Aerosol nasal para la enfermedad de Alzheimer: ¿un nuevo tratamiento?

La insulina, una hormona que ayuda a regular la glucosa en la sangre, parece desempeñar un papel importante en los procesos normales de la memoria. Los niveles irregulares de insulina pueden producir cambios cognitivos y cerebrales asociados con la enfermedad de Alzheimer.

En los últimos años, se ha investigado el uso de la insulina para tratar la enfermedad de Alzheimer. Uno de los desafíos es cómo proporcionar insulina de tal manera que mejore la función cerebral sin alterar significativamente los niveles de glucosa en la sangre. Si el nivel de glucosa en la sangre disminuye demasiado, por ejemplo, puede crear complicaciones, como confusión, palpitaciones cardíacas, ansiedad y trastornos visuales.

Las primeras investigaciones sugirieron que, cuando se usa como un espray nasal, la insulina podría mejorar la memoria y ayudar a preservar la función cognitiva en personas con enfermedad de Alzheimer en etapa temprana o con deterioro cognitivo leve.

Sin embargo, los resultados del estudio han sido variados. Algunos ensayos recientes mostraron resultados negativos. Un estudio extenso y bien diseñado que investigó la repercusión de la insulina nasal en personas con deterioro cognitivo leve o enfermedad de Alzheimer leve no encontró beneficios provenientes del medicamento. Sin embargo, otros descubrieron que la insulina nasal puede mejorar algunos aspectos de la memoria y la actividad diaria.

Aunque ha disminuido el optimismo acerca del uso de la insulina, los investigadores todavía están tratando de entender si la insulina podría usarse para tratar la enfermedad de Alzheimer y otras demencias.

Last Updated Sep 24, 2021


© 2022 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use