Verrugas genitales

Perspectiva general

Las verrugas genitales son uno de los tipos más comunes de infecciones de transmisión sexual. Casi todas las personas sexualmente activas se infectarán con al menos un tipo de virus del papiloma humano (VPH), el virus que causa las verrugas genitales, en algún momento de sus vidas.

Las verrugas genitales afectan los tejidos húmedos del área genital. Pueden parecer pequeñas protuberancias de color carne o tener una apariencia de coliflor. En muchos casos, las verrugas son demasiado pequeñas para ser visibles.

Algunas cepas del VPH genital pueden causar verrugas genitales, mientras que otras pueden causar cáncer. Las vacunas pueden ayudar a prevenir ciertas cepas del VPH genital.

Síntomas

En las mujeres, las verrugas genitales pueden crecer en la vulva, las paredes de la vagina, el área entre los genitales externos y el ano, el canal anal y el cuello uterino. En los hombres, pueden ocurrir en la punta o el cuerpo del pene, el escroto o el ano.

Las verrugas genitales también pueden aparecer en la boca o garganta de una persona que ha tenido contacto sexual oral con una persona infectada.

Los signos y síntomas de las verrugas genitales incluyen:

  • Hinchazón pequeña, de color carne, marrón o rosa en el área genital
  • Una forma similar a la de una coliflor causada por varias verrugas muy cerca una de otra
  • Comezón o malestar en el área genital
  • Sangrado con las relaciones sexuales

Las verrugas genitales pueden ser tan pequeñas y planas que son invisibles. Rara vez, sin embargo, las verrugas genitales pueden multiplicarse en grupos grandes, en alguien con un sistema inmunitario suprimido.

Cuándo debes consultar con un médico

Consulta a un médico si tú o tu pareja presentan bultos o verrugas en el área genital.

Verrugas genitales en una mujer

Las verrugas genitales son infecciones comunes de transmisión sexual. Pueden aparecer en los genitales, en la zona púbica o en el canal anal. En las mujeres, las verrugas genitales también pueden crecer dentro de la vagina.

Verrugas genitales en un hombre

Las verrugas genitales son infecciones comunes de transmisión sexual. Pueden aparecer en los genitales, en la zona púbica o en el canal anal.

Causas

El virus del papiloma humano (VPH) causa las verrugas. Hay más de 40 cepas del VPH que afectan el área genital.

Las verrugas genitales casi siempre se propagan a través del contacto sexual. Tus verrugas no tienen que ser visibles para que puedas transmitirle la infección a tu pareja sexual.

Factores de riesgo

La mayoría de las personas que son sexualmente activas se infectan con el virus del papiloma humano genital en algún momento. Los factores que pueden aumentar el riesgo de infectarse incluyen los siguientes:

  • Tener relaciones sexuales sin protección con múltiples parejas
  • Haber tenido otra infección de transmisión sexual
  • Tener relaciones sexuales con una pareja cuyos antecedentes sexuales no conoces
  • Volverse sexualmente activo a una edad temprana
  • Tener un sistema inmunitario comprometido, por ejemplo, a causa del VIH o de los medicamentos de un trasplante de órgano

Complicaciones

Las complicaciones de la infección por el VPH pueden incluir:

  • Cáncer. El cáncer de cuello uterino ha estado estrechamente relacionado con la infección genital por VPH. Ciertos tipos de VPH también están asociados con cánceres de vulva, ano, pene, boca y garganta.

    La infección por VPH no siempre conduce al cáncer, pero es importante que las mujeres se hagan las pruebas de Papanicolaou con regularidad, particularmente aquellas que han sido infectadas con tipos de VPH de mayor riesgo.

  • Problemas durante el embarazo. Rara vez durante el embarazo, las verrugas pueden agrandarse, lo que dificulta la micción. Las verrugas en la pared vaginal pueden inhibir el estiramiento de los tejidos vaginales durante el parto. Las verrugas grandes en la vulva o en la vagina pueden sangrar cuando se estiran durante el parto.

    En muy raras ocasiones, un bebé nacido de una madre con verrugas genitales desarrolla verrugas en la garganta. El bebé podría necesitar cirugía para evitar que se bloqueen las vías respiratorias.

Prevención

Limitar el número de parejas sexuales y vacunarse te ayudará a evitar que te salgan verrugas genitales. Usar un preservativo cada vez que tienes relaciones sexuales es una buena idea, pero no necesariamente te protegerá de las verrugas genitales.

