Tiroiditis posparto

Perspectiva general

La tiroiditis posparto es una afección poco frecuente en la cual la glándula tiroides (una glándula con forma de mariposa que se encuentra ubicada en la base del cuello justo debajo de la nuez de Adán) que antes funcionaba normalmente se inflama en el primer año después del parto.

Con frecuencia, la tiroiditis posparto dura entre varias semanas y varios meses. Sin embargo, es posible que la tiroiditis posparto sea difícil de reconocer porque los síntomas suelen atribuirse por error al estrés de tener un recién nacido y a los trastornos del ánimo posparto.

En la mayoría de las mujeres que padecen tiroiditis posparto, la función tiroidea vuelve a normalizarse en un plazo de 12 a 18 meses desde el comienzo de los síntomas. Sin embargo, algunas mujeres que padecen tiroiditis posparto manifiestan complicaciones permanentes.

Síntomas

Durante la tiroiditis posparto, es posible que notes dos fases. La inflamación y la liberación de la hormona estimulante de la tiroides pueden causar, en primer lugar, signos y síntomas leves similares a los de una tiroides hiperactiva (hipertiroidismo), entre ellos:

  • Ansiedad
  • Irritabilidad
  • Palpitaciones o latidos del corazón acelerados
  • Adelgazamiento sin causa aparente
  • Mayor sensibilidad al calor
  • Fatiga
  • Temblores
  • Insomnio

Estos signos y síntomas suelen ocurrir de uno a cuatro meses después del parto y duran de uno a tres meses.

Luego, a medida que las células tiroideas se ven afectadas, pueden manifestarse signos y síntomas leves de la tiroides hipoactiva (hipotiroidismo), entre ellos:

  • Falta de energía
  • Mayor sensibilidad al frío
  • Estreñimiento
  • Piel seca
  • Dificultad para concentrarse
  • Molestias y dolores

Estos signos y síntomas suelen ocurrir de cuatro a ocho meses después del parto y pueden durar de nueve a doce meses.

Ten en cuenta, sin embargo, que algunas mujeres que tienen tiroiditis posparto manifiestan síntomas solo de hipertiroidismo o solo de hipotiroidismo, pero no ambos.

Causas

No se sabe cuál es la causa exacta de la tiroiditis posparto. Sin embargo, las mujeres que la presentan suelen tener concentraciones elevadas de anticuerpos antitiroideos en las primeras semanas del embarazo y después del parto. Por eso, se cree que es probable que las mujeres que tienen tiroiditis posparto tengan una enfermedad tiroidea autoinmunitaria no diagnosticada que se exacerba después del parto debido a cambios en la función inmunitaria. Esta enfermedad de fondo parece ser muy similar a la enfermedad de Hashimoto, en la que el sistema inmunitario ataca la glándula tiroides.

Factores de riesgo

Puedes correr un riesgo mayor de padecer tiroiditis posparto si tienes lo siguiente:

  • Un trastorno autoinmunitario, como diabetes tipo 1
  • Antecedentes de tiroiditis posparto
  • Concentraciones elevadas de anticuerpos antitiroideos
  • Antecedentes de problemas de tiroides en el pasado
  • Antecedentes familiares de problemas de tiroides

Si bien se necesitan investigaciones adicionales, algunos estudios demostraron una relación entre la tiroiditis posparto y la depresión posparto. Por lo tanto, si tienes depresión posparto, es probable que el médico revise el funcionamiento de la tiroides.

Complicaciones

En la mayoría de las mujeres que padecen tiroiditis posparto, la función tiroidea vuelve a normalizarse con el tiempo, por lo general, en un plazo de 12 a 18 meses desde el comienzo de los síntomas. Sin embargo, algunas mujeres que padecen tiroiditis posparto no se recuperan de la etapa hipotiroidea. Como resultado, manifiestan hipotiroidismo, una afección en la cual la glándula tiroides no produce la cantidad suficiente de ciertas hormonas importantes.

Prevención

Si bien quizá no puedas prevenir la tiroiditis posparto, puedes tomar medidas para cuidarte en los meses posteriores al parto. Si tienes signos o síntomas inusuales después del parto, no des por sentado que están relacionados con el estrés que implica el cuidado de un recién nacido. Si tienes un alto riesgo de padecer tiroiditis posparto, habla con tu proveedor de atención médica acerca de cómo supervisar tu salud.

