Verrugas genitales

Perspectiva general

Las verrugas genitales son uno de los tipos más frecuentes de infecciones de transmisión sexual. Casi todas las personas sexualmente activas se infectarán con al menos un tipo de virus del papiloma humano (VPH), el virus que causa verrugas genitales, en algún momento de sus vidas. En cierto modo, las mujeres tienen más probabilidades que los hombres de tener verrugas genitales.

Tal como el nombre sugiere, las verrugas genitales afectan los tejidos húmedos del área genital. Las verrugas genitales pueden manifestarse como pequeñas protuberancias color carne o con un aspecto similar al de la coliflor. En muchos casos, las verrugas son demasiado pequeñas, por lo que no se pueden ver.

Al igual que las verrugas que aparecen en otras partes del cuerpo, las verrugas genitales son provocadas por el virus del papiloma humano. Algunas cepas del VPH genital pueden causar verrugas genitales, mientras que otras pueden causar cáncer. Las vacunas pueden ayudar a protegerte de ciertas cepas del VPH genital.

Síntomas

En las mujeres, las verrugas genitales pueden crecer en la vulva, las paredes de la vagina, la zona situada entre los genitales externos y el ano, el conducto anal y el cuello uterino. En los hombres, pueden aparecer en la punta o en el cuerpo del pene, en el escroto o en el ano. Las verrugas genitales también pueden desarrollarse en la boca o en la garganta de una persona que tuvo contacto sexual oral con una persona infectada.

Algunos de los signos y síntomas de las verrugas genitales son:

  • Inflamaciones pequeñas, de color carne o gris en la zona genital
  • Varias verrugas juntas que toman la forma de una coliflor
  • Picazón o incomodidad en la zona genital
  • Sangrado durante el coito

Las verrugas genitales pueden ser tan pequeñas y planas que no se ven a simple vista. Sin embargo, las verrugas genitales pueden multiplicarse formando grandes racimos.

Cuándo consultar al médico

Consulta con el médico si tú o tu pareja tienen protuberancias o verrugas en la zona genital.

Verrugas genitales femeninas

Las verrugas genitales son infecciones comunes de transmisión sexual. Pueden aparecer en los genitales, en la zona púbica o en el canal anal. En las mujeres, las verrugas genitales también pueden crecer dentro de la vagina.

Verrugas en los genitales masculinos

Las verrugas genitales son infecciones comunes de transmisión sexual. Pueden aparecer en los genitales, en la zona púbica o en el canal anal.

Causas

El virus del papiloma humano (VPH) causa verrugas. Hay más de 40 cepas diferentes del VPH que afectan específicamente el área genital. El VPH genital se transmite por contacto sexual. En la mayoría de los casos, el sistema inmunitario mata el VPH genital, y los signos y síntomas de la infección nunca se manifiestan.

Factores de riesgo

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades estiman que casi todas las personas sexualmente activas se infectarán con, como mínimo, un tipo de virus del papiloma humano en algún momento de su vida. Los factores que pueden aumentar el riesgo de infección comprenden:

  • Tener relaciones sexuales sin protección con distintas parejas
  • Haber tenido otra infección de transmisión sexual
  • Haber tenido relaciones sexuales con una pareja cuyos antecedentes sexuales no conoces
  • Iniciar la actividad sexual a una edad temprana

Complicaciones

Las complicaciones por las verrugas genitales pueden comprender las siguientes:

  • Cáncer. El cáncer de cuello uterino está estrechamente vinculado a la infección genital por el VPH. Ciertos tipos del VPH también están asociados al cáncer de vulva, ano, pene, boca y garganta. La infección por el virus del papiloma humano no siempre provoca cáncer, pero, de todos modos, es importante que las mujeres se realicen pruebas de Papanicolaou de forma regular, en especial, si tuvieron infecciones por tipos del VPH de mayor riesgo.
  • Problemas durante el embarazo. Las verrugas genitales pueden causar problemas durante el embarazo. Las verrugas podrían agrandarse y hacer que sea difícil orinar. Las verrugas en la pared vaginal pueden reducir la capacidad de los tejidos vaginales de estirarse durante el parto. Las verrugas grandes en la vulva o en la vagina pueden sangrar cuando se estiran durante el parto.

    En raras ocasiones, un bebé que nace de una madre con verrugas genitales puede tener verrugas en la garganta. Es probable que el bebé necesite cirugía para asegurarse de que las vías respiratorias no estén bloqueadas.

Prevención

El uso de preservativos cada vez que tienes relaciones sexuales puede reducir de forma significativa el riesgo de que contraigas verrugas genitales. Aunque el uso de preservativo puede reducir el riesgo, no es 100 por ciento efectivo. Aún puedes contagiarte verrugas genitales.

Vacunación

Una vacuna conocida como «Gardasil» protege contra cuatro cepas del VPH que causan cáncer, y se usa para prevenir verrugas genitales. En 2014, la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. (U.S. Food and Drug Administration) aprobó una vacuna llamada «Gardasil 9», que protege contra nueve cepas del virus del papiloma humano.

