Trastorno de la alimentación relacionado con el sueño

Perspectiva general

El trastorno de la alimentación relacionado con el sueño comprende episodios frecuentes de conductas de consumo descontrolado de alimentos o bebidas mientras estás dormido. Puedes estar total o parcialmente inconsciente mientras preparas o comes alimentos y, al día siguiente, recordar poco o nada de estas acciones.

El trastorno de la alimentación relacionado con el sueño puede ser peligroso porque puedes lesionarte al preparar comidas o ingerir productos no comestibles o tóxicos. También puede afectar la salud debido al aumento de peso y la obesidad que se provocan como resultado de comer alimentos con alto contenido de hidratos de carbono y grasa.

El trastorno de la alimentación relacionado con el sueño puede estar relacionado con determinados medicamentos, trastornos de la alimentación y otros trastornos del sueño. Abordar estos problemas suele solucionar el trastorno de la alimentación relacionado con el sueño.

Síntomas

El trastorno alimentario relacionado con el sueño es una parasomnia, es decir, una actividad o un comportamiento anormal que ocurre mientras te estás quedando dormido, duermes o te estás despertando.

Los episodios del trastorno alimentario relacionado con el sueño ocurren en la primera mitad de la noche después de que has estado durmiendo y pueden comprender:

  • Episodios frecuentes, generalmente nocturnos, en los que comes y bebes sin control
  • Alteración del conocimiento mientras preparas y consumes alimentos
  • Poco o nada de memoria de esas acciones por la mañana siguiente
  • Comer alimentos con alto contenido de carbohidratos y grasas, o combinaciones extrañas de alimentos
  • Ingerir sustancias no comestibles o tóxicas, como alimentos congelados, granos de café, soluciones de limpieza o colillas de cigarrillo
  • Sufrir lesiones o participar en actividades peligrosas de preparación de alimentos
  • No poder despertarte fácilmente o reorientarte durante el episodio
  • Sufrir consecuencias negativas para la salud a raíz de las comidas nocturnas

Cuándo consultar al médico

El trastorno alimentario relacionado con el sueño puede ser peligroso y afectar la salud y la seguridad. Consulta con el médico si tienes alguno de los síntomas enumerados anteriormente.

Causas

El trastorno de la alimentación relacionado con el sueño suele ocurrir durante el sueño sincronizado en la primera mitad de la noche y está asociado con la transición del sueño sincronizado a la excitación durante el sueño.

Si bien se desconoce el mecanismo exacto por el cual ocurre, el trastorno de la alimentación relacionado con el sueño suele ocurrir en personas con antecedentes de sonambulismo, por lo que esas afecciones pueden estar relacionadas.

Factores de riesgo

El trastorno de la alimentación relacionado con el sueño es más frecuente en las mujeres y suele comenzar en la adolescencia o poco después de los 20 años.

Los siguientes factores están asociados con un aumento del riesgo de tener el trastorno de la alimentación relacionado con el sueño:

  • Otros trastornos del sueño, como apnea obstructiva del sueño, sonambulismo, narcolepsia y síndrome de las piernas inquietas
  • Medicamentos hipnóticos inductores del sueño, como zolpidem (Ambien, Edluar, Intermezzo, Zolpimist), y algunos otros medicamentos, como los antidepresivos y los antipsicóticos
  • Tener un trastorno de la alimentación diurno, como bulimia o anorexia
  • Tener un trastorno de salud mental, como estrés, ansiedad o depresión
  • Tener un familiar de primer grado (un padre, un hijo o un hermano) con trastorno de la alimentación relacionado con el sueño o sonambulismo
  • Tener privación de sueño

Complicaciones

Un trastorno de la alimentación relacionado con el sueño puede dar lugar a lo siguiente:

  • Uso peligroso de utensilios de cocina, caídas, cortes, quemaduras, asfixia, lesiones por comer productos no comestibles, tóxicos o algo a lo que eres alérgico
  • Problemas de salud, como aumento de peso, control deficiente de la diabetes o caries
  • Sentimientos de culpa e impotencia por la falta de control
  • Cansancio durante el día por el sueño alterado

Diagnóstico

El diagnóstico del trastorno de la alimentación relacionado con el sueño puede comprender lo siguiente:

  • Exploración física. El médico te hará preguntas sobre tu historia clínica para descartar posibles causas de fondo de un trastorno de la alimentación relacionado con el sueño.
  • Revisión de los hábitos de sueño. Además de hacerte las preguntas relacionadas con el sueño, el médico puede pedirte que completes un cuestionario para determinar tus patrones de sueño-vigilia y tu nivel de somnolencia diurna. También pueden pedirte que lleves un diario del sueño durante un par de semanas. Puede resultar útil obtener información de tu compañero de cama, de tus padres o de otros miembros del hogar.
  • Estudio del sueño. Es probable que el médico recomiende que te realices un estudio del sueño grabado llamado «polisomnografía». Esta prueba controla y registra una variedad de actividades corporales mientras duermes, entre ellas, las ondas cerebrales, la respiración, los latidos del corazón, los movimientos oculares y los movimientos corporales.

