Jarabe de maíz con alto contenido de fructosa: ¿algún problema para la salud?

El jarabe de maíz con alto contenido de fructosa es un edulcorante común en los refrescos y las bebidas con sabor a frutas. Con el aumento del uso del jarabe de maíz con alto contenido de fructosa, también han aumentado los niveles de obesidad y los problemas de salud relacionados. Algunos se preguntan si hay una conexión.

El jarabe de maíz con alto contenido de fructosa es similar al azúcar de mesa en términos químicos. Sin embargo, existe controversia acerca de si el cuerpo responde al jarabe de maíz con alto contenido de fructosa de manera diferente al azúcar de mesa.

En este momento, no hay pruebas suficientes para decir que el jarabe de maíz con alto contenido de fructosa sea menos saludable que otros tipos de edulcorantes.

Sin embargo, se sabe que un exceso de azúcar de todo tipo añadida —no solo jarabe de maíz con alto contenido de fructosa— puede aportar calorías no deseadas que están relacionadas con problemas de salud, como el aumento de peso, la diabetes tipo 2, el síndrome metabólico y los altos niveles de triglicéridos. Todos estos factores aumentan el riesgo de padecer enfermedades cardíacas.

Según las Dietary Guidelines for Americans (Pautas alimentarias para los estadounidenses), se recomienda reducir el azúcar añadida y limitarla a no más del 10 % del total de calorías diarias. La American Heart Association (Asociación Americana del Corazón) recomienda que la mayoría de las mujeres no ingieran más de 100 calorías diarias de azúcar añadida de cualquier fuente, y que la mayoría de los hombres no ingieran más de 150 calorías al día de azúcar añadida. Eso es aproximadamente 6 cucharaditas de azúcar añadida para las mujeres y 9 cucharaditas para los hombres.

Si te preocupa tu salud, lo ideal es reducir el azúcar añadida, cualquiera sea el tipo.

Last Updated Jan 24, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use