Otra vacuna, denominada «Cervarix», protege contra el cáncer de cuello uterino, pero no contra las verrugas genitales.

El Comité Asesor Nacional sobre Prácticas de Inmunización (Advisory Committee on Immunization Practices) recomienda la vacunación de rutina contra el virus del papiloma humano en niñas y niños de entre 11 y 12 años. Si no tienen las vacunas completas a esa edad, se recomienda que las niñas y las mujeres de hasta 26 años, y los niños y los hombres de hasta 21 años se vacunen. Sin embargo, los hombres pueden vacunarse contra el virus del papiloma humano hasta los 26 años, si así lo desean.

Estas vacunas son más efectivas cuando se administran en niños antes de que sean sexualmente activos. Las investigaciones demostraron que las personas de menos de 21 años y de entre 21 y 30 años que se vacunan contra el virus del papiloma humano pueden reducir el riesgo de contraer verrugas genitales en hasta un 50 por ciento.

Por lo general, los efectos secundarios de las vacunas son leves y comprenden hinchazón en el sitio de la inyección (parte superior del brazo), dolor de cabeza, fiebre baja o síntomas similares a la gripe. A veces, ocurren mareos o desmayos después de la inyección, especialmente, en adolescentes.

Diagnóstico

Como suele ser difícil detectar verrugas genitales, es posible que el médico te aplique una solución suave de ácido acético en los genitales para aclarar las verrugas que pudiera haber. Luego, es posible que las observe con un instrumento de aumento especial llamado «colposcopio».

Papanicolaou

Es importante que las mujeres se realicen estudios pélvicos y el Papanicolaou regularmente, ya que pueden ayudar a detectar cambios vaginales y en el cuello uterino causados por verrugas genitales o signos tempranos de cáncer de cuello uterino, una posible complicación de una infección por VPH genital.

Para realizar el Papanicolaou, el médico utilizará un dispositivo llamado espéculo para mantener abierta la vagina. Luego, utilizará una herramienta de mango largo para tomar una pequeña muestra de células del cuello uterino, que es el pasaje entre la vagina y el útero. Se examinan las células con un microscopio para detectar anomalías.

Prueba del VPH

Solo unos pocos tipos de HPV genital se han vinculado al cáncer de cuello uterino. Puede examinarse una muestra de células del cuello uterino, tomadas en el Papanicolaou, para determinar si contienen la cepa del VPH que produce cáncer.

Esta prueba generalmente se realiza solo en mujeres mayores de 30 años de edad. No resulta tan útil en mujeres más jóvenes porque sus sistemas inmunitarios normalmente pueden matar incluso las variedades de VPH genital que causan cáncer sin tratamiento.

Cómo se realiza un Papanicolaou

En el Papanicolaou, el médico utiliza un espéculo para mantener abiertas las paredes vaginales. A continuación, se toma una muestra de células del cuello uterino con un pequeño cepillo en forma de cono y una espátula de madera muy pequeña (1 y 2). Luego, el médico sumerge el cepillo y la espátula en un vial con líquido (3) y lo envía a analizar a un laboratorio.

Tratamiento

Si las verrugas no causan molestias, es posible que no necesites tratamiento. Pero si tus síntomas son picazón, ardor y dolor, o si las verrugas visibles causan angustia emocional, tu médico puede ayudarte a curar un brote con medicamentos o con cirugía. Sin embargo, las lesiones pueden regresar después del tratamiento. No existe un tratamiento para el virus en sí.

Medicamentos

Algunos tratamientos para las verrugas genitales que pueden aplicarse directamente sobre la piel son los siguientes:

  • Imiquimod (Aldara, Zyclara). Al parecer, esta crema estimula la capacidad del sistema inmunitario para combatir verrugas genitales. Evita el contacto sexual mientras tengas la crema en la piel. Puede disminuir el efecto de los preservativos o de los diafragmas, y puede irritar la piel de tu pareja.

    Un efecto secundario posible es el enrojecimiento de la piel. Otros efectos secundarios pueden ser ampollas, malestar o dolores en el cuerpo, tos, erupciones y fatiga.

  • Podofilina y podofilox (Condylox). La podofilina es una resina vegetal que destruye el tejido de la verruga genital. Tu médico debe aplicar esta solución. El podofilox contiene el mismo compuesto activo, pero te lo puedes aplicar de manera segura en casa.

    Es probable que tu médico te quiera administrar la primera aplicación de podofilox y te recomendará medidas de precaución para evitar que el medicamento irrite la piel alrededor de la zona afectada. Nunca apliques podofilox internamente. Además, no se recomienda el uso de este medicamento durante el embarazo. Los efectos secundarios pueden ser irritación leve de la piel, llagas o dolor.