Tratamiento

El tratamiento puede comprender lo siguiente:

  • Interrupción de medicamentos que pueden ser desencadenantes. Esto puede incluir la suspensión o el cambio de los medicamentos que tomas actualmente y que pueden estar contribuyendo al trastorno de la alimentación relacionado con el sueño.
  • Tratamiento de otros trastornos del sueño. El trastorno de la alimentación relacionado con el sueño puede reducirse al tratar otros trastornos del sueño que suelen estar asociados con él, tales como el sonambulismo, el síndrome de las piernas inquietas o la apnea obstructiva del sueño.
  • Estrategias de seguridad. El médico puede recomendar estrategias para garantizar la seguridad y ofrecer educación a tu pareja y a las personas que viven en el hogar sobre cómo convencerte de que regreses a la cama de manera segura y cuidadosa, sin usar la fuerza o sin despertarte. Las estrategias también pueden comprender cambios en tu rutina de sueño.
  • Medicamentos. Si las otras estrategias no han arrojado resultados óptimos, el médico puede recomendar medicamentos. El tipo de medicamento depende de la causa del trastorno de la alimentación relacionado con el sueño y de si también padeces otro tipo de trastorno de la alimentación o del sueño.

Estilo de vida y remedios caseros

Además de tu plan de tratamiento, algunos cambios en el estilo de vida que pueden ayudarte son:

  • Cambios ambientales. Asegúrate de que tu dormitorio y cocina sean seguros para evitar lesiones. También considera almacenar los alimentos que comes con frecuencia durante un episodio del trastorno de la alimentación relacionado con el sueño afuera de la cocina o cierra con llave los gabinetes y el refrigerador.
  • Buenos hábitos de sueño. Adquiere horarios regulares para dormir y despertarte. Intenta acostarte y levantarte a la misma hora todos los días, incluso durante los fines de semana. Duerme lo suficiente todas las noches.
  • Concéntrate en mantenerte saludable. Por ejemplo, evita el alcohol y el tabaco.

Preparación antes de la cita

Si tienes problemas para dormir, puedes comenzar por hablar con tu médico de atención primaria. Si es posible, concurre acompañado por tu pareja. Es posible que el médico quiera hablar con tu pareja para obtener más información acerca de tus experiencias al dormir y para ayudar a determinar si podrías tener otros trastornos del sueño, como apnea obstructiva del sueño.

Qué puedes hacer

Pregunta al médico si debes hacer algo con anticipación, por ejemplo, llevar un registro diario del sueño. Como preparación para la consulta, haz una lista de lo siguiente:

  • Cualquier síntoma que tengas, incluso los que no parezcan estar relacionados con el motivo de la consulta.
  • Información personal, comprende los problemas de salud nuevos o persistentes, las situaciones de mucho estrés o los cambios recientes en tu vida.
  • Todos los medicamentos, incluso los medicamentos de venta libre, vitaminas, suplementos de hierbas o de otra clase que tomes, y las dosis. Informa al médico sobre cualquier cosa que hayas tomado para que te ayude a dormir.
  • Preguntas para hacerle al médico para aprovechar al máximo el tiempo de la consulta.

Algunas preguntas básicas para hacerle al médico pueden ser las siguientes:

  • ¿Qué podría estar provocando mis síntomas?
  • ¿Cuál es el mejor tratamiento?
  • Tengo otros problemas de salud. ¿Cuál es la mejor manera de controlarlos en forma conjunta?
  • ¿Debo ir a una clínica del sueño? ¿Lo cubrirá mi seguro?
  • ¿Hay folletos u otro material impreso que pueda consultar?
  • ¿Qué sitios web me recomiendas?

No dudes en hacer otras preguntas durante la consulta.

Qué esperar del médico

El médico puede hacerte varias preguntas. Prepárate para responderlas a fin de ahorrar tiempo para dedicarlo a los puntos en los que quieres concentrarte. Algunas de las preguntas que le puedes hacer al médico son las siguientes:

  • ¿Tienes pruebas de que comes por las noches y no recuerdas haberlo hecho?
  • ¿Esto afectó tu salud o tu peso?
  • Durante un episodio, ¿qué tipo de alimentos consumes?
  • ¿Te lastimaste durante un episodio?
  • ¿Qué medicamentos estás tomando?
  • ¿Alguna vez te diagnosticaron trastornos del sueño o un trastorno de la alimentación?
  • ¿Has experimentado sonambulismo anteriormente?
  • ¿Has experimentado síntomas de piernas inquietas anteriormente?
  • ¿Te dijeron que tienes problemas para respirar durante el sueño, por ejemplo, ronquidos fuertes, asfixia, jadeo o pausas en la respiración?

Last Updated Feb 3, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use