial de la tenosinovitis de De Quervain puede comprender lo siguiente:

  • Inmovilizar el pulgar y la muñeca, para mantenerlos derechos con una férula o con un dispositivo de inmovilización para sostener los tendones
  • Evitar la mayor cantidad movimientos repetitivos del pulgar como sea posible
  • Evitar pinchar con el pulgar cuando se mueve la muñeca de un lado a otro
  • Aplicar hielo en la zona afectada

También puedes ver a un fisioterapeuta o a un terapeuta ocupacional. Estos terapeutas pueden evaluar la forma en que usas las muñecas y sugerirte cómo hacer ajustes para aliviar la tensión en ellas. El terapeuta también puede enseñarte ejercicios para las muñecas, las manos y los brazos para fortalecer los músculos, reducir el dolor y limitar la irritación el tendón.

Cirugía

Si tu caso es más grave, es posible que el médico te recomiende una cirugía ambulatoria. La cirugía comprende un procedimiento en el que el médico inspecciona la vaina que rodea al tendón o a los tendones afectados, y luego la abre para liberar presión y permitir que los tendones se puedan deslizar libremente.

El médico te explicará cómo descansar, fortalecer y rehabilitar el cuerpo después de la cirugía. Es posible que te visite un fisioterapeuta o un terapeuta ocupacional después de la cirugía para enseñarte nuevos ejercicios de fortalecimiento y ayudarte a adaptar tu rutina diaria para evitar futuros problemas.

Estilo de vida y remedios caseros

Si no necesitas cirugía, los cuidados que debes tener para tu enfermedad son casi los mismos que para prevenirla:

  • Evita mover las muñecas de la misma manera repetidamente.
  • Usa un dispositivo de inmovilización o una férula si tu médico lo recomienda.
  • Sigue las indicaciones de los ejercicios recomendados.
  • Presta atención a las actividades que te provoquen dolor, hinchazón o entumecimiento en el pulgar y en la muñeca, intenta evitarlas y cuéntale al médico.

Preparación antes de la cita

Pide una consulta con el médico si tienes dolor en la mano o en la muñeca, y las medidas de cuidado personal (como evitar las actividades que desencadenan el dolor) no dan resultado. Después de una primera evaluación, es posible que el médico te derive a un ortopedista, reumatólogo, terapeuta especializado en manos o terapeuta ocupacional.

La siguiente información te ayudará a prepararte para la consulta.

Qué puedes hacer

  • Anota la información médica importante, incluso otras enfermedades que tengas, y todos los medicamentos y suplementos que estés tomando.
  • Anota los pasatiempos y las actividades que puedan hacerte forzar la mano o la muñeca, como tejer, hacer tareas de jardinería, tocar un instrumento musical, practicar deportes con raqueta o hacer actividades repetitivas en el lugar de trabajo.
  • Anota cualquier lesión reciente que hayas tenido en la mano o en la muñeca.
  • Escribe preguntas para hacerle al médico.

A continuación, encontrarás algunas preguntas básicas para hacerle al médico que te examine en busca de síntomas relacionados con la mano o con la muñeca.

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?
  • ¿Existen otras causas posibles?
  • ¿Tengo que hacerme alguna prueba para confirmar el diagnóstico?
  • ¿Qué tratamiento me recomiendas?
  • Tengo otros problemas de salud. ¿Cuál es la mejor manera de controlarlos en forma conjunta?
  • ¿Necesitaré una cirugía?
  • ¿Durante cuánto tiempo tendré que evitar las actividades que provocaron esta afección?
  • ¿Qué más puedo hacer por mi cuenta para mejorar mi afección?

No dudes en hacer otras preguntas también.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas, como las siguientes:

  • ¿Cuáles son los síntomas y cuándo comenzaron?
  • ¿Los síntomas han empeorado o se han mantenido igual?
  • ¿Qué actividades parecen desencadenar los síntomas?
  • ¿Participas en algún deporte o pasatiempo que implique movimientos repetitivos de la mano o de la muñeca?
  • ¿Qué tareas realizas en el trabajo?
  • ¿Has tenido últimamente una lesión que te haya dañado la mano o la muñeca?
  • ¿Te da resultado evitar las actividades que desencadenan los síntomas?
  • ¿Has probado hacer tratamientos en el hogar, como tomar analgésicos de venta libre? ¿Hay algo que te ayude?

Last Updated Aug 7, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use