  • Ácido tricloroacético. Este tratamiento químico quema las verrugas genitales, y puede usarse para verrugas internas. Los efectos secundarios pueden ser irritación leve de la piel, llagas o dolor.
  • Sinecatechins (Veregen). Esta crema se usa para tratar verrugas genitales externas y verrugas en el conducto anal o alrededor de este. Los efectos secundarios a menudo son leves y pueden consistir en enrojecimiento de la piel, picazón o ardor, y dolor.

No intentes tratar las verrugas genitales con medicamentos de venta libre para quitar verrugas. Estos medicamentos no deben utilizarse en los tejidos húmedos del área genital. El uso de medicamentos de venta libre para este fin puede causar aún más dolor e irritación.

Cirugía

Es probable que necesites cirugía para eliminar las verrugas más grandes, las que no responden a los medicamentos o, si estás embarazada, las verrugas a las que tu bebé puede estar expuesto durante el parto. Las opciones quirúrgicas incluyen las siguientes:

  • Congelación con nitrógeno líquido (crioterapia). La congelación consiste en crear una ampolla alrededor de la verruga. A medida que la piel sana, las lesiones se desprenden y aparece piel nueva. Es probable que necesites repetir los tratamientos de crioterapia. Los efectos secundarios principales son dolor e inflamación.
  • Electrocauterización. Este procedimiento utiliza corriente eléctrica para quemar las verrugas. Después del procedimiento, es posible que tengas algo de dolor e inflamación.
  • Escisión quirúrgica. Tu médico puede usar herramientas especiales para cortar las verrugas. Necesitarás anestesia local o general para este tratamiento y, posteriormente, es probable que sientas un poco de dolor.
  • Tratamientos con láser. Este enfoque, que utiliza un haz intenso de energía lumínica, puede ser costoso y, por lo general, solo se usa para las verrugas muy grandes y difíciles de tratar. Los efectos secundarios pueden ser la formación de cicatrices y dolor.

Preparación antes de la cita

Es probable que primero le plantees a tu médico de cabecera tus inquietudes acerca de los signos y síntomas. Si eres mujer, sería conveniente que programes tu primera consulta con tu ginecólogo.

Qué puedes hacer

Antes de la consulta, es conveniente que escribas una lista que describa lo siguiente:

  • Síntomas. Describe tus síntomas y anota si tu pareja sexual ha tenido síntomas similares.
  • Antecedentes sexuales. Detalla todas las exposiciones recientes a posibles fuentes de infección. Estas pueden comprender tener relaciones sexuales sin protección o con una pareja nueva.
  • Información médica clave. Haz una lista de otras enfermedades por las cuales recibes tratamiento, así como de los nombres de los medicamentos, las vitaminas y los suplementos que tomas.

Preparar una lista de preguntas de antemano te ayudará a aprovechar al máximo tu tiempo con el médico. En los casos de verrugas genitales, algunas preguntas básicas para hacerle a tu médico son las siguientes:

  • ¿Tengo verrugas genitales?
  • ¿Existen otras causas posibles de mis síntomas?
  • ¿Qué exámenes me recomienda?
  • ¿También debería realizarme otras pruebas para saber si tengo otras infecciones de transmisión sexual?
  • ¿Qué enfoque de tratamiento recomiendas, si lo hubiera?
  • ¿Cuánto tiempo después de iniciar el tratamiento me sentiré mejor?
  • ¿Puedo contagiar a otras personas? ¿Cómo puedo reducir el riesgo de transmitir esta infección a otras personas?
  • ¿Mi pareja debería hacerse las pruebas de detección de esta enfermedad?
  • ¿Cuándo puedo volver a tener relaciones sexuales de manera segura?
  • ¿Volveré a tener verrugas genitales?
  • ¿Tengo riesgo de sufrir complicaciones relacionadas con las verrugas genitales?
  • ¿Con qué frecuencia debería hacerme pruebas para la detección de otras enfermedades relacionadas con las verrugas genitales?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web recomiendas?

Además de las preguntas que preparaste para hacerle al médico, no dudes en hacer preguntas en cualquier momento de la consulta si no entiendes algo.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas. Estar preparado para responderlas puede dejar tiempo para tratar los puntos sobre los que desees hablar en detalle. El médico puede preguntarte:

  • ¿Cuáles son tus síntomas? En caso de que los tuvieras.
  • ¿Cuándo comenzaste a experimentar los síntomas?
  • ¿Qué tan graves son los síntomas?
  • ¿Mantienes relaciones sexuales seguras? ¿Usas protección desde que comenzaste a ser sexualmente activo?
  • Recientemente, ¿has mantenido relaciones sexuales con una pareja nueva?
  • ¿Tu pareja se realizó pruebas para detectar infecciones de transmisión sexual?
  • ¿Te aplicaste la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH)? ¿Cuándo?
  • ¿Estás embarazada o planeas estarlo?

Last Updated Nov 19, 2016


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use