Vacunación

La Administración de Alimentos y Medicamentos de los EE. UU. ha aprobado tres vacunas contra el virus del papiloma humano. La más reciente, Gardasil 9, está aprobada para su uso en hombres y mujeres de 9 a 45 años de edad para protegerlos contra el cáncer cervicouterino y las verrugas genitales.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) recomiendan la vacunación rutinaria contra el virus del papiloma humano para niñas y niños de 11 y 12 años de edad, aunque puede comenzar a administrarse a los 9 años.

Es ideal que las niñas y los niños reciban la vacuna antes de tener contacto sexual.

Los efectos secundarios de las vacunas generalmente son leves e incluyen dolor en el sitio de la inyección, dolores de cabeza, fiebre baja o síntomas similares a los de la gripe.

Los CDC ahora recomiendan que todos los niños de 11 y 12 años reciban dos dosis de la vacuna contra el virus del papiloma humano con al menos seis meses de diferencia, en lugar de las tres dosis recomendadas anteriormente. Los adolescentes más jóvenes de 9 y 10 años de edad y los adolescentes de 13 y 14 años de edad también pueden recibir la vacuna según el programa actualizado de dos dosis. Las investigaciones han demostrado que el programa de dos dosis es eficaz para los niños menores de 15 años.

Los adolescentes y adultos jóvenes que comienzan a recibir la serie de vacunas más tarde, entre los 15 y los 26 años, deben recibir tres dosis de la vacuna.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades ahora recomiendan ponerse al día con las vacunas contra el virus del papiloma humano para todas las personas hasta los 26 años de edad que no estén vacunadas adecuadamente.

Diagnóstico

Las verrugas genitales a menudo se diagnostican por su apariencia. Algunas veces puede ser necesaria una biopsia.

Papanicolaou

Para las mujeres, es importante hacerse exámenes pélvicos regulares y citología vaginal (prueba de Papanicolaou), que pueden ayudar a detectar los cambios vaginales y cervicales causados por las verrugas genitales o los primeros signos de cáncer cervicouterino.

Durante una citología vaginal (prueba de Papanicolaou), el médico utiliza un dispositivo llamado espéculo para mantener abierta la vagina y ver el paso entre la vagina y el útero (cuello de la matriz). Luego, utilizará una herramienta de mango largo para obtener una pequeña muestra de células del cuello de la matriz. Las células se examinan con un microscopio para detectar anomalías.

Prueba del VPH

Se han relacionado solo unos pocos tipos de VPH genital con el cáncer cervicouterino. Se puede examinar una muestra de células cervicouterinas, tomada durante una citología vaginal, para detectar las cepas cancerígenas del VPH.

Este examen generalmente se reserva para las mujeres mayores de 30 años. No es de tanta utilidad para las mujeres jóvenes porque, en su caso, el VPH generalmente desaparece sin necesidad de tratamiento.

Citología vaginal

En una citología vaginal, el médico utiliza un espéculo vaginal para mantener las paredes vaginales separadas y para ver el cuello de la matriz. A continuación, se toma una muestra de células del cuello de la matriz con un pequeño cepillo en forma de cono y una pequeña espátula de plástico (1 y 2). El médico enjuaga el cepillo y la espátula en un frasco lleno de líquido (3) y envía el frasco a un laboratorio para su análisis.

Tratamiento

Si tus verrugas no te causan incomodidad, es posible que no necesites tratamiento. Pero si tienes picor, ardor y dolor, o si estás preocupado porque se difunda la infección, tu médico puede ayudarte a eliminar un brote con medicamentos o cirugía.

Sin embargo, las verrugas suelen reaparecer después del tratamiento. No hay tratamiento para el virus en sí.

Medicamentos

Los tratamientos para las verrugas genitales que se pueden aplicar directamente sobre la piel incluyen los siguientes:

  • Imiquimod (Aldara, Zyclara). Esta crema parece aumentar la capacidad del sistema inmunitario para combatir las verrugas genitales. Evita el contacto sexual mientras la crema está sobre tu piel. Podría debilitar los preservativos y diafragmas e irritar la piel de tu pareja.

    Un posible efecto secundario es el enrojecimiento de la piel. Otros efectos secundarios pueden incluir ampollas, dolores o molestias en el cuerpo, tos, erupciones y fatiga.

  • Podofilina y podofilox (Condylox). La podofilina es una resina a base de plantas que destruye el tejido de las verrugas genitales. El médico aplica esta solución. Podofilox contiene el mismo compuesto activo, pero puedes aplicarlo en casa.