Diagnóstico

Si tienes signos y síntomas de tiroiditis posparto, el médico revisará el funcionamiento de la tiroides. Utilizará análisis de sangre para medir el nivel de la hormona estimulante de la tiroides y el nivel de la hormona tiroidea tiroxina. Si tienes factores de riesgo de tiroiditis posparto, es posible que el médico examine el funcionamiento de la tiroides a los tres y a los seis meses después del parto.

Si los resultados de la prueba de tiroides son anormales, el médico posiblemente recomendará más pruebas en el plazo de una a dos semanas.

Además, si padeces tiroiditis posparto, es probable que el médico controle la tiroides cada año para examinar si presentas hipotiroidismo.

Tratamiento

La mayoría de las mujeres que tienen tiroiditis posparto no necesitan tratamiento durante las fases de hipertiroidismo o hipotiroidismo de su afección. Sin embargo, es probable que el médico controle el funcionamiento de la tiroides mediante un análisis de sangre cada cuatro a ocho semanas. Esto ayudará al médico a controlar si las anomalías mejoran solas o a detectar la aparición de hipotiroidismo.

Si manifiestas signos y síntomas graves de hipertiroidismo, el médico probablemente te recomiende un tratamiento con un medicamento que bloquea el efecto de la hormona tiroidea en el organismo (betabloqueante). Por lo general, no se recomiendan betabloqueantes para mujeres que están amamantando. Sin embargo, es posible que te recomienden el medicamento propranolol porque no se concentra tanto en la leche materna como otros betabloqueantes.

Si manifiestas signos y síntomas graves de hipotiroidismo, probablemente necesites terapia de hormona tiroidea durante seis a doce meses. Este tratamiento consiste en la administración diaria de la hormona tiroidea sintética levotiroxina (Levoxyl, Synthroid u otros). Cuando dejes de tomarla, el médico te controlará para comprobar si presentas hipotiroidismo. Quizá sea necesario que te realices análisis de sangre después de dos, tres y seis meses y, luego, si los resultados continúan normales, cada año.

Estrategias de afrontamiento, y apoyo

A menudo, el período después del parto se caracteriza por malestar físico y altibajos emocionales. Si te diagnostican tiroiditis posparto, trabaja con tu proveedor de atención médica para determinar de manera segura cómo puedes vivir con la enfermedad y tu rol como madre de un recién nacido.

Preparación antes de la cita

Es probable que comiences por consultar a tu médico de familia o a un médico general. En algunos casos, pueden derivarte a un médico que se especializa en las glándulas secretoras de hormonas del cuerpo (endocrinólogo).

La siguiente información te ayudará a prepararte para la consulta y a saber qué esperar del médico.

Qué puedes hacer

  • Ten en cuenta cualquier restricción previa a la consulta. Cuando programes la consulta, asegúrate de preguntar si hay algo que debas hacer con anticipación.
  • Anota cualquier síntoma que tengas, incluso los que parezcan no tener relación con el motivo por el cual programaste la consulta.
  • Anota tu información personal más importante, incluso lo que te genere mayor estrés o cualquier cambio reciente en tu vida.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, las vitaminas y los suplementos que estés tomando.
  • Si es posible, pídele a un familiar o a un amigo que te acompañe. La persona que te acompañe puede recordar algún detalle que hayas pasado por alto u olvidado.
  • Escribe preguntas para hacerle al médico.

Preparar una lista de preguntas te ayudará a aprovechar al máximo tu tiempo con el médico. En relación con la tiroiditis posparto, estas son algunas preguntas básicas que puedes hacer:

  • ¿Qué podría estar provocando mis síntomas o mi enfermedad?
  • ¿Existen otras causas posibles de mis síntomas o de mi enfermedad?
  • ¿Qué pruebas necesito hacerme?
  • ¿Esta afección suele ser temporal o crónica?
  • ¿Cuáles serían las mejores medidas para tomar?
  • ¿Cuáles son las alternativas al enfoque principal que sugieres?
  • Tengo otros problemas de salud. ¿Cuál es la mejor manera de controlarlos en forma conjunta?
  • ¿Hay alguna restricción que deba seguir?
  • ¿Debería consultar a un especialista?
  • ¿Existe alguna alternativa genérica al medicamento que me recetas?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomiendas?

No dudes en hacer otras preguntas pertinentes.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas, como las siguientes:

  • ¿Cuándo comenzaste a tener los síntomas?
  • ¿Los síntomas han sido continuos u ocasionales?
  • ¿Cuán intensos son los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, esté mejorando los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, esté empeorando los síntomas?
  • ¿Tienes antecedentes personales o familiares de enfermedades tiroideas?

Last Updated Aug 20, 2013


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use