Diástasis de rectos: ¿Cómo afecta el embarazo a los músculos del vientre?

Durante el embarazo, el útero en crecimiento estira los músculos del abdomen. Esto puede ocasionar que las dos grandes bandas paralelas de músculos que se unen a la mitad del abdomen (músculos rectos) estén separadas por una distancia anormal; esta afección se denomina «diástasis de rectos» o «diástasis de rectos abdominales».

La diástasis de rectos puede provocar una protrusión en la mitad del abdomen donde se separan los dos músculos. La afección puede ser evidente solo cuando los músculos abdominales están tensionados, como cuando pasas de estar acostado a estar sentado. La diástasis de rectos puede debilitar los músculos abdominales; por eso, puede provocar dolor en la espalda baja y causar dificultad para levantar objetos o para hacer otras actividades diarias.

Es más probable que padezcas diástasis de rectos como consecuencia del embarazo si has llevado a término un embarazo múltiple o de un bebé grande, y eres delgada y de estatura baja, o tienes 35 años o más.

Si crees que padeces diástasis de rectos, consulta al proveedor de atención médica. Después del parto, determinados ejercicios pueden ayudarte a recobrar un cierto grado de fuerza abdominal. Un fisioterapeuta puede ayudarte a determinar qué ejercicios son adecuados para ti.

Si la debilidad de los músculos abdominales relacionada con la diástasis de rectos afecta tus actividades diarias, podrían recomendarte que te sometas a una cirugía para reparar la separación de los músculos. Si te molesta la protrusión en el abdomen, también podrías considerar la cirugía por razones estéticas.

Last Updated Jan 24, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use