Cómo el trauma puede afectar la memoria

Durante una agresión sexual u otro hecho traumático, la víctima suele centrarse en el hecho aterrador o traumático principal, los detalles centrales, que pueden permanecer vívidos en la memoria. Es posible que otros detalles menos importantes, llamados detalles periféricos, no se retengan tan bien en la memoria.

Te explicamos el motivo.

El proceso de la memoria implica estas etapas:

  • Codificación: añadir e incrustar información en la memoria
  • Almacenamiento: retener la información codificada en la memoria
  • Recuperación: acceder y recuperar la información cuando sea necesario

En los sobrevivientes de agresiones sexuales, el hecho traumático principal suele codificarse en la memoria, donde se lo almacena y luego puede recuperarse. Algunas personas también experimentan reflexiones o recuerdos recurrentes sobre su agresión sexual, es decir, pensamientos e imágenes involuntarios recurrentes de la situación traumática. Otros detalles periféricos, como la ubicación o la fecha, pueden no estar tan bien codificados, por lo que no se almacenan en la memoria y no se pueden recuperar más tarde.

En resumen, las personas que son agredidas sexualmente suelen recordar el encuentro traumático principal con el paso del tiempo porque el ataque está incrustado en su memoria. Pero otros detalles o hechos específicos sobre esa experiencia pueden no estar tan bien codificados en la memoria, de modo que puede ser muy difícil y a veces imposible recordar la información con precisión años después.

Last Updated Jan 24, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use