    Nunca apliques podofilox internamente. Además, no se recomienda el uso de este medicamento durante el embarazo. Los efectos secundarios pueden incluir irritación leve de la piel, llagas o dolor.

  • Ácido tricloroacético. Este tratamiento químico quema las verrugas genitales y se puede utilizar para las verrugas internas. Los efectos secundarios pueden incluir irritación leve de la piel, llagas o dolor.
  • Sinecatequines (Veregen). Esta crema se utiliza para el tratamiento de las verrugas genitales externas y las verrugas dentro o alrededor del canal anal. Los efectos secundarios, como enrojecimiento de la piel, picazón o ardor, y dolor, a menudo son leves.

No intentes tratar las verrugas genitales con removedores de verrugas de venta libre. Estos medicamentos no están destinados a ser usados en el área genital.

Cirugía

Es posible que necesites cirugía para eliminar verrugas más grandes, verrugas que no responden a los medicamentos o, si estás embarazada, verrugas a las que tu bebé puede estar expuesto durante el parto. Las opciones para cirugía incluyen las siguientes:

  • Congelación con nitrógeno líquido (crioterapia). El congelamiento funciona haciendo que se forme una ampolla alrededor de la verruga. A medida que tu piel sana, las lesiones se desprenden y permiten que aparezca piel nueva. Es posible que necesites repetir el tratamiento. Los principales efectos secundarios incluyen dolor e hinchazón.
  • Electrocauterización. Este procedimiento utiliza una corriente eléctrica para quemar las verrugas. Podrías tener algo de dolor e hinchazón después del procedimiento.
  • Escisión quirúrgica. Tu médico podría usar herramientas especiales para extraer las verrugas cortándolas. Necesitarás anestesia local o general para este tratamiento y es posible que sientas dolor después.
  • Tratamientos con láser. Este enfoque, que utiliza un haz de luz intenso, puede ser costoso y generalmente se reserva para las verrugas extensas y difíciles de tratar. Los efectos secundarios pueden incluir cicatrices y dolor.

Preparación antes de la cita

Es probable que primero consultes con el médico de cabecera. Las mujeres pueden programar una cita con su ginecólogo.

Qué puedes hacer

Prepara una lista de lo siguiente:

  • Síntomas y cuándo comenzaron. Describe tus síntomas y anota si tu pareja sexual ha tenido síntomas similares.
  • Antecedentes sexuales, incluidas todas las exposiciones recientes a posibles fuentes de infección, particularmente si has tenido relaciones sexuales sin protección o con una nueva pareja.
  • Información médica clave, incluidas otras afecciones por las que estás siendo tratado.
  • Todos los medicamentos, vitaminas u otros suplementos que tomes, incluidas las dosis.

Para las verrugas genitales, algunas preguntas básicas para hacerle a tu médico incluyen:

  • ¿Qué pruebas necesito hacerme?
  • ¿Debo hacerme también pruebas para otras infecciones de transmisión sexual?
  • ¿Qué método de tratamiento recomienda, si es que recomienda alguno?
  • ¿Qué tan pronto después de que comience el tratamiento puedo esperar mejorar?
  • ¿Puedo contagiar a otras personas? ¿Cómo puedo reducir el riesgo de transmitir esta infección a otras personas?
  • ¿Debería mi pareja hacerse la prueba para esta afección?
  • ¿Cuándo puedo volver a tener relaciones sexuales sin riesgo?
  • ¿Volverán a aparecer mis verrugas genitales?
  • ¿Estoy en riesgo de sufrir complicaciones relacionadas con las verrugas genitales?
  • ¿Con qué frecuencia debo hacerme la prueba de detección de otras afecciones de salud relacionadas con las verrugas genitales?
  • ¿Hay material impreso que pueda tener? ¿Qué sitios web me recomienda?

No dudes en hacer otras preguntas.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga preguntas como las siguientes:

  • ¿Cómo son de graves los síntomas?
  • ¿Practicas el sexo seguro? ¿Siempre lo has hecho?
  • ¿Has tenido relaciones sexuales recientemente con una nueva pareja?
  • ¿Tu pareja ha sido examinada para detectar infecciones de transmisión sexual?
  • ¿Te has vacunado contra el VPH? ¿Cuándo?
  • ¿Estás embarazada o planeas quedar embarazada?

Last Updated Mar 3, 2020


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use